Argentina
Sábado, 2 julio 2022
RUMBO AL 2023
12 de junio de 2022

El desafío radical: objetivo gobernación

La UCR apuesta fuerte a las próximas elecciones y en territorio bonaerense se le abre la incógnita en torno a qué figuras posicionar para competir por el sillón de Dardo Rocha. Cómo fue la performance de los candidatos boina blanca en la Provincia y qué obstáculos deben sortear en la actualidad.

Por Andrés Sosa

La Unión Cívica Radical (UCR) protagoniza un proceso en el cual intenta recuperar el espacio de poder que tuvo tiempo atrás y las elecciones del 2023 serán una gran prueba. Con el antecedente más cercano de las legislativas 2021 en el que logró reposicionarse en la arena política, ahora se le presentan varios desafíos. Discutirle mano a mano al PRO hacia el interior de Juntos por el Cambio (JxC) para formar parte de las decisiones adoptadas, es uno de ellos. El otro, además de la candidatura presidencial, es encontrar la figura para disputar la gobernación bonaerense.

La compulsa en la provincia de Buenos Aires para el radicalismo presenta una serie de dificultades que deberá sortear: aspectos coyunturales, el peso de formar parte de una coalición que fue gobierno en el período 2015-2019, la interna desatada en la alianza que forma parte y elementos históricos, entre otros. 

A pesar del 60 a 40 en favor del PRO de las elecciones internas de JxC el año pasado, lo reflejado en las urnas implicó un aire revitalizador en el partido centenario. Al mismo tiempo, fue otro empujón para las aspiraciones electorales de cara al 2023. Por ese motivo, los movimientos en torno a las próximas candidaturas cada vez son mayores.

En el plano nacional ya asoman nombres con intenciones competir por la Presidencia de la Nación. Uno es el actual diputado nacional, Facundo Manes, y el otro es el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales. En menor medida, aparecen versiones que comienzan a impulsar al mandatario provincial de Corrientes, Gustavo Valdés.


El desafío radical: objetivo gobernación


En territorio bonaerense la situación viene un poco menos clara y, contrariamente a lo que sucede con el PRO, se observan dificultades a la hora de encontrar alguien que pueda dar la pelea por el sillón de Dardo Rocha. La competitividad, sin dudas, será central a la hora de las definiciones. 

No obstante, en este marco, comienzan a ensayar algunas prematuras respuestas a la incógnita. El diputado provincial y presidente del Comité Provincia de la UCR, Maximiliano Abad, comienza a ser una posible opción en estudio. También aparece el intendente de San Isidro, Gustavo Posse, y en el terreno de las especulaciones no se debería descartar a algún alcalde avezado del interior. 

Para esto hay que tener en cuenta además el impulso que emana desde el radicalismo sobre el pedido de un mayor protagonismo de las mujeres. De hecho, existe un reclamo en torno a la conformación de la Suprema Corte de Justicia bonaerense y el pedido de paridad. Por ese motivo, la perspectiva de género es un factor que puede influir a la hora de ungir a una figura candidateable.

El radicalismo deberá lidiar con el peso de la historia y será uno de sus principales desafíos de cara al 2023 para posicionarse tanto en JxC como en todo el escenario. En un brevísimo repaso desde la vuelta de la democracia hasta la actualidad, el partido ha mostrado diferentes facetas y ahora se encuentra en un momento bisagra.  

Tras la dictadura cívico militar, en 1983 Alejandro Armendariz se consagró gobernador con más de 2.800.000 de votos. El primer y único mandatario radical desde ese entonces hasta la fecha. Luego vinieron momentos de derrotas sucesivas frente al peronismo, pero con actuaciones para nada despreciables. 

En 1999, con la Alianza no tuvo candidato a gobernador ya que Melchor Posse (exintendente de San Isidro) fue como postulante a vice de Graciela Fernández Meijide. Bajo la presidencia de Fernando de la Rúa en medio de un caos que desembocó en su salida temprana tras el Argentinazo del 19 y 20 de diciembre de 2001, la UCR comenzaría con un largo proceso de vaciamiento. 

Incluso, en el 2011 (luego de sacar poco más de 350 mil votos en 2007) no tuvo ningún candidato en fórmulas por la gobernación bonaerense. Un claro síntoma de lo que atravesaba el partido por aquel entonces. Ya en 2015, con la conformación de Cambiemos los boina blanca retornaron a la primera plana con la vicegobernación de Daniel Salvador bajo el mando de María Eugenia Vidal

De esta manera, uno de los obstáculos a resolver por el radicalismo será volver a ubicarse como uno de los gigantes en la política con nombres de peso que puedan desarrollar su programa. Un camino complejo en el cual hoy el país está marcado por la disputa de dos grandes coaliciones a diferencia del bipartidismo que predominaba tiempo atrás.

En la provincia de Buenos Aires, deberán hacerse fuertes para competir dentro de JxC y lograr catapultar a un candidato radical. La carrera está en marcha y las piezas en movimiento. Por lo pronto, apuestan a la acumulación política para lugar dar el batacazo.


El desafío radical: objetivo gobernación



ELECCIONES A GOBERNADOR
La UCR y su participación electoral en la Provincia desde el 83 a la actualidad

Elecciones de 1983: radicalismo ATR

Votación
  • UNION CIVICA RADICAL  2.805.024
  • PARTIDO JUSTICIALISTA 2.143.734

Con la vuelta a la democracia tras la última dictadura cívico militar, Alejandro Armendariz se consagró gobernador acompañado por Elva Barreiro de Roulet como vice. De este modo, derrotaron a la fórmula del peronismo compuesta por Herminio Iglesias y José Carmelo Amerise.


