NOTA DE GRAFICA
01/07
"Veníamos a hacer otra cosa, no a administrar una pandemia"
El ministro de Producción destaca las políticas para paliar la crisis sanitaria, pero lamenta que el COVID haya cambiado el plan original de gobierno. Inflación, vacaciones de invierno, programas y el irrenunciable hobbie de la música
Augusto Costa, el ministro de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica de la Provincia, es uno de los miembros de la mesa más chica de Axel Kicillof. Con el Gobernador transita el camino de la política desde los años de la agrupación TNT en la facultad de Ciencias Económicas de la UBA. 
“Ahí conocí a Axel y a muchos de los compañeros y compañeras que hoy siguen caminando juntos. Desde que empezás en la facultad, ya no se puede abandonar ese camino cuando hay vocación y compromiso”, afirma.
Cuenta que no proviene de una familia politizada o donde se discutiera política. “Al revés, te diría. Yo, con algún tipo de experiencia en el secundario muy tangencial, ya había empezado a entender que la necesidad de comprometerse es clave para poder transformar lo que a uno no le gusta y ser parte de esa transformación”, señala. La militancia universitaria potenció esa vocación. 
Después “entramos a militar al kirchnerismo en el segundo gobierno de Cristina, y seguimos comprometidos desde el primer momento”. Ahora es parte del equipo que tiene la responsabilidad de guiar la Provincia, en un contexto inesperado, que cambió los planes originales 



-¿A ustedes les tocó el mejor lugar en el peor momento? 
-Sí. Cuando asumimos sabíamos que teníamos un desafío inmediato, que era poner en funcionamiento la estructura productiva de la Provincia, generar una rápida recuperación del trabajo y, sobre todo, de los sectores que venían más golpeados. Como la industria manufacturera, que había sufrido una pérdida de 20 Pymes por día durante el gobierno de Vidal y había estado desatendida por parte del Gobierno. Lamentablemente, la pandemia nos cambió algunas prioridades y afectó a gran parte de los sectores productivos. Pero tenemos la tranquilidad de haber estado presentes, con instrumentos para delinear el impacto de la pandemia y para permitir que podamos transitar todo este largo año de restricciones procurando que haya la menor pérdida de empleo y de producción posible. 
-¿Cuál es la situación productiva de la Provincia? 
-La actividad económica se está recuperando. Aún no llegamos a los niveles prepandemia, pero vemos que la economía está creciendo, que se está recuperando el empleo. Particularmente, la industria manufacturera está no sólo produciendo en niveles superiores a los del 2020, sino también a los de 2019. En el primer cuatrimestre estuvimos con un cinco por ciento de producción industrial por arriba del mismo período del 2019, con lo cual, la capacidad de recuperación, a partir de las políticas que estamos desarrollando, nos brinda mucho optimismo para que cuando dejemos atrás esta situación tan excepcional tengamos una actividad económica que crezca de manera sostenida. Y que venga la recuperación del trabajo, sabiendo que veníamos de muchos años de pérdida de empleo. En el último año recuperamos 16.000 puestos de trabajo en la industria, y esperamos seguir en esta tendencia. 



