NOTA DE GRAFICA
15/04
Finanzas municipales tras un año de Covid
Luego de un año de convivir con el coronavirus, los intendentes analizan la situación financiera local. Algunos hacen equilibrio y otros reclaman más ayuda de la Provincia
La pandemia que no cesa. El rebrote, la segunda ola, no hace más que profundizar los efectos de una situación mundial y local de dimensiones imprevisibles, y de un final sin fecha fija. Las consecuencias sanitarias están a la vista, luego de poco más de un año de contagios y fallecimientos. Pero las económicas, las financieras, preocupan a los municipios en caso de que el virus continúe azotando a nuestro país mucho tiempo más. 

En ese dificultoso contexto, los municipios han venido sorteando la crisis con aportes de fondos de la Provincia, vía coparticipación o a través de diferentes canales, como el Fondo de Infraestructura Municipal. Incluso con créditos tomados ante el Banco Provincia, cuya devolución debería haber comenzado a principio de 2020 pero fue “pateada” hasta los albores del próximo año. 

Merma de fondos redistribuidos por Nación hacia el Estado bonaerense tuvo como consecuencia un menor reparto con las comunas, que, además, sumaron otro dato decepcionante: la brusca caída en la recaudación de tasas. Sobre llovido, mojado. Algunos intendentes aseguran haber surfeado con éxito la ola (al menos, la primera), mientras que otros -especialmente opositores- manifiestan su desazón por haber recibido menos colaboración que la que hubiese sido necesaria. Y hasta alguno denunció que varios municipios no han percibido un solo centavo en concepto de Fondo de Infraestructura Municipal en todo el 2020, y tampoco en lo que va de este año. 

La Provincia saca pecho con algunos números, como los que se incluyeron en los considerandos del Presupuesto 2021, asegurando que el año pasado realizó una tarea de asistencia récord amuinicipios, transfiriendo el 6,86% sobre los ingresos corrientes para las comunas bonaerenses. En 2019, esa cifra fue del 0,22%, y del 0,21 por ciento en 2018. 

De acuerdo al informe que el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, brindó ante la Bicameral de Seguimiento de las Emergencias, el Ejecutivo otorgó anticipos en enero y febrero por $274 millones a cuatro municipios y otros $4.818 millones del Fondo Especial de Emergencia Sanitaria de Contención Fiscal Municipal, reembolsables y sin costo financiero para las comunas. 

También se autorizaron aportes no reintegrables por $2.048,5 millones a 69 municipios, además de $1.857 millones a 30 municipios del Fondo Especial Municipal para la Atención de Emergencias en Zonas con Alta. Otros $8.000 millones del Fondo de Fortalecimiento de la Seguridad para 32 comunas y $308 millones del Fondo Especial Munici-pal para la Reactivación Cultural y Turística fueron otros flujos de dinero para los intendentes, junto con $808 millones que repartieron 131 municipios de refuerzo a las economías regionales.





Gustavo Menéndez, Merlo
“Vamos a ir a La Plata, a Olivos o al lugar donde nos puedan ayudar”

“Los fondos que nos vino aportando la Provincia nos han venido muy bien”, indicó a La Tecla el jefe comunal de Merlo, Gustavo Menéndez, y añadió que “la recaudación en Merlo se ha caído, pero no tanto como indicaban las primeras proyecciones, así que estamos equilibrados”. Sobre el posible impacto de la segunda ola de coronavirus en las arcas municipales, el titular del PJ bonaerense estimó que “si sigue pegando de esta manera, claro que sí, vamos a necesitar más ayuda. Pero hasta el momento se hizo un gran trabajo para mantener equilibradas las cuentas”. Luego de ponderar flujos de dinero como los del Fondo de Infraestructura Municipal (FIM) y el PREIMBA (sostuvo que “son programas muy importantes que nos permiten resolver un montón de cuestiones”), Menéndez estimó que “la recaudación por tasas de la Comuna se va recuperando. Sin embargo, ahora, con la segunda ola, no sabemos cómo va a repercutir. El impacto lo vamos a ver recién el mes que viene, porque el crecimiento de la curva (de contagios) se viene dando hace tres semanas, más o menos”. Finalmente, y en relación con la posibilidad de que el rebrote de contagios de COVID-19 ponga en riesgo el equilibrio de las finanzas de Merlo, el jefe comunal del Frente de Todos no dudó en asegurar que irían a pedir más fondos a la Provincia y a Nación.


“Vamos a ir a La Plata, a Olivos o al lugar donde nos puedan ayudar”, señaló.
Arturo Rojas, Necochea

“Al subir los casos se restringen las actividades y afecta a la recaudación”
“Nosotros agarramos un municipio muy complicado en lo económico, fuimos ordenando y tratando de recomponer los pagos con los proveedores, también con los trabajadores, los médicos y los docentes. Solo con ellos teníamos unos 270 millones de pesos atrasados, y recién ahora nos estamos poniendo al día”, aseguró el intendente de Necochea, Arturo Rojas. El jefe comunal “independiente” refirió que “con proveedores agarramos con casi mil millones de atraso, y estamos tratando de recomponer, pero seguimos en deuda”. En lo que hace a este año de pandemia, el alcalde del partido FE dijo que “recibimos ayudas de Provincia, tuvimos fondos de Nación en concepto de adelantos de ATP, que nos dieron como ayuda para ir compensando la caída de la coparticipación que estaba prevista; y otra, en forma de préstamos”. Acerca de la situación ante la segunda ola, Rojas evaluó que “el año pasado nos ingresaron, respecto de lo que teníamos previsto por coparticipación, cuarenta millones de libre disponibilidad; luego bajó a 34 o 35, hasta llegar a 9 millones, a ese nivel. Ahí arrancamos con lo de la pandemia y arrancaron las ayudas. Ahora veremos, porque al subir los casos se restringen actividades, y eso también afecta a la coparticipación, además de la caída de recaudación en términos municipales”. “Estamos discutiendo paritarias y nos genera mucha incertidumbre, porque no sabemos los recursos que vamos a tener. Si la situación sanitaria se complica se nos hace dificultoso hasta para pagar los gastos corrientes”, expresó.





