POLITICOS EN PIJAMA
27/06
Desde Pergamino, Javier Martínez: “Conocí a Mauricio Macri a través del fútbol, fue una experiencia importante”
El jefe comunal pergaminense hace un recorrido por sus primeros pasos que lo llevaron a la política partidaria: la presidencia del Douglas Haig. Además, habla sobre cómo percibe la intendencia, el modo en que su familia lo acompaña y una experiencia que fortaleció a toda su familia.
El alcalde de Pergamino, Javier Martínez, hizo un repaso por su profesión previo a meterse de lleno en la intendencia. El vínculo con Mauricio Macri, el acompañamiento de su familia y momentos difíciles que tuvo que pasar, y que lo fortalecieron.

- Sos papá de Federico y Sofía ¿Qué edades tienen? ¿Cómo los describirías?

Federico tiene 25 años, es contador público recibido y la cargué con la responsabilidad de las cuestiones familiares, los negocios. Nosotros tenemos actividad agro ganadera y él está dedicado a eso mientras intenta ejercer su profesión, pero ya con eso tiene bastante.

Sofía está estudiando la Licenciatura en Psicopedagogía en la Universidad de Rosario, tiene 21 años.



Los dos tienen características parecidas: son muy responsables; muy serios, eso es una virtud de la madre; siempre han sido chicos que dan pocos problemas a lo largo de su crianza, son muy respetuosos, y están muy alejados de lo que es mi actividad. Ellos tratan por la vida tratando de omitir eso, lo máximo posible, al igual que mi mujer. No quieren ser reconocidos como el hijo de nadie.

- Contame sobre la actividad agro-ganadera

Allá por el año 96 compré mi primer lote, en el 2002 compré otro, en el 2005 otro, y de a poco se fue armando una estructura que hay que atender y como los campos son mixtos, hay parte de ganadería y de agricultura. Nosotros hacemos la parte de ganadería y la parte agrícola la alquilamos.

- ¿Solés visitar esos campos?

Suelo ir poco, antes iba mucho. Mi hijo si no va todos los días, va día por medio.

- ¿Y se encarga de todos los campos o sólo de algunos?

Sí, de todos, se encarga de toda la parte ganadera


- Que responsabilidad, ¿no?

Sí, a pesar de ser chico. Hace 5 años él era todavía muy joven y de a poco lo fue tomando viendo que yo no me podía ocupar, le gusta, lo lleva bastante bien. Como todo chico, ha cambiado parte del sistema, y yo lo apoyo. Él maneja banco, cuentas, todo lo familiar lo maneja él.

- Sos ex presidente del Douglas Haig, contame un poco de esa experiencia

Empecé en la directiva, entré como Secretario en el año 2005 o 2006. Es el club de nuestro barrio, mi papá era socio vitalicio de ese club, era de ferroviarios, mi papá era guarda del ferrocarril Mitre.

Allá por el 2009, el grupo que estaba trabajando me ofreció la presidencia y la acepté. Estuve hasta mayo de 2015 hasta seis meses antes de asumir como intendente.

La experiencia en el club ha sido extraordinaria, pasé 6 años de mi vida acompañando a los planteles; tuve la suerte de hacer campañas exitosas; tuve dos ascensos, uno en el 2010 y uno en el 2012, primero ascendimos al Argentino A y después al Nacional B.

Me he codeado con mucha gente buena en el fútbol y he hecho mis amistades, tengo la experiencia de haber transitado tanto tiempo con los planteles, acompañarlos. Acompañé a los planteles cada 15 días durante los seis años, sólo no fui a un partido con Huracán, que fue cuando se murió mi madre. Cada 15 días nos tocaba viajar a Tucumán, a Jujuy o a Mendoza y a mí me parecía importante que los chicos se sientan acompañados, y hacía un esfuerzo por acompañarlos y estar con ellos.

En ese momento me acuerdo de haber ido a Tucumán y haber cenado en la cancha con mis dos hijos y (José) Alperovich. En San Juan con (José Luis) Gioja, de hablar de fútbol, de lo que representaba el deporte para la sociedad.

Conocí a Mauricio Macri a través del fútbol, también fue una experiencia importante, ver como un dirigente argentino llevaba a un club a ser campeón del mundo. Para nosotros, que estábamos en el fútbol, eso generaba una sensación de bienestar, de sentir que los argentinos podemos competir con el Real Madrid, contra Barcelona.

- ¿Qué opinaba Mauricio Macri sobre tu rol como presidente del Douglas Haig en ese momento?

Lo traté más cuando estaba más lanzado en la campaña, en el 2015 lo fui a ver a la Calle Uspallata, la nueva sede del Gobierno, y me dijo "El rol en el fútbol ha sido exitoso, te toca asumir roles más importantes socialmente, para tu ciudad, para tu zona, pensá lo que va a ser Pergamino para el mundo, una ciudad que

va a poder producir alimentos en un mundo que los va a demandar, vas a tratar de tener que enfocarte también en esas cosas que son importantes", y la verdad es que me entusiasmé.

