Argentina
Viernes, 1 julio 2022
NOTA DE TAPA
8 de febrero de 2022

Una radiografía por dentro de la caja previsional

El Instituto bonaerense cerró las cuentas de 2021 con un déficit aproximado de 65 mil millones de pesos. La nueva conducción primero quiere atender los más de 70 mil expedientes que esperan resolución. Cómo se llegó a esta situación

Trescientas mil personas cobran actualmente sus jubilaciones y pensiones a través del Instituto de Previsión Social de la provincia de Buenos Aires (IPS), de las cuales apenas el 4 por ciento cobra la mínima. En ANSES ese porcentaje trepa al 75 por ciento. ¿Esto qué significa? Que el sistema previsional bonaerense es más beneficioso que el nacional para los trabajadores pasivos. No obstante, la caja del organismo está en rojo desde hace cinco años. La última vez que el resultado financiero fue superavitario fue en 2016, primer año de gestión de María Eugenia Vidal como gobernadora y de Christian Gribaudo como presidente del organismo. Desde entonces, la situación fue cuesta abajo. 

Y, como si fuera poco, en 2020 llegó la pandemia para empeorarlo todo. 

Actualmente, el IPS tiene un stock de 70 mil expedientes sin resolver; poco más de 26 mil de carácter urgente al tratarse de primeros pagos. Es decir, personas que aún no pudieron obtener sus beneficios. 

Sobre este punto en particular comenzará a trabajar la nueva gestión a cargo de Marina Moretti, quien asumió a mediados del mes de diciembre tras la renuncia de Eduardo Santín. Si bien el expresidente, de origen radical, aseguró que dio un paso al costado por “cuestiones personales”, según pudo saber La Tecla, la falta de respuestas ante los problemas que aquejan al organismo fue el principal motivo de su alejamiento. Ahora, el gobierno de Axel Kicillof quiere dar vuelta la página, pisar el acelerador y llevar soluciones. Se empezará por lo más urgente, los miles de expedientes en stock y en paralelo se avanzará con el saneamiento de las cuentas. 

En 2015, la tasa de sustitución era de 3,7 aportantes por cada beneficiario. En 2019, ese porcentaje cayó a 2,4, lo que se tradujo en un menor financiamiento y, por ende, un mayor déficit. El año pasado, por ejemplo, las cuentas del IPS cerraron con un negativo cercano a los 65 mil millones de pesos. Para este año, la proyección superaría los 120 mil millones. El principal motivo de este desfinanciamiento fue la contratación de personal bonaerense bajo locación de servicios. La Provincia pagaba los salarios, pero los aportes iban a la caja nacional, a ANSES. Bajo esta modalidad, el Ejecutivo llegó a tener más de 13 mil personas contratadas, y se estima que, sumando los 135 municipios bonaerenses, hay más de 40 mil empleados en iguales condiciones.

Desde que el Frente de Todos está a cargo de la administración bonaerense, se pasó a planta a más de 15 mil trabajadores estatales. La incorporación de esa masa, llevó la tasa de sustitución a casi 3. Para este año, según el proyecto de Presupuesto 2022, está previsto incorporar otros 25 mil empleados, pero no todos aportarán a la caja del IPS. Los 10 mil agentes de seguridad que este año se incorporarán a la fuerza bonaerense aportan a su propia caja por lo que, en definitiva, serán otros 15 mil trabajadores que sí sumarán al Instituto. 
Según datos oficiales, desde enero del 2021 el Instituto de Previsión Social incorporó 4.693 jubilados/as y 1.521 pensionados/as, alcanzando un total de 6.214 nuevos beneficiarios/as. 
Ahora, ¿es suficiente para solucionar el panorama del IPS? Desde la actual conducción no lo creen así, ya que además del lado financiero, pretenden bajar el nivel de reclamo sobre reajustes y demoras. Sobre este punto, los abogados previsionalistas aseguran que tienen clientes que están por cumplir tres años con la jubilación en trámite. En las delegaciones del interior la situación es bastante similar y manifestaron la falta de respuestas para agilizar los expedientes en sus localidades. “Existe la necesidad de agilizar los trámites de jubilación, más que nada a los compañeros de Educación, porque pasa un tiempo desmedido sin que salgan las jubilaciones y estén cobrando un salario al 60 por ciento, que hace años no se actualiza”, afirmó a este medio el titular de ATE, Oscar de Isasi. Pero el atraso, no solo es de jubilaciones y pensiones, hay personas que están solicitando un reconocimiento de servicio de un par de años y lo necesitan para jubilarse por ANSES. Ni siquiera sería una erogación directa para el IPS. 

