POLITICOS EN PIJAMA
17/10
Jorge Paredi: "Con la derrota lloro, no me gusta perder"
El intendente de Mar Chiquita no teme mostrarse vulnerable. Con una larga trayectoria, Paredi recuerda la primera vez que Cristina lo visitó tras la muerte de Néstor. Su padre como su gran inspirador, la vuelta olímpica con Diego, la pasión por Boca y mucho más.
A Jorge Paredi le gusta crear comparaciones entre el fútbol y la vida. Asume las derrotas, pero no le gusta perder. Su recorrido previo antes de la política, los recuerdos junto a Maradona y más.

-Tenés tres hijos varones.

-Sí, con mi esposa tenemos tres hijos varones y 4 nietos. Los varones son grandes, yo me casé muy jovencito, tenía 24 años, y Cristina, mi mujer, tenía 23. Ella es de Chacarita, y yo en ese momento vivía en Buenos Aires. Nos casamos en el año ‘75, así que ya cumplí 46 años con mi amada esposa. Lucas tiene 44 años, Mateo 40 y Marcos, el más chico, tiene 36.

-¿Y tus nietos? -Tienen 11 años, 10, 7 y 3. -¿También son todos varones?

-No, son tres mujeres y un varón.

-Vinieron a compensar

-Sí. También tengo dos nueras mujeres muy buenas, que son las hijas que no tuve. Tengo dos hijos casados y con hijos; el otro está soltero. Yo sigo enamorado de mi primera esposa, nos casamos en 1975, el mismo año que Néstor y Cristina. Una vez se lo dije a Cristina, el año que vino a Mar Chiquita, en el 2010, y me contestó: “Sí, nosotros nos casamos en mayo”. Ese año había muerto Néstor y ella vino a inaugurar la ruta, el acceso a Santa Clara. En ese momento era intendente, yo estaba con mi mujer y le dije: “Nos casamos el mismo año”. Y acá estamos. Lo que nunca pensé es que iba a ser por cuarta vez intendente, lo confieso. Después de tres períodos me fui, me jubilé a los 65 años, justo cuando terminé el último período, y ahora volví. Acabo de cumplir 70, ya estoy un poco grandecito.

-Pero estás 10 puntos.

-Mi espíritu es de 50 años, pero en la carrocería se nota durante el día y la noche el paso de los años. Gracias a Dios, a una vida sana y a mi familia, acá estoy.

-Decís que en la carrocería se siente el paso del tiempo. ¿Cómo analizás la intendencia en base a eso?

-Soy un tipo que mira mucho fútbol, soy un gran fanático de Boca y siempre tuve la teoría de que para que los equipos salgan campeones tienen que tener experiencia y juventud. En los mejores momentos de Boca en la Copa Libertadores había gente experimentada, en la mitad de la cancha y el arco, y gente joven que hacía el doble de trabajo de corrida. En la función pública es igual: yo aporto la experiencia y los años que me han dado y después lo mecho con mucha gente joven en mi equipo. La edad promedio de la lista que hicimos ahora, que compite en noviembre, es de 39 años. Es toda gente joven, encabeza un chico con 36 años. También creo que siempre hay que darles lugar a la experiencia y a los años, que por algo pasan y los tenemos. Experiencia y juventud es una mezcla explosiva para ganar.

-¿Tus hijos tienen intenciones de seguir tus pasos?

-No. Mis hijos están casados, dos de ellos en Buenos Aires, tienen actividades privadas. Mi otro hijo está acá, en Santa Clara, y él sí me acompaña en alguna función que tiene que ver con el medioambiente y el turismo. Pero son jóvenes de otra generación, dedicados a sus actividades. Son maravillosos. El que más me acompaña es Mateo. Viene trabajando hace diez años y ahora también se dedica a las Plazas Limpias; ha trabajado muy bien todo el tema de medioambiente, la limpieza en las playas; ha marcado un rumbo muy interesante. En el aspecto político, ninguno muestra un real interés para seguir la política como la abracé yo. Condiciones tienen los tres, pero cada uno tiene que hacer su propia historia en el lugar en el que está.

-Si no te hubieses dedicado a la política, ¿qué crees que habrías sido?

-Trabajé 18 años en el Banco Nación, hasta que ingresé en la política. No creo que me hubiera jubilado en el banco, soy demasiado activo para estar en un área tan pasiva. Siempre me habría dedicado a algo que tuviera relación con la parte pública, porque creo mucho en el Estado presente, que desde el Estado se pueden hacer y promover políticas públicas. Me hubiera gustado ser presidente de Boca, llegué a ser vocal y presidente de la comisión de Básquet del 2011 al 2015, estuve cuatro años en la comisión directiva, y fue un honor para mí. Si hubiera sido más joven, hoy ya estaría candidateándome a presidente de Boca porque no me gusta la actual conducción, creo que no están llevando bien al club; pero los años pasan y hay que darles lugar a los hijos y a otra generación.

-¿Cómo describirías a Néstor Kirchner?

