FRENTE DE TODOS
23/08
Economistas analizaron el dólar, las reservas y los pagos al exterior en la previa a la elección
En un informe de coyuntura económica señalaron que un eventual triunfo electoral del oficialismo, reforzarían la política de prudencia fiscal y monetaria y la posición ante el Fondo Monetario. Sin embargo, alertaron sobre la salida de moneda extranjera, las dudas sobre si el país puede afrontar sus compromisos y las presiones del empresariado.
Economistas enrolados en el Frente de Todos presentaron un informe de coyuntura económica previo a los comicios legislativos. En ese marco, relacionaron la reactivación de la economía para la salida de la pandemia, los cumplimientos con los organismos de crédito extranjeros, la acumulación de reservas.

El informe fue elaborado por un equipo que conforman el ex viceministro de Economía de la Nación y actual secretario administrativo del Senado provincial, Roberto Feletti; el ex senador de la provincia de Buenos Aires, Juan Manuel Pignocco; el ex titular de la Agencia de Recaudación de la provincia de Buenos Aires (ARBA), Martín Di Bella; el contador Diego Perrella y la doctora Érica Pinto.

Según el informe, el Gobierno debe afrontar el próximo compromiso electoral con tres objetivos: que el avance del programa de vacunación permita “normalizar al máximo la circulación de personas y bienes sin riesgo sanitario, acelerando así la actividad productiva y el empleo”; que el conjunto de políticas de ingresos “puesto en marcha logre recuperar las remuneraciones formales e informales de los trabajadores”; y “asegurar la ejecución de la obra pública, necesaria para reconstruir la infraestructura social básica y sostener el ciclo virtuoso de trabajo, consumo y producción”

El funcionamiento del mercado de cambios oficial en 2021 “se desenvuelve con una cuenta corriente positiva alimentada por el excedente comercial de divisas y una cuenta financiera negativa que refleja la salida de dólares de la economía, y cuyo volumen marca el ritmo de la acumulación de reservas internacionales por parte del Banco Central de la República Argentina (BCRA)”

“La pregunta que se impone - plantearon- es cómo se transitará el segundo semestre con este esquema, habida cuenta la reducción de las divisas que ingresan por la exportación de productos primarios y el aumento de la demanda estacional de importaciones de la segunda mitad del año, potenciado por el relanzamiento de la circulación de bienes y personas a partir del avance del programa de vacunación”

El BCRA ha incrementado las reservas internacionales brutas en 3.200 millones de dólares en el lapso enero/julio y los 4.300 millones bajo la forma de Derechos Especiales de Giro (DEG), en concepto de ampliación del capital del Fondo Monetario Internacional (FMI) para atender la pandemia. Estos fondos arribaron a la Argentina en el día de hoy.

“Esta masa crítica del orden de 7.500 millones de dólares debiera ser suficiente para afrontar el último cuatrimestre del año, inclusive cumpliendo los vencimientos con el propio organismo multilateral”, afirmaron.

En ese marco, señalaron que un triunfo del Frente de Todos en los comicios legislativos que aumente la “fortaleza política del Gobierno, la prudencia fiscal y monetaria, el puente de reservas construido por el BCRA hasta fin de año y un acuerdo positivo con el FMI, conforman el conjunto de herramientas con que la coalición peronista en el gobierno espera consolidar el éxito de haber superado los infortunios propinados por el lustro macrismo + pandemia”.

Sin embargo, también hay nubarrones en el sector externo. “La reestructuración de la deuda pública con el sector privado permitió reprogramar los vencimientos abultados hasta el 2025 y un descenso de los servicios de intereses desde una tasa anual promedio del 7,2 por ciento hacia el 3,1”

“Al momento del exitoso canje de títulos, el riesgo país se ubicaba en los 1100 puntos básicos, pero, contra lo esperado, el riesgo de los títulos soberanos comenzó a ascender hasta flotar en torno a los 1500”, señalaron.

Según explicaron, la contradicción encontró explicación, según los economistas, “en el perfil de vencimientos a un lustro vista”. “La casi quintuplicación del monto anual de desembolsos por servicios de deuda con el sector privado estimados a partir del año 2025 y su proyección hasta el final de la década ha abierto dudas sobre la capacidad de pago de Argentina”, alertaron.

“Cuando se agreguen los vencimientos reformulados de la acreencia del FMI, la cifra proyectada de pagos financieros externos rondará los 11.000 millones de dólares anuales en la segunda mitad de la presente década”,

Y agregaron: “De no producirse una vigorosa recuperación del tamaño de la economía, dichas erogaciones tienden a superar el 2,5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), que suele ser el límite máximo de sostenibilidad en el tiempo de la capacidad de pago hacia el exterior”

En ese contexto, vaticinaron que “la política fiscal y monetaria del primer semestre del año está caracterizada por la prudencia, con una fuerte disminución del déficit fiscal y el sostenimiento de los agregados monetarios más líquidos en los niveles del año pasado, medidos por el tamaño de la economía”

La comparación interanual del primer semestre de 2021 respecto del primer semestre de 2020 arroja que la recaudación crece interanualmente un 77 por ciento, en tanto que el gasto total lo hace en un 29,2. Consecuencia de esto, el resultado primario negativo se reduce un 76,6 interanualmente y el resultado financiero disminuye en un 56,7, explicaron

En ese sentido, observaron que “el gasto primario se contrajo un 14,8 por ciento en términos reales medida su variación interanual respecto de la inflación minorista”, mientras que la carga financiera “disminuyó un 44,3 en términos reales medida su variación interanual respecto de la inflación minorista”

“La evolución de las cuentas públicas presenta un cumplimiento en exceso de las metas fiscales contenidas en el Presupuesto Nacional 2021”, afirmaron.

“Durante el primer semestre del año la Base Monetaria disminuyó en -1,6% medida respecto del PIB nominal. Los Instrumentos de Absorción Monetaria permanecieron estables con una leve baja respecto del PIB nominal del -0,2%. La variación del total de los pasivos monetarios líquidos durante el semestre fue del 23% frente a una inflación minorista del 25% en igual período”

En base a esto, el informe señaló que “no puede afirmarse que en lo que va del año existió una política de emisión de dinero expansiva en exceso”, sino que “los medios de pago primarios acompañaron el nivel de actividad y la inflación ubicándose levemente por debajo de los mismos”

Sin embargo, los economistas del Frente de Todos señalaron que “la política fiscal y monetaria prudente no frena la presión” hacia el Gobierno por parte de las cúpulas empresarias. Éstas, según los autores del informe, “se niegan a generar una expansión vigorosa de la actividad a pesar de contar con insumos a costos razonables, capacidad instalada ociosa y un mercado interno protegido”

“Desde la perspectiva de los grandes agregados económicos, la economía argentina parece no terminar de consolidar aún un camino firme de recuperación. Si bien está quedando atrás el impacto más agudo de la pandemia COVID-19 y las expectativas son buenas, la performance global de la economía transita un sendero con ciertas marchas y contramarchas”, cerraron.