Argentina
Martes, 5 julio 2022
LEGISLATURA BONAERENSE
30 de enero de 2022

Experiencia vs Juventud

En la Cámara de Diputados, la brecha etaria entre la parlamentaria más joven y el más grande supera los 50 años. Qué opinan de la distancia generacional los diputados y senadores de menor y mayor edad. Cuáles son las virtudes y los puntos de acuerdo entre las diferentes generaciones de legisladores.

La Legislatura de la provincia de Buenos Aires es la encargada de debatir para dictar leyes, resoluciones y declaraciones que hagan efectivo el ejercicio de los derechos, deberes y garantías establecidos en la Constitución Nacional y Provincial. 

En ese contexto, la Cámara de Diputados y la de Senadores albergan a los actores que elaborarán las legislaciones que ordenaran a los bonaerenses. Por eso, es clave los puntos de acuerdo que puedan lograr a partir de las diferentes ideas que plantea cada bloque partidario.

En diálogo con La Tecla, las legisladoras más jóvenes y los legisladores de mayor edad explicaron desde su punto de vista los valores positivos que pueden surgir a partir de la amplitud generacional existente tanto en la Cámara Baja como en el Senado.

Cámara de Diputados

Berenice Latorre De Caro (FdT) - Diputada 3º Sección

Con tan sólo 23 años, se convirtió en la diputada más joven en la historia de la provincia de Buenos Aires. Es oriunda de Quilmes y forma parte de La Cámpora en el municipio que conduce la intendenta Mayra Mendoza. 

Experiencia vs Juventud


Siendo la legisladora más joven de la Cámara: ¿Qué expectativas tiene en su primera experiencia en la Legislatura?

Es un nuevo desafío que tiene que ver con la responsabilidad de representar al distrito de Quilmes bajo la gestión de la compañera e intendenta Mayra Mendoza y a toda la Tercera sección en la Cámara.

De ahí se desprenden muchas discusiones y propuestas en las que estamos trabajando y en las que tenemos que trabajar, que no es más que la búsqueda de mejorar la calidad de vida de nuestros vecinos y vecinas, de construir nuevas herramientas que faciliten y acerquen aún más el Estado a la gente para que puedan construir, proyectar y organizar su vida con más derechos.

Venimos de años difíciles, pero estamos con muchas expectativas de que es posible generar las transformaciones necesarias para poder crecer. Tenemos que lograr que la gente pueda recuperar su empleo, que el salario vuelva a rendirle, que recuperen la certidumbre y la capacidad de proyectar, que está ligada a que los precios y las tarifas se estabilicen.

¿Cuáles son las necesidades para la juventud?

La juventud necesita incorporarse al mundo del trabajo con todos los desafíos que eso implica, que se trata también de dar las discusiones necesarias por una educación que los forme para esos nuevos desafíos. Pero no podemos pensar que esa discusión puede darse desligada de una economía que se recupere y un pueblo que pueda volver a realizarse en su conjunto, porque la juventud no se va a salvar sola, como nadie puede hacerlo.

¿Cree que la juventud es un aspecto a favor en la tarea legislativa?

La juventud es parte importante de nuestro pueblo y ha quedado demostrado que su participación activa en las discusiones y en la agenda política y del Estado aportan a la construcción de un mejor presente y futuro.

Néstor y Cristina convocaron a las juventudes a ser transgresoras, a involucrarse nuevamente en la política, lograron dotarla nuevamente de una identidad, formando cuadros y asignándole a la juventud una categoría fundamental en la construcción del proyecto político que ellos impulsaron y que nosotros tenemos la responsabilidad de continuar.

La decisión, eminentemente política, de que los y las jóvenes tengan representaciones también jóvenes es un salto en la forma de pensar la composición de las cámaras y la agenda que de esa representación se desprende, pero siempre en un marco de reciprocidad: no podemos pensarlo de forma unidireccional.

Se trata de pensar en qué discusiones e ideas puede aportar la juventud -como categoría política- a la tarea legislativa, y a su vez de qué se puede nutrir esa juventud a partir de la agenda legislativa para enriquecer las discusiones, la construcción y la proyección del futuro. 

¿Qué puede aportar la distancia generacional al debate legislativo?

No lo pensaría en términos de distancia sino de amplitud, de diversidad. Y no sólo generacional sino de representación de distintos espacios. No podría reducir jamás la discusión legislativa a una mera cuestión generacional, venimos a discutir ideas en el marco del proyecto político al que pertenecemos y del que tenemos la responsabilidad de representar en la Cámara.

Siempre en el marco de la reciprocidad que mencionamos anteriormente. Nuestro frente político se caracteriza por proceder de distintos espacios pero coincidir en el objetivo: que la gente viva mejor. Y en la multiplicidad de la cámara, con los bloques que lo integran, las representaciones territoriales, las representaciones políticas, los temas que nos atraviesan a cada uno y también la diferencia etárea es que nos encontramos con una agenda legislativa más integral, y que está supeditada a las ideas que cada uno de nosotros y nosotras tenemos en función de nuestra identidad colectiva. No soy de las que piensan que una se vuelve más conservadora o progresista por ser más joven o más vieja, es una decisión política.

