ENCUENTRO POLITICO
23/10
La Primera y la Tercera se juntaron para bancar a Alberto y Kicillof, aunque con alguna que otra queja
"Nos reunimos junto a intendentes e intendentas en Berazategui para dialogar sobre las últimas medidas del gobierno nacional y provincial, y el trabajo sanitario y de gestión que estamos realizando en nuestros municipios", señaló el mandamás de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde. También se habló del Fondo de Seguridad, un tema que preocupa
Intendentes e intendentas peronistas del Conurbano se ayer reunieron en Berazategui con el objetivo de respaldar al presidente Alberto Fernández y al gobernador bonaerense, Axel Kicillof, además de evaluar la implementación de las aperturas dispuestas tras la flexibilización de las restricciones derivadas de la pandemia de coronavirus.

"Nos reunimos junto a intendentes e intendentas en Berazategui para dialogar sobre las últimas medidas del gobierno nacional y provincial, y el trabajo sanitario y de gestión que estamos realizando en nuestros municipios", señaló el mandamás de Lomas de Zamora, Martín Insaurralde.

Y agregó, a modo de balance, que "la asistencia económica a los vecinos y vecinas a través del IFE y del ATP, el refuerzo del sistema sanitario, la inversión en seguridad y la reactivación de obras a través de Argentina Hace muestran bien claro que la agenda del gobierno es la agenda de la gente".

De cara a lo que viene, sostuvo que "creemos que será muy importante la sanción del aporte extraordinario y la ayuda que recibirán las pymes con ese fondo, a la vez que volvimos a manifestar nuestra preocupación por el pésimo servicio que brinda Edesur en nuestros distritos".
 


A su vez, Andrés Watson, de Florencio Varela, señaló: "los intendentes e intendentas del 
Frente de Todos estamos trabajando codo a codo para proteger a los vecinos frente a la emergencia sanitaria. Tenemos un gobierno nacional y provincial presentes y juntos llevamos adelante medidas importantes para preservar a todos y todas".

El intendente de Merlo, Gustavo Menéndez, por su parte, señaló que en el encuentro se analizó también la "implementación del plan de seguridad" anunciado por Fernández el mes pasado, a raíz de que el Gobierno provincial está empezando a "recibir los fondos".

"Debemos seguir trabajando en pos del cuidado de lo conseguido en materia sanitaria. Mientras esperamos la vacuna debemos seguir trabajando unidos para salir adelante. Tenemos en claro que tanto el gobierno nacional y provincial están llevando adelante muchas medidas importantes y es fundamental que también la gente conozca el impacto que tienen en la economía local", aseguraron luego en un comunicado.

Menéndez indicó que los jefes comunales también intercambiaron información sobre la "puesta en marcha de las aperturas económicas, viendo cuál es el mejor camino para las zonas industriales fabriles, productivas y comerciales" de las ciudades del Conurbano.

También se abordó la cuestión sanitaria, "entendiendo que la pandemia ha dejado de ser la primera preocupación de la gente", aclaró, en referencia a que el mayor interés lo lleva la "marcha de la economía". "La pandemia es una gran preocupación para los que gobernamos", completó el jefe comunal de Merlo y presidente del PJ provincial.

Además del anfitrión Juan José Mussi, participaron también los intendentes Juan Zabaleta (Hurlingham), Blanca Cantero, (Presidente Perón), Mariano Cascallares (Almirante Brown), Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Jorge Ferraresi (Avellaneda), Mariel Fernández (Moreno), Fernando Espinoza (La Matanza), Fernando Gray (Esteban Echeverría), Santiago Maggiotti (Navarro) y Hernán Y Zurieta (Punta Indio), entre otros.

A manera de cierre, Mussi, a través de las redes agradeció a los presentes en el cónclave. "Gracias a todos los intendentes e intendentas del del Frente de Todos de la Primera y Tercera sección electoral por acercarse a Berazategui. #MasUnidosQueNunca vamos a seguir trabajando para acompañar a Alberto Fernández y Axel Kicillof en este momento que está atravesando el país por el Coronavirus".


LA MOLESTIA POR EL FONDO DE SEGURIDAD

Tal como señaló este medio días atrás, más de dos meses pasaron desde el anuncio de envío de fondos nacionales para atender la seguridad de 24 distritos del Conurbano hasta que la Provincia oficializó el convenio firmado con la Jefatura de Gabinete de la Nación, por el cual se giran los 10.000 millones de pesos, de los cuates 7.500 se repartirán entre los municipios. 

Y todavía falta que se rubrique el acuerdo entre el Ejecutivo bonaerense con cada uno de los intendentes, que se firmaría en los próximos días, cuando queden solucionadas definitivamente algunas diferencias.

En efecto, nunca se logró disipar del todo la tensión que provocó que los alcaldes negociaran los fondos directamente con el gobierno nacional, y eso provocó complicaciones ulteriores cuando los jefes comunales debieron negociar con Axel Kicillof y Sergio Berni las especificidades de las compras.

Nación dispuso la plata y la forma de reparto (por cantidad de habitantes de cada distrito), pero Provincia es la que determina qué se puede comprar y bajo qué parámetros. Allí radica el conflicto que está en vías de solución, pero que tensó aún más la cuerda entre el gobierno bonaerense y algunos alcaldes.

Alberto Fernández y Axel Kicillof anunciaron el 4 de septiembre el plan integral de seguridad para 24 distritos del Conurbano. Los intendentes esperaban cerrar los acuerdos con el gobierno bonaerense cuanto antes, y también se ilusionaban con tener mayor poder de decisión sobre las compras que iban a realizar. En un principio creyeron que iban a tener casi la total disposición de los fondos, y distribuirlos a su antojo en compra de patrulleros, motos, cámaras de seguridad o arreglos de los centros de monitoreo.

Pero el gobierno bonaerense tiene otra idea y elaboró los convenios con especificidades que restringen absolutamente el poder de maniobra de los jefes comunales. Una de esas trabas es que del dinero que le corresponde a cada municipio el 80 por ciento debe ir exclusivamente a la adquisición de patrulleros que, por otra parte, deben respetar las especificidades técnicas establecidas por el ministerio de Seguridad.

Del 20 por ciento restante, la mitad, además, debe ser usada para el mantenimiento de esos patrulleros, por lo que le queda escaso dinero a las comunas para otros destinos, como cámaras de vigilancia. La mayoría de los responsables de los municipios no terminaron del todo conformes con estos términos del acuerdo, pero las reglas las dispuso Provincia. También dejó disconformes a los mandamases locales la disposición de que toidos los vehículos que se incorporen deben ir a la Bonaerense y ninguno a las patrullas locales.