-Empecé en la política a los 30 años, era muy joven cuando trabajé en el primer gobierno de Antonio Cafiero, en el Instituto de Previsión Social (IPS) en La Plata. Hice mi primer trabajo político como asesor. Después me desempeñé en algún cargo menor en Vialidad provincial. Trabajé en la Cámara de Diputados en la década del 90, con el medioambiente, y siempre estuve relacionado con el partido de Mar Chiquita; pero creo que a partir de la llegada de Néstor, en el 2003, hubo un proyecto de país muy firme, muy bueno, y a los que nos tocó vivirlo y gobernar en esa época nos dio el gran ejemplo. Yo lo viví, fui candidato en el 2003 y ganamos con Néstor, nos tocó gobernar con él. Del 2003 al 2007 fue maravilloso, porque había ejecución de políticas públicas de manera permanente.

“Recuerdo el sermón de mi viejo”

“Cuando me metí en política recuerdo el sermón de mi viejo, que era de hablar poco; me dijo: ‘Mirá, si te vas a meter en este berenjenal hacé las cosas con seriedad y no prometas lo que no vas a cumplir’. Esa fue la máxima que me acompañó siempre, así que cuando en Mar Chiquita digo que voy a cumplir algo en equis, lo cumplo”.


“A mis hijos los bauticé en el fútbol”

“Como yo, mis hijos son muy fanáticos, los llevé de chiquitos a la cancha. Los bautizo desde chiquitos, y con los tres varones no me falló con ninguno; todos son de Boca, porque les hice un bautismo de fuego: los llevo a los 4 o 5 años a la cancha, les hago ver todo eso. Algo que siempre me resultó genial en la vida, que mis hijos se acuerdan (risas), es llevarlos a un vestuario a que conozcan a algún jugador. Mi hijo mayor, que hoy tiene 44 años, en el primario tuvo la foto con Gatti en el cuaderno que llevaba al colegio; y Mateo, que es de la época del Beto Márcico, tenía una foto con él. Ese bautismo medio raro que hago los vuelve fanas. Siempre lo vivo con mucha pasión”.

“Vamos a tener un verano mucho mejor”

-¿Qué hace especial a Mar Chiquita?

-La laguna es muy linda, el desarrollo que hay. El año pasado tuvimos un verano bastante pasable dentro de lo que fue la pandemia; y pensamos que este año, que queremos inaugurar la temporada el 20 de noviembre, después de las elecciones, vamos a tener un verano mucho mejor, ya con toda la gente vacunada.


“Si la gente te dice que no, hay que hacer las valijas”

-¿Qué hace falta para ganar las elecciones?

-Trabajar coordinadamente con una agenda de territorio en cada distrito. El volumen político del Frente de Todos tiene que superar el 40% de los votos y que la lista opositora no llegue a ese 40. En Mar Chiquita lo vamos a hacer, se lo prometimos al Gobernador. Vamos a hacerlo de cara a la gente, con la verdad y hechos concretos.

-¿Por qué se perdió?

-Por muchas razones, pero fundamentalmente porque faltó mucha gente a votar, y porque, con razón, estaba disgustada. Muchas de esas cosas se van a revertir, y cuando tengan que elegir entre volver para atrás, recordando la angustia de lo que se vivió, creo que la opción va a ser nuevamente el proyecto de Alberto, de Axel y de nosotros acá. Confiamos en la gente: si la gente te dice que no, hay que hacer las valijas.

-¿Cómo describirías a Insaurralde y a Leo Nardini?

-Fueron excelentes intendentes, muy gestionadores y conocen la Provincia. Es un salto de volumen político territorial que nos hace bien a todos. Es un acierto del Gobernador incorporar a estos hombres al gabinete. Lo mismo sucede con (Cristina) Álvarez Rodríguez, porque conoce a todos los intendentes, tiene mucha experiencia. También apoyé la incorporación de hombres con experiencia en el gabinete nacional. Los intendentes lo recibimos con alegría, porque se trata de gente que le va a dar un volumen más político al Gobierno nacional.


Adiós a un ídolo: "El velorio de Diego nos mató"

-¿Cómo viviste el velatorio de Maradona?

-Ese velorio nos mató. Estuvimos como una semana de velorio, teníamos una tristeza... Nos duró una semana. Uno de mis hijos no hablaba, estaba como si se hubiese muerto un hermano; estuvimos mal en serio. Amábamos a Diego, con lo que él nos dio en el fútbol. Yo participé en el campeonato del ´81, que pude levantarlo y dar la vuelta olímpica agarrándolo, lo que se ve en esa foto que ahora cumplió 40 años.

Es un recuerdo difícil de igualar, porque la locura que tenía en ese momento en el ‘81, con 30 años y Diego 20... Dar la vuelta olímpica fue increíble. El velorio lo vivimos muy duro, pero nos quedamos con lo lindo de él, no con las cosas personales de la familia, nos quedamos con lo que nos dio en el fútbol.