Argentina
Lunes, 4 julio 2022
POR UNANIMIDAD
20 de mayo de 2022

En un clima calmo y sin tormentas, intendente logró aprobar la Emergencia Climática

El Concejo Deliberante platense aprobó la emergencia climática por 18 de meses con el objetivo de establecer obras, medidas y acciones coordinadas de adaptación y mitigación del cambio climático.

En un clima calmo y sin tormentas, intendente logró aprobar la Emergencia Climática - La Tecla
En un clima calmo y sin tormentas, intendente logró aprobar la Emergencia Climática - La Tecla
En un clima calmo y sin tormentas, intendente logró aprobar la Emergencia Climática - La Tecla

En la sexta sesión ordinaria del año, los 24 concejales aprobaron la emergencia climática del partido, impulsada por el intendente Julio Garro, que regirá desde el 1 de marzo de 2022, "en pos de establecer políticas concretas para cuidar a los vecinos de la Ciudad".

La iniciativa fue elaborada teniendo en cuenta que la octava sección "es vulnerable a amenazas climáticas y que ha comenzado a experimentar las consecuencias del calentamiento global con precipitaciones más intensas y frecuentes, un aumento de vientos fuertes y largos períodos con déficit de precipitaciones, hechos corroborados por la Subsecretaría de Gestión del Riesgo, el área de Gestión ambiental y por la Dirección de Hidrometeorología municipal".

Frente a este panorama, el cuerpo señaló que la emergencia tendrá una duración de un año y medio (18 meses) "para elaborar medidas, obras y acciones coordinadas de adaptación y mitigación del cambio climático, que generen capacidades para reducir el riesgo de desastres sobre la población, los ecosistemas, bienes y servicios frente a la crisis climática".

En la sesión, el concejal de Juntos Javier Mor Roig destacó el trabajo que viene realizando en ese sentido el Ejecutivo municipal con las obras hidráulicas y el sistema de alerta temprana. Asimismo, mencionó fenómenos climáticos sufridos por la ciudad, como las ráfagas de viento superiores a los 100 Km/h que el 5 de febrero de 2017, la tormenta de granizo y fuertes ráfagas del 22 de febrero de 2019 que dejó un saldo de más de 400 árboles y postes, sumado a cortes de luz generalizados; y el evento similar en diciembre de 2020, con ráfagas de 80 km/h que provocaron la caída de 270 árboles.

Entre los fundamentos de la emergencia, el Ejecutivo local citó el último informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) 2022 en el que el organismo asegura que la vida, los bienes y las infraestructuras, incluidos los sistemas de energía y transporte, se ven cada vez más afectados por olas de calor, tormentas, sequías, inundaciones y la subida del nivel del mar