Por eso, la actual conducción, además, buscará mejorar la atención en los Centros de Atención Previsional que se encuentran repartidos por todo el territorio bonaerense, además de incorporar tecnología para modernizar todo el sistema. Todavía hay un alto porcentaje de expedientes en papel. La idea es trabajar en varios frentes, en simultáneo, pero empezando por lo más urgente. 


Una radiografía por dentro de la caja previsional



NÚMEROS EN ROJO
El remate de las Letras y una crónica de un déficit anunciado

El desfinanciamiento que atraviesa actualmente el Instituto de Previsión Social tiene que ver con la modificación del modo de contratación, iniciado con la gestión de Daniel Scioli y profundizada en los años de María Eugenia Vidal (Consenso Fiscal mediante). Desde 1998, el IPS tuvo un patrimonio construido por años con una presencia importante de Letras Previsionales, producto de resultados  contables acumulados surgidos de deudas y fondos utilizados para otros fines por los distintos gobiernos y reemplazados por dichos títulos.

Estos fondos se fueron acumulando año tras año, con solamente dos rescates de patrimonio a los efectos de cubrir resultados económicos adversos por las políticas aplicadas en el 2001 por el entonces presidente del IPS, Horacio Rodríguez Larreta, actual jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. 

De esta manera, el stock de Letras Previsionales del año 2018 con respecto a 2016 se redujo en 8.084 millones de pesos, mientras los recursos que no estaban en “Inversión” y que se mantuvieron en deudas de los organismos estatales empleadores por aportes y contribuciones hacia el IPS, aumentaron en más de 2.413 millones de pesos en el mismo período, lo que redujo de manera considerable el patrimonio del Instituto. 

Esto, como consecuencia, no solo redujo el patrimonio en general, sino que modificó el activo del IPS, ya que mientras en 2016 las “Inversiones” representaban el 56 por ciento del mismo; en 2018 representaron solo el 30 por ciento. Y, obviamente, los créditos a cobrar por parte del IPS (ingresos por aportes y contribuciones no efectuados por el empleador) pasaron a representar el 66 por ciento en 2018, cuando en 2016, lo pendiente de ingreso hacia el Instituto de Previsión Social significaba el 44 por ciento del activo. Para mediados de 2019, en tanto, ya se habían utilizado todas las Letras que daban superávit en los años dorados del organismo. 



Directorio del Instituto de Previsión Social

Marina Moretti, presidenta
Dirigente de La Cámpora, nacida en 1974 en San Andrés de Giles. En 2011 fue electa Senadora provincial por el Frente para la Victoria. En 2017, encabezó la lista de concejales de Unidad Ciudadana en su distrito y logró una banca. En 2019, con la llegada de Axel Kicillof a la Provincia, fue designada subsecretaria de Políticas Sociales de Ministerio de Desarrollo de la Comunidad comandado, por entonces, por Fernanda Raverta quien meses más tarde la lleva con ella a trabajar en ANSES como Subdirectora Ejecutiva de ese
organismo. 


Directores Gubernamentales

Pablo Carrera
Llegó al organismo en 2016 cuando fue nombrado asesor del por entonces presidente del IPS, Christian Gribaudo.  En septiembre de 2019, poco antes del cambio de Gobierno, fue designado director gubernamental. 

Mailen Velez
Politóloga. Ocupa una de las sillas del directorio desde 2012, durante la presidencia de Mariano Cascallares, a quien responde políticamente. 

Gabriela Mastoy
Licenciada en Educación. Fue concejal y consejera escolar de Maipú, por el Frente Renovador.

Omar Quintana
Presidente de la Unión Cívica Radical de Merlo. Integra el Instituto desde 2015, cuando fue designado como asesor de la presidencia.


