NOTA DE GRAFICA
22/08
Exintendentes en busca de revancha
Perdieron en 2019 y ahora intentan meterse en el Concejo, hacerse fuertes y regresar al Ejecutivo en 2023. Otros apuestan a colarse en la Legislatura. Los exalcaldes candidatos que nada quieren saber con la Comuna
“Si ocupaste la intendencia, el paso por el Concejo es para seguir en el tapete y en dos años intentar volver al principal sillón del distrito”. La frase pertenece a un exintendente justicialista del interior, que, justamente, tras perder la Comuna a manos del radicalismo, en la elección siguiente fue el 1 de la lista de ediles del kirchnerismo.

En este caso, la jugada no le salió bien. En 2019 volvió a perder, incluso por mayor diferencia que en 2015. Cosas que pasan. Se puede decir que los comicios de medio término son utilizados no solo a modo de revancha, sino también como un trampolín de cara a lo que viene. Por supuesto, hay decenas de ejemplos y cada uno tiene diferentes matices.

Claro está, no todos los ex jefes comunales que se postulan para concejales tienen la misma intención, hay excepciones a la regla. En particular, los que hace más tiempo son exalcaldes. Pero los que se fueron hace apenas un año y siete meses, póngale la firma. Para las primeras líneas, dos casos muy particulares, pues ni siquiera llegaron a las generales, perdieron la Comuna en las PASO, ante candidatos de su mismo espacio.



Aníbal Regueiro (Presidente Perón), por ejemplo, que en las primarias 2019 sucumbió ante la massista Blanca Cantero, se la juega con un sello vecinalista: Peronenses Primero. A sabiendas de que ya no tendría lugar en el Frente de Todos (también quedó afuera del PJ bonaerense) apuesta a la boleta corta.

Muy similar es lo que ocurre en Moreno. El otrora intendente Walter Festa intentó ir por la reelección en 2019 y se topó en las PASO con la luego vencedora de las generales y hoy mandataria, Mariel Fernández (FdT). Su imagen no es de las mejores, por eso, quien va por la revancha es su pareja, la actual diputada nacional Romina Uhrig.

Al igual que Regueiro, lo hace con una papeleta vecinal: EVA (Encuentro Vecinal Acción). ¿Le alcanzará 2021 para posicionarse de cara a 2023? Difícil, sí, imposible, nunca. También viene de morder el polvo de la derrota en 2019 el ahora cabeza de lista de Juntos-Juntos, Darío Kubar.

El dirigente macrista de General Rodríguez quiere vendetta lo más rápido posible. Para eso tendrá que superar la primaria en septiembre y luego, sí, vencer a la nómina de su verdugo, Mauro García (FdT). “Hasta el que no nos votó nos dice ‘perdoname Kubar, te reputeaba pero volvé'”, comentó, entre risas, la pareja del exmandamás, Natalia Ruiz, segunda en la lista, claramente ya con el foco puesto en 2023.



Otra que quiere un regreso a la cúspide distrital es la Directora de Trenes Argentinos, la renovadora Sandra Mayol, quien en 2019, salpicada por la masacre policial ocurrida en mayo de ese año, (fallecieron cuatro adolescentes), cayó a manos del radical José Castro, a pesar de haber logrado el 46 por ciento de los sufragios.

Eso sí, antes de las generales, deberá medirse ante la concejala kirchnerista Mirta Piñón, que además es presidenta del PJ. Más atrás que 2019 No podía faltar la figura de Raúl “Vasco” Othacehé, que, a pesar de ser parte del Frente de Todos, igual que el intendente Gustavo Menéndez (Merlo), quien lo derrotara en las PASO de 2015, es el más opositor de los opositores.

Sus críticas son feroces. Intentó candidatearse en 2019, pero la Junta Electoral partidaria le bajó la lista (N de la R: Menéndez era presidente del PJ bonaerense). Ahora quería ser concejal (encabezaba la nómina) y, casualidad o no, lo volvieron a bajar. Por el momento, no tendrá revancha. ¿Y Pablo Guacone? El ahora alfil del ministro de Seguridad, Sergio Berni, tiene la intendencia entre ceja y ceja.




