DISPUTA TERRITORIAL
17/08
Organizaciones sociales medirán fuerzas ante Zabaleta y la mirada de los intendentes
El flamante ministro de Desarrollo Social de la Nación deberá afrontar su primera marcha encabezada por organizaciones sociales. Mientras los intendentes bonaerenses miran de cerca, el reclamo se centra en el pedido de incremento salarial y se abre un escenario de pugna por el poder en los territorios.

El cambio de mando en el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación no solo implicó modificaciones por arriba en el Frente de Todos, sino que también abrió un frente de disputa territorial entre intendentes bonaerenses del peronismo y movimientos sociales. En ese marco, este miércoles el flamante ministro Juan Zabaleta tendrá que enfrentar una marcha de organizaciones piqueteras que se prevé masiva y servirá como medida de poder de fuego en la calle.

La movilización está convocada en horas de la mañana en varios puntos del país y con epicentro en Capital Federal. No obstante, las organizaciones convocantes poseen el grueso de sus filas en distritos del Conurbano bonaerense y será una demostración de fuerzas de cara a un ministro que se perfila más cercano a los intendentes que a los movimientos sociales.

Entre las organizaciones que marcharán se encuentran el Polo Obrero, Barrios de Pie/Libres del Sur, Frente de Organizaciones en Lucha y  Movimiento de los Pueblos, entre otras. Se tratan de espacios de izquierda opositores al Gobierno y con diferencias claras con el triunvirato de “los cayetanos”. Estas perciben los mismos programas sociales y lo que logren algunas, se suele replicar en el resto de las agrupaciones.

Los puntos de la protesta se centran en un aumento salarial para los programas sociales: “Paritarias a la baja y una inflación sin control, vienen pulverizando nuestros sueldos. Como sector cooperativista debemos contentarnos con un ingreso mensual de $12 mil, que nos hunde en la indigencia y la pobreza”, señalaron en un comunicado.

La salida de Daniel Arroyo para ocupar un lugar como candidato a diputado nacional en el Frente de Todos, abrió las puertas para que Zabaleta tome las riendas de una cartera clave en tiempos de crisis social y económica. Además significó un espaldarazo para los jefes comunales del Conurbano que veían limado su poder con el avance de dirigentes sociales en la estructura del Ministerio de Desarrollo Social (Emilio Pérsico del Movimiento Evita, Daniel Menéndez de Barrios de Pie, entre otros).

Los movimientos cercanos al Gobierno no movilizarán este miércoles pero prestarán especial atención a lo que suceda. De hecho, según pudo saber La Tecla, las organizaciones sociales que forman parte del Estado dejaron trascender su malestar por la designación del nuevo ministro. Incluso, hasta se especula con una posible “salida ordenada” en diciembre de los dirigentes piqueteros que forman parte de la estructura política de la cartera de Desarrollo Social.

De todos modos, esa “salida ordenada” tiene de trasfondo una puja muy fuerte por la caja. Los movimientos quieren sostener su influencia sobre el reparto de los planes, y pretenden formalizar una estructura vinculada al Estado por la que se canalicen los programas que apuntan a la economía popular, es decir las cooperativas de trabajo y contrataciones similares.

La posibilidad de la intermediación a la hora de distribuir los programas sociales es determinante en la disputa por el territorio en municipios donde la pobreza y desocupación hacen estragos. Por eso, con el cambio de orientación que se presume con la nueva gestión, se prevén tiempos tumultuosos. 

A menos de un mes de las elecciones, la grieta hacia el interior del Frente de Todos tendrá mañana un episodio particular: una marcha protagonizada por la izquierda en la que tanto intendentes como dirigentes sociales oficialistas no participarán, pero seguirán de bien cerca.

El antecedente cercano de la multitudinaria manifestación por San Cayetano desde Liniers a Plaza de Mayo convocada por la UTEP (integrada por organizaciones que forman parte del Gobierno) encendió la llama de la disputa. Sobre todo, si se tiene el cuenta el fuerte cruce que mantuvo Juan Grabois (MTE) con el periodista Horacio Verbitsky.