INFORME ESPECIAL
12/11/2020
Ensalada opositora
Todos juegan y todos quieren jugar. La búsqueda de un armado similar al actual oficialismo, pero que se vuelva superador, agita las aguas de una oposición que se disputa los liderazgos. Condimentos no faltan.

Así como la carta de Cristina Fernández sirvió para ordenar algunas piezas políticas del oficialismo; también fue la antesala para el reordenamiento opositor. Claro está, la cotidianeidad de las apariciones mediáticas del ex presidente Mauricio Macri, y con dardos a la estructura de la alianza Juntos por el Cambio, también hizo lo suyo.

En los últimos días las conversaciones ganaron lugar, para que la rosca y la politiquería vuelvan a la escena central. Charlas virtuales en tiempos de pandemia, asados presenciales, llamados telefónicos, y posicionamientos como la antesala de unos meses a pura intensidad.

María Eugenia Vidal; Horacio Rodríguez Larreta; Jorge Macri; Emilio Monzó; Cristian Ritondo; y Margarita Stolbizer, aparecen en un armado que cada uno juega en su línea pero con intenciones de cerrar un espacio. El ala dura de Macri, Patricia Bullrich; y los libertarios, hacen lo suyo.

Según diversas fuentes del primer tándem manifestaron a LaTecla.info, en la mesa opositora aparece la necesidad de tomar el ejemplo electoral del peronismo y la unidad en el Frente de Todos. Una suerte de su propio “con el peronismo no alcanza y sin el peronismo no se puede”. 

Así, entre la ambición de los actores aparece la posibilidad de llegar a consensos que generen una oferta superadora a la del Frente de Todos.

No obstante, todos los actores involucrados aseguran que las conversaciones que se dieron con mayor intensidad en la última semana están lejos de ser del tono electoral. La coyuntura de crisis agravada por la pandemia de coronavirus aparece como el motor del diálogo entre las líneas que se autodefinen como moderadas.

Los condimentos que pican en punta en la ensalada opositora.

La rosca moderada

Varias idas y vueltas tuvo a lo largo del año la vida interna de Juntos por el Cambio. Intendentes por un lado, el vidalismo por el otro, Larreta con presencia bonaerense producto de un rol de índole nacional, entre otras apariciones. El barco se había enderezado con una mesa política con sillas para cada sector y apareció Macri con dardos al tridente Emilio Monzó, Rogelio Frigerio, y Sebastián García de Luca. El tridente del monzoismo juega -o jugaba hasta hace días- con un pie fuera del plato en la Provincia, pero con los pies dentro en la Ciudad de Buenos Aires. Así, el frente es diverso.

Sin embargo, las críticas que Macri lanzó a la pata peronista de sus cuatro años de Gobierno acabaron convirtiéndose en un arma de doble filo. Es que, no solo el monzoismo no se subió al cuadrilátero para medirse con Macri, sino que el ala moderada de la oposición le volvió a poner una silla en la mesa política.

El diputado nacional Cristian Ritondo, de conocida cuna peronista y alineado al vidalismo, fue el encargado de sentar a Monzó y García de Luca en un asado. Según pudo recolectar este medio, el tridente de “rosqueros” dejaron la especulación electoral y los armados para otro momento. La conversación giró alrededor de la crisis actual y la búsqueda de una salida política. 

Volver a la mesa de JxC y no darle rienda suelta a la rosca, no solamente responde al largo camino por recorrer rumbo a 2021, sino también a una suerte de pipa de la paz. Un, `estamos acá para trabajar cada uno con su impronta´.

Por caso, las palabras del anfitrión del asado del PRO peronista a LaTecla.info: “Hay diferentes miradas pero son matices que hacen a la convivencia. Ni en Pro, ni Juntos por el Cambio predomina un pensamiento único por lo tanto el espacio se alimenta de esas diferentes miradas y se fortalece”.

Vale recordar que, una de las coincidencias de Vidal y Larreta, que juegan con una sintonía fina, es la necesidad de “ampliar la base de Juntos por el Cambio”. En ese escenario de apertura, el sector del ex titular de la Cámara de Diputados encuentra las puertas más que abiertas.

