Argentina
Viernes, 19 agosto 2022
NOTA DE GRAFICA
7 de julio de 2022

Mario Oporto: "El PJ debe plantearse a quien representa"

El subsecretario de Relaciones Internacionales e Institucionales de la Jefatura de Gabinete y exministro dialogó mano a mano con La Tecla. Su visión de la historia, la política en la actualidad y los próximos desafíos.

Por Hernán Sánchez
Mario Oporto:
Mario Oporto:
Mario Oporto:
Mario Oporto:

El subsecretario de Relaciones Internacionales e Institucionales de la Jefatura de Gabinete y exministro de Educación provincial, Mario Oporto, dialogó mano a mano con La Tecla y analizó su desembarco en el Gobierno bonaerense; además, desde el rol de docente, su mirada de la historia y el justicialismo.

-Subsecretario de Relaciones Internacionales e Institucionales de la Jefatura de Gabinete, ¿qué implica ese cargo? ¿Cómo llegó ahí?

-Es un ofrecimiento que me hace Martín Insaurralde cuando llega a la Jefatura de Gabinete y yo recién dejaba el Gobierno nacional, en donde era el secretario del Consejo Federal de Educación; por lo tanto, para mí fue una alegría que me convocaran a volver a la Provincia, a la que había dejado hacía diez años, cuando me fui en 2011 como diputado.

Por otro lado es un desafío interesante dedicarme a las relaciones internacionales de una provincia importante, sabiendo que las relaciones exteriores son de la Nación, pero cada vez hay un papel fundamental de las provincias en lo que hace fundamentalmente al comercio exterior y la cooperación internacional; por eso trabajo tanto con el área de Producción.

Pero, por otro lado, acentuado hace una semana con la creación del Consejo Federal de Relaciones Exteriores, se comienzan a ver a las provincias en un lugar político. Yo miro lo internacional desde la provincia de Buenos Aires y lo que podría decir la geopolítica, y siempre repito una frase del Pepe Mujica que dice “si tendría 30 o 40 años menos militaría en la provincia de Buenos Aires”, porque allí se juega el destino de la cuenca del Plata; y así lo decía un escritor uruguayo, que yo leo mucho, que se llamó Alberto Méthol Ferré.

Entonces, el papel que tiene Buenos Aires es comparable a los espacios que tienen San Pablo o México en el continente, pero Buenos Aires me parece que es un lugar muy interesante para trabajar como cabeza de un espacio mucho más amplio como cabeza de la cuenca del Plata. En este contexto, mi gestión sigue la concepción de articulación con los municipios que tiene Martín Insaurralde como jefe de Gabinete

-¿Dónde ve el potencial inmediato y a futuro de la provincia de Buenos Aires?

-Hay una mirada global. Siempre se dice que la provincia de Buenos Aires son varias, y yo digo que es una gran provincia y con una tradición histórica, que llegó a ceder su capital histórica a la Nación, como fue en su momento la Ciudad de Buenos Aires. El potencial es muy grande.

Tenemos un litoral atlántico extraordinario, lleno de potencialidades económicas; tenemos un litoral fluvial muy importante; tenemos aeropuertos internacionales; los mejores puertos; la pampa húmeda; la industria, y muchos problemas, pero el potencial productivo. La verdad que, históricamente, la Provincia ha sido como el gran motor del crecimiento.

La provincia de Buenos Aires sirve en tanto pensamiento federal, no para diferenciarse del resto del país ni oprimirlo, ni para aventajarlo, sino para construir federalmente un país integrado. Creo que uno de los males de la Argentina de las últimas décadas es la conurbanización de su cultura política; entonces Buenos Aires tiene que asentar la agenda federal, no la diferenciadora con el resto del país.


Mario Oporto: El PJ debe plantearse a quien representa






-La conurbanización de la agenda política... 

-Sí, de la cultura política. En mi experiencia como diputado veía a los colegas y compañeros del interior que ve-nían con sus productos, con los problemas de la yerba mate, del limón, con la minería, con la pesca, y les costaba mucho poner esa discusión de las economías regionales en una agenda muy conurbanizada. La palabra sería más compleja pero muy vinculada al AMBA, porque la verdad es lo que está gobernando la Argentina desde hace mucho tiempo, y donde las elecciones, salvo alguna excepción, se dirimen entre el jefe de Gobierno de la Ciudad y el gobernador de la provincia de Buenos Aires.

-¿Por qué le pasa eso a la Argentina? ¿Por qué nos hemos conurbanizado o se piensa todo desde el AMBA cuando las realidades son muy diferentes?

-Creo que la Constitución del ‘94 acrecienta el poder del Conurbano y del AMBA en su peso político porque se les quita a las provincias ese equilibrio que era el Colegio Electoral, donde se compensaban las diferencias demográficas. Con el voto directo, el peso de Buenos Aires es muy grande, y es un tema para discutir.

Creo que la Constitución del ‘94 le dio una entidad provincial a la Ciudad de Buenos Aires, y lo digo entre comillas, pero muchos de los fallos de la Corte le dan la categoría de provincia a la ciudad. Esto también genera preguntarse si es una provincia o tiene un estatus similar que ha quedado de la federalización. Aparte, los medios de comunicación están muy concentrados en el AMBA, donde parecería que los problemas ocurren ahí, y la verdad es que un gobernador de provincia es mucho menos conocido que un dirigente de cuarta línea del Area Metropolitana. 


