NOTA DE TAPA
09/02
"Quiero ser Gobernador de la Provincia, me siento preparado"
El intendente de Vicente López apunta los cañones a la Casa de Gobierno bonaerense, y asegura que no se presentará en los comicios de 2021. Duras críticas a la gestión de Axel Kicillof. Cómo se viven las internas en Juntos por el Cambio. ¿PASO sí o PASO no?
Jorge Macri no oculta sus intenciones: quiere ser el próximo gobernador de la provincia de Buenos Aires. Con ese propósito es que de un tiempo a esta parte se hace un lugar en la agenda para, todas las semanas, recorrer un par de distritos, sean del interior o del Conurbano. Y en su reciente paso por La Plata visitó la redacción de La Tecla, donde, entre otras cuestiones, dejó en claro que no será candidato en 2021, que las cosas con Emilio Monzó no están nada bien y que, según su mirada, el primer año de gestión de Axel Kicillof está desaprobado. 

-De los intendentes que integran el Grupo Dorrego es usted el que más se mueve, el que más recorre... 
-Es grande la Provincia, hay que hacerlo con tiempo. Hace 16 años que la recorro, entre otras cosas, también por el rol de presidente del partido. Como intendente, salir de atrás del escritorio es como una condición necesaria. Ya llevo nueve años de gestión en Vicente López, así que eso me permite tener un equipo consolidado y tomar distancia con la tranquilidad de que, igual, se sigue gestionando. Está en mi naturaleza tratar de conocer, aprender y construir. 

-¿Cómo se amalgama esa construcción política con el resto de Juntos por el Cambio? 
-Con los intendentes de la UCR es natural, todos tenemos la misma sensación, de que se valore lo que estamos haciendo, de proteger la gestión, de que haya un respeto a aquellos que ganamos elecciones y sostuvimos una construcción política con territorio. En la historia de la Provincia, creo que nunca el peronismo, en este caso el kirchnerismo, tuvo que gobernar con 58 intendentes de otra fuerza política y con minoría en el Senado. Toda una novedad. Y aquí estamos, unidos. Con la Coalición Cívica tenemos una muy buena relación, me he reunido con la doctora Carrió. Y con los sectores del peronismo que participan dentro de JxC, lo mismo, como el caso de Joaquín de la Torre. 

-¿Es necesario ampliar más Juntos por el Cambio para volver a dar pelea en lo electoral? 
-Nos tenemos que ampliar en la gente a la que logramos convencer. En la elección de 2015 sacamos 39 puntos; en la de 2017, 41 y en 2019, 38. Alrededor de los 40 puntos es lo que representamos. O sea que 6 de cada 10 bonaerenses, todavía no confiaron en nosotros. Ampliar un espacio político no es sumar figuras graciosamente, es representar a más gente, lograr ser el espacio político de la mayoría. Mirá lo que pasó con De Narváez y Alfonsín, o la experiencia de Massa y Margarita. 



-Al Frente de Todos le salió bien en 2019 y eso le permitió sacarlos del poder. 
-Sí. A veces funciona y a veces, no. Depende qué representás. Por eso digo, no siempre es sumar gente. A veces se suman dirigentes que son muy valiosos. El nuestro es un espacio que creció en la suma de Carrió, más la UCR, más Macri; pero tiene que tener coherencia. No es simplemente que llamás a una persona, la ponés en una lista y eso va a hacer que atraigas votos. El desafío es representar a más gente. 

-¿Por qué, pese a la unidad y a los años, aún no logran superar ese 40 por ciento, por qué 6 de cada 10 no los eligen? 
-Hay que seguir trabajando. Desplazar a una fuerza política de tantos años, que ha gobernado tantas veces la Provincia, lleva más de una elección, por ahí más de un gobierno. No es fácil construir confianza. Si bien en la última elección no perdí en ninguna mesa de Vicente López, al principio no era así. “Ok, hiciste esta obra. ¿Pero la hiciste porque yo te importo, me querés en serio? ¿Soy relevante para vos o hiciste la obra porque querías hacerla, nomás?”. A veces, nuestro espacio no termina de entender eso. “Cómo, con las obras que hicimos...”. La obra es importante, te cambia la vida, pero a veces es también un vínculo, un gesto. Tal vez, la gente nos está poniendo a prueba. 