Arranqué, nunca había participado en política, era la primera vez. La Asamblea del club fue en marzo de 2015 y en abril dejé la presidencia y empecé a caminar mi ciudad para las elecciones que iban a ser en agosto. Fue un salto que primero nos pareció que era para probar y ver a los vecinos desde otro enfoque, ya no tanto desde el fútbol sino desde como un dirigente social.

La verdad es que nos fue bien, me acompañó buena gente, siempre me traté de rodear de gente buena, en el club me pasó lo mismo, me sentí muy protegido. En tres o cuatro meses hicimos la campaña y en agosto le ganamos las PASO a un intendente con el que era muy difícil de competir, un intendente del radicalismo que era diputado nacional y la ciudad no tenía una mala imagen sobre él, pero la gente eligió lo nuevo.

- Si bien con el fútbol también se hace política, ¿Alguna vez te imaginaste que ibas a llegar a ocupar un rol en la política como el que ocupás hoy en día?

No sé si lo habré pensado, pero uno nota que tiene ese compromiso de no ser tan desbocado en su vida privada, sino también de tener esa percepción sobre lo público, sobre la necesidad de avanzar todos juntos, que es importante tener una mirada más general de las cosas.

Yo vengo de una familia humilde, mis estudios se han hecho totalmente becados. Hice el secundario becado con la cuota del club y en la universidad becado por el Concejo Deliberante. Tengo esa percepción de haber crecido en base a la ayuda social, sobre eso estamos enfocando y vemos cómo podemos ayudar desde nuestro lugar, en lo mejor que podamos.

- Hablemos sobre tu infancia, tu familia

Mi papá era guarda del Ferrocarril Mitre, mi mamá cosía en casa. Éramos tres hermanos, una hermana falleció en la adolescencia, mi otra hermana estudió medicina y se recibió, y yo estudié Abogacía, los dos en universidades públicas, en Rosario.

Me recibí muy joven, había cumplido 22 años y entonces tenía una vida que por momentos parecía desgastada. Me fue muy bien en la profesión, me gustaba el derecho comercial, siempre me gustó, y como era una persona que tenía ganas de progresar, no tenía fiaca de moverme, me tocó mucho tiempo trabajar en Buenos Aires, en Mercedes, enfocado sobre el derecho comercial.



Nos fue bien en un momento en el que no éramos tantos y la profesión rendía, la ejercí desde el año ´92 hasta el 2015, muchos años. Cuando asumí a la intendencia, abandoné el estudio.

- ¿Cómo fue la pérdida de una de tus hermanas?

Tenía una enfermedad congénita, falleció a los 15 años. Esas cosas generan un vínculo y una fortaleza muy grande en la familia. Ya a mis padres no los tengo, pero nosotros fuimos muy apegados, muy compañeros, trato de serlo yo con mi hermano también.

Esas tragedias familiares generan un lazo y unión distinto. No hay dudas que nos fortaleció.

- ¿Extrañás ejercer la abogacía o crees que tu vida ahora pasa por otro lado?

No extraño la profesión, pero sí el club.

- ¿Te gustaría retomar algún lugar en el club?

En alguna etapa de mi vida quizá más tranquila, si eso no lo complica al club. Lo que pasa a veces es que cuando entrás a política, para los clubes puede haber alguna mirada que no les guste, entonces analizaría eso, pero si le sirve al club, en una etapa de mi vida sí me gustaría.

- ¿De chico qué querías ser?

De chico quería ser presidente.

- Estás en el camino correcto entonces

Sí. Cuando transité mi etapa pre adolescente, yo nací en ´69 y vivi muchas etapas de gobiernos militares, entré a la secundaria en el año ´83, ya con el devenir de la democracia, pero se ve que en las etapas anteriores, en el ´80, ´81, yo quería ser presidente entonces mi madre me llevó a anotar en un colegio militar, cuando empezaba la secundaria, porque ahí veíamos que los militares llegaban a ser presidentes del país.

Después alguien le aconsejó a mi madre que no, que convenía hacer la secundaria y después enrolarme a los 18 años, pero eso no pasó.

- ¿Todavía tenés ganas de ser presidente?

No, no creo, pero sí acompañar a algún presidente de cerca. Para aportar, creo que tenemos muchas cosas. He podido transitar la actividad privada, la actividad pública y la semi pública, creo ese cúmulo de experiencias me da la posibilidad de tener una visión de ayuda para quien le toque, de estar cerca del presidente, de estar cerca del gobernador. Uno aspira a seguir sirviendo en esto, que es una vocación de servicio.

- ¿Qué actividades solés hacer en tus tiempos libres?

Solamente algo de gimnasia, no tengo mucho tiempo libre por la profesión, pero sí hago gimnasia y me dedico un poco a las amistades cuando tengo un rato.

- ¿La falta de tiempo libre impacta a nivel físico?

