LEGISLATURA
24/11/2020
Presupuesto: los intendentes oficialistas y la oposición le piden lo mismo a Kicillof
A medida que pasan las horas, lejos de destrabarse, la votación de la Ley de Leyes aparece cada vez más complicada. Curiosamente, los alcaldes del PJ y las bancadas de Juntos por el Cambio y Cambio Federal coinciden en reclamos que por ahora el Gobierno ha desestimado. Coincidencias y diferencias en las solicitudes
Tras la reunión de esta mañana entre los intendentes del Frente de Todos y las autoridades de la Legislatura, en Juntos por el Cambio celebraron que gran parte de los pedidos realizados por los alcaldes peronistas a Verónica Magrario, Federico Otermín, Gervasio Bozzanoi y Facundo Tignanelli, sean los mismos que ellos proclaman desde la semana pasada, y sobre los cuales el Ejecutivo prácticamente no ha dado señales. 

Como publicó en exclusiva La Tecla este mismo martes, los jefes comunales oficialistas pidieron que se reinstaure el Fondo de Infraestructura Municipal (FIM), no contemplado en el proyecto de Presupuesto que se analiza en la comisión presidida en la Cámara baja por Juan De Jesús. El exintendente de La Costa también participó del encuentro y se comprometió a recibir la ristra de obras que no están en la ley de leyes y que los alclades del PJ quieren en sus distritos. Pero no todo terminó ahí.

Los intendentes del Frente de Todos tiraron sobre la mesa la intención de que sea coparticipable a los municipios el Fondo de Fortalecimiento Fiscal, el dinero que la Nación le gira a Provincia equivalente al punto de coparticipación que el gobierno de Alberto Fernández le sacó al de Horacio Rodríguez Larreta.

“Pidieron más que nosotros”, ironizó esta tarde un legislador de Juntos por el Cambio, aunque luego dijo que ese espacio también solicita una suba de la masa coparticipable a los municipios. También el bloque de Cambio Federal trabaja sobre una propuesta para que las comunas reciban más dinero por distribución automática.

Magario y los diputados y senadores que recibieron a la delegación de alcaldes peronistas escucharon no sólo reclamos por la ausencia del FIM y el deseo de contar con más dinero de las arcas provinciales, sino que también se revea la nueva fórmula para repartir el Fondo Educativo, que en el formato que se quiere imponer perjudicaría a los distritos del Interior. En ese sentido hay una plena coincidencia con el planteo de Juntos por el Cambio y Cambio Federal. En el Gobierno, en tanto, sostienen que el nuevo coeficiente de reparto se ajusta más a la realidad educativa de cada distrito. 

También hay coincidencia entre los intendentes del Frente de Todos y sus pares de Juntos por el Cambio en que se condone a los distritos el dinero que la Provincia le prestó este año para atender cuestiones vinculadas a la pandemia. Es la tercera vez que esos préstamos entran en discusión.

En oportunidad de votarse el último endeudamiento, desde los municipios se pidió no devolver la plata, pero el Ejecutivo sólo cedió a correr para el primero de enero la fecha en que comenzaban los vencimientos de devolución. El compromiso era rediscutirlo cuando se tratara el Presupuesto. Por ahora, las comunas tendrán que comenzar a pagar desde el 1 de enero. El macrismo y el radicalismo piden que se tranformen en Adelantos del Tesoro Provincial (ATP) y no tenga que reembolsarse nada.

También es una solicitud de la oposición, pero a la que adhieren los jefes comunales peronistas, que se mantenga para el año que viene del actual Código Unico de Distribución (CUD) por el cual se reparte la coparticipación. El Código se modifica todos los años, pero entre sus componentes mide la atención sanitaria en los distritos, por lo que se vería sensiblemente afectado por los efectos de la pandemia. El Ejecutivo por ahora no ha manifestado cuál sería el criterio para el año próximo: si mantener el de 2020, corregir de manera tradicional o buscar una nueva fórmula que promedie años.
 
Desde Juntos por el Cambio agudizaron en las últimas horas el discurso en medio de un mar de reuniones. “Le votamos todo lo que mandaron: las emergencias, la Fiscal Impositiva y los endeudamientos. Y nos vienen con un Presupuesto discrecional en el reparto de la obra pública”, se quejó ante este medio un referente legislativo del espacio.

Además de lo antes señalado respecto al FIM, la ampliación de la masa coparticipable, la revisión del coeficiente del Fondo Educativo y la devolución de la plata prestada en medio de la emergencia, en la mayor bancada opositora aseguran que “antes de votarse el nuevo Presupuesto tenemos que tener el compromiso de que los intendentes van a recibir el total del FIM 2020, que no se ha terminado de ejecutar, y que se va a cumplir con  otras deudas que hay con los municipios”.

Obviamente, en Juntos por el Cambio reclaman los cargos que la constitución establece para la oposición, que siguen vacantes. Esa discusión, que aparecía soterrada, resurgió con fuerza de tsunami tras la frase del Jefe de Gabinete, Carlos Bianco, quien disparó el viernes que “la Provincia no es un mercado negro de cargos”. 

Por otra parte, en la oposición trabajan sobre modificaciones a la Ley Impositiva. Si bien, como adelantó La Tecla, ya estaría determinado que se volverá atrás con el aumento de Ingresos Brutos a los corredores de seguros (se pensaba llevarlo del 7 al 9%), se insiste en rever el incremento que tendrá el impuesto sobre las tarjetas de crédito. 

Y un reclamo firme aparece sobre el incremento a Ingresos Brutos al gas, una alícuota que había sacado el gobierno de María Eugenia Vidal y que ahora la administración e Axel Kicillof quiere reinstaurar en el 4%.

La puja por los recursos de los distritos está abierta y en pleno desarrollo. La base es que los intendentes no quieren recibir por ningún fondo menos dinero que el percibido este año, y en muchos casos los cambios realizados ponen en duda esa variable. 

Por último, tras la reunión de los alcaldes peronistas con las autoridades legislativas, en los pasillos del palacio de calle 7 insistían en que “la negociación por el Presupuesto va a quedar suscripta a la Legislatura, y la van a llevar adelante la titular del Senado, Verónica Magario, el presidente de Diputados, Federico Otermín, y los presidentes de cada uno de los bloques.