-¿Cuál es el sector al que le va a costar más salir? 
-En la medida que sigan las restricciones, porque todavía no se puede dejar atrás la pandemia, el turismo, la cultura, la gastronomía van a ser actividades que no podrán funcionar a pleno y van a estar afectadas. Hay sectores del comercio que, por las restricciones de circulación, van a seguir con dificultades para recuperarse, como algunas industrias que dependen mucho del mercado interno y también pueden verse afectadas. Para mí, la buena noticia es que, a medida que avanza la vacunación y se pueden ir recuperando actividades, vemos una muy rápida capacidad de respuesta del sector productivo, como para que la mayoría de los sectores puedan crecer rápidamente. 
-¿Se piensa algo específico para la pospandemia? 
-Lo que vemos es que la propia dinámica de la economía va a permitir que las actividades que hoy están más rezagadas puedan recuperarse plenamente. De todas formas, nuestra lógica de trabajo es evaluar el estado de cada uno de los sectores, y buscar instrumentos a medida para acompañar a cada actividad. Si vemos que alguna va a requerir de algún apoyo específico para poder recuperarse, por supuesto vamos a tener programas en esa dirección. 
-¿Hay alguna actividad que deba apuntalarse un poco más para que se produzca la recuperación más rápido? 
-La recuperación es traccionada por la construcción, la industria automo triz, la industria de equipamiento; sectores que, por su propia lógica, empujan a otros. Para nosotros es importante que este proceso de recuperación se complemente con un crecimiento del poder adquisitivo de la población, porque la mayoría de las actividades necesitan de un mercado interno dinámico. Eso requiere que haya un crecimiento del salario real y de los ingresos. Ahí, como amenaza, tenemos la tasa de inflación actual, que, claramente, está en niveles que dificultan mucho la recuperación de ingresos, y por eso se están desplegando una serie de medidas a nivel nacional y provincial para generar una mejor perspectiva respecto a los precios. Con un mercado interno dinámico, con más ingresos y recuperación de la actividad, creemos que la mayoría de los sectores deberían ir recomponiéndose. Y después, apuntar a mejorar la situación de los sectores exportadores para que puedan colocar más producción bonaerense en el exterior. Eso genera divisas y más empleo genuino y de calidad. 



-¿Cuáles son las expectativas personales para el 2021? Seguramente se sueña con la normalidad para desarrollar lo que tenían pensado
-Sí. La expectativa es vacunar, como dice el Gobernador. Hay una única campaña, que es la vacunación. Queremos vacunar, vacunar y vacunar, y a partir de la vacuna ir liberándonos de esta pesadilla que nos tocó atravesar. Cuando asumimos el gobierno veníamos a hacer otra cosa, no a administrar una pandemia; pero, más allá de lo que nos tocó, los objetivos son los mismos. Queremos poner de pie a la Provincia, recuperar su producción y su trabajo, y estoy convencido de que con todo el esfuerzo que se hizo para conseguir las vacunas, el operativo de vacunación que se montó, y la posibilidad de ir alcanzando este año una cobertura que nos permita dejar atrás la pandemia, vamos a poder avanzar en el camino que veníamos a transitar. Es el único sueño que tengo, y también tengo la confianza que, más temprano que tarde, podemos volver a la normalidad y dar vuelta esta página. 




Gestión
“Con los intendentes tenemos una agenda muy cercana de trabajo”


-¿Qué es lo que más reclaman los intendentes? 
-Al ministerio de la Producción es la posibilidad de que lleguen, a quienes están con necesidades en el territorio, los instrumentos tributarios o los programas de subsidios del gobierno nacional y provincial. Tenemos una agenda muy cercana de trabajo; después los intendentes tienen sus particularidades y necesidades específicas, pero nosotros estamos con muchos programas, llegando a todo el territorio, y trabajando articuladamente para que, en primer lugar, se cumplan los protocolos de funcionamiento para garantizar los cuidados de salud, y segundo, que en medida que la situación sanitaria lo permita todas las actividades que puedan funcionar estén funcionando.



Receso invernal
“Para las vacaciones vamos a hacer protocolos muy estrictos”


