Argentina
Miércoles, 5 octubre 2022
FUERTE TESTIMONIO
5 de junio de 2022

Duro relato de Romina Manguel sobre Gerardo Rozín: "Él siempre supo que se iba a morir"

La periodista recordó al conductor, con quien tuvo una gran amistad, y dio detalles de cómo fue acompañarlo en el último tramo de su enfermedad.

Duro relato de Romina Manguel sobre Gerardo Rozín:

Romina Manguel fue una de las amigas más íntimas que Gerardo Rozín tuvo en el medio y una de las que lo acompañó durante el tramo más complicado de su enfermedad. A casi tres meses de su partida, la periodista lo recordó y dio detalles inéditos de cómo fue estar a su lado en sus últimos días.

Anoche, Manguel estuvo de invitada en PH, el programa de Andy Kusnetzoff, y reveló que el conductor siempre supo que su diagnóstico era terminal. "Gerardo siempre supo que se iba a morir, desde el primer día del diagnóstico. Y él trataba de convencer a sus amigos más íntimos y querido. A mí me decía ‘me voy a morir, eh’", comentó.

"En los últimos tiempos, él me llamaba todas las noches a las 12 de la noche. Y era una carga fuerte porque, primero nos reíamos mucho, y después terminábamos hablando de la muerte, de las cosas que él quería cuando se muera y me pedía que yo lo anote. Como sabía que era una colgada, me decía ‘sé que no estás anotando, poné la cámara’. Y yo le contestaba ‘Gerardo, estoy en bombacha, mañana hablamos’, pero él no aceptaba eso, así que tenía que poner la cámara para que me ve anotar", contó.

Luego, Romina se refirió a lo difícil que fue ese tiempo para ella. "Yo terminaba llorando a veces hasta las 5 de la mañana y me acuerdo que hablé con mi analista de esto y con mis amigos, y decidí hablar con Gerardo para decirle que no podía soportar esto porque me dejaba rota todas las noches y yo no puedo no dormir porque, además, tengo dos hijas", indicó.

Después de esto, la periodista lo enfrentó, pero sin éxito. "Entonces, lo llamé, me costó esa charla, y cuando me senté con Gerardo le dije que me estaban haciendo muy mal estas llamadas a la noche. Y él me responde ‘ah, bueno. Yo me voy a morir pero la señora no duerme. ¿Sabés qué? No me importa que no duermas, tomate algo después. Yo me voy a morir y cuando me muera, vas a dormir. ¿Me entendiste? No se charla más del tema", recordó.