POLITICOS EN PIJAMA
27/03
Francisco Echarren: “Jugué mucho tiempo en Gimnasia y Esgrima La Plata, pero volví porque extrañaba”
El mandamás de Castelli sigue disfrutando de la vida de pueblo tal como cuando era chico. Sus amistades en la política, sus anécdotas en la Universidad, el primer encuentro con Néstor Kirchner, y mucho más.
Francisco Echarren, jugó al fútbol cuando era joven pero sabía que su vocación estaba en la política. El intendente de Castelli es un hombre con poco tiempo libre, tal y como se describe, pero con una profunda vocación, y con varias anécdotas que contar. 

- Veo que te gusta compartir bastante las fotos de tus hijos, Faustino y Florentino, en las redes ¿Qué edades tienen?


 Fausti tiene casi 4 años y Florentino 9 meses.


- ¿Qué me podrías decir de cada uno de ellos? ¿Qué destacarías?


De Faustino, lo compañero que es, y del más chiquito la tranquilidad que me transmite.


- ¿Son muy distintos entre sí? ¿O son parecidos?


¡Son recontra parecidos! 


- ¿Y entre ellos se llevan bien?


Sí. Faustino está en el proceso de estar aceptando a su hermano menor. 



- Todo un desafío para el hermano mayor, imagino


Y para la madre también. Cuidar dos pibes, con un padre que está todo el día afuera es difícil. 


- ¿Qué les gusta compartir en los ratos libres, cuando vos estás?


La verdad es que yo estoy mucho tiempo afuera, trabajando en el municipio, viajando, con reuniones, pero si algo tenemos en común es que nos gusta compartir la vida al aire libre.


- ¿A dónde los llevás? ¿A dónde te gusta ir?

Vamos mucho a la laguna que tenemos acá en Castelli, por ahí viajamos algún fin de semana, ahora poco por la pandemia, pero nos gusta compartir eso, el aire libre, la naturaleza, los deportes. Yo estoy mucho tiempo, sobre todo los días de semana, y los veo durmiendo, los veo crecer durmiendo, esa es la pura verdad.



- ¿Y ellos cómo se lo toman? ¿Qué hacen cuando te ven?


Los nenes se acostumbran, pero es una tarea para la mamá.

- ¿Ella siempre está al cuidado de los nenes o hay alguien que les de una mano?

No, está ella. Tiene una chica que la ayuda, pero está ella, sobre todo los fines de semana que estamos solos. Yo también los sábados generalmente tengo reuniones, trabajos, recorro obras, y está ella. 


Cuando llego a mi casa, el más grande me espera con ganas de jugar, así que comparto eso.



- Vos también tenés hermanos ¿Cómo es la relación que tenés con ellos? 

¡Bárbara! somos cinco hermanos varones. Mi hermano mayor, Sebastián (42 años) es jefe de Gabinete del municipio y es primer concejal, así que está en la línea de sucesión mía y con él tengo una relación diaria. Después tengo hermanos mellizos (35 años), uno es juez, el otro se dedica a la actividad del agro y el más chiquito es músico (29 años).


- ¿Qué recuerdos de la niñez tenés? ¿Compartías tiempo con tus hermanos?

Sí, nosotros vivimos una niñez difícil en lo económico y eso nos unió muchísimo como hermanos. Vengo de una familia que fue víctima de los ´90, del empobrecimiento de la clase media, así que tenemos recuerdos muy lindos de nuestra infancia, de ser muy unidos, y de pasar momentos difíciles.


- ¿Por ejemplo?

Que falte un plato de comida, no poder hacer lo que hacían otros pibes. Cuando sos chico, eso es duro.


- ¿Y tus papás a qué se dedicaban?

Mi viejo era comerciante y mi vieja, cuando nosotros ya éramos grandecitos, entró a trabajar en el Estado. 


- Te definís como un peronista keynesiano ¿Solés compartir opiniones con Axel (Kicillof) que también se define así?

Nosotros más allá del diálogo que se pueda tener, muchas veces uno piensa parecido sin tener la oportunidad de compartir charlas. Nosotros tenemos algo en común que es que creemos en el Estado, en la intervención del Estado en la economía, en el gasto público, el consumo. Eso es lo que me define a mí, lo que trato de hacer todos los días en mi zona de gobierno que es mi distrito, y Axel en la Provincia.



