ELECCIONES 2021
31/08
Con el objetivo de destrabar el Senado, Kicillof se metió de lleno en la campaña
El Gobernador mantuvo un encuentro con empresarios, productores y comerciantes en Chacabuco, donde se mostró con candidatos regionales y locales. La obsesión de lograr la mayoría en la Cámara alta.
A 12 días de las PASO, el gobernador Axel Kicillof se metió de lleno en la campaña. Con el principal objetivo de destrabar el Senado bonaerense, el mandatario hizo pie en Chacabuco, uno de los principales distritos de la Cuarta Sección Electoral.

Allí mantuvo un encuentro con empresarios, productores y comerciantes, y estuvo acompañado por funcionarios del Gabinete y precandidatos nacionales, regionales y locales, como Daniel Gollán, Julio Pereyra, Mónica Litza, Micaela Olivetto y Darío Golía.

“Nuestro compromiso como Gobierno y como Estado presente es poner a disposición de los trabajadores y empresarios bonaerenses todos los instrumentos que tengamos para que puedan recuperar el empleo, la producción y poner la Provincia en marcha”, dijo el mandatario. 

Este año, de las 23 bancas que deben renovarse en el Senado, 16 corresponden a Juntos por el Cambio y 7 al Frente de Todos. Es la oposición la que, en realidad, pone más en juego, lo que deja al oficialismo con cierta ventaja. 
 

Sin embargo, de las sillas que quedarán vacantes el próximo año, más de la mitad corresponden a secciones del interior bonaerense, donde el oficialismo tiene algunas dificultades para penetrar en el electorado; sobre todo en la Cuarta, que de los 18 distritos que la componen, sólo 6 son comandados por intendentes del Frente de Todos. 

En las elecciones de medio término, esta pondrá en juego 7 bancas: 5 son de Juntos por el Cambio y 2 del Frente de Todos. Es que en 2017, cuando resultaron elegidos, la diferencia de votos entre ambas fuerzas fue realmente abrumadora. Casi 100.000 sufragios separaron a Cambiemos de Unidad Ciudadana. 

Dos años después, no obstante, esa brecha se acortó de manera significativa a 7.000 votos, aproximadamente. ¿Por qué? Porque se sumaron a la alianza el Frente Renovador y el Frente Justicialista, de Florencio Randazzo. Esto quiere decir que si el oficialismo logra siquiera repetir la performance de 2019, estaría frente a la posibilidad no sólo de renovar las dos bancas que pondrá en juego, sino, también, de sumar otra. 

El mismo panorama se repite en todas las secciones electorales que elegirán senadores este año. Si Kicillof consigue, al menos, igualar el desempeño del año pasado obtendrá la mayoría en el Senado. De hacerlo, por la Primera sección ingresarían 5 legisladores; por la Quinta, 2; y por la Séptima, 1; además de los 3 de la Cuarta. Así, el bloque del Frente de Todos renovaría los 7 y sumaría 4, por lo que pasaría a tener 24 senadores; la mitad más uno.