POLITICOS EN PIJAMA
01/08
Carolina Barros Schelotto: “A veces la gente no ve mi realidad diaria, ser ´la hermana de´ no me define”
Entre recuerdos en la cancha de Gimnasia y sus amigas de toda la vida, la legisladora de la oposición remarca la importancia de la familia y los afectos en su vida. El duelo por la reciente muerte de su padre, paisajes platenses y más.

Carolina Barros Schelotto es legisladora de Juntos por el Cambio. Se muestra orgullosa de sus hermanos, que han tenido una gran experiencia en el fútbol, y también marca la cancha a la hora de decir quién es y cuál ha sido todo su recorrido para llegar a donde hoy está.


- ¿Cuáles son las cosas que siempre te llevan a pensar en La Plata?

Nada me lleva, porque nunca me fui, siempre estuve acá, La Plata es mi lugar y el lugar de toda mi familia, desde mis abuelos en adelante, todos son de La Plata. Es una ciudad a la cual queremos mucho, es mi ciudad. La gente cuando decís "Barros Schelotto" relacionan enseguida el apellido con La Plata.

Tengo los más lindos recuerdos, tuve una infancia súper feliz con mucha familia, abuelos, tíos, hermanos y sobre todo con una mamá y un papá que siempre estuvieron con nosotros. Hace dos meses que murió mi papá, así que todos esos lazos se vuelven más fuertes, esos "te acordás cuando hacíamos esto o el otro" nos llevan a volver a esa instancia tan linda, a toda una vida muy linda, soy una agradecida.

- ¿A qué lugares de La Plata te gustaba ir cuando eras chica?


Obvio que desde chica papá siempre estuvo ligado a Gimnasia, fue hasta presidente, así que íbamos a la cancha a ver a Gimnasia. Con mis amigas, en su momento íbamos a salir al teatro, y compartíamos mucho. El otro día nos acordábamos de cuando íbamos al bosque, que andábamos en las grutas, cosas que se perdieron en algún momento. 

Cuando éramos chiquitas, la mamá de una amiga nos llevaba a todas disfrazadas al Teatro Argentino, a la parte del vestuario, no me acuerdo si se podía entrar a ver, y nosotras íbamos todas disfrazadas. Pobre la mamá de esa amiga, llevaba a mil locas disfrazadas (risas). Siempre todo está atravesado por la amistad, creo que eso es lo importante.


- ¿Y te gustaba ir a la cancha o ibas porque la familia iba?


Sí, íbamos todos juntos, obvio que eran más fanáticos mis hermanos y mi papá, pero si era un plan familiar, íbamos todos.

- ¿A qué colegio fuiste?

Al Eucarístico, desde jardín hasta que terminé la secundaria. Después estudié Agronomía, soy Ingeniera Agrónoma, y ya en la facultad empecé a dedicarme un poco a la política. Después de que me recibí mezclé lo técnico con lo político, hace mucho tiempo ya (risas).

- ¿En qué espacio militabas en la facultad?

En la UPAU (Unión para la Apertura Universitaria), estuve en la lista y todo.

- En tu recorrido político, siempre estuviste orientada hacia temas del medioambiente

Sí, primero con todo lo que tiene que ver con la horticultura, porque junto a la floricultura, son dos actividades muy importantes en el cordón verde que tiene el Gran La Plata. Empecé dedicándome a eso con dos ingenieras de la facultad, y trabajando también políticamente. Después la política me fue absorbiendo más, pero sin descuidar la parte técnica y lo productivo que es lo que me gusta y siempre me interesó.

- Militaste muchos años en el peronismo, ¿Qué te hizo dar el salto para hoy formar parte del espacio de Juntos por el Cambio -ahora Juntos-?

Sí, el salto fue cuando se creó el Pro. Junto con Julio Garro fuimos los iniciadores de acá en La Plata. Creo que el Pro es un espacio amplio que nuclea a mucha gente que quizá tenía una militancia previa, eso es un valor agregado en sí mismo, y enriquece al Pro. Desde ese lugar es que se fundó también, la gente venía de diferentes partidos y hoy nos toca estar en el Pro, militar, acompañar y en caso de la Legislatura, acompañar al partido y al proyecto, eso es lo más importante.