“Un humanismo justicialista del siglo XXI tiene que pensar en dar trabajo”

-¿Por qué la Argentina está en eso de ser potencia pero nunca se alcanza a esbozar un boceto?


-Argentina tuvo dos grandes modelos de desarrollo. Uno fue el agroexportador de fines del siglo XIX, que era un modelo de crecimiento no distribucionista, porque la Argentina crecía mucho y se distribuía mal, y cuya renta tampoco fue usada para un proceso industrializador. También está el proceso industrialista y distribucionista del peronismo, que fueron dos grandes modelos. Pero hay que encontrar un nuevo modelo, que se base en la economía del conocimiento y en la democracia.

Creo que el tránsito es apostar por todo, y es el conocimiento hacia dónde vamos, como productor de valores; pero, por otro lado, una democracia profunda, experimental, intensa, y un Estado que sea fuerte para poder tomar decisiones democráticas, para que no sea autoritaria y salir de la Argentina lumpen, de la Argentina del subsidio, que sirvió mucho y aplaudo por la coyuntura que se vivió, pero no ayudan a nadie.

Un humanismo justicialista del siglo XXI tiene que pensar en dar trabajo de alta calidad, y para hacerlo hay que capacitar, por lo tanto la educación se transforma en un hecho estratégico, porque el desarrollo no solo tiene que tener como objetivo la población, sino que tiene que tener como sujeto a la población.


Mario Oporto: El PJ debe plantearse a quien representa




“La educación ha vivido la crisis general de la Argentina”

-¿Qué le pasa a la educación?


-La educación ha vivido la crisis general de la Argentina en sus indicadores sociales, pero el diagnóstico ya está hecho. La educación ha hecho crecer mucho su matrícula, incorporando a los sectores más débiles socialmente en un momento donde la crisis se acentuó mucho en lo social y es cíclica. Cuando la Argentina sale un poco vuelve a la crisis cíclica.

Nosotros salimos del 2001 - 2002 y empezamos en el ámbito educativo a remontar en 2005 - 2006; y después, a partir de la crisis mundial del 2008 y en nuestro país en particular en 2015, la educación vuelve a retroceder. Pero ya no importa hacer tanto diagnóstico, porque está hecho.

Sabemos que tenemos problemas de retención escolar, sabemos que tenemos problemas en lectura y escritura, como en matemáticas, las pruebas que hemos tomado dan un diagnóstico que la primaria es clave, y en la secundaria estamos ocupados desde hace mucho tiempo.

-¿Pero falla la capacitación docente, los programas de estudios, la estructura...; o qué es lo que falla?

-Creo que hay muchas variables que hacen a una crisis, no hay una sola. Es como cuando uno habla de inflación y quiere resolver una sola cosa. -Pero antes la escuela igualaba... -Sí, pero la sociedad estaba más integrada. -Pero hoy la brecha es más grande. -Le ha pasado también a la salud. Tampoco soy pesimista, tampoco creo que ocurran cosas malas en la educación.

Yo soy profesor de los primeros años de la universidad, y también llegan pibes entusiastas maravillosos que conocen, que quieren saber. Yo no acompaño las miradas peyorativas frente a la juventud argentina y a la adolescencia.


Mario Oporto: El PJ debe plantearse a quien representa



“Renuncio a creer que mi partido es el dueño de todo el pueblo”

-En un momento los partidos políticos parecían que iban a desaparecer, o que ya no tenían ningún rol. ¿Hoy lo ve así, o que ya están recuperando su terreno o su capacidad de construcción?


-No veo que sea un momento de gran intensidad en la vida partidaria. Me parece que abundan más las carreras individuales, hay como un asentamiento muy fuerte del individualismo en nuestra sociedad, porque las crisis llevan a un sálvese quien pueda; pero las crisis son siempre presente y encierran en una intensidad muy grande el presente.

No se puede ni mirar hacia atrás para, a partir de la experiencia, poder proyectar, pero el futuro se acerca; entonces se debe reconstruir el sistema político, el sistema de partidos, repensar el sistema democrático para que haya mayor participación.

-¿Y el sistema de representación?

-Eso podría formar parte del debate porque son instituciones que han perdido confianza en la sociedad, y es injusto, porque cuando desaparecen, la vida es peor. Cuando desaparecen las instituciones democráticas hemos vivido los horrores más grandes, pero también creo que un sistema de ideas o una tradición política o partidaria no puede hacerse dueño de la totalidad de los conceptos.

Yo ya renuncio a creer que mi partido es el dueño de todo el pueblo, o nosotros somos el pueblo y los que no están con nosotros no lo son. También me molesta cuando otros creen que son los dueños de la república o son los dueños de la democracia; porque en el caso nuestro, el justiacialismo es un bastión fundamental de la democracia en la República Argentina, entonces quiero un justicialismo representativo, republicano, federal, social, productivista para el siglo XXI.


La llegada de Batakis a economía: “Conozco su altísima capacidad”

El funcionario provincial hizo referencia a la designación de Silvina Batakis como ministra de Economía. Es este sentido destacó: “Creo que eso alivia a toda la situación de incertidumbre, y aparte incorpora al gabinete a una persona que me parece que es de excelencia.

La conozco mucho, la considero mi amiga, fuimos compañeros de gestión y conozco su altísima capacidad profesional. Además destaco que es una militante comprometida, y eso lo hace con una humildad y con un vocación de trabajo tan grande que va a ser un buen aporte; por eso me llena de esperanza y alegría personal”.