ESTADOS UNIDOS
09/02
Un matrimonio demandó a la aplicación Robinhood por el suicidio de su hijo
Alexander Kearns, se quitó la vida luego de que la aplicación le informara que debía una suma millonaria, motivo del inicio de la demanda de sus padres. Leé más.
Alexander Kearns, tenía 20 años y se quitó la vida el 12 de junio de 2020 en Naperville, luego de ser notificado por la aplicación Robinhood que debía 730 mil dólares. Según trascendió el joven utilizaba dicha app para “invertir en el mercado” y luego del suicidio se lo encontró con una nota en la mano que explicaba los motivos. 

“¿Cómo es posible que alguien de 20 años sin ningún ingreso pueda tener acceso a millones de dólares de acciones?”, escribió el joven. A ocho meses de su trágica muerte sus padres Daniel y Dorothy Kearns presentaron la demanda, aún sin tener pruebas contra la aplicación.

Cabe destacar que el joven al recibir el monto de la deuda, envió un mail a dicha empresa y pidió que se analice su situación: “Fui incorrectamente asignado con más dinero del que debería tener, mi compra debería cubrir lo que he vendido. ¿Alguien puede revisar esto, por favor?”. Y recibió como respuesta que “trabajaban para ponerse en contacto”.

Sin embargo, después del fallecimiento del joven, la empresa le mandó otro mail y le confirmó: “Hemos retirado las restricciones para cotizar.”