Argentina
Jueves, 7 julio 2022
PANORAMA
23 de junio de 2022

Se complica la meta fiscal con el FMI ante el crecimiento del déficit

Tras publicarse el resultado fiscal de mayo, la consultora M&R Asociados analizó el escenario financiero que se viene, de cara a lo que será la segunda revisión del programa con el FMI y la meta en términos de resultado primario. 

Se complica la meta fiscal con el FMI ante el crecimiento del déficit - La Tecla

En este sentido, el déficit primario base caja del mes de mayo fue de $162.412 millones, creciendo cerca de $80.000 millones respecto a abril y cerca de $190.000 millones respecto a mayo de 2021. El pago de intereses de la deuda ascendió a $80.021 millones, por lo que el resultado financiero fue de $242.433 millones. En consecuencia, en el acumulado a mayo, el rojo primario alcanzó los $434.331 millones implicando un -0,54% del PBI, mientras que el déficit financiero se ubicó en $848.339 millones, siendo -1,06% del producto. 

“La dinámica del crecimiento del déficit fiscal responde a un sostenido aumento en los subsidios debido al estallido de la guerra en Ucrania, con el consecuente aumento de los precios internacionales, pero también un importante crecimiento del resto de los componentes del gasto, principalmente aquellos que se encuentran “indexados” o atados a otras variables de la economía (ej. Fórmula previsional o paritarias) y que hacen difícil controlarlas sin un ajuste sustantivo con impacto social. Por otra parte, la última variable que quiere ajustar el Gobierno es el gasto de capital, ya que ello implicaría una menor dinámica en la economía real y tensiones con provincias”, señalaron desde la consultora. 

En este sentido, los gastos corrientes crecieron a un ritmo del 9,7% interanual real, mientras que los ingresos cayeron 1,4% interanual real en el mismo período, denotando la divergencia entre ambos. 

“Dentro de estos últimos, se puede destacar que los ingresos tributarios todavía siguen mostrando una buena dinámica, al crecer 9,6% i.a real, mientras que los tributos ligados a la seguridad social (empleo y salarios) lo hicieron a un ritmo similar, más precisamente del 9,5% i.a real. Aquí se puede destacar la dinámica del mercado de trabajo, en donde los indicadores de empleo vienen mostrando buenos números y que posiblemente sean confirmados cuando el INDEC publique los datos al primer trimestre del año”.

Y añadieron: “Por el lado del gasto, que parece indomable por estos días, las erogaciones de operación (principalmente remuneraciones) vienen creciendo al 10% interanual real, sobre todo luego del buen acuerdo paritario que cerró UPCN (76% para 2022). Los gastos de la seguridad social, mayormente atados a la fórmula previsional, crecen 3% i.a real y acumulan un 4,7% en el año. Por el lado de las transferencias, que en teoría iban a ser una de las variables de ajuste para poder cumplir con la meta del FMI, en mayo crecieron 21% i.a real, en donde se destaca el avance del 26% real i.a de las transferencias al sector privado y del 5% al sector público. Dentro de este último, las transferencias a provincias (principal variable de ajuste) creció un 4% por encima de la inflación”. 

Los subsidios, otro de los ejes teóricos de reducción de gasto según el Ministro Guzmán (a partir de la segmentación), crecieron 0,9% real interanual, en donde se destaca la dinámica de los ligados al transporte (8,6% real i.a) mientras que los ligados a la energía se mantuvieron estables. Sin embargo, y dada la dinámica observada en el mercado de cambios durante junio con reiterados pagos de importaciones de energía, estos últimos mostrarían un significativo crecimiento durante el corriente mes, comprometiendo aún más el resultado fiscal. 

Por último, el gasto de capital, dinamizador de la economía según palabras del Gobierno, creció un 15% real interanual en mayo, acumulando en el año un avance del 13% por encima del nivel general de precios. Con todo, queda el último mes en materia fiscal de cara a lo que será la próxima revisión con el fondo monetario y donde los últimos datos dejan parado al Gobierno muy cerca de tener que pedir un waiver. Luego de que el Fondo limitara el uso de rentas de la propiedad como ingreso efectivo, el resultado primario teniendo en cuenta dicho límite ascendió a $191.528 millones en mayo y dejó el acumulado del año en -$463.448 millones. En consecuencia, el margen de rojo primario para el mes de junio rondaría los $100.000 millones, algo significativamente inferior a lo que fue mayo. 

En esta línea, concluyeron: “Más aún, teniendo en cuenta la dinámica de los subsidios en junio (por impo de energía), el pago de aguinaldos y la primera cuota del nuevo IFE a pagarse hacia fin de mes (cerca de $100.000 millones). En consecuencia, junio luce como un mes sumamente complicado en materia fiscal para poder cumplir lo acordado con el Fondo. Sin embargo, aún restan saber los nuevos números nominales de los objetivos, tras la revisión del board del FMI y a la espera del nuevo memorando técnico, que sale luego de cada revisión. Aquí, los ejecutivos del organismo han comentado reiteradas veces que los objetivos anuales no se cambiarán, pero que entienden el contexto de la guerra y la necesidad de no realizar un ajuste brusco para no desproteger el entramado social. En este contexto, será clave la nueva nominalidad de las metas y su ordenamiento entre trimestres, sobre todo teniendo en cuenta que si se mantiene la nominalidad actual, sin dudas habrá que pedir un waiver porque en materia fiscal es prácticamente imposible de cumplir”.