- ¿Crees que se puede hacer amistades en la política?

Creo que la política no es un club de amigos, pero sí creo que hay gente dentro de la política a la que uno considera amigo. Para mí Julio Garro es un amigo.

- ¿Qué compartís con Julio?

La política y la mirada sobre la ciudad. Creo que es importante. Hoy él tiene un espacio en el que también se dificulta planificar otras cosas, pero hoy compartimos es la mirada sobre la ciudad y lo que queremos para ella.



Después, hay un buen compañerismo en general. Mis amigas son las toda la vida, pero con los legisladores tenemos un buen compromiso, que eso es importante. Venimos de distintos lugares y la vida nos unió y nos puso en la misma función, y desde ese lugar compartimos.

- ¿Qué proyección hacés, más allá de lo político, de acá a por ejemplo, cinco años?

En mi familia, mi esposo es Ingeniero Agrónomo como yo. Tenemos tres hijos, de los cuales dos se dedican al fútbol y el tercero todavía está en la facultad, son Juan (22), Tomás (20) y Salvador (16) y Mariano mi esposo. Tenemos un campito donde ellos crían caballos, así que me veo acompañándolos en todo ese proceso que sé que a ellos les gusta mucho y que es parte de la charla familiar de todos los días, el trabajo diario.



Quiero acompañarlos y disfrutar del crecimiento de ellos, en el deporte también, y ver qué pasa con ellos en el fútbol. Como nos acompañaron mamá y papá a nosotros (hermanos), creo que es lo mejor que podemos hacer, y desde ese lugar siempre estamos con mi esposo. También lo acompaño a él en su actividad, es algo que me gusta y me llena.

Realizo una actividad pública que muchas veces es difícil en el sentido de intentar cambiar una realidad muy complicada, y mi cable a tierra es mi familia, eso es importante para mí.

- ¿Cómo definirías a cada uno de tus hijos?

Lo más lindo que tienen los tres es la bondad, son chicos muy buenos, muy compañeros. Obviamente, como cualquier chico hay momentos en lo que se enojan, que las cosas no les gustan, pero siempre aceptan un consejo. Con mi esposo siempre decimos que ver a nuestros tres hijos es ver parte de lo que hemos hecho nosotros y tenemos que estar por demás contentos.

- Más allá de estas características en común, ¿Los ves diferentes o parecidos entre sí?

¡Son totalmente diferentes! El mayor es más callado, Juan; Tomás es extrovertido y Salvador es el más extrovertido de los tres. Lo que tiene es que también son muy compañeros de mi esposo con todo el tema del campo, siempre tienen temas en común, por el deporte también tienen que cuidarse, así que no son de salir mucho, son muy familieros, están mucho en casa y comparten con amigos en las casas, están mucho con nosotros.

- ¿Tienen animales en el campo? ¿Qué actividades hacen?

Sí, crían caballos de polo. Mi marido empezó hace muchos años, cuando era chico, y es algo que ahora los tres hacen, es la actividad familiar.


- ¿A tus hijos les gusta montar?

Sí, los mayores se tienen que cuidar, no pueden andar a caballo por el tema del fútbol, pero el más chico sí se dedica a eso con mi esposo. Juan ya tiene contrato con Gimnasia entonces no lo puede hacer, pero más allá de eso, puede producir lesiones, si te caes de un caballo quizá después no podés jugar. Su actividad es el fútbol, así que la tienen que cuidar.

- ¿Y a vos te gusta montar?

No soy de andar mucho a caballo, pero me gusta mucho el tema de la cría.

- ¿Ves a tus hermanos, los mellis, reflejados en tus hijos? en el mundo del fútbol ¿Buscan referenciarse con ellos?

Obvio que los tienen de ejemplo. Mis hermanos dejaron la vara muy alta porque les salió muy bien y estuvieron en equipos muy importantes. Dejaron tan alta la vara que no sé hasta dónde llegaran mis hijos, pero sí tienen el ejemplo de cuidarse, de seguir una vida sana, de tener objetivos claros hacia donde quieren llegar.

- ¿Crees que siente presión en verse reflejados en los mellis?