Alejandro Federico, Suipacha
Sin noticias de los fondos del FIM 2020, ni de lo que va de este año

“Nuestra situación no es mala, a pesar de invertir más de lo previsto en Salud hemos podido cumplir con el pago de sueldos y aguinaldo durante todo el año”, admitió el intendente radical de Suipacha, Alejandro Federico. Sostuvo que “lo que sucedió es que no pudimos hacer la cantidad de obras que hubiésemos querido, porque estuvimos esperando, por ejemplo, los fondos del FIM del 2020 y lo que va del 2021, que todavía no los hemos recibido”. El jefe comunal de JxC añadió: “Estamos terminando algunas licitaciones, estimando que vamos a tener que poner una diferencia de dinero, porque el valor de las cosas se ha ido por las nubes en estos meses”. Federico dijo además: “Empezamos el año con números desfasados porque calculábamos lo que íbamos a recibir por coparticipación, pero algunos de esos recursos se fueron reemplazando por otros ingresos; algunos de ellos los tenemos que devolver (créditos del Banco Provincia)”. El alcalde boina blanca estimó que “cuanto antes recibamos el dinero, en año electoral, podemos mostrar a la gente obras, lo que hace la gestión municipal, por lo que cuanto antes lo recibamos es mejor. Si no recibimos nada del 2020, teniendo que mostrar actividad, imaginate cuánto estamos esperando los fondos del 2021”. Consultado sobre posible intencionalidad oficial en retrasar los fondos, Federico afirmó: “No creo, porque el Gobierno no puede estar en contra de casi el 50% de la Provincia. No quiero pensar mal, pero la realidad es que no hemos recibido esos recursos”.


Pablo Torres, Laprida
“Logramos sostenernos con ayudas no reintegrables de la Provincia”

El intendente de Laprida, Pablo Torres, aseguró que “el año pasado tuvimos momentos muy difíciles en abril, mayo. Ahí, la coparticipación provincial se nos cayó a la mitad, y la recaudación no tanto, pero hubo un bajón importante, habrá llegado al 60 o 70 por ciento de lo que preveíamos para esos meses”. “En principio logramos sostenernos con ayudas no reintegrables de la Provincia, que más o menos compensaron la caída de la coparticipación. Y tuvimos también alguna ayuda reintegrable, en nuestro caso, de unos 10 millones de pesos, que vamos a empezar a devolver en enero del año próximo. Con eso logramos pasar bien el año, incluso pudimos cumplir con la paritaria que habíamos firmado, que incluía aumentos del 37%, y ya arreglamos hasta el mes de julio”, explicó. El jefe comunal del Frente de Todos sostuvo que, de cara a la segunda ola, “habrá que ver cómo continúa esto, el volumen de enfermos que podamos tener en estos meses”. En cuanto al aporte de fondos del PREIMBA, Torres consideró que “todo suma, igual que el FIM. Con eso vamos a presentar un proyecto para reemplazo de luminarias eléctricas en lugares públicos, algo sobre lo que ya hicimos una experiencia con LED y nos permitió ahorrar casi un 20 por ciento por parte del Municipio”. Por último, el mandamás peronista expresó: “Sin este tipo de ayudas no hubiésemos podido concretar esta obra, lo mismo que una sala de atención primaria de la salud que estamos haciendo”.


Diego Valenzuela, Tres de Febrero
“Hubo una ayuda por parte de la Provincia, pero fue insuficiente”

El alcalde de Tres de Febrero, Diego Valenzuela, expresó que “hubo una ayuda por parte de la Provincia, pero fue insuficiente para lo que requirió el nivel de gasto por la pandemia en 2020, y eso nos obligó a hacer refuerzos municipales”. Al respecto, el intendente del PRO explicó que ”la pandemia nos insumió unos $557 millones, en términos de todo lo que tuvimos que afrontar, y el apoyo de Provincia y Nación fue de 177 millones, muy por debajo. ¿Esto significa que tuve déficit? No, porque tomé medidas, pero, claramente, los gastos por COVID fueron mucho mayores”. Valenzuela agregó que “ese apoyo lo conseguimos con mucho esfuerzo político, cuando debería haber venido de manera natural. Porque, además, la Provincia fue asistida discrecionalmente por la Nación, algo que está bien, porque es una provincia discriminada en cuanto a los recursos nacionales, recibe el 22%, cuando aporta el 38%, pero esa asistencia que vino a la Provincia quedó a nivel provincial y ella tuvo la discrecionalidad de compartirla o no con los intendentes”. Añadió que “este año vamos a observar lo mismo, es otro año de pandemia, vamos a tener que estar cuidando el trabajo, que no se cierren las actividades económicas y productivas, porque volveríamos a los problemas del año pasado”. Tras evaluar que “el FIM, del que logramos 12.000 millones, es una buena noticia, igual que el PREIMBA”, se refirió a los créditos del Bapro: “Soy de la idea de que esos fondos deberían ser una asistencia directa, que no se devuelvan, habida cuenta de que recibimos 177 millones y gastamos más de 500 millones, en nuestro caso”.