Elecciones de 1987: el peronismo regresa al poder

Votación
  • FRENTE JUSTICIALISTA RENOVADOR 2.808.576
  • UNION CIVICA RADICAL 2.396.364 

El justicialismo triunfó y se transformó en gobernador Antonio Cafiero y en vice Luis María Macaya. En tanto, con el peso de la administración fallida de Raúl Alfonsín en la Presidencia, la fórmula boina blanca de Juan Manuel Casella y Osvaldo Pozzio no logró continuar con el legado de Armendariz. Luego, el candidato a mandatario bonaerense acompañó en la fórmula presidencial a Eduardo Angeloz en 1989.


Elecciones de 1991: el justicialismo retiene el mando

Votación
  • FRENTE JUSTICIALISTA FEDERAL 2.771.3644
  • UNION CIVICA RADICAL 1.409.584

Eduardo Duhalde accede al poder junto a Rafael Roma y, así, el peronismo derrota una vez más al radicalismo. En aquel entonces, la fórmula de la UCR se integró por Juan Carlos Pugliese (quien fuera presidente de la Cámara de Diputados de la Nación durante la presidencia de Alfonsín) y Norberto García Silva.


Elecciones de 1995: la UCR no levanta cabeza 

Votación
  • FRENTE JUSTICIALISTA FEDERAL 3.663.274
  • UNION CIVICA RADICAL 1.120.371 

Otra vez la dupla Duhalde – Roma gana la elección al imponerse a la fórmula del Frepaso compuesta por Carlos Auyero y Jorge Vázquez. El radicalismo se ubicó en tercer lugar con su dupla Pascual Cappelleri - Francisco Mugnolo. El candidato a gobernador radical fue concejal en la presidencia de Arturo Illia, presidió la Cámara de Diputados bonaerense y además fue diputado nacional.


Elecciones de 1999: derrota del radicalismo en la Alianza

Votación
  • CONCERTACION JUST. PARA EL CAMBIO* 2.712.218 (UNION DEL CENTRO DEMOCRATICO 367.542 Y ACCION POR LA REPUBLICA 422.110)
  • ALIANA. PARA EL TRAB, LA JUST. Y LA EDUC. 2.996.483

Carlos Ruckauf se convirtió en mandatario provincial y Felipe Sola en vice por el peronismo. Fue una elección que se caracterizó, entre otros elementos, por dos aspectos. El primero es que el radicalismo no tuvo candidato a gobernador porque la fórmula la lideró Graciela Fernández Meijide y el boina blanca Melchor Posse (intendente de San Isidro del 83 al 99) la acompañó en el segundo lugar. El otro detalle fue que el ganador sumó los votos de Acción por la República y Unión del Centro Democrático.

*Total 3.501.870


Elecciones de 2003: el lastre del 2001

Votación
  • PARTIDO JUSTICIALISTA 2.563.148 43.32
  • UNION CIVICA RADICAL 530.538 8.97 

Felipe Solá se convirtió en gobernador y Graciela Giannettasio en vice por una amplia diferencia. En segundo lugar se ubicó Luis Patti y en tercero quedó Aldo Rico. Más atrás, en la cuarta ubicación, y con un caudal de votos que reflejaba la situación del radicalismo tras la presidencia de Fernando de la Rúa, quedó la UCR con la dupla Margarita Stolbizer - Miguel Ángel Bazze.


Elecciones de 2007: en caída libre

Votación
  • FRENTE PARA LA VICTORIA 3.376.795
  • UNION CIVICA RADICAL 350.227 

La fórmula Daniel Scioli – Alberto Balestrini triunfó sin problemas. En segundo lugar quedó el Frente Coalición Cívica integrado por dos exradicales como Margarita Stolbizer y Jaime Linares. En tercer puesto quedó Unión PRO con Francisco de Narváez – Jorge Macri. Por su parte, la UCR apostó por Ricardo Alfonsín y Luis Brandoni con una pobre perfomance ubicándose cuartos cómodos.


Elecciones de 2011: sin lista ni candidato

Votación
  • FRENTE PARA LA VICTORIA 4.288.400

Daniel Scioli retuvo la gobernación y fue acompañado por Gabriel Mariotto. Mucho más atrás quedó  Francisco de Narváez con    Mónica López por la Unión para el Desarrollo Social.  Después, otra vez Margarita Stolbizer participó que obtuvo el tercer lugar con el Frente Amplio Progresista. Un comicio histórico en el que el radicalismo no tuvo candidatos. Una postal del estado de situación del partido centenario.


Elecciones de 2015: con vice, la vuelta al poder

Votación
  • ALIANZA CAMBIEMOS BUENOS AIRES 3.609.312
  • ALIANZA FRENTE PARA LA VICTORIA 3.230.789

Para sorpresa de muchos, María Eugenia Vidal ganó la gobernación y derrotó a su contrincante Aníbal Fernández. La ganadora llevó como vice a Daniel Salvador, un dirigente radical. Después de años, el radicalismo comenzaba a reaparecer en el radar.

Elecciones de 2019: con las manos vacías 

Votación
  • FRENTE DE TODOS 5.274.511
  • JUNTOS POR EL CAMBIO 3.852.624

La caída de Vidal – Salvador ante la fórmula del Frente de Todos compuesta por Axel Kicillof y Verónica Magario marcó otra vez la salida del radicalismo del poder.