INFORME ESPECIAL
07/02
Qué hay detrás de la imagen de los políticos
Cómo se visten, qué dicen y cómo se comportan. Los principales dirigentes políticos, bajo la percepción del electorado, entre la aceptación y el rechazo
¿De qué hablamos, cuando hablamos de imagen? Existen distintas definiciones para este concepto. Algunas se refieren a una representación mental sobre algo o alguien. Otras, al aspecto externo o simplemente a una idea, opinión o impresión que una persona o cosa causa o intenta causar en los demás.

Muchas son las consultoras que se especializan en contabilizar la percepción que tiene parte del electorado sobre tal o cual dirigente político, funcionario o candidato. Miden su imagen positiva y negativa. Pero, ¿qué elementos comprende la imagen? Su forma de vestir, el modo en que habla y, por supuesto, lo que hace. 

Para el politólogo Julio Burdman, no necesariamente involucra una evaluación racional o un examen por parte del votante. “Es la opinión que se tiene de un político determinado, con los limitados recursos disponibles. Los votantes no están en las mejores condiciones de evaluar a un candidato que se postula para un determinado cargo. Sin embargo, sí pueden formarse imágenes u opiniones sobre ellos”, señaló a La Tecla.

En este sentido, señaló que un aspecto a destacar, sobre todo para el caso de los gobernantes en ejercicio, donde ciertos tipos de evaluación sí son posibles, “es si la imagen personal (positiva o negativa) va unida a la evaluación, o si hay un divorcio entre ellas. Esto es muy importante en la provincia de Buenos Aires, donde las evaluaciones del desempeño de los gobiernos son constantemente malas. Daniel Scioli y María Eugenia Vidal tuvieron éxito al lograr separarlas: segmentos importantes del público tenían buena imagen de ellos, pese a evaluar negativamente la educación, la salud, la justicia, la seguridad, etc. en la Provincia. Veremos cómo le va a Kicillof con eso”, planteó Burdman.

En tanto, para Rosendo Fraga, director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría, no existe una regla o norma que defina de manera conceptual a la imagen política, sino que depende de momentos y circunstancias. “Las prioridades cambian rápidamente. ¿La pandemia será importante o no? La elección es en octubre y muchas cosas pueden pasar hasta entonces. En principio puede decirse que la economía juega un rol importante, pero no siempre es así. En principio la inflación y el dólar son las variables que más afectan a quien gobierna, pero ello incide en forma diferente para la oposición, donde hay figuras que pueden favorecerse y otras que no”, dijo a este medio.

Y en este contexto, el especialista se preguntó: “¿Importa más el pasado de una figura o el futuro por lo que pueda hacer? También es variable, no hay una regla. Hay momentos en que las sociedades se enredan en la discusión del pasado y otras veces que compiten por ver quién hará las cosas mejor. La gente cada vez escucha menos discursos y atiende más a imágenes, gestos y señales. todo esto hace que no haya un modelo único conceptual para determinar la imagen de un candidato. Por eso, en la política sigue jugando un rol la intuición. El marketing es relevante, pero la intuición no ha desaparecido”.
 
 
ALBERTO FERNANDEZ
Una figura neutra, que viene en caída estrepitosa
  • Según la asesora en imagen Laura Malpeli, “el presidente sigue apostando por los tonos neutros en sus atuendos, camisa, pantalón y dependiendo de la ocasión incorporando corbata (donde a veces hay un acento de color) y saco”.
  • “Parte de su marca registrada es llevar el saco sin abotonar”. 
  • “Un accesorio que se destaca dentro de sus atuendos es la cinta roja que lleva en su muñeca, aunque no es el único funcionario en hacerlo, también se observó en el Jefe de Gabinete Santiago Cafiero, por ejemplo”, señaló.
A poco más de un año de haber asumido, la imagen positiva del presidente Alberto Fernández es la que más ha caído. De acuerdo al más reciente informe de Giacobbe y Asociados, en marzo de 2020, alcanzó su pico máximo, al registrar un 67,8% de aprobación. Sin embargo, el hartazgo de la cuarentena y las políticas adoptadas, incluyeron de manera perjudicial en la percepción del electorado.

 
CRISTINA KIRCHNER
Un estilo que no pasa inadvertido, ni para quienes la desaprueban
  • “Mantiene su estilo llamativo para ser el centro de las miradas. En este sentido es que se anima a colores que no pasan desapercibidos así como a combinaciones de alto contraste, como ocurre con blanco y negro, que proyectan autoridad”, señaló Malpeli, directora de Styletto.
  • “El movimiento en el corte de sus prendas, en mangas y en la parte inferior de pantalones es otro común denominador de sus atuendos y guarda relación con el movimiento en el cabello”.
En su última encuesta de Satisfacción Política y Opinión Pública, la Universidad de San Andrés reveló que la vicepresidenta es la dirigente con imagen negativa más alta de todo el país. Fue en enero del año pasado cuando atravesó su momento más álgido, al registrar casi un 40 por ciento de aceptación. 