¡No, para nada! Sólo digo que el punto a seguir es muy arriba, pero cada eligió lo que quería ser. Es más, el más chico lo acompaña también a mi esposo en la cría de caballos, y si hubiese sido por mi esposo, habría querido que todos se dedicaran a la cría de caballos exclusivamente, así que no, cero presión con el tema del fútbol.

- Más allá de tu extensa carrera política, claramente hay una asociación que hacen con tu apellido ¿En algún momento eso te molestó o te hizo sentir mal?


No. El apellido va más allá de mis hermanos, siempre lo tomé como algo natural y normal. Siempre digo lo mismo: si tuviera que elegir, vuelvo a elegir los tres hermanos que tuve, a Pablo, a Gustavo y a Guillermo. A veces el de afuera lo ve de otra manera, o en la desvalorización del otro toma el "ser hermana de" como condición que me permitió llegar a donde llegué, y no, lo que me permitió llegar a donde llegué fue porque hace 31 que estoy trabajando en política, estudié, me perfeccioné y todo eso no lo ve la gente porque el que no me conoce no ve mi realidad diaria.

A veces la noticia es "la hermana de". Sí, soy "la hermana de", pero no me define como tal eso, sino todo lo que hice a lo largo de mi vida, seguramente con muchos errores, aciertos creo que también. Me encanta tener los hermanos que tengo, pero no me definen en lo que soy hoy.

- ¿Qué recuerdos tenés de la infancia con tus hermanos, tus papás, amigos?

Al ir siempre al mismo colegio, mis amigas son las que tengo desde los 3 años, fuimos creciendo juntas. Sus padres son amigos de mis padres, sus hermanos también eran compañeros de colegio, eran todos amigos de todos, creo que eso fue muy lindo, poder compartir todo en familia.

Fue una infancia donde obviamente el fútbol estuvo muy presente, porque teníamos que ir a ver a los chicos que jugaban, incluido mi hermano Pablo que ahora es médico, y a los mellizos. Yo jugaba al tenis, y siempre el deporte estuvo ligado a nuestra vida para una vida sana. Después el colegio, terminar el colegio y la pregunta sobre qué vas a estudiar. Siempre tuvimos el acompañamiento y ahora que nos tocó despedir a papá, vemos todo lo que nos acompañaron, lo que estuvieron presentes, mamá lo sigue estando.

Nos mostraron que lo importante es la familia. Ahora, a veces pasa algo malo y las parejas ya se separan. Ellos marcaron la importancia de la familia, de pelearla juntos, nos dieron mucho cariño y mucho amor que hoy se valora, porque se ve reflejado también en el cariño de sus 15 nietos a sus abuelos, es algo muy lindo. Soy una agradecida de la vida que tuve, y creo que en esto de ser agradecida está también el poder ayudar hoy al otro, y a veces no llegamos a muchos, pero con ir cambiando de a poquito pequeñas realidades creo que eso es devolver lo que la vida nos dio.



- ¿Cómo estás transitando el duelo?


La verdad es que es re triste, porque como decía fue un papá re presente y era una persona re sana. Le agarró covid y no estaba vacunado, entonces te enoja saber cómo se manejó el tema de las vacunas. Se transita con dolor, todos aquellos que han perdido un ser querido, y más en esta pandemia, entenderán de qué les estoy hablando. Es seguir así.

- Te quedan los hermosos recuerdos

Sí, tenemos mucho para recordar de bueno

- ¿Qué solés hacer en tus tiempos libres?

Generalmente cuando tengo tiempo libre aprovecho para ir al campo con mi esposo, mis hijos, y somos de compartir también mucho con mis hermanos, en familia, juntarnos. De chiquita jugué al tenis y después lo dejé, y ahora entreno de nuevo, estoy tratando de llevar una vida sana.

- Y jugar tanto tiempo y dejar se debe sentir bastante en el cuerpo, ¿no?

Jugué desde los 6 hasta los 19, ya cuando empecé la facultad ahí dejé, me llevaba tiempo. Si bien seguía entrenando y haciendo cosas, no era de la misma forma.

- ¿Cómo vivís el paso de los años? ¿Te preocupa?

No, es algo que vivo con normalidad, disfrutando de cada etapa, de cada momento, el presente, y pensando en un futuro mejor, no para mí sino para el conjunto de la sociedad.