-¿Para las vacaciones de invierno se va a contemplar algún programa especial de apoyo a los distritos receptivos de turismo, como se hizo en el verano? 
-La temporada de verano es un muy buen ejemplo de cómo se pueden dar señales de previsibilidad a un sector que necesitaba funcionar de la mejor manera posible dadas las restricciones que imponía la situación epidemiológica. Con el Gobernador, en octubre se tomó la decisión de que haya temporada de verano y se prepararon los protocolos con cada sector del turismo y con cada municipio. Tuvimos la mejor temporada posible, con aproximadamente el 75 por ciento de turistas de un año normal. Con esa experiencia evaluamos que se pueda realizar turismo en invierno, porque no está restringida la circulación, pero sabiendo que es muy importante que, mientras se termina de consolidar el proceso de vacunación, sigamos cuidándonos. Vamos a hacer protocolos muy estrictos para el cuidado y para garantizar que quien viaje no se contagie ni contagie, y no se generen problemas a nivel sanitario. No tenemos pensado desarrollar una campaña de turismo en un sentido tradicional, como sería en una situación sin pandemia, pero sí garantizar que se pueda realizar actividad en el marco de la situación actual. 
-¿Tienen pensado algún programa para los sectores que viven del turismo y se verían afectados? 
-Para el turismo y la cultura, que fueron los sectores más afectados, tuvimos un fondo de reactivación que distribuye 1.300 millones de pesos entre los establecimientos. Y el Gobernador ya anunció un programa de sostenimiento de las actividades afectadas por la pandemia, como gastronomía, salones de fiestas, canchas de fútbol cinco y otros deportes y actividades que estuvieron sin funcionar. A partir de una presentación simple de un formulario online van a poder recibir un subsidio. Ahí, también, el Estado está presente, como lo está a través de las facilidades de pagos de Arba, las exenciones impositivas, los créditos del Banco Provincia para financiar capital de trabajo y los programas de asistencia del Ministerio de Trabajo. Hay una batería de políticas del Estado provincial que alivia el impacto del coronavirus y permite que lleguemos de una manera mucho mejor a la última etapa de la pandemia.





Precios
“La inflación es uno de los principales problemas económicos”


-A la inflación no se le encuentra solución. ¿Qué opina? 
-Efectivamente, la inflación es uno de los principales problemas económicos que tenemos en Argentina. Ante un fenómeno tan complejo se requiere contar con muchos instrumentos; desde los macroeconómicos, que tienen que ver con una política tarifaria que evite una suba de costos transversales en la economía, hasta herramientas para evitar que el gran crecimiento de los precios internacionales de los alimentos, y de los commodities en general, siga impulsando los precios internos. Se requiere un manejo de las cuentas públicas que dé sustentabilidad en términos de precios, y programas que apunten a reducir la capacidad de abuso de algunos sectores concentrados de la economía. Programas como Precios Cuidados, Supermercado más Cerca, del Gobierno nacional, y nuestro Comprá más Cerca, que complementa en los comercios de proximidad las políticas nacionales. La realidad es que cuando nos tocó asumir, la tasa de inflación estaba alrededor del 54 por ciento; un nivel de suba de precios que hace todo mucho más complejo. Se están tomando medidas y confiamos que en los próximos meses se desacelere la inflación, que es lo que tanto necesitamos. 
-¿Llegaron un poco tarde esas medidas? 
-No. Se van tomando en la medida que se necesitan. Lo que no estaba contemplado era esta suba tan abrupta de los precios internacionales, que golpeó no solamente a la economía argentina, sino también a la mayoría de los países. Es un fenómeno mundial que, por las particularidades de Argentina, acá impacta muy fuerte. Estamos en una situación muy extraordinaria, que genera fenómenos que hay que enfrentar en la medida que aparecen, con los instrumentos que se tienen.



Sueños y expectativas
“En mi experiencia de militante me tocaron situaciones adversas”


-¿Se cumplen las expectativas de lo que soñó cuando se metió en política? 
-Sí, porque mi sueño como militante siempre fue contribuir a que los sectores populares estén mejor; y si bien siempre en mi experiencia de militante me tocaron situaciones muy adversas, estoy convencido de que con el compromiso, el esfuerzo y la capacidad que tenemos desde nuestro espacio político pudimos lograr hacer lo mejor dadas las circunstancias. Muchas veces, cuando uno se olvida de los contextos, pareciera ser que falta mucho por hacer; cosa que es cierto, pero también es importante para mí que desde el gobierno provincial y desde el lugar que me tocó se haya trabajado incansablemente para lograr que el impacto de la pandemia sea el menor posible. De eso se trata la militancia y ser parte de un proyecto colectivo. Nuestro objetivo es transformar la realidad para que todos puedan estar mejor. Seguro que es un camino muy largo, pero lo estamos transitando, y creo que con mucho compromiso y convicción.