 
HORACIO RODRÍGUEZ LARRETA
Moderado, descontracturado y el mejor perfilado de todos
  • Según la especialista en imagen, “es otro de los que apuesta a los neutros para sus atuendos y siempre con un estilo descontracturado”.
  • “Las camisas sin abotonar por completo que pueden estar acompañadas de saco, las prendas menos formales en la gama de los grises, son claros ejemplos de esto a la vez que permiten darle una imagen más dinámica o que la misma sea percibida como proactiva”.
  • “La barba es una manera de replicar este estilo en el rostro”.
Actualmente, el jefe de Gobierno porteño es quien lidera el ranking de imagen positiva, entre los principales dirigentes políticos del país. Su gestión al frente de la pandemia, su perfil moderado y de apertura al diálogo con el Ejecutivo nacional lo dejan bien parado en su carrera presidencial. Según Reyes & Filadoro, en el último mes del año, sufrió una leve baja, pero sus números siguen siendo superiores al resto. 

 
ELISA CARRIO
Con una impronta propia, no termina de calar hondo
  • “También genera el efecto de ser el centro de las miradas a través de sus atuendos, especialmente por los colores que elige y cómo los combina”, destacó Malpeli.
  • “Los tonos estridentes están tanto en las prendas como en accesorios e incluso el color de su labial da cuenta de este estilo llamativo”.
  • “Lo mismo ocurre con los géneros con brillo a los que suele recurrir en casos en que los colores no son tan intensos”.
  • “A través de "By Lilitas", en otra faceta, ofrece prendas con estampas y colores que podemos asociar como parte de su impronta o de la imagen que suele proyectar, incluyendo tanto diseños nuevos como algunos ítems "vintage" que han formado parte de su guardarropa”.
La percepción del electorado sobre la ex diputada nacional Elisa Carrió es bastante pareja, aunque prevalece el rechazo. Si bien las consultas recién están empezando a medirla nuevamente luego de que anunciara su candidatura, Giacobbe y Asociados reveló en diciembre que hay un 23% que tiene una imagen regular sobre ella, más allá de su opinión positiva o negativa. 
 
 
MARIA EUGENIA VIDAL
Mantiene su estilo relajado, y eso se traslada a la imagen positiva
  • “Si bien se mantiene dentro de un estilo más relajado, no duda en incorporar elementos como algún color o estampa para volver a su atuendo más original”, detalló la directora de Styletto, Laura Malpeli, a La Tecla.
  • “La sobriedad que suele ser el denominador común de los atuendos se replica en la forma de lucir el cabello, en el maquillaje y en la poca cantidad de accesorios que utiliza como complemento”.

A pesar de gozar de una de las imágenes positivas más altas del país, la ex gobernadora no logró trasladarlo a las urnas, donde fue derrotada por el Frente de Todos. Sin embargo, según la Universidad de San Andrés mantiene buenos niveles de aceptación, y se ubica por debajo de Horacio Rodríguez Larreta en cuanto a aprobación, aunque viene en caída pronunciada. 
 
 
AXEL KICILLOF
Algo en común con el resto, pero definitivamente no igual
  • “Comparte algunos elementos como el contraste de color entre la camisa y el saco con Alberto Fernández, y otro como el aspecto más descontracturado de la camisa sin abotonar con Horacio Rodríguez Larreta”, destacó Mapeli.
  • “Es un excelente ejemplo de cómo debemos analizar no sólo la apariencia sino los otros elementos que hacen a la imagen que proyectamos (comportamiento y comunicación) ya que tener estos elementos en común no lo vuelve una imagen similar a estos otros políticos”.
  • “El cabello con un estilo menos formal también es un factor que se observa en varios políticos de su edad. En la mayoría de los casos utiliza los tonos fríos para proyectar autoridad y de acuerdo a su paleta de colores”.
Al igual que el presidente, el mandatario bonaerense sufrió una abrupta caída en su imagen positiva, si se tiene en cuenta el balance del último año. De acuerdo a la consultora Circuitos, el rechazo por la imagen del Gobernador es muy superior a su aceptación, a pesar de haber ganado las elecciones con el 52 por ciento de los votos.  
 
 
MAURICIO MACRI
Una imagen “sentadora”, pero que no logra repuntar en el electorado
  • Para Malpeli, asesora en imagen, el ex presidente “continúa con los tonos que son sentadores para su color de cabello, ojos y tez y que también asociamos a la imagen durante su presidencia”.
  • “Lo observamos con prendas de corte más relajado, colores más claros, incluyendo grises”.
  • “Para otro tipo de apariciones, como en octubre en una entrevista televisiva, se pudo observar la incorporación de tonos más oscuros en su ambo azul que proyectan más autoridad, combinados con una camisa en tono celeste, color que en los últimos años se asoció a su partido, con lo cual reforzó este mensaje a través de la elección del atuendo”. 
La consultora Zuban Córdoba reveló que desde mayo a esta parte, la imagen del expresidente Mauricio Macri no ha sufrido grandes modificaciones. Los valores de rechazo, que lo ubican entre los más altos del país, siempre superaron el 60 por ciento. Incluso, durante su mandato, los niveles eran similares. El pico más alto se registró en noviembre, cuando sumó 68,6 por ciento de imagen negativa.