Obviamente que tenés serios condicionamientos políticos, jurídicos, porque los municipios tienen límites muy marcados por la ley que no te permiten despegarte. A la Provincia le pasa igual con el gobierno de la Nación, entonces la verdad es que uno puede desplegar esa ideología dentro de los límites legales, políticos y económicos que tiene.


- Hacés adaptaciones dependiendo de los límites que encontrás

Claro. Nosotros acá tenemos una inversión pública record. Hicimos una reforma en cuanto a lo tributario que en su momento en un pueblo del interior fue muy resistida, porque es un pueblo muy conservador, muchas veces en el plano de la economía, pero nosotros en el 2011 empezamos a desplegar un sistema tributario progresista, equitativo.

Creo que lo primer que uno tiene que hacer cuando se dice que pertenece al Movimiento Nacional Justicialista es una reforma tributaria que realmente alivie a los que menos tienen y que los que más tienen hagan un esfuerzo mayor para distribuir esa riqueza.

Generar empleo, generar consumo y hacer que la economía se dinamice y pueda crecer, pero eso se puede hacer con los límites naturales que uno tiene en un municipio de la provincia de Buenos Aires.

- ¿Usás las redes sociales como herramienta para comunicarte con los vecinos u optás por otras herramientas?

Me llevo bien con las redes. La dinámica que tiene hoy un intendente hace que tenga que comunicar permanentemente, porque un intendente todos los días realiza actos importantes de gestión y tiene avances importantes para la ciudad. Si uno tiene que comunicar en el día a día todo lo que hace por los medios históricos, radio, TV o diario, se dificultaría. Creo que las redes sociales hoy, para cualquier intendente sobre todo, también para otros cargos pero particularmente para un intendente, gobernador, presidente que tiene una dinámica en la gestión intensa en el día a día, son fundamentales para poder comunicarle a la sociedad las cosas que están pasando y estamos haciendo.

Tengo una buena relación, no sé si óptima, pero tengo una buena relación. 

- ¿Manejás vos tus redes o tenés a alguien a cargo?

Hay más de una persona a cargo, porque sino tendría que estar con el celular todo el día. Hoy las redes sociales lo que han hecho es generar una cercanía sin ningún tipo de intermediario entre la autoridad y el vecino. Hoy el vecino te escribe a las distintas redes sociales, imaginate que uno no tiene tiempo de contestarles a todos los vecinos de forma personal y particular, pero no podés no contestarle. Hoy el manejo de las redes es muy importante, no sólo para la comunicación, sino también para la relación con los vecinos.


- ¿Tus hijos son amigos de los hijos de otros funcionarios? 


¡Sí! nosotros somos un pueblo de 12 mil habitantes donde generalmente todo se cruza con todo. Compartimos amistades. Mi hijo empezó el jardín hace poquito y está en la etapa en donde está haciendo amigos. 

Generalmente tus hijos son amigos son amigos de los hijos de tus amigos, es una tendencia. Uno trabaja tantas horas que es inevitable que termine teniendo una relación de amistad con los compañeros de gestión, que son los que estamos todo el día trabajando juntos para cumplir nuestros objetivos.



- ¿Qué amigos tenés? no en el plano municipal, sino en el provincial. Algún otro intendente

Tengo una amistad muy grande con Leo Nardini (intendente de Malvinas Argentinas), con Gustavo Menéndez (intendente de Merlo). Son muchos, uno a través de diez años de intendencia va conociendo a varios. 

Mis hijos juegan mucho con la hija de Gustavo Menéndez, con Sofía, y con hijos de funcionarios de mi municipio. Hay una relación de hermandad que se construye porque somos compañeros de sueños. Es inevitable no sólo tener vínculos políticos, sino también vínculos que muchas veces trascienden lo político y se convierten en vínculos que tienen que ver con lo personal.


- ¿Qué suelen hacer cuando se reúnen?

Yo viajo, o ellos vienen a Castelli. Compartimos cosas, hemos ido a distintos lugares, los chicos juegan. A lo mejor en viajes que tenemos que ir a alguna reunión, uno sabe que va un hijo de un amigo entonces lleva a su hijo. Nuestra vida. Yo siempre digo que el que hace política de verdad, con vocación y con compromiso, no es un trabajo, es una forma de vida. 

