Argentina
Sábado, 2 julio 2022
NOTA DE GRAFICA
16 de junio de 2022

La reforma policial, bajo la lupa

El Gobierno bonaerense avanza con el proyecto y la Legislatura ya estudia sus puntos. Cuáles son los principales cambios. La mirada de la oposición y posturas anticipadas.

Por Juan Pablo Carvajal

El Gobierno bonaerense puso primera y envió a la Legislatura el proyecto que apunta a modificar el régimen laboral de la Policía de la Provincia, una de las áreas más sensibles de la administración. Qué objetivos persigue la reforma y cómo se posicionan el oficialismo y la oposición frente a los cambios propuestos.

Según información a la que accedió La Tecla, el proyecto tiene como objetivos mejorar los criterios de ingreso, evitar la discrecionalidad en las promociones y ascensos, fortalecer el perfil profesional, generar certeza y previsibilidad en la carrera policial, ampliar derechos de los funcionarios/as policiales y mejorar la incorporación de la organización policial al entramado institucional.

Entre los considerandos del proyecto que se debatirá en el Parlamento bonaerense se puntualiza que “el Poder Ejecutivo determinará considerando las pautas presupuestarias y las necesidades operativas de la fuerza policial, los cupos de ascenso de cada escalafón y jerarquía de conformidad a la proyección de la pirámide organizacional de las policías de la Provincia de Buenos Aires planteada”.

Además se recalca que es “una reforma pensada para modificar estructuralmente la institución policial, reconociendo su historia, su rol y la necesidad de su perfeccionamiento en el marco de una política de seguridad pública con eje en la prevención del delito, la seguridad de las y los ciudadanos bonaerenses”.

El debate anticipado Con el ingreso al Senado, el proyecto comenzó a generar debates internos tanto en el oficialismo como en la oposición. Si bien no se reunió la comisión de Seguridad en la Cámara Alta, los legisladores comenzaron a escudriñar en detalle cada uno de los artículos esbozados en la iniciativa.

El Frente de Todos buscará, junto a funcionarios del Ejecutivo, evacuar todas las dudas e interiorizarse en detalle respecto a los lineamientos del proyecto que ya tienen en sus manos. Mientras tanto es el grupo de legisladores opositores el que desplegó toda su artillería a lo largo y ancho de la Provincia para marcar al Gobierno sus principales disidencias.

En este sentido el radicalismo bajó al territorio a sus senadores para conocer las observaciones de las fuerzas de seguridad en las secciones electorales. Más allá de las objeciones puntuales al proyecto, desde Juntos manifestaron a este medio que tienen la intención de acompañar la propuesta del Ejecutivo; no obstante buscarán debatir aquellos artículos relacionados con los derechos, deberes y prohibiciones, como también el reordenamiento de los escalafones y las cuestiones salariales.

En este sentido tampoco quedó afuera del análisis el debate por las policías locales. Sobre este punto, el senador Joaquín de la Torre señaló a La Tecla que “estamos convencidos de que los intendentes tienen que tener su propia policía de proximidad para atacar el problema de la inseguridad en el territorio”.

En la Cámara de Diputados tampoco están ajenos al debate respecto a la reforma policial. En este sentido los legisladores de la oposición marcaron sus coincidencias con sus pares del Senado, principalmente las relacionadas con el fortalecimiento de la profesionalización, como así también en la formación de los agentes; sin embargo, en la Cámara Baja son más intransigentes y críticos a la letra de la propuesta.

Entre los puntos que tuvieron más objeciones se encuentra la modificación de los escalafones de oficiales y suboficiales y las cuestiones salariales. En esta línea, los diputados que analizan la norma buscan profundizar y exponer ante los funcionarios del Ministerio de Seguridad sus disidencias con la propuesta. Con el texto de la iniciativa solamente queda su paso por el Parlamento bonaerense.

El Gobierno deberá mediar para alcanzar los acuerdos necesarios y tener luz verde a la ley que tiene como norte ordenar la cuestión normativa, más allá de las resistencias dentro de la fuerza. Amén de los puntos propuestos por el Gobierno y la apuesta fuerte a modificar de forma rigurosa la estrucutura policial, los legisladores de la oposición no dejaron pasar sus cuestionamientos, mientras desde el oficialismo se encaminan a dar el debate para alcanzar los acuerdos que permitan la anhelada modificación. 

Una discusión que se anticipa en ambas cámaras

El proyecto ya se encuentra en estudio en el Senado de la Provincia y cada uno de sus artículos son analizados en ambos bloques. La comisión de Seguridad aún no se reunió, sin embargo, sus integrantes pusieron en marcha la consulta con especialistas y anticipan un debate candente antes de llegar al recinto.

Desde Juntos ya tienen un punteo de sus principales observaciones y desplegaron por toda la Provincia su artillería, para no dejar escapar nada de la nueva normativa. Si bien desde el bloque opositor no manifestaron la intención de trabar el tratamiento, sí buscarán claridad respecto a puntos que consideran claves de cara al debate parlamentario.

Por su parte, el oficialismo se mantiene con mayor cautela y, junto a miembros del Ejecutivo provincial, busca interiorizarse al detalle de la letra del proyecto. En Diputados hay mayor expectativa. En la Cámara Baja esperan el paso por el Senado. Cabe señalar que los integrantes de ese cuerpo, principalmente de la oposición, se mantienen más intransigentes y son quienes hicieron mayores observaciones a la letra del proyecto



Javier Alonso (subsecretario de Formación y Desarrollo Profesional )

“La ley trabaja todo lo que tiene que ver con el ingreso”


El subsecretario de Formación y Desarrollo Profesional del Ministerio de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Javier Alonso, en diálogo con La Tecla explicó los lineamientos de la nueva reforma que impulsa el Ejecutivo provincial. Al respecto señaló que “la ley trabaja todo lo que tiene que ver con el ingreso, la formación, la carrera policial, los derechos, las obligaciones del personal.