-¿Qué se hace para convencer? 
-Sostener cercanía, compromiso. Demostrarle a la gente que aprendiste el mensaje que te dio en las urnas, que entendiste lo que hiciste mal pero que, además, lo vas a cambiar. Hay que estar, es fundamental. Y representarlos cada vez mejor. Esa es la manera de crecer políticamente. 

-¿Cómo está la relación con el Gobierno provincial hoy por hoy? 
-Yo discuto temas. Debo decir que a todos los funcionarios que les escribí para pedirles una reunión, me la han dado. Tengo una buena relación personal con el Gobernador, también. Sí veo que el Gobierno bonaerense cree que puede resolver todo desde un equipo propio y desde La Plata. El Gobernador, para resaltar que la Provincia es más compleja que la CABA, hace hincapié en el tamaño y la diversidad; pero no dice que tiene a favor que hay 135 intendentes que se quieren comer la cancha y ayudar. Eso, Larreta no lo tiene. Lamentablemente, Kicillof lo niega, no quiere trabajar en equipo. Y no es un problema de color político, les pasa lo mismo, aunque no lo dicen, a los intendentes del Frente de Todos. 


Junto a la Coalición Cívica


-¿De qué índole es el problema, entonces? 
-De desconfianza y desconocimiento. Por eso planteo que es necesario que haya un proyecto provincial, que quien gobierne esta Provincia haya sido intendente antes, para saber cómo trabajar en equipo con los 135 jefes comunales. A esta Provincia, no hay que dividirla, hay que descentralizarla más en 135 intendencias. No hay manera de administrar la realidad de 16 mil establecimientos educativos que funcionan en 10 mil edificios desde un solo ministerio. Ahora, si vos le preguntás a cualquier intendente qué pasa en las escuelas provinciales del municipio, lo sabe. Es más, las estamos relevando para saber qué matrícula tienen, dónde hay buena circulación de aire, si hay ventanas que no se pueden abrir, etcétera. Eso, en el Gobierno de la Provincia, no está. Y de hecho, para mí, no hay voluntad de volver a clases. 

-¿Te vas a presentar en las elecciones? 
-¿En esta? No. ¿Horacio (Rodríguez Larreta) va a ser candidato? No. Tiene el mismo estatus que yo. 

-Carrió denunció un “acuerdo” de Ritondo y Monzó con Máximo K y Massa para infiltrar candidatos. 
-Cada uno expresa lo que siente. Me hago cargo de lo que digo yo. Entiendo la preocupación de Lilita por que no perdamos la identidad que tenemos, que no nos infiltren. Hay que estar seguro de que lo que sumás consolida tu identidad y no la traiciona. 

-¿Hubo infiltrados en la etapa anterior? 
-Y... algún concejal se nos debe haber escapado. 

-¿Y a otro nivel? 
-No, infiltrados, no. A veces se resuelven mal los conflictos y la tensión entre el deseo y lo que te toca ser. Siempre hay en la vida gente que es poco agradecida de los roles que ha tenido. 

-¿Vas a decir en quién estás pensando? 
-No. 

-¿En Emilio Monzó? 
-No me gusta cuando Emilio plantea que Mauricio tiene toda la culpa. Me parece injusto. Además, si ese Gobierno fracasó, fue un Gobierno que estuvo integrado por él y por Frigerio en roles relevantes. No fueron ministros de Ambiente. Hola. 

-Este asunto tuvo que ver con la ruptura en Diputados… ¿Se puede solucionar? 
-Todo tiene solución en la vida. 

-¿Hubo algún acercamiento? 
-De mi parte, no. Además es más profundo que unir el bloque. Si unís el bloque y seguís pensando lo mismo, no sirve. Voy a tratar de ordenar la idea. Es importante tratar de ganar la elección del 21, pero la obligación es de quien gobierna. ¿Si nosotros hubiéramos perdido la elección del 17, qué habrían dicho? La responsabilidad de ganar en la Provincia es de Kicillof. Es su gestión la que se pone en crisis. Nosotros tenemos que tratar de ganar, pero no es a cualquier costo. Porque hay que armar un equipo sólido para el tránsito 21-23, que sea confiable, que tenga a la unidad como principal valor. 

