POLITICOS EN PIJAMA
15/08
Desde Gral Rodríguez, Mauro García: "Mi familia es muy humilde, mis viejos siempre quisieron que tuviéramos una carrera"
El intendente de la Primera Sección Electoral hace un repaso por su juventud, y la difícil tarea de trabajar a tiempo completo y estudiar a la vez. Sus recuerdos en la heladería de Luján, la crisis del 2001 y su pasión por el deporte.
Mauro García es el jefe comunal de General Rodríguez. Previo a su extenso recorrido por la gestión pública, Mauro trabajaba en una heladería en Luján. Entre sabores de helado y fotocopias de estudio, no deja de recordar la crisis del 2001, que afectó también a su familia. La memoria intacta de su papá, deportes y mucho más.


-Te recibiste de profesor de educación física y fuiste docente ¿Cómo fue esa trayectoría y cómo eso te llevó a donde hoy estás?

Sí, me recibí de profe en el año 2000 aproximadamente, en el momento en el que comenzaba la crisis en el país, fue en esa etapa. Después comencé mis estudios universitarios, la Licenciatura en Educación Física y más allá de que ya estaba dando clases en algunas escuelas, luego ingresé en la gestión pública, en Casa del Niño "Libertad Lamarque", que es una institución que está acá en General Rodríguez, atiende a cerca de 100 niños, niñas y adolescente en situación de alta vulnerabilidad social.



Ahí me nombran director, pero más desde el rol profesional, organizando las actividades y la verdad empezamos a trabajar fuertemente con el equipo que estaba ahí, nos conectábamos con las universidades de Luján, de Buenos Aires, y trabajábamos en las leyes que tenían que ver con Niñez y Adolescencia, en la Ley 13298, que fue la Ley en la Provincia y después en la 26061.

Participamos de varias actividades y cerca del 2005 comienzo la actividad como Subsecretario de Desarrollo Humano, en la Secretaría de Desarrollo Social, después quedé como Secretario de Salud y Acción Social, estuve 5 años como secretario lógicamente implementando políticas públicas en general, pero básicamente fortaleciendo todo lo que es la política de Niñez, Adolescencia y Familia con la creación de las direcciones y demás. También seguimos participando con diferentes proyectos que trataban la articulación en salud, en ese momento se generaron varios programas que buscaban resolver problemas bastante estructurales como el Plan Trabajar en su momento, que se transformó en el Argentina Trabaja, con una concepción nueva de cooperativismo y asociativismo en el Programa de Salud Sexual y Procreación Responsable, con la articulación de diferentes coordinadoras barriales.

Fue una tarea bastante intensa. Participé por primera vez en una lista como Consejero escolar, y en el 2009 asumí como Concejal, a pesar de que estuve cumpliendo varios roles también en el departamento ejecutivo hasta el 2015. En el 2015 nos presentamos como una opción más en General Rodríguez, dentro de lo que era el Frente para la Victoria, después lógicamente no tuvimos la oportunidad de participar con la lista completa, así que tuvimos una lista a nivel local que obtuvo una importante cantidad de votos y que permitió que ingresaran dos concejales. 

En 2015 acá ganó Cambiemos, gobernó durante 4 años y nosotros fuimos oposición. Nos presentamos en el 2017, también jugamos la interna en Unidad Ciudadana, la ganamos y y competimos en la general, donde también ganamos la elección, entramos 6 concejales en ese momento.

En 2019 volvimos a jugar la elección, ya como Frente de Todos, ganamos otra interna y después la elección general, y ahpi comencé como intendente.

- Previo a esto, trabajaste en una fábrica de helados

Sí, previo a recibirme de profe trabajé en Massera, en Luján. Yo estaba estudiando y compartía el estudio con el trabajo, la verdad es que el esfuerzo era muy grande porque tenía turnos rotativos en la fábrica, entonces trabajaba mañana, tarde y noche. Lo único que podía negociar con mis compañeros de trabajo era la noche, para poder estudiar a la tarde, tenerla libre que era el momento de la cursada. Hacía dos semanas generalmente de noche, por una de mañana, y todos los turnos de la tarde me quedaban para estudiar, así que me iba a Luján y prácticamente me quedaba a vivir ahí, dormía unas horas en el auto, iba a estudiar y después volvía, o iba a estudiar primero y después me iba a trabajar.

- Complicado, ¿Cómo lo recordás?

Era mucho esfuerzo. En ese momento era joven y lógicamente tenía mucha energía, sobre todo porque vengo de una familia muy humilde, mis viejos siempre quisieron y su deseo era que nosotros pudiéramos tener una carrera terciaria, universitaria para poder salir adelante, así que era un mandato familiar que sigue siéndolo hasta el día de hoy, yo nunca dejé de estudiar y cursar nuevas carreras, pero claramente fue un esfuerzo enorme.

