NOTA DE GRáFICA
25/02
Dilema interno de JxC: ¿PASO si o PASO no?
Los socios del frente opositor en la Provincia analizan si habilitan la competencia hacia adentro en 2021. El objetivo es la amplitud, pero con blindaje a los intendentes propios
Las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) son un tema de coyuntura a raíz de la presencia del coronavirus latente en el país, y su realización, todavía es incierta. Si bien desde el oficialismo impulsan la suspensión o postergación de los comicios, Juntos por el Cambio desconfía de la modificación de reglas en el año electoral. Sin embargo, esto no significa que el conglomerado opositor rechace abrir el juego a las internas. 

La semana pasada, en La Tecla, el intendente de Lanús, Néstor Grindetti, dejó entreabierta la puerta para una PASO en Juntos por el Cambio. El objetivo, según explicaron voces del PRO, es la apertura del espacio. 

No obstante, las consultas que hizo este medio a municipios liderados por alcaldes amarillos descartaron de plano abrir las primarias, asegurando poseer el consenso con las demás fuerzas socias del PRO. 

Otras voces del partido en la Provincia, más cercanas a la exgobernadora María Eugenia Vidal, desconocen la posibilidad de que se apele a las PASO en todos los distritos: protección al intendente y apertura donde están en el llano. 

El otro socio mayoritario de Juntos por el Cambio es la Unión Cívica Radical, que no tiene una postura definida aún, ya que los boinas blancas de la Provincia tendrán que ir a las urnas el 12 de marzo. 

Por el contrario, el sector que más apuesta a las PASO es la Coalición Cívica. Luego del anuncio de su lideresa, Elisa Carrió, de competir por la Provincia, los lilitos bonaerenses se envararon con la posibilidad de terciar en la discusión con los dos socios principales. 

Mientras tanto, las expresiones de raigambre peronista que integran Juntos por el Cambio, las del extitular de la Cámara de Diputados de la Nación Emilio Monzó y el del exministro de Gobierno bonaerense Joaquín de la Torre, se manifiestan cautas sobre las posibles internas. 



Hay pocos antecedentes de PASO en Cambiemos/Juntos por el Cambio en sus seis años de vida. En 2015, en Nueve de Julio se enfrentaron el macrista Mariano Barroso y el entonces intendente, Walter Battistella. Luego, el dirigente del PRO se quedaría con la intendencia ese año, y repetiría en 2019. 

En Tandil, el alcalde Miguel Lunghi batió a sus adversarios en las PASO de 2015 y 2019. El veterano dirigente radical anunció que es su último mandato. Resta saber si las internas dirimirán su sucesión. 

Otros dos episodios de PASO tuvieron como protagonista a Guillermo Montenegro. En 2015 fue a la interna en San Isidro contra Gustavo Posse, triunfando el sempiterno intendente. Cuatro años después, en General Pueyrredon, se impuso a la radical Vilma Baragiola. 

“Me da la sensación de que las PASO, a Juntos por el Cambio le permitiría dirimir una interna de una manera más abierta. Si no las hubiese tendrían que definir las candidaturas de otras maneras. Por cómo han venido siendo las distintas instancias de las pujas entre los diferentes sectores podría ser un escenario más conflictivo que si no fuese con una canalización institucional”, opinó Pablo Romá, titular de la consultora Circuitos. 

En un universo como el de Juntos por el Cambio, donde conviven distintos partidos y dentro de estos, varias alas, apelar a una PASO podría solucionar un dolor de cabeza. El correr del año electoral y la pandemia definirán si abrir al juego interno se presentará como una necesidad o si continuarán buscando acuerdos entre los socios para las listas.





Patas peronistas
Monzó y De la Torre: en proceso de armado y sin definiciones


Dejado de lado por el expresidente Mauricio Macri, el extitular de la Cámara de Diputados de la Nación Emilio Monzó comenzó a reclutar peronistas bonaerenses a punto de dejar Juntos por el Cambio. “Tenemos referentes nuestros en la Provincia. Nosotros queremos representar nuestra línea en este frente que el mismo Emilio armó hace seis años, o hacerlo por fuera, y ver qué es lo mejor que se define en conjunto”, señalaron desde las huestes del dirigente de Carlos Tejedor. Aun así aclararon que los intendentes son “los que tienen mayor poder en cada distrito”. Por su parte, el exministro de Gobierno bonaerense Joaquín de la Torre comenzó a recorrer la Provincia, reuniéndose con dirigentes y anunciando sus ambiciones bonaerenses. Según señalaron desde las inmediaciones del exintendente de San Miguel, la posibilidad de abrir las PASO “depende más de las cabezas de Juntos por el Cambio que del propio Joaquín, si a él lo dejan sumar lo que está armando; si no es como que lo obligan a estar por afuera”.