-¿Debe tener también una previsibilidad de quién va liderar en el 23? 
-No, falta un montón. Lo bueno de este espacio es que hay muchos que quieren ser. 



-Vos sos uno. 
-Yo soy uno. Quiero ser. Hoy puedo decir que estoy más preparado que hace seis años, aprendí un montón. Lo que quiero es que llegue un sistema que conozca la Provincia, esté integrado por muchos bonaerenses y, sobre todo, muchos intendentes. Ese es mi sueño. Y que compitamos en una elección desdoblada, para que la gente elija Gobernador contra un equipo del kirchnerismo que tenga el mismo perfil, integrado por intendentes que conocen la Provincia y que vienen a mejorarla. Ahí empezás a tener un punto de inflexión. Esta Provincia no es inviable, la hizo inviable la mala política; inviable e invivible. 

-La elección desdoblada ya se planteó en 2019 y no se logró. ¿Es uno de los errores que se cometieron en su momento? 
-Sí. Porque, además, la Provincia se merece un Gobernador que sienta que su compromiso es con la gente y no con su espacio político. Kicillof siente que le debe el cargo a Cristina y no a los bonaerenses. Hoy, para ser Gobernador tenés que lograr que el Presidente que puede ganar te elija como candidato. Y está mal. Eso genera la lista sábana. Lo que yo propongo es un contrato social en el que el Gobernador diga: “Vengo a defender a los bonaerenses”, “Soy de tal espacio político, pero vengo a defender a esta Provincia”. Eso se logra en una elección desdoblada. 





El Grupo Dorrego y algo más
“Luego de tan desgastante tarea hay que ver si Vidal quiere ser candidata”


-¿Cómo viene el armado del Grupo Dorrego, ese flamante sector político dentro de Juntos por el Cambio? 
-En realidad, lo que el Grupo Dorrego intenta plantear, y que es algo que tiene bastante predicamento interno, es cómo consolidar un proyecto de la Provincia para la Provincia; cosa que el peronismo o el pejotismo no consigue. Históricamente ha tenido candidatos que vienen de afuera, como Ruckauf, Solá, Scioli, Kicillof. No tienen qué ver con la historia de la Provincia. Por eso, nuestro desafío, nuestro sueño es generar un equipo de gente de la Provincia, principalmente integrado por intendentes, que pueda gobernar este territorio. Y no solo que tenga un Gobernador o Gobernadora, sino que tenga un gabinete de personas que conocen el territorio bonaerense, que pueda interactuar con los intendentes. Y siento que va bien, hay un espacio importante para construir esa Provincia. Además hay una novedad muy interesante, que es el límite a la reelección indefinida, que obliga a los jefes comunales a construir proyectos que los incluyan. Tal vez, eso hace que el kirchnerismo y el peronismo, también piensen en construir un proyecto genuinamente bonaerense. 
-A este armado de JxC le falta, por ahora, una jugadora muy importante, sino la más, que es Vidal; por ahora, en silencio. ¿Habla con ustedes? 
-Sí, habla. Yo hablo casi todas las semanas, chateo habitualmente. Su compromiso está, sigue. La decisión de si ella quiere volver a tener un rol electoral es muy personal. Después de haber sido Gobernadora, en una tarea intensa y que la desgastó, hay que ver si tiene ganas de ser candidata. Tiene que decidirlo ella. Tiene tiempo, todavía. 
-Pero es una decisión que afecta al resto en cuanto al armado. 
-Sí. Pero yo tiendo a pensar que un espacio político, no es una sola persona. Obviamente, hay personas más importantes que otras, como María Eugenia; pero nosotros vamos a estar presentes con quien sea candidato, ya sea en una lista de consenso o compitiendo. Estamos para disputar, con Mariú como candidata o con Mariú acompañando con toda su experiencia. Lo mismo sucede con Mauricio. Son personas que han tenido roles muy relevantes. Es importante que participen.




