Argentina
Domingo, 3 julio 2022
MARCAN LA CANCHA
18 de mayo de 2022

El FdT se atrinchera en la Provincia: el armado del plan 2023 y el mensaje para Alberto

El oficialismo bonaerense busca condensar diferencias y prepara otro encuentro con todos adentro. Cómo surfear las olas turbulentas con la mira puesta en retener el mando.

Por Andrés Sosa
El FdT se atrinchera en la Provincia: el armado del plan 2023 y el mensaje para Alberto - La Tecla

Mientras el Frente de Todos (FdT) continúa en la senda del internismo permanente y la economía estruja los bolsillos, el oficialismo en la provincia de Buenos Aires comienza a darle forma a su plan para retener el mando en 2023. Atrincherados, buscan contener a todas las expresiones y profundizar la institucionalización de la coalición. Asimismo, envían un mensaje a la Presidencia y muestran el camino a seguir.

El clima electoral adelantado que se vive ya no es una sensación y se transformó en uno de los temas excluyentes de la agenda de debate. Las dos alianzas más grandes exhiben fisuras en cadena nacional y no esconden sus aspiraciones para el año entrante. No obstante, a diferencia de la oposición, quienes gobiernan además deben mostrar soluciones ante el panorama económico acuciante.

En este marco, en el campo de batalla más determinante de la arena política, el FdT comienza a profundizar su plan para condensar la interna, retener el mando y también enviar señales al Gobierno nacional. Por eso, apuestan a la institucionalización de la coalición y se prepara otra reunión para seguir con la concreción de los objetivos.

“La intención es que estén todos los presidentes de todos los partidos que componen al Frente de Todos”, señalaron fuentes de Calle 6 a La Tecla. En principio, el cónclave sería nuevamente en la residencia del gobernador, Axel Kicillof, y en las próximas semanas.

Además, detallaron que pretenden la “conformación de una mesa que pueda ordenar discusiones de cara a las elecciones del 2023 y a largo plazo” y que sea “un espacio donde todos puedan tener voz”.

Otro de los aspectos será “mostrar un camino a seguir que se puede replicar en Nación y que ya comenzó ‘Coqui’ en Chaco”, detallaron a este medio. El gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, ya implementa un esquema orgánico de la coalición y, a su vez, eleva reclamos para que se replique a nivel nacional.

Los armadores del próximo encuentro son el jefe de Gabinete, Martín Insaurralde, y la ministra de Gobierno, Cristina Álvarez Rodríguez. Ambos dirigentes se encargarán de darle forma a una cumbre en la que se propone que sea más amplia que la realizada a fines de abril. De hecho, en la foto de unidad no estuvo presente ningún dirigente cercano a Alberto Fernández. Allí, además de ellos dos participaron: el gobernador, Axel Kicillof; la vicegobernadora, Verónica Magario; el presidente del PJ bonaerense, Máximo Kirchner; Malena Galmarini en representación del Frente Renovador, Mario Secco por el Frente Grande; Carlos Castagneto por Kolina; y Mónica Macha de Nuevo Encuentro.

En aquel entonces, en un comunicado expresaron que seguirían “una serie de reuniones con todos los actores que conforman la coalición para fortalecer el espacio de discusión y debate interno y las definiciones en torno a la realidad de nuestra provincia”.  En tanto, aseguraron que “la institucionalización de mesas provinciales del Frente de Todos es trabajo que se viene desarrollando en varias jurisdicciones del país y pone de manifiesto el compromiso democrático con el debate de ideas y el trabajo mancomunado para mejorar las condiciones de vida de las y los argentinos”.

No obstante, la novedad de los últimos días fue la visita de ministros cercanos a Alberto Fernández en el Conurbano sin la presencia de Kicillof (la semana pasada el mandatario bonaerense compartió un acto con Gabriel Katopodis en Saladillo). En tanto, el martes, Martín Guzmán y Juan Zabaleta visitaron Almirante Brown y presenciaron una actividad con organizaciones sociales oficialistas acompañados por Emilio Pérsico (Movimiento Evita) y Daniel Menéndez (del Movimiento Somos Barrios de Pie) .

De este modo, en territorio bonaerense el oficialismo arma su plan para el 2023 y lanza señales para todos lados, principalmente para arriba. Mientras, las aspiraciones de reelección de Kicillof deberán lidiar con el despliegue de La Cámpora, el intendentismo, el massismo y los movimientos telúricos propios de la interna oficialista.