De todos modos, la lista que tiene su nombre en la cima, también fue observada por la Junta y aún no está definido si jugará o no. Aquí, a diferencia de lo que sucede en Merlo y otros varios distritos, el gobierno local no es del FdT. El ex jefe comunal fue elegido en 2011 y a poco de los comicios de 2015, en noviembre, presentaba la renuncia al cargo, en medio de una gran crisis institucional.

Sin dudas, el radical Aldo Mensi apuesta por el regreso al sillón principal del Municipio. No conforme con la administración de Lisandro Matzkin (PRO) ni con la de su antecesor, Carlos Berterret, envalentonado por su victoria en la interna de la UCR, y tras pasar por la Legislatura entre 2009 y 2017, intentará desde el Concejo dar un paso firme hacia el ansiado regreso (fue intendente del distrito entre 1995 y 2009).



La PASO ante el oficialismo será una prueba de fuego. “Si gana, no lo para nadie”, exclama un allegado. Si de candidaturas ruidosas y sorpresivas se trata merece un lugar en el podio la de Jorge Fernández, el exintendente de Lincoln que por estos días cumple funciones como presidente del justicialismo local. Antes de llegar a las generales de noviembre tendrá que medirse en las PASO con la papeleta del kirchnerismo.

Su principal objetivo es volver a la Comuna, la cual lideró entre 2003 y 2015. Importante: una causa por corrupción lo llevó a prisión en el año 2018. Finalmente resultó sobreseído. Otro que va por la vuelta es Jorge Eijo, de General Belgrano, quien, luego de caer en 2015 ante el actual mandamás, Osvaldo Dinápoli, decidió alejarse de la política. No por mucho tiempo.

El “clamor” peronista y las duras derrotas del espacio tanto en 2017 como en 2019 lo empujaron a volver. Si bien no lo reconoce, en su entorno aseguran que si el resultado de noviembre es positivo, es número puesto para pelear por la intendencia en 2023. Si se da, su rival no será Dinápoli (si nada raro sucede, no puede renovar).

Diputados Nacionales: Por ahora, ni cerca de pegar la vuelta al pago chico

FRENTE DE TODOS 

Marcela Passo fue intendenta de General Lavalle entre 2011 y 2015. Ocupa el tercer lugar de la lista (va por la renovación).

Julio Pereyra fue jefe comunal de Florencio Varela entre 1995 y 2017, cuando fue elegido diputado provincial. Va décimo en la lista.

JUNTOS (Santilli)

Victoria Borrego fue jefa comunal de 25 de Mayo entre 2011 y 2015, e interina desde 2009 hasta 2015. Es la décima de la lista.

JUNTOS (Manes)

Emilio Monzó fue jefe comunal de Carlos Tejedor entre 2003 y 2007. De ahí, solo fue en ascenso. Es el tercero de la nómina.

Jesús Cariglino fue mandamás de Malvinas Argentinas entre 1995 y 2015. En 2019 jugó con el PRO. Ocupa el puesto siete de la lista.

Pablo Zubiaurre fue intendente de Ayacucho entre 2011 y 2017, cuando presentó la renuncia. Va decimotercero en la nómina de Facundo Manes.

VAMOS

Gustavo Pulti fue alcalde de Mar del Plata entre 2007 y 2015. Su partido, Acción Marplatense, se sumó al randazzismo. Tercero en la lista.


Cuatro derrotados en 2019 van por un lugar en la Legislatura

Hay varios ex jefes comunales que, si bien se quedaron con la sangre en el ojo por la derrota de 2019, en estos comicios que se avecinan buscan dar un paso adelante. O sea, no van por una banca en el Concejo, sino que tendrán la chance de colarse en la Legislatura bonaerense. ¿Qué harán en 2023? No se sabe.