Otros directores

Directores Gremiales 
Marcelo Tolosa (SUTEBA)
Jorge Alfio Ragnetti (Sindicato de Salud Pública)

Director Provincial de Prestaciones y Recursos 
María Daniela Storani

Director General de Administración 
Carmen Sarra

Directora de Administración Contable 
Graciela Fernández

Director de Personal, Servicios y Coordinación de Trámites 
Santiago Pablo Tortarolo

Director de Prestaciones Originarias 
Alfredo Gutiérrez

Director de Determinación y Liquidación de Haberes 
Yamila Isnardi

Directora de Prestaciones Sociales No Contributivas 
Gustavo José Raciti

Director de Computación y Organización 
Miguel Giaroco

Director de Planificación y Control de Gestión 
Luciano Gerardo Celasco

Directora de Recaudación y Fiscalización 
Gabriela Andrea Castrogiovanni


Una radiografía por dentro de la caja previsional



Quiénes aportan al IPS
  • Trabajadores de la administración pública provincial y municipal (incluye poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial; en forma permanente o temporaria).
  • Docentes de establecimientos     educativos de cualquier nivel, modalidad o rama de la enseñanza.
  • Personal del Servicio Penitenciario Bonaerense.


Cómo se financia la caja
  • A Con el aporte obligatorio a cargo de los afiliados en actividad del 14% sobre la remuneración que perciban.
  • B Con el aporte obligatorio del 16% de la remuneración que perciban, a cargo del personal docente y del que realice tareas insalubres, determinantes de vejez o agotamiento prematuros. 
  • C Con la contribución obligatoria a cargo de los empleadores del 12% sobre el total de remuneraciones que  se abonen al personal. 
  • D Con los intereses, beneficios o dividendos procedentes de la colocación de fondos del instituto. 
  • E Con las multas e intereses devengados por las deudas que los afiliados, beneficiarios y empleadores contrajeren a favor del IPS.
  • F Con las donaciones o legados que se hagan al instituto.
  • G Con la contribución obligatoria a cargo de los empleadores del 18% sobre el total de las remuneraciones que perciba el personal comprendido en el régimen de prestaciones previsionales para agentes discapacitados. 
  • H Con el aporte obligatorio del 18% sobre la remuneración que  perciban a cargo del personal artístico que se desempeña en cuerpo de baile.
  • I Con la contribución extraordinaria, no reintegrable, de las municipalidades, según la masa salarial media.
  • J Con la contribución extraordinaria, no reintegrable, del Estado provincial.
  • K Con los derechos o tasas administrativas, formularios y otros  servicios requeridos por los empleadores o terceros, a excepción de afiliados y beneficiarios del organismo.


Pocos cambios y avances, los motivos de la salida 

A raíz de los pocos  cambios y avances concretados durante los dos primeros años de gestión, el gobierno de Axel Kicillof determinó que Eduardo Santín dé un paso al costado. “No se pudieron implementar medidas para que lleguen a los afiliados los beneficios en tiempo y forma. Se han aprobado herramientas, pero todo esto fue muy poco para dotar al instituto de un mejor manejo”, expresó a La Tecla el diputado Fabio Britos, previo a la salida del funcionario.


Una radiografía por dentro de la caja previsional



Entrevista a Marina Moretti: la nueva conducción

-¿Cuál va a ser tu línea de gestión? ¿Por dónde van a empezar a trabajar?

-Por lo pronto, empezamos a trabajar en un operativo para reducir el stock. Tenemos más de 70 mil expedientes sin resolver y tenemos identificados poco más de 26 mil que consideramos críticos porque son primeros pagos. Esta semana ya empezamos con un operativo de reducción de stock. De lo primero que tenemos que ocuparnos es de eso, de los expedientes que requieren una solución de beneficiarios nuestros que están esperando porque no están cobrando. Tenemos que trabajar mucho en la cuestión territorial, mejorar la atención en nuestros Centros de Atención Previsional (CAP), poner más turnos a disposición y sobre todo creo que el IPS necesita una modernización en cuanto a la incorporación de tecnología, a la mejora de los procesos. Es un poco lo que estuvimos trabajando estos días con los trabajadores y trabajadoras. En el IPS hay mucha capacidad técnica, pero nos falta mejorar los procesos para ser más ágiles y eso tiene que ver con la incorporación de tecnología. Achicar el stock, dar respuesta a  quienes están esperando un beneficio, reforzar la atención en las distintas dependencias.

-¿Qué balance hacés de la gestión de Cambiemos?