Como legisladora, ¿Aceptaría consejos de sus colegas con más experiencia?

Claro que sí. No es posible pensar a la juventud como una alienación del resto de los actores o de su propia historia. Todos y todas pertenecemos a un proyecto político que nos forma permanentemente para ser militantes integrales, a discutir ideas, a representar a las mayorías y atender a las problemáticas que tiene la gente. Con ese horizonte podemos discutir todo. Cada uno de los compañeros y compañeras que integran el bloque y también la Cámara tienen algo que aportar al debate, y en eso juega también la experiencia. La capacidad transgresora de la que nos hablaba Néstor cuando convocaba a las juventudes debe ser una constante en nuestras vidas. Ser coherentes con nuestras ideas, sostenerlas y actualizarlas en el tiempo, escuchando, aprendiendo de quienes llevan más tiempo en la materia (de lo que hay que hacer y de lo que no hay que hacer), con quienes coincidimos y con quienes tenemos diferencias, y prepararlo para los y las que vendrán. De eso se trata el trasvasamiento generacional.


Naldo Brunelli (FdT) - Diputado 2º Sección

Con 75 años, es el Diputado más grande de la Legislatura bonaerense. Aunque es su primera experiencia en la Cámara, Brunelli ya tuvo un paso por el Congreso de la Nación en la década del noventa de la mano del Justicialismo. Además, es el secretario General de la seccional San Nicolás de la Unión de Obreros Metalúrgicos (UOM), y secretario Administrativo de la emblemática organización industrial a nivel nacional.


Experiencia vs Juventud

- Es uno de los legisladores de mayor experiencia en la Cámara ¿Cuáles son los aspectos favorables de tener esa experiencia en la tarea legislativa? 

No creo ser el legislador de mayor experiencia pero creo que tengo pares de los que puedo aprender mucho.

- ¿Cómo es el vínculo con los más jóvenes en la política? 

- El vínculo con los más jóvenes es muy poco ya que hemos tenido una sola sesión, (maratónica por supuesto) y creo que cuando empiecen las ordinarias se verá cual será el vínculo.


- ¿Existen diferencias generacionales a la hora de la dinámica legislativa?

- No especulo sobre las diferencias generacionales porque cuando los objetivos son comunes, esa cuestión si bien es importante, no creo que obstaculice la labor.

- Es su primera experiencia en Diputados de Provincia, pero ya estuvo en el Congreso ¿Qué diferencias tendrá para usted?

- Una cosa es el Congreso Nacional, que legisla para todo el país y acá legislamos para la provincia, que es medio país. Creo que habrá diferencias, pero nada insalvable, cuando el objetivo que se persigue es el bien común.

-¿Qué consejos podría darle a los jóvenes diputados?

- Que nunca pierdan su identidad, cualquiera sea su pertenencia partidaria y que siempre persistan en sus objetivos. No importa cuantas batallas pierdan, en tanto ganen la ultima, porque esa es la que define.


Cámara de Senadores

Yamila Alonso (Juntos) - Senadora 4º Sección

Alonso tiene 33 años, es la más joven en el Senado y fue parte de la gestión de Pablo Petrecca en Junín, como exsecretaria de Acción Social y concejal del distrito.

Experiencia vs Juventud


- Siendo la legisladora más joven de la Cámara: ¿Qué expectativas tiene en su primera experiencia en la Legislatura?

- Trabaje desde muy chica en lo privado , mi experiencia laboral en la política viene desde hace 6 años y siempre trabaje en el ejecutivo por lo q la tarea legislativa es algo nuevo para mi , tengo mucho por aprender y conocer , pero pienso q  la experiencia en lo ejecutivo y conocer las necesidades y deficultades me van a servir para pensar proyectos q formen parte de soluciones en la diaria. 

¿Cree que la juventud es un aspecto a favor en la tarea legislativa?

- Creo q es muy bueno que tengamos juventud en las camaras legislativas y en los concejos deliberantes, cómo así también en los equipos ejecutivos . Siempre está bueno q las nuevas generaciones formen parte de las decisiones ,en  políticas públicas a trabajar , en proyectos legislativos. 

- ¿Qué puede aportar la distancia generacional al debate legislativo?

- Pienso que la experiencia de los legisladores más grandes es de suma importancia y creo que esa sinergia que puede existir entre los que vienen trabajando con experiencia y conocimiento de años es muy buena. Somos muchos los jóvenes que fuimos criados por padres que nos inculcaron la cultura del trabajo y el esfuerzo.

En mi caso tengo padres muy jóvenes, padre panadero y madre canillita. Aprendí y aprendo de ellos que todo se consigue con esfuerzo, dedicación, mucho trabajo y siendo buena persona.  

Yo quiero trabajar para que no se pierda eso que aprendí, y que todos los jóvenes tengan un proyecto de vida personal a base del esfuerzo, estudio y trabajo.