- ¿Hay tiempo para el asadito?

¡Sí, claro! Para el asadito, para planificar algún partido de fútbol, esas cosas típicas


- ¿Quién se encarga?

Yo poco, pero voy y como (risas)

- Degustás el resultado ¿Porque no te gusta o porque no le dedicás el tiempo?

No, porque siempre llega alguien primero y es el que lo hace, yo siempre llego tarde

- Lo importante es que lo disfrutás ¿Te gusta cocinar otras cosas, te das maña?

No, la verdad es que no soy bueno para la cocina y tampoco soy muy voluntarioso, no es mi fuerte. 

Sí me gusta invitar gente, generar reuniones, hacer regalos, pero no soy bueno para la cocina. O sea, organizo pero cocina otro.

- Al principio de la pandemia, cuando se estaba por decretar la cuarentena obligatoria, el 19 de marzo vos tomaste la decisión de irte de tu casa para no poner en riesgo a tu familia ¿Cómo fue ese proceso?

Nosotros teníamos un bebé recién nacido y yo como intendente no podía mantener el distanciamiento social, el aislamiento, tenía que exponerme, entonces decidimos que lo mejor era al menos por un tiempo que dejara de venir a casa en caso de que yo me contagiara. Pensemos que en ese momento no había vacuna, no había nada.

La verdad es que ni mi mujer ni yo queríamos que el bebé se contagie de Covid, así que fue una decisión que no fue fácil pero razonable en el sentido de que yo no me podía venir a mi casa, encerrarme y dejar el municipio solo.

- ¿En dónde te quedaste en ese tiempo?


En la casa de mi vieja. Como somos cinco hermanos varones, siempre la casa de mi vieja es el punto de encuentro de todos, aún hoy.

Mi vieja es una gran militante política. Todos nosotros desde chiquitos veíamos cómo andaba en bicicleta siguiendo gente, recorriendo en cada elección. Producto de la experiencia de vida de cada uno, uno se va forjando, ella tuvo mucho que ver tanto en la formación de la ideología como del carácter y la sensibilidad sobre todo de los cinco. Como buenos hijos varones seguimos yendo a la casa de nuestra vieja, es el punto de encuentro de todos.


- ¿Suelen hacer reuniones los domingos?

¡Sí, todos los días! A veces nos juntamos a comer los martes, los domingos. Mi vieja ya tiene ocho nietos, así que se encuentran todos los primos. Es el concepto familiar del interior de la provincia de Buenos Aires, donde un ve casi todos los días a su familia. En una ciudad más grande ya no pasa.


- También en medio de la cuarentena, cuando no se permitía el traslado de una localidad a otra, tuviste una fuerte pelea con el intendente de Dolores porque no te permitía ingresar para ver a tu hijo ¿En qué quedó eso?

Casualmente hace tres, cuatro días, la Justicia Federal desestimó la denuncia que me había hecho este supuesto personaje, porque supuestamente yo había violado la cuarentena. Hay en curso un proceso por violencia de género, porque no sólo prohibió que un padre ingrese a ver a un hijo, sino que también privó a la mamá en el primer día de nacimiento, de estar acompañada sin ningún tipo de fundamentos, simplemente fue una sobreactuación que después le salió muy mal, porque Dolores tuvo uno de los índices de contagio más importantes de la Provincia, una pena porque nosotros estamos a 27 kilómetros y tenemos una historia en común. Muchos vecinos de Castelli tienen amigos o familiares en Dolores y esto la verdad que no le hace bien a las ciudades, pero bueno, cuando hay personajes de estas características a cargo de gobiernos municipales, suelen suceder estas cosas.

- Entonces tu relación con él ahora es prácticamente igual a cuando sucedió ese conflicto

Nunca tuve relación, a pesar de que a veces en otros tiempos se quería hacer el amigo y llamaba y demás, nunca tuve relación porque como estamos cerca, uno conoce lo que hace. Hay cuestiones que uno tiene como límite. 


