CONFLICTOS
05/07
Tras la pelea en el programa, Mar Tarrés renunció a “La Academia”
La participante se enojó con su coach porque, según ella, la difamaba, decía que llegaba tarde a los ensayos y que se lo pasaba llorando. El fin de semana anunció que se iba del certamen.
Mar Tarrés era una de las participantes de “La academia” que generaba expectativa por su humor y su mensaje, sin embargo, no duró mucho, ya que decidió renunciar este fin de semana luego de discutir con su coach, Judith Kovalovsky. El viernes se cruzaron cuando la participante dijo que quien la preparaba le jugaba en contra porque hablaba mal de ella.

“El viernes cuando yo dije de renunciar me ofrecieron el cambio de coach, pero iba a seguir siempre y cuando ella no se quedara sin trabajo, pero el momento a la coach no le asignaron ninguna otra pareja porque todas ya cuentan con un coreógrafo”, dijo Mar Tarrés a Teleshow. Fueron varios los cruces que empezaron en el programa y luego continuaron cuando Mar aseguró que ella se quedaba sin trabajo porque su coach era la cuñada de Adrián Suar, entre otras acusaciones.

La participante además aseguró que Kovalovsky hizo echar a su primer bailarín, Iván: “Un chico humilde que vino de Córdoba a cumplir sus sueños, era la primera vez que iba a tener un trabajo bien pago como este y ella manipuló todo para sacarlo, y no me olvido del maltrato que ejercía con él cuando no le salía un paso”. También agregó que no era cuidadosa respecto al coronavirus: “Volvió de EE.UU y no hizo la cuarentena, ella se había vacunado allá pero nosotros no. Sus hijos dieron positivo de Covid y nos hacía ensayar en el SUM de su edificio porque ella no podía salir”. 

“Exploté y hablé con la producción y renuncié porque no aguantaba más. Ellos me dijeron que me quede y que me cambiaban de coach pero la verdad con tantos medios mintiendo y cubriéndola porque es la mujer del dueño de Polka no puedo seguir”, agregó.

Kovalovsky, por su parte, escribió en su Instagram: “La única que no trabaja más en ShowMatch soy yo, por pedido de la participante, que nunca cumplió en tiempo y forma con el trabajo para el cual la convocaron. No tengo autoridad ni poder para echar a nadie, siempre me basé en las reglas de la empresa. Todo lo que digo lo puedo confirmar con pruebas. Me duelen todas las mentiras que leí y me parece muy injusto estar involucrada en este ‘conflicto’. Es por eso que desde este momento iré por la vía judicial”.