TAMBORES DE GUERRA
07/02
Retenciones: Alberto habló de subirlas y el campo amenaza con un paro
La organizaciones ruralistas salieron al cruce de las intenciones oficiales de incrementar las retenciones. Aseguran que es una medida recaudatoria y que el sector no influye en el alza de los precios de los alimentos. Y no descartaron medidas de fuerza.
En medio de un alza generalizado en el precio de los alimentos, el presidente Alberto Fernández ratificó que el Gobierno analiza imponer un límite a las exportaciones o establecer una suba de retenciones, con el objetivo de controlar la inflación.

En tal sentido, advirtió a los productores: “A mí me votaron para ejercer el poder cuando tengo que ejercerlo. No se puede especular en este contexto, no tienen derecho a lastimar la tranquilidad de la gente”.

En una entrevista publicada en el diario Página 12, Fernández añadió: “Yo necesito que ellos exporten porque necesito dólares que entren. Pero lo que no pueden es trasladar a los argentinos los precios internacionales porque no producen en precios internacionales”.

“Le he dicho al ministro de Agricultura que todo tiene un punto límite. Les estoy diciendo públicamente que no puedo dejar que esto siga pasando, porque el riesgo es que con la pandemia todos estos productos van a seguir creciendo en su precio y no estamos dispuestos a tolerarlo. Los aceiteros lo entendieron y organizaron un fideicomiso, resolvieron un mecanismo de compensación entre ellos. Si no lo entienden, me obligan a resolver el problema y no pueden hacerse los desentendidos”, advirtió.

 La amenaza cayó como una bomba en las representaciones de los productores rurales, que advirtieron sobre las posibles consecuencias de una medida como esa.

Desde la Federación Agraria Argentina (FAA), su presidente, Carlos Achetoni dijo que "cerrar las exportaciones es privarse del ingreso de divisas", y añadió que "en la formación de precios de góndolas el sector primario es ínfimo".

Por su parte, el titular de Confederaciones Rurales Argentinas (CRA), Jorge Chemes, sostuvo que “quien tiene la mayor proporción es el Estado porque lo que más pesa es el paquete impositivo".

Chemes refirió que "estamos cansados de que se nos acuse o endilgue de que somos los culpables de que la gente no pueda comer”, y consideró que de seguir así se "va desgastando la relación con el sector más productivo del país". 

Finalmente, enfatizó que no va “a dudar en manifestarse con medidas de fuerza", sin descartar la realización de un paro.

Horas atrás, la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (CARBAP) salió al cruce de las manifestaciones vertidas por la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca, acerca de un posible aumento de las retenciones para lograr un desacople de los precios de los alimentos nacionales.

Con la firma de su flamante presidente, Horacio Salaverri, la entidad manifestó su "su preocupación ante las expresiones radiales" de la funcionaria, asegurando que “se vuelve a pensar en recetas fracasadas para sostener la inflación del 29 % incorporado en el presupuesto nacional". 

En tal sentido, añadieron que "Argentina exporta materias primas, cuya incidencia hoy en el precio de los alimentos nacionales es irrelevante en relación a la presión impositiva y los costos fiscales".

"Los precios de los alimentos no aumentan por el incremento de precios internacionales, sino por el aumento del costo argentino y la alta carga impositiva que estos conllevan”, agregó la entidad ruralista bonaerense.

Además, en un duro comunicado, indicaron que “pensar que solo controlando las materias primas pueden morigerar los precios finales en góndola, muestra un grave error conceptual por parte de la Vicejefa de Ministros. Se debe analizar toda la cadena, y principalmente el componente tributario, algo que el estado se niega a modificar, siendo parte central del aumento de precios de los alimentos".