Clima
16° C

La Plata, Bs As.
Lunes, 23 octubre 2017
Revista Num. 750
Argentina ya está en el mundial de fútbol; el país, con epicentro en la Provincia juega en las urnas un partido clave de cara a 2019. Cristina apuesta todo y Cambiemos con Bullr...
Ver Revista
Revista LA OTRA ELIMINATORIA
Clima
16° C

Revista Num. 750
Ver Revista
INFORME.
Dale gas: la campaña detrás del tarifazo
Las boletas de gas comenzaron a llegar a los hogares del interior bonaerense y calentaron la atmósfera política de los pagos chicos. El peronismo canalizó los reclamos de los afectados y logró acorralar a los intendentes de Cambiemos
Dale gas: la campaña detrás del tarifazo
El tarifazo versión 2017 incendió la campaña en el interior bonaerense. Si la bajada de línea de Cambiemos para los intendentes es que exhiban obra pública, la contrapartida del peronismo es enrostrar las facturas de gas. Es que los aumentos exorbitantes en las boletas que empezaron a llegar a los hogares encendieron la alarma de los vecinos y les allanaron el camino a los diferentes sectores peronistas para emprender una cruzada contra el oficialismo.

A priori, los primeros perjudicados políticos fueron los intendentes que responden a la alianza gobernante, pero el tarifazo también repercutió contra los estamentos superiores. Todo depende de la coyuntura política: en aquellos distritos donde el jefe comunal está identificado con Cambiemos y no goza de una mayoría en el Concejo Deliberante, los ediles peronistas avanzaron en la sanción de la “Emergencia tarifaria”. En cambio, en ciudades donde el intendente cuenta con cierto amparo legislativo, las acciones no pasaron de un mero pedido de informes. Claro que también hubo casos donde los mismos alcaldes, sin distinción de banderías políticas, decidieron tomar la posta para adelantarse a todo tipo de jugada política.

Como sea, en mayor o menor medida, el peronismo ganó una carta central más para afianzar el voto popular y meterse en la disputa del electorado made in clase media. No fue magia, fueron números. Los incrementos golpearon duro y se movieron dentro de dos cifras escalofriantes para el bolsillo: entre 300% y 1.000% más que las facturas de igual período del año anterior. Ergo, los concejos deliberantes dejaron de ser un actor de reparto para tener un rol principal, ya que, en numerosos ejemplos, los ediles comenzaron a recibir las boletas de gas por parte de los vecinos y se transformaron en la caja de resonancia de los malestares del pago chico.

Dentro de este contexto, la lógica para declarar la emergencia tarifaria puso la lupa sobre los jefes comunales, debido a que son los municipios los que deben elevar el reclamo a la Provincia para que el Ejecutivo bonaerense instrumente el beneficio para los afectados. Así las cosas, no hubo distrito alguno a lo largo y ancho del vasto territorio provincial en que la discusión por el tarifazo no fuera el centro de los debates. Para colmo, la postura adoptada por parte del Gobierno de sostener los aumentos bajo el argumento del “sinceramiento tarifario” puso a gravitar la discusión dentro de cada distrito, extremando las posturas y allanando el camino para que la Defensoría del Pueblo se meta en los casos particulares.

En efecto, concejales de Carlos Casares, Bragado, Villa Gesell, Bahía Blanca, 25 de Mayo, Saladillo, Pehuajó, Olavarría, Necochea y Cañuelas, por mencionar sólo algunos casos, buscaron articular la ayuda con el Defensor del Pueblo, Guido Lorenzino. Pero el organismo bonaerense se metió además de manera extrapartidaria en los municipios, ya que habilitó la recepción de denuncias particulares para presentar un amparo colectivo ante la Justicia.

Frente a este panorama, quienes alzaron la voz fueron los sectores peronistas, que, en cualquiera de sus versiones, coparon la agenda política bajo el bypass de la “insensibilidad social”. “La gente llegaba con lágrimas en los ojos mostrando sus facturas”, señaló, por caso, la randazzista y presidenta del Concejo Deliberante casarense, Ana Laffont, quien, de paso, cargó contra Vidal, al señalar que “tiene un solo objetivo: recaudar”.

A 350 kilómetros de allí, en Adolfo Alsina, la edil massista Paula Cuco despotricó contra el mandatario de Cambiemos, David Hirtz, por no hacerse eco del pedido que concejales de la oposición le realizaron luego de recibir las quejas de los vecinos: “Al intendente le da lo mismo; como tiene mayoría y quórum propio en el recinto elige ignorar estos problemas”. En Bragado, desde el bloque kirchnerista le cayeron a otro alcalde oficialista, Vi-cente Gatica, por no liderar el reclamo: “Vemos que desde el Municipio, que es quien debería defender a los vecinos, no se hace nada, y nosotros quisiéramos que el intendente estuviera a la cabeza de este reclamo, pero, en cambio, se queda quieto”.

A río revuelto, ganancia de pescadores.
COMENTARIOS
  • Genéricos