EL MARTES
02/10
Massa llamó a sesión presencial en medio de la pelea por el sillón presidencial de la Cámara
La semana próxima el Parlamento funcionará con los legisladores presentes en el recinto. La convocatoria llega luego de que algunos sectores de la oposición adelantaran sus intenciones de quedarse con la titularidad de Diputados.
El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, convocó a una sesión especial del cuerpo para el próximo martes a las 11 con presencialidad plena. El llamado llega en medio de una polémica con la oposición. Tras la derrota del Frente de Todos (FdT) en las PASO, la exgobernadora bonaerense y actual candidata a diputada por la ciudad de Buenos Aires, Marìa Eugenia Vidal, manifestó sus intenciones de quedarse con la presidencia del Parlamento.

La convocatoria se efectuó luego de que el bloque del FdT solicitara la realización del plenario para abordar proyectos como el que propone políticas transversales para personas en situación de calle, y el referido a medidas vinculadas con la vitivinicultura, además de la iniciativa sobre el etiquetado de alimentos.

Será la primera sesión presencial de la Cámara baja, después de más de un año y medio, cuando el 27 de febrero de 2020 se trató el proyecto de las jubilaciones de privilegio de los magistrados, tras lo cual la funcionó de forma virtual y presencial.

La sesión fue convocada para el martes con el objetivo de darle tiempo a los diputados del interior de viajar a Buenos Aires, ya que el lunes deberían realizarse el hisopado correspondiente para cumplir con el protocolo para sesionar de manera presencial día siguiente.

La sesión se realizará en medio de las declaraciones que efectuó María Eugenia Vidal y que agitaron el escenario en el Congreso. "Ahora la oportunidad es frenar el quórum en ambas cámaras y tener la presidencia de la Cámara de Diputados. Eso hace la diferencia. Y ninguna otra fuerza política que no sea Juntos por el Cambio lo puede lograr en esta elección”, lanzó.

La intención de ir por la presidencia de la Cámara fue rechazada de plano por el peronismo, pero incluso también generó voces dispares dentro de Juntos por el Cambio. De este modo, la primera sesión con presencialidad se realizará en medio del comienzo de una pelea que comienza a marcar la agenda.