Lo más probable es que busquen completar sus mandatos de diputados o senadores. O no. Esta selecta nómina la integran Ramiro Tagliaferro (Morón), que viene de caer ante Lucas Ghi y es tercero en la lista de Juntos-Juntos de la Primera; Fernanda Antonijevic (Baradero), que cayó ante Esteban Sanzio y se acomodó cuarta en la lista de JuntosJuntos de la Segunda; Martiniano Molina (Quilmes), que sucumbió ante la camporista Mayra Mendoza y encabeza la papeleta de diputados de la Tercera sección, y Jorge Nedela (Berisso), que padeció una durísima derrota ante Fabián Cagliardi y hoy se encuentra noveno en la lista de JuntosDar el Paso de la Tercera sección.



A modo de resumen se puede decir que quien tiene seguro un futuro legislativo (salvo que no asuma) es el referente PRO quilmeño. El exesposo de Vidal, por su parte, dependerá en principio de lo que suceda en las PASO y, luego, en las generales. También la tiene brava la exmandamás de Baradero. El berissense, en tanto, prácticamente imposible.

Otros ex jefes comunales

También es exintendente y candidato a legislador el chivilcoyano Ariel Franetovich, quien va primero en la lista de Vamos con Vos de la Cuarta sección. Ocupó el cargo de jefe comunal desde diciembre de 2003 hasta 2009, cuando fue convocado para liderar el Ministerio de Asuntos Agrarios bonaerense, durante el mandato de Daniel Scioli.



Lo propio sucede con Gustavo Trankels, noveno en la lista de la Sexta del FdT. Actualmente es funcionario de Vialidad nacional, pero viene de intentar (en 2019) recuperar la intendencia que perdió en 2015 a manos de Sergio Bordoni. No tuvo suerte. Seguramente busque otra revancha en 2023.




En tanto, Eduardo Bucca, que acaba de incorporarse al Frente de Todos (en 2019 fue candidato a Gobernador por Consenso Federal), encabeza la lista de senadores de la Séptima. Fue jefe comunal de Bolívar entre 2011 y 2017, cuando, de la mano de Cumplir, se ganó la banca de diputado nacional que se le vence en diciembre.

El último caso es el de Alejandro Cellillo, senador por la Séptima y cabeza de la lista que lleva a Facundo Manes para diputado nacional. Al igual que Bucca, lejos está el alvearense, al menos por ahora, de querer volver a la Comuna que condujo entre 2011 y 2017, cuando, justamente, desembarcó en la Cámara Alta provincial.




Chacabuco: Se fue como dominguista, ¿vuelve como massista?

Otrora histórico alfil de Julián Domínguez, el exintendente Darío Golía es el nombre de la unidad en los pagos de Chacabuco (encabeza la única lista del FdT). En el peronismo local confían en que es el nombre indicado para destronar al radicalismo liderado por Víctor Aiola. Actualmente referenciado en el massismo, Golía cumple funciones como vicepresidente de Trenes Argentinos.

Es importante remarcar que el hombre se retiró del distrito sin perder en las urnas. Tras imponerse en 2003 y 2007, en 2011 se candidateó para diputado provincial, dejando el lugar de postulante para la intendencia al hoy legislador Mauricio Barrientos, quien ganó esos comicios con el 52 por ciento de los votos.

Las Flores: Van y vienen y nunca se cruzan

Ramón Canosa, que pasó por el denarvaísmo, por el massismo y el partido FE, fue jefe comunal de Las Flores entre 2015 y 2019, cuando decidió no volver a presentarse. Su ausencia (en realidad fue como concejal) fue aprovechada por el ex jefe comunal Alberto Gelené, quien, tras imponerse en las urnas, recuperó la intendencia perdida cuatro años atrás (él no se presentó como candidato y el que aprovechó fue Canosa).