Creador del Programa
“Precios Cuidados funciona muy bien y va a funcionar mejor”


-Es el creador del programa Precios Cuidados, que subsistió a los cambios de gobierno. ¿Cómo lo ve hoy? 
-El objetivo, cuando se implementó, era brindar precios de referencia a los consumidores y señales de previsibilidad y estabilidad. A medida que se extendió, el programa cumplió con los objetivos, y para mí, el resultado hasta 2015 fue muy positivo. En el Gobierno de Macri no se discontinuó pero, lamentablemente, se desvirtuó, se le cambió la lógica y perdió su sentido y efectividad. Con Alberto Fernández se recuperó esa herramienta que, en la medida en que podamos salir de la situación excepcional y se puedan ir ordenando los precios, va a contribuir mucho. Funciona muy bien en estos momentos y va a funcionar cada vez mejor en la medida que salgamos de esta situación de pandemia. 
-Aun siendo exitoso no ha podido ser un freno para la inflación. ¿Es un debe del programa? 
-No. La inflación depende de muchísimos instrumentos, y Precios Cuidados es uno de ellos. El año pasado, por lo extraordinario de la situación, se aplicó a nivel nacional el programa de Precios Máximos, que cubrió una gran parte de los bienes que se consumen diariamente y que, en conjunto con todas las políticas que se tomaron, generaron una tasa de inflación menor de la que habría sin esas herramientas. Uno cree que cuando hay inflación alta, las herramientas no funcionan, y lo que habría que preguntarse es qué hubiese pasado si ellas no se implementaban. Claramente, la inflación hubiese sido peor, porque veníamos de un nivel altísimo que dejó el macrismo, y a eso se sumó el impulso muy fuerte de los precios internacionales. De no contar con esas herramientas se hubiese espiralizado la inflación a niveles insostenibles.



Cultura, bajo y guitarra
“En el verano grabé unos temas que tenía compuestos”


-De usted depende el área de Cultura, otro sector muy golpeado. ¿Hay algún anuncio para hacer? 
-Tenemos el acompañamiento a los diferentes sectores y trabajamos para poder volver a la actividad en las instituciones culturales de la Provincia, nuestros museos, teatros, el archivo histórico, las bibliotecas. Estamos tratando de poner en funcionamiento toda nuestra infraestructura cultural, además de trabajar mucho con los diferentes sectores de la cultura y con los municipios, con el programa de acompañamiento y la entrega de subsidios a quienes lo necesitan. Queremos que la Provincia vuelva a producir y generar actividades culturales. 
-Hay quienes esperan el recital de Augusto Costa en el Salón Dorado. 
-(Risas) Es una cosa pendiente que tenemos. Cuando esto se normalice, seguramente se pondrá el Salón Dorado al servicio de la cultura, como tanto nos gusta. -¿La guitarra es un vicio que sigue despuntando o quedó un poco archivada? -Siempre fui un músico amateur que cuando está en su casa y tiene un rato agarra la guitarra y se pone a tocar. Eso no lo perdí nunca, y sí tuve la posibilidad en el verano de grabar unos temas que tenía compuestos, y lo hicimos con unos amigos. Ahí toco el bajo, como hobbie, como cable a tierra; es una actividad que seguramente siempre mantenga. Obviamente, las responsabilidades son otras, pero es importante tener una actividad que te permita poner energía al servicio de algo creativo. 
-¿Siempre con el mismo grupo? 
-Sí, siempre con Remanentes.