Argentina
Viernes, 27 mayo 2022
POLEMICA
23 de julio de 2020

En medio del acuerdo de paz, la muerte de un paciente reavivó el conflicto entre IOMA y la AMP

Homero Giles salió con los tapones de punta contra la agremiación de médicos. “Estoy en contra de la lógica corporativa porque queda claro que mata y los médicos nunca debemos ser corporativos”, disparó en las redes.

En medio del acuerdo de paz, la muerte de un paciente reavivó el conflicto entre IOMA y la AMP - La Tecla

Mientras avanza la redacción de un nuevo convenio entre IOMA y la Agremiación Médica Platense, el director de la Obra Social estatal salió con los tapones de punta y reavivó la polémica desatada días atrás que llevó a que los médicos cortaran el servicio.

La furia se desató a raíz de la publicación de una carta por parte de la AMP, con fecha el 21 de julio, en la que la AMP toma conocimiento de las nuevas denuncias penales de IOMA contra tres médicos de la región y solicita el acompañamiento de los legajos y/ actuaciones administrativas para inspeccionar lo denunciado. 
 

“La muerte de Laureano se podría haber evitado si mandaban esta carta un mes atrás, así como las marchas y paros motivados por mentiras reiteradas. ¿Porque no mandaron ésta nota antes, cómo cualquier institución responsable y madura?”, posteó en Twitter Homero Giles.

Según contó el funcionario, Laureano acudió a una clínica de Ensenada por dolor de pecho y murió luego de que le denegaran la atención por el conflicto entre las partes. “No existía ningún conflicto, fue una decisión de esa agremiación hacer un paro por solidaridad corporativa con la AMP”, señaló.

Y añadió: “Por supuesto que me comuniqué con la familia y vamos a actuar como corresponde. Pero es imposible dejar de pensar que nada de eso pasaba si esa nota la hubieran mandado antes, ni las marchas, paros, cobros a afiliados y suspensión de cirugías o partos. Increíble, irresponsables!”.

En este contexto, Giles señaló: “IOMA prescindió de la AMP cómo agente pagador, nada más. Dejamos el convenio vigente y reconocimos a todos los médicos de la AMP como prestadores. El directorio del IOMA puede hacer eso y lo hizo y queda muy claro en nuestra resolución que comunicamos. Ese mismo día la AMP hace un comunicado malicioso, mal intencionado, irresponsable diciendo que IOMA deja sin prestaciones a 300 mil afiliados y aprovecha para ordenar a los médicos a cobrar a nuestros afiliados como particulares. ¿Queda claro quién ordenó a los médicos cobrar?”

“El argumento de que la AMP debe seguir siendo quien maneja la facturación para IOMA porque sino los médicos pierden su representante gremial es falso. En Argentina hay más de 3000 sindicatos y ninguno cobra el honorario de la patronal para después pagar a los trabajadores. Ninguno! La nota que envía AMP genera mucho alivio, es un acto de responsabilidad. No tengo nada contra AMP y menos los médicos. Solo alguien muy corto puede decir eso. Solo estoy en contra de la lógica corporativa porque queda claro que mata y los médicos nunca debemos ser corporativos. El convenio se prorrogó y la atención volvió. Vamos a seguir trabajando para mejorar nuestros convenios y garantizar siempre lo mejor para los afiliados y afiliadas del IOMA”, finalizó.

La catarata de tuits de Giles fueron publicados horas después de que IOMA hiciera efectivo el pago de la deuda del mes de abril con los médicos de la agremiación, en el marco del acuerdo firmado entre las partes tras la intervención de la Defensoría del Pueblo.

Sin embargo, Giles introdujo otro elemento punzante, al confirmar que a los 12 médicos denunciados tiempo atrás por presunta facturación irregular de prácticas al IOMA, se sumarán otras tres demandas contra igual número de profesionales.

La acusación contra los médicos incluyó a las máximas autoridades de la agremiación platense, ubicándolos como partícipes necesarios, algo que la AMP rechaza. Y, en las últimas horas, se dirigieron por nota a Giles para reiterar su disposición a colaborar en el esclarecimiento de casos de corrupción, algo que quedaría reflejado en el nuevo convenio, que se redacta con un plazo de 60 días.