Y ahora, que el alcalde cuenta con chances de desembarcar en la Legislatura (va tercero en la lista de diputados de la Quinta), Canosa vuelve al ruedo desde el Concejo Deliberante, esta vez de la mano de Juntos (está alineado a Emilio Monzó). ¿Se cruzarán en 2023? En dos años se sabrá. La única vez que pudieron haberse enfrentado fue en 2011, pero a Canosa, que jugó con Duhalde, le bajaron la lista.

Roque Pérez: Cravero, el más ex

Jorge Cravero fue intendente de Roque Pérez entre 1987 y 1995, cuando prefirió no presentarse por un nuevo mandato. Luego regresó, y se sentó en el principal sillón de la Comuna entre 1999 y 2003. Ahora tiene intenciones de pegar la vuelta, para lo cual encabeza la lista de concejales de Juntos. Habrá que ver qué hace en 2023. También fue diputado provincial por la Coalición Cívica, entre 2007 y 2011. 

Las Heras y Villegas: Dos exinterinos que le apuntan por primera vez a la titularidad

Marcelo Sartori es de General Las Heras, y Horacio Pascual, de General Villegas. Los dos son peronistas. Los dos fueron jefes comunales interinos. Y los dos encabezan la lista del Frente de Todos en su pago chico. El primero, luego del regreso del intendente Javier Osuna (estuvo un tiempo al frente de Aubasa) volvió a la Secretaría de Gobierno y buscará en noviembre renovar su banca en el Concejo.

En 2023, si las cosas no cambian, es casi cantado que será el postulante que tome el lugar del mencionado Osuna. En el caso de Pascual, también fue solamente interino. La diferencia con Sartori es que ya ha pasado un tiempo. Vale recordar que estuvo al frente de la Comuna entre 2013 y 2015, en reemplazo de Gilberto Alegre, que fue elegido diputado nacional por el Frente Renovador. Después del interinato, en diciembre de 2015, fue el candidato titular. Perdió por poco ante el actual mandamás, Eduardo Campana (reelegido en 2019).

Candidatura heredada: Hijos de exalcaldes que quieren desembarcar en el Concejo

Sus padres fueron intendentes hace varios años. Mamaron la política desde muy chicos. Hoy les toca a ellos dar los primeros pasos, y por eso es que son cabeza de lista en estos comicios legislativos. Casualmente, los tres casos pertenecen al Frente de Todos y los tres, a la Quinta sección electoral. Y los tres distritos son bañados por el mar Argentino, pero esto sí que no tiene nada que ver.

Martín Porretti, presidente de la Biblioteca Popular de Ostende, va a la cabeza de la lista 6, una de las tres papeletas del Frente de Todos que se anotaron en las primarias pinamarenses. Es hijo de Roberto Porretti, quien apenas estuvo en el cargo de jefe comunal desde el 10 de diciembre de 2007 hasta el 18 de marzo de 2008, cuando fue suspendido, y luego destituido, a partir de una causa judicial por extorsión contra el dueño de un boliche. Fue encontrado culpable y estuvo un tiempo detenido.

Juan Martín Stornini, presidente del PJ de San Cayetano, es el 1 de la papeleta del Frente de Todos. Intentará posicionarse de cara a 2023 para destronar al radicalismo que hoy lidera el intendente Miguel Gargaglione, quien, vale aclarar, no puede ir por un nuevo mandato. Es hijo del exalcalde peronista Miguel Stornini (perdió en 2011 con Gargaglione), quien en 2015 fue condenado a tres años de prisión por haber sido encontrado culpable en una causa por fraude contra el Municipio. 

"Manejo, vivo y llevo con mucho orgullo ser el hijo de Jorge Rodríguez Erneta”, dice Federico Rodríguez Erneta, hijo menor de Jorge, quien fue intendente de la Comuna que hoy lidera el kirchnerista Gustavo Barrera entre diciembre de 2007 y marzo de 2014, cuando Florencio Randazzo lo convocó para desempeñarse como secretario de Interior de la Nación. En ese momento, su reemplazante fue el mencionado Barrera, que había sido 1 en la nómina de ediles del FpV.