Desconfianza
Plan de vacunación en Provincia: “Eso, no va a andar nada bien”


-¿Cómo definís al Gobierno en el primer año? 
-No sé qué es el Gobierno. No hay gestión, no hay plan, no hay certezas. 
-¿Vale lo mismo para el Gobierno provincial? 
-Especialmente el de la Provincia. El plan de vacunación es una demostración muy clara. Vacunar en las escuelas, en lugar de usar las estructuras municipales de centros de atención primaria, no tiene ningún sentido. En Vicente López hay veinte de esos centros, con enfermeros, médicos, gente capacitada. Se trata de lugares de salud que se higienizan todos los días, la gente los conoce, cubren todo el Municipio. Se los ofrecí al Gobierno provincial, por supuesto. ¿Dónde van a vacunar? En seis escuelas. Van a tener que alquilar o comprar grupos electrógenos, freezers; van a contratar gente para dar las vacunas. A algunas las están capacitando con un curso on-line. ¿Por qué todo esto? Porque quieren que la vacunación sea en un lugar de la Provincia. Eso, no va a andar bien. Y por si fuera poco, la gente tiene que anotarse en un lugar partidario, brindando sus datos. Lo más grave es que el jefe de Gabinete lo avale. Una cosa es lo que él dice acerca de que la gente ayude, pero no es lo que está pasando. Les piden el nombre, el DNI, etcétera. Una cosa es que esos datos los pida el Estado, y otra, muy distinta, que los pida una unidad básica. Yo no sé qué va a pasar con eso. Con el DNI y el domicilio de una persona, hoy podés hacer casi cualquier trámite. No es serio. El Estado, no es el partido. 
-¿Qué trámite desconfiás que pueden llegar a hacer? 
-¿Por qué se hace ahí? ¿Por qué no se hace en los ámbitos de gestión pública? Aunque sea pídanle a una ONG que junte esos datos; a LALCEC (Liga Argentina de Lucha Contra el Cáncer), por ejemplo. Pero en una unidad básica, no; no es serio, muchachos.





Primarias
“Si quieren ahorrar plata hay que implementar la boleta única”


-¿PASO sí o PASO no? 
-Boleta única. La solución a esta discusión es la boleta única, porque hasta podés resolver en una misma elección todas las internas. Si quieren ahorrar plata, si nos quieren cuidar en serio de la enfermedad, boleta única. Que no me corran con “suspendemos las PASO” pero seguimos con el mismo viejo y tramposo sistema. Es fácil, es simple, barato y transparente. 
-¿Por qué no lo hicieron cuando tenían todo para hacerlo? 
-Porque no teníamos la mayoría legislativa, no nos daban los números. El oficialismo actual, el kirchnerismo, no tuvo voluntad de avanzar en ese sentido. Hemos cambiado tantos hábitos en el marco de esta pandemia, festejamos cumpleaños por Zoom; podríamos votar con boleta única.



Alianzas 2023
“No nos tiene que juntar el espanto”


-Uno de los rumores indica que si para 2023 los números previos no dan se podría armar una gran alianza opositora, que incluya también a Espert, a Gómez Centurión, etcétera. 
-Me parece lejano el 2023. Además, cuando vos tenés que gobernar tenés que coincidir en lo que querés hacer. No nos tiene que juntar el espanto. Y lo bueno que tenemos hoy en Juntos por el Cambio es que pasamos un gobierno juntos, como Cambiemos, perdimos y seguimos unidos. Esto quiere decir que cada vez hay más confianza, hay más coherencia; los equipos técnicos, ya están trabajando en conjunto. No es que vas a llegar sin conocer las miradas y los pensamientos de los otros respecto de lo que hay que hacer políticamente. Ahora, hoy no veo una confluencia con esos sectores; incluso tienen una postura más de confrontar con nosotros que de buscar la unidad.





