POLITICOS EN PIJAMA
24/10
Desde Navarro, Facundo Diz: “Hay una vida paralela, no es solo futbol”
El jefe comunal de Navarro es sencillo, con la parsimonia propia del pueblo, que tanta alegría le da. Lejos de hacer de su carrera futbolística su único legado, Facundo Diz agradece el camino recorrido y siempre mira hacia adelante. Recuerdos y familia como gran pilar.
- ¿Cuántos hijos tenés?

-Tengo 5 hijos con mi mujer Georgina, con la que estoy desde los 15 años. Se llaman Martina y Olivia, que son gemelas y tienen 15 años, después viene Mercedes que tiene 12, Amanda tiene 7 y Facundo tiene 4. Mi esposa Georgina tiene 41 años, y yo tengo 42. Con Georgina estamos juntos desde que yo tengo 15 años y ella 14, cumplimos 27 años juntos. - ¿Cómo lo viven? Pasaron más tiempo juntos que separados Sí, es toda una vida juntos. Me acompañó durante toda la vida cuando hice mi carrera deportiva, y siempre tuvimos el sueño de formar una familia numerosa. Nos conocimos acá en Navarro, somos los dos de acá. Siempre le dije que tenía dos sueños: jugar al fútbol para poder superarme, salir de una infancia difícil que tuve, y a los 15 años le dije que iba a ser intendente, que tenía que volver a ayudar a mi pueblo porque de chiquito me ayudó mucho la gente para vivir, comer y trabajar, yo tenía que devolverle algo a mi pueblo. Antes de dedicarme a la política, tuvimos durante muchos años un merendero junto con Georgina. Cumplíamos una función social en mi casa; ahora tengo un club de fútbol donde desarrollamos el merendero. Conteníamos a una cantidad bastante grande de chicos, ahora estoy de intendente y seguimos la vida juntos. 

-¿Cómo describirías a tus hijos? ¿Cómo es tener gemelas? 

-Cuando tuvimos a las gemelas fue una sorpresa, porque en el embarazo nunca quisimos saber el sexo, así que hasta que no nacieron no sabíamos. Ser primerizo y tener dos fue algo distinto, una experiencia re linda. Nos formaron como papás. Las dos tienen un carácter distinto: Martina es muy tímida pero muy amorosa, Olivia es más extrovertida y cariñosa también. Mercedes tiene un sueño muy parecido al mío, quiere jugar al fútbol y se está preparando para eso. Es muy cariñosa y la más similar en carácter a mí. Amanda quiere ser artista, se desenvuelve de una manera diferente porque le dimos más libertad al tener más experiencia como papás. Facundo fue el varón esperado, siempre quisimos tener un varón y ponerle mi nombre. Teníamos el sueño de tener 6 hijos pero ya estamos grandes y creo que con 5 estamos muy bien.

Tenemos una relación muy linda, muy cariñosa. Mi esposa es quien más se ocupa de mis hijos. Con mi profesión anterior, el fútbol, he perdido muchos momentos de estar con ellos: cumpleaños, bautismos, un montón de circunstancias, pero sabía que estaba mi esposa que los iba a formar y hacer crecer con mucho amor. Ahora me pasa algo parecido, paso muy poco tiempo con ellos, a veces no los veo en todo el día, solo durmiendo, pero tenemos una gran familia. 



- ¿Cómo es el caso de Mercedes, quien quiere seguir tus pasos en el fútbol? 

-    Vivimos en Estados Unidos, ella era chiquitita y volvió a Argentina con la expectativa de jugar al fútbol. Cuando todas las chicas elegían temática de princesas en sus cumpleaños, ella elegía de fútbol. Al principio tuvo inconvenientes en el colegio, iba con una pelota al recreo. Ahora sueña con ser jugadora y la voy a acompañar, pero no quiero que pase lo que pasé yo, que a los 14 años me fui, perdí parte de mi infancia. Esperaremos unos años.