- Como legisladora, ¿Cuáles son los aspectos que resalta de los más veteranos que se va a encontrar en la Cámara? ¿Aceptaría consejos de sus colegas con más experiencia?

- Respeto mucho a los legisladores, a todos, no solamente a los más grande. Creo que los bloques siempre son diversos, que se puede aprender mucho de cada uno de los que lo conforman. Lo importante es no perder el rumbo y los valores que tenemos como grupo político y siempre pensar en representar de la mejor manera a todos los vecinos que nos eligieron para ocupar este lugar .

- ¿Qué proyectos le gustaría encarar en esta experiencia como Senadora?

- En cuanto a proyectos a trabajar en la legislatura, estamos en proceso de formación de comisiones por lo tanto todavía no está definido en cuales voy a participar. Me interesa trabajar en problemáticas que los vecinos tienen en la diaria, mi experiencia de trabajo en gestión municipal dentro del ámbito social, me incentiva a trabajar en ese rumbo, proyectos con temáticas sociales, educativas,  de empleo, de productividad.

También me interesa acompañar y escuchar aquellas entidades que trabajan estas temáticas diariamente, como clubes de barrio, sociedades de fomento y por supuesto con las gestiones municipales que son las que conocen verdaderamente las problemáticas y necesidades en  el territorio.


David Hirtz (Juntos) -Senador 6º Sección

Con 71 años, es el mayor en el Senado bonaerense y ostenta una larga experiencia en el ámbito legislativo y en el ejecutivo municipal: fue intendente de Adolfo Alsina entre 2011 y 2019, pero antes cumplió funciones como Concejal, titular del HCD, Diputado Provincial, Presidente de la convención provincial de la UCR y Subsecretario de Relaciones Institucionales de la Cámara de Diputados.


Experiencia vs Juventud

- Es uno de los legisladores de mayor experiencia en la Cámara ¿Cuáles son los aspectos favorables de tener esa experiencia en la tarea legislativa? 

- La ventaja más importante es que uno aprende a trabajar en el disenso. Es mucho más productivo siempre tratar de trabajar las cosas buscando los consensos y acuerdos, aceptando que otros tengan otra mirada. Al igual que cuando nosotros tenemos alguna cuestión crítica para con el Ejecutivo, o con otros proyectos.

En mi primera oportunidad llegué a la Cámara de Diputados siendo muy joven, alrededor de 30 años, y uno trataba de imponerse cerradamente en sus convicciones y sus ideas y me parece que hoy desde mi punto de vista, difícilmente confronte, aunque no dejo de defender mis convicciones ni ser firme en las cosas que creo, pero siempre sentandonos a discutirlo. 

- ¿Cómo es el vínculo con los más jóvenes en la política? 

- Excelente. Siempre trabajé rodeado de gente joven. Me ocurrió en la actividad privada, donde fui gerente de una radio AM y de una Cooperativa de Obras y Servicios Públicos. Siempre estuve rodeado de gente joven, y procuré hacer lo mismo al frente de la Municipalidad, donde mi gabinete era centralmente de gente joven, y me ocurre lo mismo en la Cámara. Tanto dentro de mi propio espacio como de los legisladores del oficialismo. Ninguna dificultad.

- ¿Qué consejos podría brindarles a los jóvenes legisladores?

- Uno puede tener convicciones firmes y defenderlas sin enojarse, sin ofender, trabajando por la positiva. No concuerdo con que cada vez que se dispute algo todos volvamos la mirada hacia las crisis que ya superamos, o si la culpa la tuvo fulano o mengano, porque la crisis la tenemos nosotros hoy y somos los actores, y tenemos la responsabilidad cada uno desde su lugar para aportar para resolver.

- ¿Existen diferencias generacionales a la hora de la dinámica legislativa?

- Las diferencias generacionales pueden estar dadas en que a veces los más jóvenes pueden tener menos experiencia en la técnica legislativa, incurriendo en errores en forma involuntaria. También podemos tener diferencias en términos conceptuales, como por ejemplo el idioma inclusivo. Para mi no va, porque tenemos un idioma y no tenemos porque estar inventando ni desfigurando.

- ¿Qué puede aportar la distancia generacional a la tarea legislativa?

- Son distintas miradas, algunos tenemos más experiencias, tanto positivas como negativas, y todos tienen que convencerse de que también hay ideas nuevas y cosas innovadoras. Como nos costó a los más grandes adaptarnos a la tecnología para funcionar en estos dos años de pandemia trabajando mucho de manera remota, y para los jóvenes era algo absolutamente simple y para nosotros significó un aprendizaje.

- ¿Qué aspecto positivo destacaría de los legisladores más jóvenes en la Legislatura?

En cuanto a lo positivo, diría que vienen con inquietudes y agendas que tiene más que ver con los temas ambientales por ejemplo, que los más grandes no los tenemos tan instalados y para ellos representan todo una temática. Tal vez tenemos una mirada más enfocada hacia la cuestión económica o la inflación. Lo que sí compartimos todos es la preocupación por la cuestión educativa y su importancia, y la tristeza por la degradación que ha ido obteniendo desde hace muchos años a esta parte.