Trato de hacerme un tiempo para ir al gimnasio, sino me cuesta llevar el día. Ahora no podemos por la pandemia, solamente podemos caminar en cercanía, pero sino trato permanentemente de estar bien físicamente, eso me hace bien.

- También ayuda a la cabeza

Sí, igual yo disfruto la intendencia, encuentro cosas muy positivas, como visitar las obras. No es una carga, lo tomo como parte de mi vida.

- ¿Cómo es vivir en Pergamino?

Pergamino es una ciudad muy linda para vivirla, disfrutarla. Tiene todo lo que necesita una ciudad y también la tranquilidad que es necesaria.

Los días nuestros se arrancan alrededor de las 8, 8:15 horas para llegar a la Muni y hasta las 15 horas aproximadamente, se hace un corte de una hora, hora y media y a la tarde hacemos calle, recorriendo. Eso nos permite estar un poco en el escritorio, mirar y analizar un poco los papeles, los números, las licitaciones, y después en la calle ves el resultado de eso, porque los ojos nuestros también son para nuestro personal, que siempre nos encontramos con alguien y lo saludamos, y al formar del mismo equipo quieren saber en qué andamos.

- ¿Qué es lo primero que hacés cuando llegás a tu casa?

Soy de mirar alguna película, mirar tele. Cocinar, poco, y hacer, poco. A mí hijo ahora también le toca hacer el asado.

No estoy mucho tiempo en mi casa, quizá algún fin de semana largo, pero sino la verdad es que me demanda mucho tiempo la actividad.

- ¿Te gusta mucho mirar películas?

No, lo hago como pasatiempos, pero sí miramos mucho fútbol, de cualquier tipo y categoría. Somos futboleros.

- ¿Mirás fútbol con tu hijo?

Sí, generalmente si estamos juntos miramos, comentamos, tenemos alguna apreciación.

- Me contaste que en tus tiempos libres te gusta verte con amigos, pero también me contaste que no sos asador ¿Quién se encarga?

Tengo algún amigo que asa. Yo soy un buen parrillero, pero tengo amigos que asan. Son amigos de varios lados, los de la infancia los preservo, son los de mi barrio, los que nos criamos juntos nos seguimos viendo, nos encontramos, compartimos cosas, además los matrimonios vienen todos del mismo lugar, prácticamente del mismo barrio.

Después, tengo amigos que me dio la vida, el club, la profesión, y ahora también de la gestión, que uno va cultivando a lo largo de los años.

- ¿Cómo son los tiempos con tu esposa? ¿Cómo manejan los tiempos complejos por tu trabajo?

Trato de que la familia entienda mi rol. Demanda tiempo y a veces estoy en la casa con la cabeza en otro lado, eso pasa. Hay que sostener eso sabiendo que también te volvés un poco público, que eso también priva de un montón de cosas, porque dejo de tener un rol familiar, soy casi un personaje que es un poco de cada cosa. A veces cuesta llevarlo, pero con el trajín de los años lo vas aprendiendo, y la familia también, se acostumbran a que te vas a sentar a comer en algún lado y te viene a hablar algún vecino de una cosa, otra de otra. Es nuestro rol, lo hemos aprendido y eso también impacta en la familia, porque a veces es mejor estar en tu casa, la familia tiene que amoldarse a eso.

- Te acompañan bien

Sí, cada uno está refugiado en sus cosas, muy alejados de lo mío, pasando por la vida sin ser "la mujer de..." ni "los hijos de...", todo lo contrario.

Mi mujer es docente, recientemente jubilada y ahora encontró su lugar con la jardinería, está haciendo cursos, invirtiendo su tiempo en eso y ocupar sus espacios libres.

- ¿Cómo te imaginás dentro de cinco años?

Me gustaría seguir apostando a servir desde el rol que me toque. Creo mucho en un país distinto, en un segundo tiempo como dijo el ex presidente Macri, liderado por quien tenga que liderarlo. Hay muchas cosas por cambiar y nosotros entramos para cambiar muchas cosas. Quienes llevamos cuatro o cinco años vinimos con la idea de cambiar una realidad que no se ha podido, entendemos que se intentó. Me veo desde ahí, buscando los consensos necesarios y los acuerdos para cambiar una realidad que es cada vez más dura.

No creo que vuelva a la actividad privada, una vez que me retire quizá pueda hacer algo social, a lo mejor no ligado a lo político partidario pero sí por ejemplo al club, en alguna organización sin fines de lucro.

- ¿Leíste el libro de Mauricio Macri?

Sí, lo leí, estoy terminando ahora el de María Eugenia (Vidal). El libro del ex presidente es importante para los que nos gusta la política, nos marca una

experiencia de las cosas que querés y podés hacer. A veces la realidad nos marca parámetros que nos superan y él ahí reconoce que ante esa adversidad de no poder generar los cambios necesarios, uno no encuentra las herramientas para vulnerar parte del sistema establecido que es al que le cuestan los cambios. Hay muchas superestructuras que se oponen a los cambios porque viven de la preventa del sistema, es lo que necesitamos cambiar, en ese frente voy a estar yo.