En el 2000 o 2001 me recibí de profe, y justo en ese momento la empresa quebró definitivamente y cerró las puertas, así que yo con el título de docente ya en mano me dediqué a trabajar de profe.

- ¿Te dio un poco más de tranquilidad tener ese título en mano? porque perdiste tu trabajo, no debe haber sido fácil

Sí, perdí el trabajo como muchísima gente, fue muy duro eso, pero yo perdía mi trabajo y había podido terminar de estudiar, tenía un título para seguir. Era una situación muy difícil para gente grande sobre todo, que tenía 45, 50 años y que tenía muchos años en la empresa, y que lógicamente cuando cerró, su posibilidad de reinsertarse laboralmente era muy difícil, casi nula, así que fue un momento muy complicado.

De hecho, yo también había sufrido dentro de nuestra familia la situación de pérdida de trabajo. Mi viejo ya había perdido el trabajo unos años antes y se había podido reinsertar, digamos, por su oficio.

- ¿A qué se dedicaba?

Se dedicaba mucho a la mecánica, la tornería, la rectificación de motores. Ese oficio le permitió reconvertirse un poco y seguir, pero no fue para nada fácil.

- ¿Qué recuerdos tenés de la fábrica de helados? ¿Vos atendías al público?

Tenía un trabajo muy hacia adentro, en todo lo que era de recepción de materias primas, en principio, que constaba de recibir los componentes que lleva el helado. Después estuve en la parte de producción, en lo que era la cocina, donde estaba haciendo todos los preparados, preparaba los estabilizantes, las frituras de las almendras, coberturas de chocolate. Era un trabajo muy artesanal que compartía con un compañero que hacía muchos años que estaba ahí, yo estaba aprendiendo.

Después, como yo estaba estudiando, me derivaron a lo que era el laboratorio, ahí estaba en la parte de microbiología, aprendí muchísimo.

- Te sirvió para la carrera

¡Sí, claramente! Y para ahora también, hoy cuando visito las fábricas, la parte de tratamiento, entiendo mucho de eso porque me tocó hacerlo de joven.

- Mucha gente que trabaja, por ejemplo en tu caso, en una fábrica de helados, no le gusta el helado, ¿Cómo es en tu caso?

En mi casa, cuando estaba en el laboratorio también tenía que hacer la degustación, y es verdad que cuando trabajás en una fábrica de helados, no te vas a ir a comprar un helado, pero tampoco me dejaba de agradar. Disfrutaba mucho el trabajo que hacía y podía conocer bien los sabores, las particularidades de cada uno de los gustos, eso era lindo. 

- Y ahora comés un helado ¿Y qué te pasa?

Puedo determinar qué clase de helado es, si tiene componentes de calidad alimenticia o tiene sustitutos de la crema, o colorantes, qué tipos de esencias utilizan, porque era lo que hacía yo.

- Un paladar exquisito

Sí puedo determinar algunas cosas, algunas cosas no las sé, pero en el tiempo en que tuve esa experiencia, recuerdo bien.

- ¿Cómo está conformada tu familia?

Tengo un hijo, Juan Santiago, de 23 años, que es de mi primer matrimonio, y que empezó con el profesorado de Educación Física y está obsesionado con el deporte como yo, actualmente trabaja en un comercio. 



Con mi compañera actual, tenemos dos hijas: Emilia, que tiene 9 años, y Helena que tiene 4, y están en el jardín y en la escuela. Emilia y Helena practican baile y gimnasia deportiva.

- Son todos bien deportistas

Sí, es nuestro estilo de vida, o practico deporte desde muy joven y lo sigo haciendo en la actualidad.

- ¿Qué practicás ahora? 

Hago triatlon y hago algunas carreras, lógicamente en este tiempo de pandemia no hubo nada, per o hasta antes de la carrera corría en las maratones que se organizan en diferentes lugares.

- ¿Y cuando eras más joven?

Hice atletismo de muy chico, casi hasta la adolescencia, un poco más, jugué al rugby un tiempo y mientras estaba en el profesorado hice varios deportes, que básicamente estaban ligados. 

De más grande sólo empecé a correr y a hacer triatlon, que no son deportes de contacto. También juego al fútbol pero completamente amateur.

- ¿Sentís el achaque de los años o estás en buen estado?

Lógicamente los años nos pasan a todos, no es lo mismo la energía o posibilidad que tenés en la juventud que cuando sos un poco más grande, pero la verdad es que yo me mantengo permanentemente entrenando, entreno todos los días una hora, una hora y media en el horario que puedo, lógicamente a veces la gestión te impide tener un horario determinado para hacerlo, entreno muy tarde o a la mañana muy temprano, pero no pierdo esa constancia que tuve siempre de pibe de entrenar, ahora tengo 45 años.

- ¿Notaste diferencia entre tu primera experiencia como papá y Emilia, por ejemplo, que llegó mucho después?

