LA TECLA MAR DEL PLATA
10/08
Realineamientos, PASO y gobernabilidad en el Concejo marplatense
Del oficialismo salió un nuevo bloque que modifica la correlación de fuerzas. El gobierno necesita aliados y la oposición se robustece. Los protagonistas se juegan el futuro en las elecciones.

Una imagen expone la intrincada red de alianzas que, hábilmente, Guillermo Montenegro tejió para llegar a la intendencia de General Pueyrredon, en una coalición triunfante que supo explotar el potencial de la unidad, pero que al andar del carro comenzó a evidenciar inconvenientes al momento de la gestión.

Se trata de la foto de los dos concejales y dos consejeros escolares que rompieron con Juntos y formaron un nuevo bloque, Crear Juntos, nacido del acuerdo entre Crear, del senador bonaerense Lucas Fiorini, y Creciendo Juntos, la corriente de los militantes que se fueron de Partido Fe luego de que éste se incorporara al Frente de Todos.

A 20 meses de la asunción de los ediles elegidos en 2019, el oficialismo perdió la mitad de las bancas logradas.  Son las correspondientes a los concejales Alejandro Carrancio y Nicolás Lauría y a los consejeros Natalia Russo y Marcelo Veneziano. Las más resonantes, la del Concejo Deliberante, echaron por la borda cualquier anhelo del gobierno de lograr la mayoría propia con las legislativas 2021.

El nuevo escenario, además, le trae una mayor preocupación a la cúpula que gobierna La Feliz: al encabezar la lista de concejales en 2019, el basquetbolista Lauría es el reemplazante del jefe comunal ante situaciones de fuerza mayor. Por caso, en febrero fue intendente interino por tres días, plazo que duró la licencia de Montenegro por el fallecimiento de su padre. El legislador mantendrá ese estatus hasta el 9 de diciembre de 2023, período en el que el intendente “no podrá ni resfriarse”, como bromean muchos en los pasillos del Palacio Municipal.

De este modo, los tres bloques oficialistas quedaron disminuidos a nueve concejales, a los que se puede sumar al filo oficialista Mauricio Loria (Agrupación Atlántica), el arroyista que espera su designación en un cargo profesional en Obras Sanitarias como retiro político.

De aquí a diciembre, el escenario no es alentador para el gobierno, que tendrá una mayor dependencia de los votos opositores para poder imprimir su agenda legislativa. Más allá de que un amplio triunfo electoral le da mayor espalda política a Montenegro, tampoco cambiará radicalmente el poroteo en el Concejo: el oficialismo debe lograr nueve de las doce bancas en disputa para llegar al 50% que le permita desempatar a su favor desde la presidencia. Ni el más optimista en Juntos cree posible ese desempeño.



Acuerdos

En este marco, el oficialismo estará obligado, al menos hasta fin de año, a lograr acuerdos con otros sectores para alcanzar las doce voluntades y permitir el desempate desde la presidencia del órgano parlamentario, en manos de la UCR. La sangría también se traduce en las comisiones internas, donde Juntos por el Cambio tiene tan solo mayoría en  Ambiente, mientras que el poroteo en Hacienda y Legislación, las áreas más importantes, dependerá de las voluntades externas.

Las salidas turbulentas de Carrancio y Lauría hacen difícil suponer que acompañarán las propuestas del Ejecutivo; de hecho, en las últimas semanas dieron muestras de cierto perfil opositor al presentar un pedido de informes por la privatización del examen psicofísico para sacar la licencia de conducir. Ambos ediles serán árbitros en las votaciones más controversiales.

La otra opción para el gobierno sería alcanzar un entendimiento con Acción Marplatense,  algo que le permitió al Ejecutivo aprobar el Presupuesto 2021 en el marco del “acuerdo institucional” rubricado entre Pulti y Montenegro. Ahora, bien, en un escenario electoral, lo más razonable es  que la postura opositora prevalezca en las huestes pultistas, ya que no tienen nada que perder: no ponen bancas en juego y pueden engrosar su espacio de cara al objetivo 2023.

En la otra vereda se para el Frente de Todos, que someterá a votación 5 de sus 10 bancas en los próximos comicios. Con una imagen más monolítica respecto a Juntos y encolumnados detrás de la figura de Fernanda Raverta, en el bloque sostienen que volverá a reinar la  polarización y que será casi imposible tanto para ellos como para el oficialismo conseguir la mayoría propia en la próxima conformación. Los referentes de la alianza entienden casi como una quimera lograr ocho escaños, lo que les permitiría controlarle el HCD a Montenegro.

Si bien no se avizoran grandes debates en tiempos de campaña, en el mediano plazo aparecen temas sensibles, como el Presupuesto 2022 y las discusiones por los pliegos del transporte -que desencadenaron la ruptura entre Montenegro y Fiorini- y la licitación del servicio de tratamiento de residuos tras la finalización del convenio entre la CEAMSE y la Comuna. No obstante, en lo inmediato, Montenegro podría recibir un duro golpe. El FdT presentó un proyecto de ordenanza para declarar, por un año, la Emergencia en Seguridad, la “especialidad” y promesa de campaña del intendente, ante la sucesión de delitos entre julio y agosto, lapso en el que se registraron doce asesinatos. ¿Cuál es el primer filtro por donde debe pasar el expediente? La comisión de Seguridad, donde preside Lauría y el oficialismo no contará con mayoría propia.

