TARIFAS
05/06
Esas promesas que después hacen ruido: ¿El primer y último aumento de gas del año?
“La decisión del presidente es que sea el único aumento hasta el momento”, indicó el interventor del ENARGAS Federico Bernal en su paso por HTH (Metro 95.1). “Argentina viene de un Gobierno como el de Macri en el que las tarifas se convirtieron en una pesadilla para los usuarios y las usuarias del servicio público", agregó el funcionario
Uno de los grandes problemas que ha tenido el Gobierno nacional desde el inicio de la pandemia tiene que ver con los anuncios que luego fue imposible cumplir. Por ejemplo, quizá el más destacado, el que tiene que ver con la llegada de vacunas. En su momento, Alberto decía que se iba a poder inmunizar entre enero y febrero a 10 millones de personas; situación que no se cumplió.

Y por supuesto, más allá de que la realidad indica que quienes no cumplieron fueron los laboratorios, la oposición se aprovechó de esos dichos y sacó provecho a más no poder. De todos modos, se siguen escuchando promesas, de toda índole. La última la hizo el interventor del ENARGAS, Federico Bernal, quien resaltó que no habrá más aumentos en el gas.

¿Se podrá sostener? ¿U otra vez será una promesa incumplida que le costará carísimo al Ejecutivo? “La decisión del presidente es que sea el único aumento hasta el momento”, indicó el interventor del ENARGAS Federico Bernal en su paso por HTH (Metro 95.1). “Argentina viene de un Gobierno como el de Macri en el que las tarifas se convirtieron en una pesadilla para los usuarios y las usuarias del servicio público“, completó, como para ponerle un poco más de leña al fuego. 


Federico Bernal

“Estoy de acuerdo con el diagnóstico del Ministro Guzmán. El Presidente se refirió sobre eso pocos días atrás. Él expresó públicamente sentirse muy tranquilo porque cumplió con los argentinos con su promesa sobre tarifas. Para el 50% de los usuarios y usuarias residenciales el impacto de esto se va a registrar en agosto. Para la mitad de los usuarios residenciales son $50 por mes. Cuando les lleguen esas facturas uno va a recibir un monto mayor al que viene pagando ahora, por los meses de invierno", continuó Bernal.

Y destacó a su vez que "el Ministro Guzmán lo expresó en varias oportunidades. Inclusive en otras oportunidades Wado de Pedro dijo que somos una coalición de gobierno que tiene sus coincidencias en algunos temas y sus diferencias. Y se resuelven como sucedió con la cuestión tarifaria. Los aumentos, los cuadros tarifarios, los acuerdos que se firmaron con las empresas", indicó

En el mismo sentido, ya en el final de la nota, resaltó que "todo esto se termina cerrando con acuerdos con las distribuidoras y tiene la firma del Ministro Guzmán. Estuve reunido con él una semana atrás y comparte; y coincide porque esta es la instrucción del Presidente de dar este paso, como se está dando. En materia energética y tarifaria es convergente”.

Como es sabido, el Gobierno oficializó la suba del 6 por ciento de las tarifas de gas para los hogares a partir de junio, a través de una publicación en el Boletín Oficial. Vale señalar que las tarifas estaban congeladas desde hace más de dos años, ya que el último incremento había sido del 29 por ciento en abril de 2019, durante el gobierno de Mauricio Macri.

La medida fue difundida en un anexo del Boletín Oficial y se espera que en las próximas horas se difundan los cuadros tarifarios detallados a través de una resolución de Enargas. En las resoluciones se instruye al Enargas a publicar los nuevos cuadros. El aumento ya había sido acordado y fue aceptado por todas las compañías del sector.

Cabe recordar que -tal como informó Infobae- este año el Poder Ejecutivo encaró el proceso de deshielo tarifario, pero dos visiones contrapuestas dentro de la coalición de gobierno chocaron ruidosamente. Por un lado, el mencionado Guzmán quiso poner en práctica su visión de que las boletas necesitaban incrementos de manera tal de que el Estado no termine gastando en subsidios este año más que en 2020.

Del otro lado, en el ala del Frente de Todos que responde a la vicepresidenta Cristina Kirchner, la postura fue que, en medio de un año electoral y de la crisis económica, los servicios públicos no deberían tener un reajuste que alcance las dos cifras.