NOTA DE GRAFICA
02/06
Abad: "Hay que darle mayor músculo al radicalismo"
El presidente de la UCR provincial habla de cómo encarará la conducción del partido, la relación con la lista opositora, Juntos por el Cambio, la falta de diálogo con el oficialismo y cómo vive su familia este presente personal
Maximiliano Abad ya es formalmente el presidente de la Unión Cívica Radical de la provincia de Buenos Aires, cargo que ganó en una histórica elección interna que el radicalismo bonaerense no tenía desde hace años e involucró la participación de dirigentes nacionales. Unos comicios realizados en medio de la pandemia, al igual que el acto de asunción, llevado a cabo en el Concejo Deliberante de General Pueyrredón con la presencia in situ solamente del presidente saliente, Daniel Salvador; del nuevo titular y de la nueva vicepresidenta, Erica Revilla. El resto de los participantes lo siguió y participó virtualmente, con una gran convocatoria, que superó ampliamente las expectativas. 

-Seguramente, si te preguntaban hace un año ni hubieras imaginado que tendrías que asumir en el partido con una ceremonia virtual. ¿Cómo la viviste? 
-Un acto de asunción distinto, porque estuvo marcado en dos sentidos: primero, respetando absolutamente los protocolos vigentes en el marco de esta pademia que no afloja, que no nos permite volver a la normalidad; pero también utilizando todos los medios que nos permitan llegar a la mayor cantidad de gente e interactuar, lo cual pretendemos que sea también un mecanismo que, privilegiando siempre la presencialidad, esté vigente en toda nuestra gestión. 

-Ahora es el momento de conducir el partido. ¿Qué es lo primero en la agenda? 
-No hay agenda partidaria posible hasta que nuestra sociedad no empiece a recobrar el camino de la normalidad. Tenemos muchos objetivos y proyectos, pero lo principal hoy en día es aportar desde donde nos toque para superar la crisis social, económica y sanitaria provocada por la pandemia y profundizada por la incapacidad del gobierno en gestionarla. 



-Dijiste en tu discurso “pondré lo mejor de mí para construir más y mejor radicalismo”. ¿Cómo se construye más radicalismo en una sociedad donde sube el descontento con los partidos políticos?
-Construir más y mejor radicalismo significa actualizar y proyectar al futuro nuestros principios históricos, que son la libertad y la igualdad. La gente se enoja con la política cuando no encuentra las respuestas que busca y necesita, o cuando ve que la agenda nada tiene que ver con las necesidades reales. Estoy convencido de que nuestro partido tiene una oportunidad enorme de volver a empatizar con las mayorías populares. 

-¿Uno de los objetivos es conservar activos esos 120.000 afiliados que fueron a la interna? 
-Realmente es extraordinario que en plena pandemia y en una elección interna para elegir exclusivamente autoridades partidarias, más de 120.000 afiliados hayan concurrido a las urnas. Es una revalorización de los partidos políticos y es una inmensa responsabilidad para nosotros, que no sólo debemos contener y hacer participar a esas mujeres y hombres, sino convertirnos en un canal, en una vía para todos los que tengan vocación por la política y coincidan con nuestras ideas. 

-Dijiste, además, en la asunción que “cuando al radicalismo bonaerense le fue bien, el volumen, el peso y la incidencia nacional del partido se fortaleció”. Es todo un desafío, teniendo en cuenta que en pocos meses hay elecciones. 
-Sí, pero no es un concepto de coyuntura, no es un objetivo que se agota en una elección. Tenemos el desafío de fortalecer, de dar mayor musculatura al radicalismo bonaerense, porque no hay proyecto nacional sin la provincia de Buenos Aires. En la medida que podamos lograrlo estaremos, sin dudas, haciendo un aporte decisivo a la construcción de un radicalismo nacional con expectativas serias de volver al gobierno. 

-También afirmaste que “un partido de mayorías exige un esfuerzo enorme de participación y comunicación”. ¿Es algo en lo que el partido atrasa? ¿Qué tenés pensado para fortalecer eso?
 -No digo que atrasa, digo que es necesario incorporar a nuestra Carta Orgánica modalidades dinámicas y modernas de funcionamiento. Es imprescindible generar ámbitos permanentes de discusión, de debate y de participación política. No alcanza con una convención cada uno o dos años. Pongamos todos los medios actualmente disponibles para generar actividades en forma permanente, donde podamos interactuar y donde las distancias geográficas no se conviertan en distancias políticas. Un partido vivo es un partido en movimiento. La Fundación Alem tiene que ser una herramienta masiva de formación y capacitación política, y el partido debe facilitar esa tarea. 

-¿Qué querés que se diga de vos cuando dejés la presidencia? 
-Los procesos políticos no son personales sino construcciones colectivas. No espero reconocimientos personales. Me encantaría que, cuando terminemos nuestra gestión al frente del Comité Provincia, tengamos un partido mejor, vivo, fuerte y competitivo. 

-Presidente del bloque de Diputados y de la UCR bonaerense, ¿ya mandaste a hacer la gigantografía para poner en tu casa y que no te extrañen?
 -Las responsabilidades las asumo con todo. No sé si en casa me extrañan, pero sí sé que los extraño mucho. Marina y mis hijos están presentes siempre. Me involucro en las cuestiones familiares y en las escolares de mis hijos, con los que, esté donde esté, hablo cada día. Sin dudas son mi principal soporte y cable a tierra. -¿Qué dice tu familia de todo esto? -Apoyan permanentemente. Son incondicionales. A veces hay una puteadita, pero hay muchos más abrazos (risas). 