- Te recibiste de abogado en la Universidad Católica de La Plata, contame alguna experiencia que hayas tenido en la ciudad


Yo jugué al fútbol, jugué mucho tiempo en Gimnasia y Esgrima La Plata, después estuve jugando en Europa un tiempito y yo extrañaba. Volví y decidí empezar a estudiar. Yo sabía a los 19 años que lo mío, lo que sentía que me gustaba era la política, entonces me fui a anotar a Ciencias Políticas en la Universidad Católica y me confundí e ingresé en el edificio de la Facultad de Derecho. Me atiende una persona y le digo: "Hola, me vengo a inscribir en la Facultad", llené un formulario sin preguntar, convencido de que era la de Ciencias Políticas y me dijo: "¿Cuándo vas a arrancar a estudiar?" y le respondo: "Vengo a estudiar Ciencias Políticas" y me dice: "¡No!, pero mirá que esto es Derecho".

"¡Uy me confundí!, le digo, y cuando iba a romper la planilla me dijo "¡Pará!, estudiá Derecho, si a vos te gusta la política, estudiá Derecho que es mejor. De última si no te va bien en la política sos abogado, tenés otras expectativas". 


Imaginate el nivel de confusión que tenía que me anoté en Derecho y soy abogado. 


- ¿Y al final estás contento de haberte confundido?

Sí, porque después de recibirme de abogado estudié cuestiones que tienen más que ver con la Ciencia Política y con la cuestión del gobierno, de la teoría del Estado. Me sirvió mucho para mi formación y sin darme cuenta, hoy siendo intendente, todas las cuestiones legales -amén de que tenemos abogados, un departamento legal en el municipio y demás-, las estrategias jurídicas del municipio las decido yo. 

Es una gran herramienta porque te permite ser más consciente y tener más control sobre las decisiones importantes y, sobre todo, con las consecuencias que esas decisiones puedan llegar a tener en el futuro.

-  ¿Seguís teniendo contacto con tus ex compañeros de Gimnasia?

Sí, hace una semana hicimos una cena con algunos jugadores de la categoría 80 con los que salimos campeones en la Séptima división. Un sueño que tengo es hacer una lista de todos ex jugadores de las inferiores del Lobo. El sueño es armar una lista, yo no soy socio pero vamos a ayudar, queremos recuperar y hacer bien grande el club. 


- ¿Cómo empezó tu acercamiento puntual a la política?

Empezamos acá con una ONG, porque a nosotros nos atraviesa un elemento en común, a todos mis hermanos, que es que somos personas extremadamente sensibles, que nos conmovemos ante la necesidad, la injusticia. Empezamos a hacer una ONG con jóvenes en ese momento para hacer cosas por la ciudad, porque la verdad que en ese momento los jóvenes no tenían nada en esta ciudad, y ahí una cosa trajo a la otra, y ahí comencé.

- ¿Y cómo fue el primer encuentro que tuviste con Néstor (Kirchner)? 

El primer encuentro que tuve con Néstor fue muy cómico, la experiencia. Yo a los 28 años fui presidente del Partido Justicialista y todavía lo soy. Un día me suena el teléfono y era una señora que me dijo "El doctor quiere hablar con usted". Yo no sabía quién era, era Néstor. Me dijo que fuera a Olivos, que llevara a todos los compañeros, a los que están, a los que no están. 

Para todo esto, era la elección del 2009, pleno conflicto con el campo. Llevo a varios -compañeros-, uno particularmente era muy opositor y estaba muy enojado con Néstor, un dirigente histórico de acá de Castelli. En el viaje me iba diciendo "¿Cómo va a hacer esto, cómo se va a pelear con el campo? esto es un desastre, se lo voy a decir ahora". Yo sufriendo, si bien Cristina era presidenta, él (Néstor) iba a ser candidato a primer diputado. 

Llegamos y Néstor empezó a hablar y lo convenció (al dirigente opositor) en 30 minutos. Cuando nos fuimos, lo primero que hizo fue poner una foto de Néstor en la oficina de él. Cuando le dije "¿Qué te pasó, que dijiste le ibas a decir esto y aquello?", y me dice "¡El poder de convencimiento que tiene ese muchacho!, me convenció". Ahí fue la primera vez que tuve la primera charla con Néstor, mano a mano y en profundidad.

Siempre cuento esa anécdota porque yo cumplía con lo que me había dicho Néstor, que era que llevara a todos, e iba con el temor del resultado de esa reunión.