Es una reforma que viene a fortalecer todos los cambios que estamos haciendo en materia de profesionalización, además de actualizar algunos estándares relacionados con derechos humanos, con perspectiva de género que se fueron modificando en estos últimos años y la ley de policía quedó desactualizada”.

Asimismo puntualizó: “Se le da una fuerte impronta a la formación, a la vinculación con la universidad Juan Vucetich y a la necesidad de que, más allá de los cursos de ascensos, se exijan títulos de pregrado, grado y posgrado para ocupar las jerarquías superiores, porque una formación universitaria prepara para otro mundo.

La idea es que el personal a lo largo de su carrera, además de trabajar, se tenga que formar, aquellos que quieran acceder a las jerarquías superiores”.También expresó: “Incorporamos cuestiones relacionadas con el orden de lo normativo, porque a lo largo del tiempo se van produciendo juicios y desde la Procuración se pide ajustar algunos derechos de la Policía al resto de la sociedad, como las licencias por violencia de género, por maternidad, por paternidad y cuestiones que estaban desactualizadas y tienen que ver con el debido proceso, la defensa de los policías y cuestiones que se tienen que aggiornar a los fallos que fueron sacando la Fiscalía de Estado y la Asesoría General del Gobierno”.

En esa línea, Alonso dijo: “Lo más interesante es que, si bien no se cambiaron los escalafones y los agrupamientos de personal, estamos cambiando el sentido de cómo se ingresa, estamos volviendo a tener una escuela de oficiales y suboficiales; eso nos permite formar a los oficiales en tres años y a los suboficiales con la formación de un año, que es la vigente”.


Puntos principales de la nueva ley

Aplicación: todo el personal policial de la provincia de Buenos Aires.

Incorporación mediante institutos de formación policial de la Provincia.

Al escalafón Oficiales de Comando, una vez aprobado el curso de formación, ingresan con el grado de Oficial Subayudante/a.

Al escalafón Suboficiales de Comando, una vez aprobado el curso de formación, ingresan con el grado de Agente.

Quienes posean títulos de grado universitario habilitantes en las especialidades que la Autoridad de Aplicación determine conforme a las necesidades del cuerpo policial.

En relación con los ascensos extraordinarios se prevé un mecanismo de excepcionalidad que tiene por propósito limitar su discrecionalidad.


Requisitos de ingreso

No pueden ingresar: 


Quienes hubieren sido exonerados/as o declarados/as cesantes de la Administración Pública.

Quienes tengan proceso penal pendiente o hayan sido condenados/as en causa penal.

El/la que esté inhabilitado/a para ingresar a la Administración Pública Provincial.

Prohibiciones

Ser directa o indirectamente proveedor/a o contratista habitual u ocasional de la Administración Pública provincial o dependiente, asociado o representante de alguno/a de ellos.

Patrocinar trámites y gestiones administrativas o judiciales referentes a asuntos de terceros/as que se encuentren o no oficialmente a su cargo.

Desempeñar otros cargos, funciones o empleos en la Administración Pública, excepto el ejercicio de la docencia.

Desarrollar actividades lucrativas o de cualquier otro tipo incompatibles con el desempeño de las funciones.

El personal policial en situación de retiro no podrá ejercer cargos públicos ejecutivos rentados o ad honorem en municipios de la Provincia de Buenos Aires que impliquen ejercer coordinación, mando, comando, supervisión o control del personal policial en servicio.

Situaciones de retiro

El personal que alcance la edad de 65 años, aun cuando no se encuentre en condiciones de obtener el retiro o jubilación; en caso de incapacidad física; que hubiere desaprobado dos veces consecutivas los cursos obligatorios.


Flavia Delmonte (senadora provincial de Juntos)

“Nosotros no tenemos intención de no acompañar”


Desde el Senado provincial, la secretaria de comisión, Flavia Delmonte, habló con La Tecla y dijo: “Nosotros hicimos observaciones sobre algunos artículos, por ejemplo, el 12, donde se establece que todo policía retirado no puede ocupar cargos públicos. Ese es un punto que trae algunos cuestionamientos por parte de los policías, principalmente donde se dice que ‘el personal policial en situación de retiro no podrá ejercer cargos públicos, ejecutivos rentados o ad honorem en municipios de la provincia de Buenos Aires que impliquen ejercer coordinación, mando, comando, supervisión o control personal´, y en esto hay bronca.

Si bien el personal policial considera que algunos puntos los pueden llegar a beneficiar, con otros no están de acuerdo”. En ese sentido la legisladora agregó: “En la fuerza estaban muy expectantes, nosotros nos pusimos a disposición para hacer modificaciones”. Respecto al diálogo con las autoridades del Ejecutivo, la senadora puntualizó: “Tenemos la intención de escuchar al ministro de Seguridad, Sergio Berni, y a toda la cúpula policial”.

Sobre el trabajo y estudio de la norma, Delmonte comentó: “Este es un trabajo que estamos haciendo los senadores radicales, y hay representantas de todas las secciones; en función de eso estamos trabajando sobre lo que nos dicen las fuerzas de seguridad y que se deben modificar”.

En referencia al tratamiento parlamentario y posicionamiento de la oposición indicó: “Si nos ponemos de acuerdo y respetamos los cambios de los involucrados se tendría que aprobar. Nosotros no tenemos intención de no acompañar, porque no estamos en contra de la ley”.