M vs. M

En el eventual regreso del monzoismo a Juntos por el Cambio aparece como principal interesado el jefe comunal de Vicente López y presidente del PRO bonaerense, Jorge Macri. El primo del ex presidente pica en punta entre los intendentes amarillos y junto con Néstor Grindetti (Lanús) crearon el Grupo Dorrego, que justamente nuclea a alcaldes opositores. Hoy, la resistencia al dirigente de Carlos Tejedor está allí.

No es casual el lanzamiento del PRO en Chivilcoy que realizó Jorge Macri hace casi dos meses. El distrito de la Cuarta Sección es la cuna de García de Luca, principal alfil monzoista, y la región es el aguafuerte de Monzó. Así como tampoco es casualidad la conversación virtual con el ex candidato a gobernador por Consenso Federal y actual diputado nacional, Eduardo “Bali” Bucca, el pasado lunes. 

Si bien desde el entorno de JM reconocen que la charla no se trató de “algo concreto”, remarcan que “le sirve para acercarse al peronismo y a Bali para ganar nombre”. Ahí el meollo de la cuestión. El líder PRO busca ganar espacio interno en la ampliación de la alianza JxC, la cita con Bucca apuesta a mostrar cercanía con sectores del peronismo no necesariamente de cuna duhaldista. De esa manera, mostrar una alternativa PRO al monzoismo.

La jugada del presidente partidario en la Provincia apuesta a estar en el tándem electoral con Vidal. La inclusión de otros actores a la mesa chica puede diluir el reparto de puestos en el año entrante. Cabe destacar que, Jorge Macri lleva la bandera de la reparación de una herida que sufrieron los intendentes en la representación que lograron en las listas de 2019 donde el mal trago fue generalizado y varios quedaron marginados. El monzoismo también quedó herido en los comicios pasados y su posterior paso al costado tuvo que ver con ello.

Todo indica que la paz tendrá que darse entre JM y el dirigente de Carlos Tejedor. Es que, después de retomar las conversaciones en los últimos días, el vidalismo -que corre con el caballo del comisario- lo reincorporó plenamente a la alianza opositora. “Emilio (Monzó) hizo un trabajo muy positivo en la Cámara de Diputados, es un hombre con mucha capacidad de diálogo y es muy bueno que esté en el espacio”, consideró a este medio, el ex ministro de Seguridad, Cristian Ritondo.

En ese marco, desde el monzoismo remarcaron a LaTecla.info que el espacio "está trabajando siempre en Juntos por el Cambio y desde hace un año, que fue el acto en Florencio Varela, en la consolidación de un espacio transversal que busque la moderación como también lo plantean Frigerio, Lousteau, Larreta, Vidal, Urtubey, Ritondo y Stolbizer entre otros".

Así, el diputado nacional García de Luca advirtió que se apuesta a "salir de la grieta y lograr acuerdos para resolver temas estructurales en la política argentina. Buscando además una evolución de JxC que permita volver a ser una alternativa con mucha responsabilidad, amplitud, diversidad y federalismo".

"Diariamente estamos abocados a encontrar propuestas a los temas educativos y de seguridad para nuestra provincia. Para eso también trabajamos con un fuerte respeto a la dirigencia de cada ciudad de nuestra provincia, dialogando constantemente con docentes e instituciones locales", sentenció el dirigente de Chivilcoy.

La jugada de Margarita 

Stolbizer lleva bastante tiempo en la mirada de Juntos por el Cambio. Hasta se podría decir años. En los comicios de medio término de 2017, existió la posibilidad de incorporarse al extinto Cambiemos pero desistió y desde su entorno le recomendaron cerrar con Sergio Massa. Claro, Margarita tenía una alianza legislativa con el tigrense que se deshizo al día siguiente de los comicios que ganó Esteban Bullrich. 