El Pro y sus alas
Internas para sumar ambiciones, pero solo en terrenos ajenos


El PRO, el partido que aporta sus cartas electorales en el Gran Buenos Aires al frente opositor, tiene versiones diversas. “Hay un compromiso de parte de los principales dirigentes de Juntos por el Cambio para que en donde no se logre consenso y listas únicas haya garantías para que todo aquel que quiera presentarse tenga una boleta y todos tengan la posibilidad”, afirmaron desde el entorno de un intendente amarillo. Fuentes cercanas a la exgobernadora María Eugenia Vidal desconocieron la posibilidad de internas en Juntos por el Cambio y aclararon que primero está la discusión sobre la realización o no de las PASO. “Cuando estén las reglas claras se van a definir”, aseguraron. Sin embargo, no disgusta en el vidalismo la idea de las internas. Si bien no es una experencia en la que el frente opositor incurrió recordaron que “éramos menos, hoy somos bastantes más”. “La posibilidad de seguir ampliando el espacio incluye el tema de primarias”, analizaron. A pesar de las discrepancias, ambos sectores coinciden en que no avanzarían en una PASO dentro de un municipio en el que haya un intendente de Juntos por el Cambio. “Hay que ver cada caso. Hay que ver el dirigente o el espacio político que se suma y si tiene volumen o no. Yo no descarto nada. Igual, en los últimos años, el criterio fue cuidar el intendente; el que ganó y es dueño del distrito define la situación electoral del distrito. Tampoco veo que haya cambios ahí”, completó una fuente cercana a la exgobernadora.



Gustavo Córdoba
“Es un frente que moviliza más en la general que en la PASO”


Gustavo Córdoba, uno de los titulares de la consultora Zubán Córdoba, analizó la posibilidad de que Juntos por el Cambio decida ir a una PASO para definir sus listas. 
-¿Le beneficiaría una PASO a Juntos por el Cambio para dirimir su interna? 
-La primera cuestión es que Juntos por el Cambio tiene una movilización mayor en la general que en las PASO. La segunda, en el caso de que las primarias no sean obligatorias, su electorado es el más sensible a esto. Dirimir candidaturas en ese contexto va a ser más complejo. Los que tengan gestión van a ser mucho más fuertes que quienes no la tengan. 
-A un municipio gobernado por un intendente de Juntos por el Cambio le convendría la unidad, y a uno donde es oposición le beneficiaría la PASO. ¿Es así? 
-Claramente. Como espacio opositor se puede utilizar la movilización en contra del oficialismo. 
-¿Ve al radicalismo y a la Coalición Cívica como los más interesados en una PASO? 
-El radicalismo, en términos comparativos, es más poderoso que el PRO y no tiene tan fresco el fracaso de la gestión de (Mauricio) Macri, así que puede protagonizar con mayor libertad la idea de pelear con un candidato propio este año. La interna entre Abad y Posse en la Provincia es una señal para todo el país. No va a ser más fácil para el macrismo enfrentar a una UCR más movilizada. Elisa Carrió tiró la idea de la Gobernación al escenario político para que no pierda fuerza la recuperación que consiguió. Creo que va a ser menor, porque su peso fue disminuyendo.





En modo interna
Pistas de posibles definiciones en la vigilia al 21 de marzo


Quizás por estar en territorio ajeno o con la intención de decir algo que se menciona en voz baja, el diputado nacional de Córdoba, Mario Negri, afirmó la semana pasada en Avellaneda que “una vez que Maximiliano Abad logre la presidencia del partido hay que construir el retorno del radicalismo a la Gobernación”. Sin embargo, las voces cercanas al diputado bonaerense que busca ser presidente del Comité Provincia indicaron, en off the record, que “cualquier cosa que se diga antes del 21 de marzo es humo”. En esa fecha, Abad disputará la interna provincial con el intendente de San Isidro, Gustavo Posse. “Estos son acuerdos que se cierran cuando se hace la alianza con los socios”, aseveraron desde el sector de Abad. Desde el lado de la oposición partidaria dijeron que se asegurarán que “a ningún radical le falte boleta”, ya sea que en el municipio “haya un intendente de la UCR o del PRO”. “Consideramos que se tiene que abrir una PASO en la legislativa y una en la general. Creemos que se tiene que agrandar el espacio. Es difícil incorporar gente y decirles que no hay elecciones. Si no ganás una primaria, no ganás la general”, señalaron. La bronca acumulada de la oposición interna viene contra la conducción del presidente de la UCR bonaerense, el exvicegobernador Daniel Salvador. “No les dio boletas a los radicales”, aseveraron. Como contraparte pusieron el ejemplo de que, en 2015, Posse habilitó la PASO en Cambiemos.




Lilitos
La Coalición, en ascuas y decidida a ir a la puja


La Coalición Cívica pasó de casi perder su representación partidaria a comenzar a entusiasmarse con instalar candidatos en varios distritos. El interior de la Provincia, parece ser el bastión de los lilitos, donde se aventuran incluso a desafiar a los jefes comunales locales. En este lote de municipios, fuentes de la Coalición Cívica enumeraron a Junín, Bragado, Viamonte (en la Cuarta sección), Saavedra, Bahía Blanca (Sexta) y San Nicolás (Segunda). Sobre Junín, en las recientes semanas, el referente de la Coalición Cívica, Rodrigo Esponda, anunció que tiene intenciones de armar una lista propia, lo que propondría un enfrentamiento con el intendente del PRO, Pablo Petrecca. Respecto a San Nicolás, desde el partido indicaron que tienen “quiebre con el gobierno municipal”, que encabeza Manuel Passaglia, y que “la idea es trabajar con una candidatura propia”. Un lilito expresó: “Si no logramos la unidad tenemos que utilizar estas herramientas. Son las mismas que usamos para las candidaturas, en algunas ganamos y en otras perdimos; así definimos en 2019”. Además dijeron que tienen posibilidades de aspirar a candidaturas en distritos gobernados por el peronismo.