 

El primer paso hacia la renovación

573.174 electores de General Pueyrredon deberán definir a los doce nuevos concejales que reemplazarán a los elegidos en 2017, cuando Vilma Baragiola arrasó con el 48,6%. Ello supone un fuerte desafío al oficialismo, que debe retener las bancas a vencer (seis propias y   una de la ahora oficialista Mercedes Morro, que entró por el Frente Renovador) y recuperar  las dos perdidas por las rupturas de Carrancio y Lauría.

De esas siete, tres pertenecen a la UCR (Baragiola, Ariel Bordaisco y Cristina Coria), dos a Vamos Juntos (Guillermo Volponi y Morro, que son candidatos), una a la Coalición Cívica (Angélica González, que también busca renovar) y una del aliado Agrupación Atlántica (Mauricio Loria), que no va a las PASO.

En tanto, Ariel Ciano (Frente Renovador) también va por un nuevo mandato, debiendo sumarse al bloque del Frente de Todos, al que se le vencen los cuatro escaños del 2017: Virginia Sívori y Verónica Lagos son candidatas, Marcos Gutiérrez y Daniel Rodríguez no siguen.

 

La UCR irá por la presidencia del HCD

La postulación del presidente del Concejo Deliberante, Ariel Martínez Bordaisco, para el Senado bonaerense lo marginó de la posiblidad de continuar al frente el órgano legislativo en 2022. Sin embargo, el radicalismo tiene la intención de mantener la presidencia, y el nombre que suena con más posibilidades es el de la exconsejera de la Magistratura de la Nación, Marina Sánchez Herrero, cuarta candidata a concejal en la lista única de Juntos.

 

Fernando Navarra, la apuesta de Fiorini

La vecinalista Crear, de Lucas Fiorini, se presentará en seis distritos de la Quinta con boletas cortas. En La Feliz es donde tiene mayor inserción, donde sumó el respaldo de Creciendo Juntos, el espacio de los ex Partido Fe. Su candidato a concejal será el exvicepresidente de OSSE Fernando Navarra -uno de los funcionarios marginados por Montenegro-, quien buscará acercarse al 8,33% que le permita ampliar el bloque.



La necesidad de alinear a la tropa

El FdT deberá poner paños fríos en el plano interno luego de que la Junta Electoral partidaria bajara la lista alternativa presentada por Rodolfo “Manino” Iriart. Si bien algunos sectores relativizan la ascendencia del funcionario nacional para poder ganar la elección, inexorablemente quedaron heridos por no haber internas. En lo que respecta a la agenda legislativa, el bloque busca apurar al Ejecutivo con la declaración de la Emergencia en Seguridad, mientras que intentará sacar rédito en áreas como Hacienda, donde tiene la presidencia, para bloquear las propuestas del oficialismo.

 

Un bloque de cuatro ediles para tener mayor gravitación

Pese a tener a Pulti fuera de la lista municipal -apunta a Diputados junto a Randazzo-, en Acción Marplatense confían en una elección que les permita, al menos, obtener dos nuevos concejales, como en 2019 y luego de quedar en cero en 2017. Así condensará un bloque de cuatro con un rol determinante. La apuesta con la candidatura del exjefe de la Policía Local Fernando Telpuk tiene sus riesgos, y un resultado negativo no escapa a las posibilidades.


 

Consejo Escolar: se rompió Juntos y y el oficialismo solo tiene tres bancas

Las astillas por las rupturas de Carrancio y Lauría llegaron también al Consejo Escolar, donde la ahora ex-PRO Natalia Russo se abrió de Juntos y se alió a Crear para la constitución de Crear Juntos con Marcelo Veneziano. Los consejeros venían llevando adelante un trabajo conjunto que encontró límites con sus excompañeros del oficialismo.

Pese a la ruptura de Carrancio en mayo, Veneziano siguió formando parte del bloque unificado de Juntos por el Cambio en el Consejo Escolar. Las últimas novedades, con la presentación de una lista propia de Crear y la conformación de Crear Juntos en el Legislativo, terminaron por confirmar la ruptura.

Pero fuera de los cálculos estaba la situación de Russo, impulsada por el PRO en las elecciones de 2019 a través de la agrupación Eco Educativo y con mandato hasta 2023, al igual que Veneciano. La semana pasada, Russo se había mostrado molesta desde sus redes sociales con el cierre de listas, aunque felicitó a su referente, el exministro Alejandro Finocchiaro.

De esta manera, Juntos mantiene una de las tres consejeras elegidas en 2019: la presidente, Carina Cermesoni. El bloque se completa con los radicales Bruno Sepere y Gabriela Viadas, mientras que por afuera se encuentra Claudia Piccolo; todos, con mandato hasta fines de 2021. En tanto, El FdT conserva el espacio con cuatro consejeros escolares.