Enero de este año la encontró con gestos hacia Horacio Rodríguez Larreta. Otra vez el porteño con una proyección de corte nacional. El paso del año y la pandemia la volvieron a acercar a Vidal con quien formó una relación de “amistad política”, según comentan de los dos lados.

Así, según cosechó LaTecla.info, Margarita está decidida a cerrar filas con Juntos por el Cambio en una propuesta “por delante de lo electoral, salir de la grieta y que sea exitosa para gobernar”. Las conversaciones ya existen y se dan entre la ex diputada y el ex legislador bonaerense, Marcelo Díaz, con actores como Maximiliano Abad; Alex Campbell; la propia Vidal y Larreta, entre otros. 

En los próximos días se daría la conversación con la Coalición Cívica de Elisa Carrió. Algo que a priori podría ser una piedra para la incorporación del GEN. Claro, los representantes bonaerenses de “Lilita” son Maricel Etchecoin Moro y Andrés de Leo.

En definitiva, Stolbizer aguardará las definiciones de Juntos por el Cambio antes de avanzar. Nuevamente, dicen, el tiempo por delante es largo para poner sobre la mesa los armados electorales. En ese sentido, conocer el rol de María Eugenia Vidal es clave para la moronense. “Si Vidal es la candidata facilita mucho la incorporación”, señalaron a este medio y remarcaron que la eventual presencia de la ex Gobernadora en una lista “es ordenadora”.

En el GEN cuentan las buenas y reconocen las no tan buenas. “Margarita es amiga de Emilio (Monzó), lo formaron en la Cámara; con Jorge Macri habla también, a los dos les gusta mucho el básquet”, sostienen al tiempo que aseveran: “somos conscientes de nuestro peso”.

Por su parte, la líder del GEN conversó con LaTecla.info y marcó su postura en la coyuntura opositora. “En general estoy viendo un debate de bajo nivel en Argentina. No hay esfuerzos por mejorar en ningún lado de la grieta, solo se escuchan voces que la profundizan”, reflexionó Stolbizer.

“No hay liderazgos hoy, cómo pudo ser Alfonsín”, lanzó ante el escenario de fragmentaciones fuera del oficialismo. Así, valoró al Jefe de Gobierno porteño: “En la oposición reconozco a Larreta por su equilibrio sentándose con el gobierno provincial y nacional a articular políticas y también demandar al gobierno nacional cuando le sacaron recursos”. 

No obstante, reconoció que Larreta “se destaca por su gestión pero le cuesta mucho pararse como líder de la oposición porque disputa ese lugar con muchos otros de su coalición”. Y sentenció: “No veo una oposición con liderazgos fuertes, preclaros, inspiradores”.

Por último, Stolbizer se refirió al sector moderado y dio cuenta de la sinergia en materia coyuntural. “Converso con muchos de ellos pero no en clave electoral”, liquidó.


El ala dura

“Macri juega con los duros y nos jode a nosotros”, lanzaron a este medio desde el espacio moderado. De esa manera, explicaron: “el año que viene la tercera posición van a ser los duros, si sigue con esa postura nos resta”. En definitiva, parte de la oposición se para en la vereda contraria al constante enfrentamiento que promueve Patricia Bullrich como vocera del ex Presidente y donde comparten movilizaciones con sectores libertarios y de extrema derecha.

Como si fuera poco, la línea que políticamente tuvo a José Luis Espert como abanderado en los comicios pasados, rechaza también a Macri y Bullrich. Incluso, sostienen que buscan “colgarse” de su construcción outsider.

Así, en los últimos días se conformó un nuevo sector de libertarios bajo el nombre de “Republicanos Unidos” que responde a la agrupación de cuatro líneas directamente de cara a 2021. Por un lado Uni2 con Gustavo Lazzari, Gustavo Semería, Agustín Etchevarne, Gustavo Segré, Miguel Boggiano, Fausto Spotorno; más Mejorar con Yamil Santoro,  Darío Lopérfido y el diputado nacional José Luis Patiño: más Libertario del cordobés Agustín Spaccesi; y Recrear de Ricardo Lopez Murphy y Jorge San Martino.