Son diferentes momentos de la vida, yo fui papá muy joven, trabajé desde muy joven también, en algunos momentos estudié y trabajé y lógicamente estuve a cargo de mi familia, eso quizá fue complejo. Una vez que ya tenía una carrera, un trabajo estable, es una situación distinta, lógicamente con esfuerzo, pero es diferente. A veces, incluso en lo que tiene que ver con el tiempo, uno puede dedicarle más a sus hijos.



Siempre he tratado de que los tres tengan la misma crianza, la misma contención.

- ¿Cuáles son las características de tus hijos?

Juan es una persona fabulosa, con sus 23 años es muy responsable, sumamente respetuoso, creo que esos son grandes valores que le van a permitir desarrollarse en la vida sin mayores inconvenientes. Emilia es sumamente responsable con su tarea, con su entrenamiento, eso también es muy importante de resaltar. Y Helena es muy cariñosa, eso es algo que tiene de sobresaliente, es muy contenedora, a su corta edad demuestra eso.

- ¿Qué pasatiempos tenés además de practicar deportes?

 Después de la gestión, que lleva gran parte de mi vida, que estoy a veces 24 horas con el teléfono resolviendo situaciones, cuando no estoy en la Municipalidad o en alguna actividad, y se complejiza.

Disfruto mucho de las posibilidades que tengo de entrenar, que lo hago todos los días y es un cable a tierra, y después me gusta ir a eventos deportivos, participar en actividades que estén relacionadas con eso, es algo que hago permanentemente.

- ¿Hay algo que durante la pandemia, en el momento más crítico, que hayas dicho "Que ganas de volver a hacer tal o cual cosa" y hayas podido concretarlo?

Como profe, di muchas horas de clase en primaria, secundaria, terciarios. Creo que todos los que nos gustan las actividades al aire libre, los grupos, las clases, pasar de la presencialidad a la virtualidad nos afectó, pero pusimos nuestro granito de arena como sociedad, para que en el marco de una contingencia puedan salir las cosas lo mejor posible.

Más allá de que por ahí no podía salir a correr, entendía que era lo que tenía que hacer, cuidarnos entre todos. Nosotros estuvimos en la trinchera, porque tuvimos que seguir haciendo nuestras actividades diarias para sostener el sistema de salud, en principio, la primera parte de la pandemia fue bien compleja. 

- ¿Has podido reencontrarte con amigos? ¿Conservás amigos de la infancia?

En pandemia no pudimos más que a través de la virtualidad tratar de relacionarnos. Pasó en general en la sociedad, tenía temor y cumplió al pie del cañón todas las recomendaciones que se hacían, lógicamente con las excepciones de aquellos que tenían que salir a trabajar porque eran esenciales, pero eso se interrumpió, hoy de a poco se está empezando a resolver, pero fue complejo.

Conservo amigos de la infancia, de estudio, del profesorado. Con los grupos de WhatsApp que se van conformando, los de las comisiones del secundario, del profesorado de Educación Física, permanentemente hablamos, con todos tengo relación.

- ¿Qué le dirías a tu vos del pasado, a aquel Mauro cuando recién asumió la intendencia allá por 2019?

Lo que le diría es que siempre siga adelante, que todas las dificultades nos van fortaleciendo como sujetos y que todo nos va dejando un aprendizaje. Lo que hay que alcanzar son los objetivos que nos vamos proponiendo, no solamente los objetivos individuales que son importantes, sino también los colectivos que se trazan. Como herramienta fundamental, le diría que nunca baje los brazos, creo que no hay nada que nos pueda impedir alcanzar nuestras metas, que son personales y hay que construirlas todos los días.

Yo vengo de una familia humilde pero pude estudiar porque también creí que lo podía hacer y desafié eso y lo hice. Fijarse en la política, llegar a ser intendente era muy difícil, venimos desde muy abajo militando y se pudo alcanzar. Cuando llegamos nos tocó una pandemia y la pudimos atravesar.

- ¿A qué momento de tu vida te gustaría volver?

Lo que me hubiese gustado que no pasó, es que mi papá hubiese podido disfrutar este momento de mi vida, de ser intendente. Si pudiera volver, me gustaría que el fuera parte de todo esto que estoy pasando. Él vivió mucho desde mis inicios en la política y se perdió esta parte, creo que sería muy lindo para él. Falleció en el 2007.

- Siempre hay olores o sensaciones, canciones que te recuerdan a algún momento, ¿Qué recordás de tu infancia?

Ir a la casa de mi vieja me genera la contención de mis viejos, cuando a veces puede no haber nada alrededor que contenga, pero que puedo decir "Acá estoy a salvo". Nos debe pasar un poco a todos, pero creo que tiene que ver con el nido, el lugar que te referencia en tu infancia y que sentís la protección de tus padres, te genera la seguridad más inmensa del mundo.