Argentina
Domingo, 3 julio 2022
LA PELEA QUE SE VIENE
23 de junio de 2022

La puja por los planes sociales abrió un nuevo capítulo en la interna del Frente de Todos

La iniciativa que impulsa que los programas sean manejados por los intendentes y no por las organizaciones sociales genera discordia. La grieta en el oficialismo y la venia en la oposición.

La puja por los planes sociales abrió un nuevo capítulo en la interna del Frente de Todos - La Tecla

La propuesta que surgió para que tanto las provincias como los municipios administren los programas sociales acorrala a los piqueteros. De esta manera, se abre un nuevo capítulo en la batalla interna del Frente de Todos (FdT). No solo generó una fuerte discordia con las organizaciones oficialistas - principalmente con el Movimiento Evita- sino también en las que provienen de la izquierda. Por su parte, desde la oposición ven la oportunidad para dar a conocer su postura al respecto. Arde el escenario político y social.

La iniciativa impacta de lleno en la provincia de Buenos Aires y más precisamente en el Conurbano. Es que los grandes bolsones de pobreza se concentran en ese territorio y allí es el lugar en el que se hacen fuertes las organizaciones sociales. En medio de la batalla interna del oficialismo y con un clima electoral adelantado, cada reducto de poder es central para las aspiraciones de cara al 2023.

La puja por quién administra los planes no es nueva, pero en los últimas días retomó fuerza a causa de los planteos realizados por la vicepresidenta, Cristina Fernández de Kirchner. El principal destinario fue el Movimiento Evita, aliado del presidente Alberto Fernández. Al mismo tiempo, el resto del arco piquetero también acusó el golpe.

Las acusaciones cruzadas entre ambos sectores están a flor de piel y también se suman a la polémica desde Juntos por el Cambio. Los intendentes opositores entienden que es el momento para rediscutir la finalidad de dicha política pública y tienen el terreno allanado para reafirmar su postura que empalma, en cierto modo, con la planteada por el kirchnerismo.

En este marco, el gobierno de Axel Kicillof no escapa a la controversia y ya habían sentado su postura antes de las palabras de la Vicepresidenta junto a otros gobernadores del peronismo. "Queremos crear trabajo genuino, trasnformar los planes en eso, trabajo", señalaron fuentes consultadas por La Tecla. 

En tanto, desde el Ministerio de Desarrollo de la Comunidad bonaerense, conducido por Andrés "Cuervo" Larroque, también se movieron. Al margen de la disputa que posee La Cámpora con el Evita, la semana pasada el funcionario compartió una actividad con Juan Grabois, dirigente del MTE, en la Legislatura bonaerense. En la oportunidad, debatieron sobre la propuesta de Salario Básico Universal, la generación de empleo y la actualidad de los trabajadores de la economía popular.

Por su parte, Diego Valenzuela (PRO), intendente de Tres de Febrero, también habló sobre la polémica reinante y realizó declaraciones a La Tecla. “Los programas sociales deben ser sin intermediarios, con un criterio de atienda la necesidad de cada beneficiario. También debe tener temporalidad, no pueden ser permanentes. Además, deben ser con la condicionalidad de un puente hacia el trabajo”.

“Yo hago esto en el municipio. Los beneficiarios que eligen la unidad de gestión municipal, que son una minoría, son integrados a un empleo y cobran un recurso extra a causa de esa actividad”, añadió.

Asimismo, se mostró de acuerdo con la chance de que los distritos gestionen los programas sociales, pero aclaró que “no deben ser para que los municipios hagan lo mismo que los movimientos sociales que lo hacen para hacer marchas y actividades políticas”.

Luego fue tajante sobre la polémica desatada y lanzó: “Esto surge por una interna política partidaria y es lamentable. El Potenciar Trabajo se convirtió en un sistema de contención y manipulación política. Esto se potencia por la interna del Frente de Todos. La actitud de la Vicepresidenta tiene la finalidad de atacar a los movimientos cercanos a Alberto Fernández. Tienen que ver con la puja de poder”. 

A su turno, el intendente de Tigre, Julio Zamora, expresó: "Creo que el Ministerio de Desarrollo Social, a través de Zabaleta tiene una mirada sobre el tema que interpreta lo que pensamos los intendentes. Seguramente este traspaso que le ponen a los municipios, del control de los planes sociales, va a redundar en una mejora en nuestros municipios, articular tareas con vecinos que tienen problemas de desempleo y necesitan un plan social y le puedan dar a la comunidad un progreso, en sentirse parte de nuestra comunidad, mejorar nuestra ciudad. Veo con buenos ojos la posición del ministro Zabaleta de tomar el toro por las astas, darle a estos planes una función y misión de poder realizarse en nuestra comunidad para todos aquellos vecinos que tienen problemas de desempleo".
 
Y añadió: "Las organizaciones sociales cumplen una función central y de cierta representación y tenemos que trabajar en conjunto. No sobra nadie en la construcción de la Argentina. Algunas organizaciones han contribuido a contener, a estar al lado de las personas que sufren y tienen dificultades. Por eso hay que dialogar, el ministro ha entablado un diálogo fecundo, pero un diálogo significa también que busquemos soluciones a los problemas. Que los municipios puedan tener la gestión de los planes sociales es muy importante. En este sentido, el vecino que tiene alguna dificultad puede ayudar con el tipo de ciudad que queremos".

Desde la Presencia de la Nación salieron a responder en torno al debate por los planes y la la portavoz Gabriela Cerruti negó la versión sobre el traspaso de 180.000 beneficiarios a la órbita de provincias e intendencias. "No es correcta la información", sentenció.


Germano: "Los intendentes y gobernadores son electos por el pueblo y a partir de ese hecho tienen legitimidad"

En diálogo con La Tecla, el analista y consulto político, Carlos Germano, consideró que "el panorama de Alberto Fernández es complicado, y en ese escenario, el único anclaje que está teniendo a nivel territorial es el Movimiento Evita y es ahí donde Cristina pega fuerte y tiene como socios estratégicos a los intendentes del conurbano y con los gobernadores. 

Asimismo agregó: "En su soledad Alberto Fernández se acopla al Movimiento Evita que tiene estructura, logística y dinero para salir a competir en algunos lugares, como es La Matanza, donde Emilio Pérsico tiene a su candidata que es su esposa y esa sociedad tiende a incrementarse". 

Sobre el traspaso de planes a la órbita de gobernadores e intendentes, Germano señaló: "con los intendentes no hay diferencias entre intendentes oficialistas y opositores, por eso hay que ver hasta donde juega Alberto Fernández". 

En este sentido, el analista reivindicó: "Los intendentes y gobernadores son electos por el pueblo y a partir de ese hecho tienen un bonus track que no lo tienen las organizaciones sociales y en ese escenario la institucionalidad se impone y están más legitimados que los movimientos sociales".

De esta manera, resumió: "Hoy el armado del presidente y lo más fuerte que tiene es el Movimiento Evita, a partir de ahí es donde se van a ver las diferencias, porque los ministros que jugaron muy cercano al presidente están cuidando sus lugares, como Gabriel Katopodis, que está pensando en San Martín o Juan Zabaleta en Hurlingham"