-Los cuatro años del gobierno anterior para el IPS fueron todas malas noticias. Desde los intentos de desarmar y de cambiar la ley, le siguió la desfinanciación. Cuando un gobierno, como el anterior, prioriza la modalidad de contratación, más del estilo de locación de servicios o más precarizada, obviamente lo que hacés es desfinanciar al Instituto. El IPS tuvo 25 años superavitarios hasta 2016, que fue el último. Las jubilaciones masivas, incluso la gente que fue a jubilarse por miedo a que le cambiaran las condiciones hizo que la tasa de reemplazo, que se mira en un sistema como el de la provincia de Buenos Aires, pasara de 1 pasivo por cada 3,4 aportantes en 2015 a 1 pasivo por cada 2,4 aportantes en 2019. Eso provocó que hoy tengamos otro IPS que hay que reconstruir. Nuestra mirada es que hay que reconstruirlo con una mirada, primero empática con la gente que nos está esperando, dar los beneficios que faltan y ponernos a reducir stock. Detrás de cada expediente hay una persona que está esperando un beneficio, que trabajó, cumplió con el Estado más de 25 años, y está esperándonos a nosotros. En eso hay que enfocarse en esta primera etapa y después ponernos duramente a trabajar para mejorar el sistema y afinar la parte de recaudación para devolver al IPS el lugar que siempre tuvo. Es un proceso largo. Destruir es muy fácil, en cuatro años lo podés desarmar, pero reconstruir el Instituto es un tiempo que es mucho más largo. Lo empezó Eduardo y sigo yo. 

-Desde que Kicillof asumió al frente del Gobierno pasó a planta permanente a un importante número de empleados y para este año se espera la contratación de otros 25 mil, ¿esta sería una herramienta más para empezar a sanear las cuentas?

-Si, y la decisión que tomó el Gobernador en su momento mejoró porque de 2,4 trabajadores activos por cada jubilado hoy estamos en casi 3. Mejoró muchísimo, pero no es un solo factor. Se puede seguir mejorando con la tasa de reemplazo pero a partir de mejorar los procesos también se puede bajar muchísimo el nivel de reclamo que tenemos sobre los reajustes. No me gusta decir que hay una solución mágica porque, desde mi punto de vista, no la hay. Hay que trabajar en varios frentes. A partir de ahí podemos consolidar un trabajo que nos ponga en el camino que inició en el 2019 el Gobernador y Eduardo (Santín) en su momento, que es la de mejorar las prestaciones, aumentar la resolución de expedientes, mejorar la atención, mejorar la recaudación y modernizarnos, incorporar tecnología. Veo entusiasmo en los  trabajadores, veo ganas. El IPS tiene muy buenos cuadros técnicos, gente formada en esa casa que saben mucho. Mejorando las condiciones de esos trabajadores vamos a poder fortalecer esta mirada de trabajar en varios aspectos para mejorar los tiempos de espera. Eso es lo más urgente de todo.  El primer punto de reclamo es ese. La pandemia afectó la administración y a la vida misma. Hoy estamos todos vacunados, con otra perspectiva, podemos  turnar mucho más de lo que podíamos antes, han cambiado los aforos y  podemos trabajar en otras condiciones.


JUAN CARLOS JUÁREZ
"Esto no se soluciona si no hay una mesa de diálogo”

En diálogo con La Tecla, el ex funcionario del IPS y especialista en Seguridad Social, Juan Carlos Juárez, señaló que el problema que atraviesa el Instituto no puede resolverse de acuerdo a quién esté al frente del mismo ya que, considera, es estructural y de gerenciamiento. “El personal del IPS no gana un buen sueldo como alguien que trabaja en ANSES. ahí hay un problema básico, central. También tiene que haber una reingeniería administrativa de funcionamiento. Es una  cuestión política que tiene que tomar este Gobernador u otro Gobernador o Gobernadora. Mientras no tomen esas decisiones es 
imposible mejorarlo”. Y añadió: “También hay cuestiones que  tienen que ver con la tecnología.

Se necesita mayor tecnología para poder funcionar, para tener una base de datos de todo el personal activo de la provincia de Buenos Aires”. Asimismo, el ex diputado provincial expresó: “Esto no se soluciona si no hay una mesa de diálogo entre el Gobierno, los gremios y los  legisladores para tomar todas las medidas necesarias”.