Una de cal y otra de arena
“Al inicio había ida y vuelta con los intendentes, después cambió todo”


-¿Reconocés algo bueno en la administración Kicillof? 
-La primera parte de la pandemia, cuando se salió a reforzar el sistema sanitario, fue bastante buena. Salió bien. Lo rescato. Se hizo un esfuerzo valioso. Se subieron a un clima que impuso el Presidente, de diálogo, de trabajo en conjunto. En esa primera etapa había un ida y vuelta con los intendentes, pero después cambió todo. Las videoconferencias son una bajada de línea y nada más. Creen que la historia arranca cuando ellos llegaron. El otro día, Kicillof dijo que el sistema de salud eran dos escarbadientes. Primero, me parece una falta de respeto al sistema de salud, integrado por miles de personas, muchas fallecidas en esta pandemia. Además, reconocé el SAME, aunque sea. Hoy tenés un sistema que te permite poder mover enfermos o pacientes que antes no estaba. Recibieron las guardias recién hechas. La gente valora eso. Yo nunca critiqué al Japonés García (Enrique, su antecesor en el Municipio), lo que dije fue lo bueno que había hecho y cómo lo podía mejorar. Los maternales que hay en el distrito, ya eran buenos, pero hoy son de jornada completa. El Paula Albarracín (colegio de Olivos), ya existía, pero hoy tiene bachillerato internacional. Los chicos se reciben con un título que les permite entrar en cualquier universidad del mundo. La gente sabe qué es bueno y qué es malo. Subite sobre eso y mejóralo. ¿Falta un montón? Sí. Y va a faltar cuando termine Kicillof, y va a faltar cuando termine yo si es que me toca ser Gobernador. El tema es que cada uno de los que pasen mejore un poco lo del anterior.



Administración Cambiemos
“Nos faltó estar más atentos al último de la fila”


-¿Entender lo que le estaba pasando a la gente es algo de lo que le faltó al Gobierno de Cambiemos? 
-En un momento le pedimos demasiado esfuerzo a la gente, que, aunque creía que el camino era el correcto, no aguantó más. Hay una frase de origen africano que me encanta: “El líder define el rumbo de la marcha, pero el ritmo de la marcha lo define el último de la fila”. A nosotros nos faltó estar más atentos al último de la fila. Aun sabiendo que el ritmo era correcto dejamos mucha gente atrás. “Me hubiera encantado que te vaya bien, pero no aguanté”, nos dice mucha gente. ¿Puedo hacer un juicio de valor porque la gente no nos votó por la heladera? Claro que no. No le dimos lo que faltó. Tenemos que aprender de eso. El equilibrio del ritmo es parte del aprendizaje. No es maldad. A veces, no podés. 
-¿Conformar a todos, principalmente a quienes no llegan o se quedan atrás, no puede transformarse en el populismo que tanto critica el PRO? 
-No. Yo creo que en Vicente López, no hago populismo, pero ayudo y asisto muchas veces. Lo hago de manera transparente y con los recursos que puedo, no a costa de cualquier cosa. A veces tenés que dejar de hacer una obra que no es tan urgente y darles una beca a los chicos de familias que no están pudiendo pagar la cuota de una parroquia. Eso está muy bien. Es una construcción de un puente, no es para siempre. No quiero que dependas de mí. Pero tampoco se puede permitir que ese chico tenga que abandonar la escuela en la que están los amigos de toda su vida, ni que esa escuela entre en crisis porque nadie le paga la cuota. Algo tengo que hacer. No puedo obviar esa realidad. No quiere decir que dejo de hacer todas las obras, que dejo de hacer transformaciones. El populismo es una expresión extrema. Uno puede ser sensible sin ser populista.





Compulsa radical
“No me gusta meterme en internas de otros partidos”


-Se viene la interna de la UCR. Hubo foto con Abad. ¿Estás tomando partido, como lo hizo la Coalición Cívica? 
-No, para nada. Maxi es el presidente de nuestro bloque de Diputados. Lo respeto, pero nada más. Lo tengo a Gustavo (Posse) de vecino y gestiono con él habitualmente. Así como no me gusta que se metan en las internas de mi partido, no me gusta meterme en las de otros partidos. 
-¿Puede modificar algo en JxC esa interna? 
-No creo. La única preocupación que tengo pasa por el antecedente de la ruptura del bloque. Pero supongo que eso no responde a la voluntad de estar juntos. Todos sentimos una gran responsabilidad de mantener unido a Juntos por el Cambio.