De cara a los comicios
“Juntos por el Cambio está unido, fuerte y vigente”


-Todos coinciden en que hay que permanecer en Juntos por el Cambio y fortalecer la alianza, pero, a la vez, piden más lugares. ¿Cómo se compatibiliza eso? 
-Los armados de listas generan siempre tensiones, y muchas veces, las pretensiones son legítimas. Como me dijo un amigo, “siempre hay más candidatos que lugares, la cuestión es cómo se resuelve”. Nuestra coalición debe consolidar una conducción integrada por todos los sectores que la conforman, y allí deben administrarse esas tensiones. Si no se pueden resolver hay que garantizar mecanismos democráticos para resolver esas cuestiones, que hoy son menores en función de la situación que vivimos. 
-Desde el radicalismo se piden más lugares en las listas de este año o que se abran las internas. ¿Ya lo charlaste con la gente del PRO? 
-No hemos charlado aún en el seno de la coalición sobre espacios o candidaturas. No es una discusión oportuna. Nuestros vecinos piden vacunas, no candidatos. Ya habrá tiempo para eso. 
-¿Y cómo ves a Juntos por el Cambio de cara a las elecciones? 
-Juntos por el Cambio está unido, fuerte y vigente. Para las elecciones falta mucho y no es momento de hablar de eso, porque hoy no es prioridad. 
-Muchos dicen que perder por poco no sería una mala noticia. ¿Coincidís? 
-No quiero hacer especulaciones electorales. No es el momento. No es la oportunidad 
-¿Es una elección donde el gran esfuerzo de uno y otro lado se va a dar en las secciones donde se votan senadores, como la Quinta, porque eso define si la oposición sigue dominando en la Cámara Alta? 
-Te digo lo mismo que en la respuesta anterior.



Relación con el oficialismo
“No existe el diálogo directo entre la oposición y el Ejecutivo”


-Hablemos de la Legislatura. ¿Hay un oficialismo legislativo dialoguista y un oficialismo del Ejecutivo que le pone trabas a ese diálogo? 
-En el ámbito de la Legislatura hay diálogo, y lo reivindico. Muchas veces coincidimos y muchas, no; pero dialogamos, discutimos y buscamos el consenso para avanzar. Lo que no existe es el diálogo directo entre la oposición y el Ejecutivo, y me da la sensación de que al Gobernador no le interesa mucho la mirada de la oposición. 
-¿Por qué a veces se consensuan leyes, como la del Cannabis, por ejemplo, y después no se puede avanzar para que, finalmente, se traten en el recinto? 
-No es correcto afirmar que está consensuada la Ley de Cannabis Medicinal. La estamos debatiendo y hay un consenso mayoritario en la necesidad de regular la cuestión, pero no en la letra de la Ley. En general, cuando arribamos a una síntesis, los proyectos son tratados y aprobados, lo que no es posible es imponer los temas. 
-¿Convocarías para que se vuelvan a sumar al bloque de Juntos por el Cambio quienes hoy están en Cambio Federal? 
-No es necesario convocarlos porque jamás les pedimos que se fueran. Ellos eran parte de nuestro bloque y decidieron escindirse. Deberías preguntarles a ellos.




Candidaturas
“Facundo Manes tiene mucho para darle al país desde la política”


-Julio Garro dijo en La Tecla de la semana pasada que el próximo Gobernador debe ser un intendente. ¿Coincidís? 
-Julio es un amigo. Sólo voy a decir que el próximo Gobernador va a ser el que elija el pueblo. Todos los sectores que integran la coalición tienen el derecho de proponer a quienes consideran sus mejores candidatos, y habrá una instancia democrática para resolverlo. Hablar de los candidatos del 2023 es ciencia ficción. 
-¿Vas a tratar de convencer al doctor Facundo Manes para que sea candidato? 
-Estoy seguro de que Facundo tiene mucho para darle al país desde la política. Es una persona muy valiosa, a la que estimo y respeto mucho. Nuestro partido tiene la responsabilidad de generar un programa, una matriz ideológica y llevarla a la discusión en el seno de la coalición que integramos. Facundo puede ser un emergente importante de ese debate. 
-¿Qué es lo que ves cuando decís “hay espacio para un radicalismo territorial”? 
-Un radicalismo territorial es el que, además de tener comité en cada pueblo, tenga dirigentes con formación y vocación para encabezar una propuesta de cara a sus vecinos. Por eso te he dicho que es fundamental generar mecanismos permanentes, dinámicos y modernos de comunicación y capacitación.



Relación con Posse
"Gustavo no me ha llamado después de la elección"


¿Cómo quedó la relación con la gente de la lista opositora, que también tiene lugares en el Comité? 
-La política es diálogo, y mucho más entre correligionarios. Conversamos mucho con distintos dirigentes locales y militantes que, ocasionalmente, fueron nuestros adversarios internos. En el acto de asunción participaron muchísimos de ellos, porque el partido somos todos y queremos ampliarlo, fortalecerlo y hacerlo cada vez más competitivo. 
-¿Has hablado últimamente con Gustavo Posse? 
-Gustavo no me ha llamado después de la elección. Seguramente me va a llamar para mi cumpleaños (NdR: la entrevista se realizó un día antes de que Abad cumpliera 44 años, el sábado 29).