INFORME
01/02
Coparticipación: los ganadores y perdedores en el reparto al inicio de 2021
La recaudación de los niveles nacionales, provinciales y municipales se ha visto sensiblemente afectada por la pandemia de COVID-19, tanto por la reducción y postergación de vencimientos, como por la caída de la actividad y el atraso en el pago de los mismos. 
La recaudación de los niveles nacionales, provinciales y municipales se ha visto sensiblemente afectada por la pandemia de COVID-19, tanto por la reducción y postergación de vencimientos, como por la caída de la actividad y el atraso en el pago de los mismos. 

El último estudio realizado por el Centro de Economía Política Argentina, dio cuenta de la evolución real de las transferencias por Coparticipación a las Provincias en el mes de enero de 2021, en virtud de una comparación con el último año. A la par, esa misma información se utilizó para estimar la evolución real del Impuesto a las Ganancias y de IVA. Y finalmente se incorporó el análisis de la evolución de los recursos tributarios de cada provincia.

En la sucesión de meses que van de marzo a mayo es posible observar el efecto in crescendo de la pandemia sobre la recaudación: -11,4% en marzo, -17,9% en abril, -25,8% en mayo. Luego, en junio y julio se presenta una marcada desaceleración, con una reducción de la caída: -11,6% y 14,1% respectivamente. 

Agosto y Septiembre implica un retorno a niveles previos a la pandemia, influenciados por el atraso en el vencimiento de bienes personales y su significativa recaudación derivada de las modificaciones del impuesto en 2019, y la recuperación en buena parte del IVA y del Impuesto a las Ganancias.

 En dicho subperíodo, las transferencias crecen en términos reales respecto a los meses equivalentes del año anterior: 1,8% en agosto y 3,9% en septiembre. Octubre mejora aún más la recaudación mostrando un crecimiento en términos reales de 13,8% interanual que deriva de una mejor evolución de la recaudación del Impuesto a las Ganancias, una menor caída de IVA y por el impacto positivo, por tercer mes consecutivo, de la recaudación en el Impuesto a los Bienes Personales. Noviembre muestra valores similares al mes de octubre, con una variación interanual de 12,6%. El mejor desempeño del año lo tuvo diciembre, que cerró el año con 18,1%. Finalmente, enero muestra un incremento real de 3,1%, influenciado por el desempeño del Impuesto a las Ganancias, un moderado crecimiento de IVA y el incremento en el Impuesto a los Bienes Personales.

La evolución es similar si se considera el promedio simple de la evolución real de las transferencias para cada provincia: -11,5% en marzo, -18,7% en abril, -26,1% en mayo, -12,3% en junio, -14,3 en julio, 1,7% en agosto, 4,2% en septiembre, 13,7% en octubre, 12,9% en noviembre, 19,2% en diciembre y 4,1% en enero.

El contexto económico argentino en la etapa pre pandemia ya era complejo y con el impacto del COVID-19 esta situación se agravó significativamente. En estas circunstancias, la recaudación de los niveles nacionales, provinciales y municipales se ha visto sensiblemente afectada, tanto por la reducción del monto de impuestos y tasas derivado de la inactividad, como por el atraso en el pago de los mismos. Una aproximación de dicho impacto a través de la evolución real de las transferencias por Coparticipación (que representan una buena parte de los ingresos provinciales, ya que, en promedio, alcanzan el 71,3% del total de ingresos provinciales) indica que:

• Enero muestra un incremento real de 3,1%. Este rendimiento se relaciona con un muy buen desempeño de la recaudación del Impuesto a las Ganancias, por el incremento en la recaudación de Bienes Personales (se multiplicó por casi 6 i.a.) y el moderado desempeño positivo del IVA. 

• En la primera parte de la pandemia, hasta el mes de mayo se observa un impacto negativo sobre la recaudación que es sostenido y empeora: -11,4% en marzo, -17,9% en abril, -25,8% en mayo. Los meses de junio y julio muestran una marcada desaceleración de esa caída: -11,6% en junio y 14,1% en julio. Agosto y septiembre implica un retorno a niveles previos a la pandemia, donde las transferencias en términos reales crecen 1,8% y 3,9% respectivamente respecto a ambos meses equivalentes del año anterior, particularmente influenciados por el atraso en el vencimiento de bienes personales y su significativa recaudación derivada de las modificaciones del impuesto en 2019, y la recuperación en buena parte del IVA y del Impuesto a las Ganancias. Octubre mejora aún más la recaudación mostrando un crecimiento en términos reales de 13,8% interanual que deriva de una mejor evolución de la recaudación del Impuesto a las Ganancias, una menor caída de IVA y por el impacto positivo, por tercer mes consecutivo, de la recaudación en el Impuesto a los Bienes Personales. Noviembre muestra valores similares al mes de octubre, con una variación interanual de 12,6%. El mejor desempeño del año lo tuvo diciembre, que cerró el año con 18,1%. 

• La evolución es similar si se considera el promedio simple de la evolución real de las transferencias para cada provincia: -11,5% en marzo, -18,7% en abril, -26,1% en mayo, -12,3% en junio, -14,3 en julio, 1,7% en agosto, 4,2% en septiembre, 13,7% en octubre, 12,9% en noviembre, 19,2% en diciembre y 4,1% en enero. 

• Al considerar la situación provincia por provincia, es posible distinguir que la pérdida en términos reales de las transferencias por Coparticipación tiene en sus extremos a CABA, con una caída de 56,0% interanual, como resultado de la reducción de las transferencias vinculadas al costo de la policía y bomberos y Río Negro, que recupera 12,1%, en un  escenario donde, salvo CABA, el resto de las provincias le ganan fuertemente a la recaudación del año anterior ajustada por inflación por cuarto mes consecutivo. 

• Considerando las transferencias de Coparticipación, la recaudación por IVA en enero mostraría guarismos positivos por segundo mes consecutivo, en torno al 1,4%. Esto ilustra la actividad del mes anterior al de recaudación, atado a la capacidad de pago en el mes de enero. Respecto a la inflación, enero presenta datos levemente superiores en términos interanuales. La evolución del IVA en términos reales resulta un termómetro preciso del desempeño del consumo en dicho mes. 

• En el caso del Impuesto a las Ganancias, enero muestra una excelente performance por cuarto mes consecutivo, alcanzando un incremento en términos reales de 14% interanual. 
• Finalmente, en enero se repite el sensiblemente incrementó de los montos relacionados con el Impuesto a los Bienes Personales (560%). 

A la par, al analizar la evolución de la recaudación a través de recursos propios de cada provincia, es posible distinguir: 

• Una recuperación más lenta y una mayor dispersión entre provincias respecto a lo percibido en el caso de recursos por trasferencias de Coparticipación. 

• Desde el advenimiento del COVID se observa que, en los meses de abril y mayo se produce la mayor caída: 26,6% y 23,5% respectivamente. Luego, en junio, se recupera hasta -18,2%. Y entre los meses de julio a octubre, la recuperación se presenta lenta, amesetándose aproximadamente en -10% (caídas de 12,7%, 12,9%, 13,8% y 9%).