“Hay historias de mucho esfuerzo” 

- ¿Viste tu historia reflejada en la de algún otro compañero jugador? 

Sí, en el fútbol las historias son muy similares, de mucho esfuerzo, la mayoría es gente muy humilde con sueños colectivos, individuales o familiares, porque muchas veces el sueño nuestro, individual, es generado porque la situación no es la mejor y queremos emprender algo individual en la vida.



“Tenía que seguir progresando”

- ¿Te acordás de tu primer día en la cancha? 

Sí, el día que debuté fue genial, el 31 de mayo del 98, y era una satisfacción dar el primer paso, cumplir ese sueño, pero también sabía que tenía que seguir progresando porque quería salir de la pobreza, superarme, ayudar a mis viejos, poder empezar a conformar mi camino de vida, y así se dio: jugué 21 años al fútbol y pude alcanzar mis metas dentro de mis limitaciones. 

- ¿Club favorito por el que hayas pasado? 

¡Sí! All Boys, porque fue el club en el que debuté y donde más años jugué, desde la temporada 97-98 hasta el 2004, y Quilmes que me trajo muchas satisfacciones.

El día después de jugar 

- Tenías un entrenamiento fuerte mientras jugabas ¿Ahora te seguís cuidando? 

Me cuido, sigo entrenando porque no se pierde nunca el espíritu deportivo, pero cuando terminé de jugar fue muy difícil porque es una jubilación joven la que tenemos los jugadores. Por suerte yo pude estirar mi carrera hasta cuando físicamente no daba más, porque casi tenía 40 años y no podía seguir jugando, pero nunca te preparás para el día después.



“Mis hijas van a inglés a caballo” 

- ¿Qué es lo que más te gusta de Navarro? 
La tranquilidad, la gente, la seguridad que tenemos acá. Fue una decisión de vida con mi esposa: sabíamos que cuando tuviéramos hijos los íbamos a criar en el pueblo porque la niñez y adolescencia acá es muy tranquila, mis hijas van a caballo a inglés, al colegio. Es una vida muy tranquila.

“Trabajé vendiendo frutas, vidrios”

- Tu infancia fue un poco difícil 

Sí, no es que me faltó todo, pero con muy poco gracias a dios mis papás nos educaron. Siempre quisieron que estudiáramos, y gracias a la educación pública con mis cuatro hermanos nos pudimos recibir, yo soy abogado e hice el curso nacional de técnico, hice algunas capacitaciones de coaching. Mi infancia fue difícil porque de muy chiquito tenía ese sueño de jugar, así que me iba a dedo todos los días a entrenar a Capital, en Independiente, y ya a los 17 años debuté, pero antes de llegar a jugar y poder independizarme, tuve que trabajar de parquero, vender vidrios, frutas, muchas cosas y fue difícil, pero fue parte de la vida poder superarnos y entre los hermanos poder sobrevivir y salir adelante.

- ¿Cómo se llaman tus hermanos?

Mis tres hermanos se llaman Jorge, Nahuel y mi hermana menor Melisa.


“Siempre han estado con el pueblo”

- ¿En tu casa se hablaba de política? 

Sí, se habló siempre. No con tanta vinculación, pero sí siempre han estado con el pueblo. Mi papá había sido un gran deportista, campeón del mundo paraolímpico, discapacitado, murió por coronavirus ahora. Fue director de Turismo en mi pueblo, secretario del Concejo Deliberante, siempre había temas y estuvimos vinculados para tratar de ayudar y mediante la política cambiar esta calidad de vida que queríamos generar en nuestro pueblo.

​​​​​​​- Dentro de tu carrera futbolística seguro conociste figuras muy importantes, ¿Y en la política? Mientras jugaba en Tigre, tuve la suerte de conocer a Sergio Massa, quien era el encargado del club. En Quilmes, estaba Aníbal Fernández, de me sorprendió su inteligencia, su forma de ser.