Argentina
Viernes, 30 septiembre 2022
CRISIS INFLACIONARIA
12 de julio de 2022

Batakis mete bisturí en el Estado en busca del equilibrio fiscal y los gremios ya están alerta

El plan ortodoxo de la nueva ministra de Economía, que incluye ajuste fiscal con el empleo público y los recursos del Estado, además afectará a la obra pública. Por ahora, la funcionaria no recibió críticas desde el sector que conduce Cristina Fernández de Kirchner, aunque los gremios estatales ya pusieron el grito en el cielo.

Batakis mete bisturí en el Estado en busca del equilibrio fiscal y los gremios ya están alerta - La Tecla
Batakis mete bisturí en el Estado en busca del equilibrio fiscal y los gremios ya están alerta - La Tecla
Batakis mete bisturí en el Estado en busca del equilibrio fiscal y los gremios ya están alerta - La Tecla
Batakis mete bisturí en el Estado en busca del equilibrio fiscal y los gremios ya están alerta - La Tecla
Batakis mete bisturí en el Estado en busca del equilibrio fiscal y los gremios ya están alerta - La Tecla
Batakis mete bisturí en el Estado en busca del equilibrio fiscal y los gremios ya están alerta - La Tecla
Batakis mete bisturí en el Estado en busca del equilibrio fiscal y los gremios ya están alerta - La Tecla

Los anuncios de la ministra de Economía, Silvina Batakis, en la jornada del lunes, marcaron el rumbo de la agenda que se vendrá en las próximas semanas para mantener lo que queda sano de los resortes de la economía argentina, cascoteada por una inflación alta que conduce a la pérdida del poder adquisitivo.

En ese sentido, Batakis dijo que el Estado sólo gastará en función de lo que se recaude: "Las cuotas presupuestarias mensuales que el Ministerio de Economía otorga para hacer la ejecución de erogaciones va a ser acorde con la proyección de caja real", y aseveró que "no vamos a gastar más de lo que tenemos".

Además, mencionó que de ahora en más regirá la concepción de "caja única" en el Estado, con el objetivo de centralizar las decisiones.

Por otra parte, Batakis dispuso la extensión del congelamiento de personal a todos los organismos de la Administración Pública Nacional (APN) que, además, recibirá las cuotas presupuestarias mensuales "solamente acorde con la proyección de caja real".

Batakis mete bisturí en el Estado en busca del equilibrio fiscal y los gremios ya están alerta

Pasando en limpio, este congelamiento se dispondrá en todas las áreas del Estado, y no solamente en la administración pública nacional. ya que, de acuerdo a las planillas oficiales, la obra pública se convertirá en el centro del próximo ajuste.

La obra pública alcanzada por el plan ortodoxo

El Presupuesto actualizado para este año indicaba fondos por $1,5 billones para la obra pública. Al mes de mayo, se habían ejecutado exactamente $400.000 millones. Si se extiende este mismo ritmo al resto del año, permitiría hablar de un ajuste de unos $240.000 anuales.

Batakis mete bisturí en el Estado en busca del equilibrio fiscal y los gremios ya están alerta

Cabe resaltar que esta fue la misma estrategia que eligió Batakis cuando fue ministra en la gestión de Daniel Scioli en la provincia de Buenos Aires y se vio obligada a realizar un ajuste de sus cuentas, en medio de la tensión que existía en esos días entre el gobierno bonaerense y la gestión nacional que encabezaba Cristina Kirchner, que afectaba la repartición de fondos.

Además del ajuste en la obra pública, habrá que prestar atención a lo que suceda con los salarios de los empleados públicos.

Hasta ahora, los trabajadores estatales lograron un alza salarial promedio del 60%. De acuerdo a estimaciones del economista Amílcar Collante publicada en el medio iProfesional, si no hubiera un aumento adicional, el ahorro para el Estado alcanzaría a unos $100.000 millones.

Batakis mete bisturí en el Estado en busca del equilibrio fiscal y los gremios ya están alerta

Hay un capítulo menor a los mencionados, que son las transferencias a las provincias, que si se mantienen al ritmo actual podrían generar un ahorro para el Estado nacional cercano a los $50.000 millones.


Por ahora, no se toca

La contracara de la cirugía de Batakis son los planes sociales que tiene el Estado: los pagos a jubilaciones, pensiones y beneficios sociales (AUH, por ejemplo) que ya están indexados por ley, no se van a tocar.

Tampoco habrá un ahorro por el lado de los subsidios. Esos aportes están disparados por los mayores costos de la energía a nivel internacional, y los aumentos que se vienen en las tarifas (una parte ya se hizo) apenas sirven para poner un límite al crecimiento de esas erogaciones.

A su vez, respecto de los planes sociales -como el Progresar Trabajo- el monto depende de la evolución del salario mínimo, que se arregla en una negociación entre sindicatos, empresarios y el Ministerio de Trabajo.

Batakis mete bisturí en el Estado en busca del equilibrio fiscal y los gremios ya están alerta

Por su parte, desde el ministerio de Trabajo, Claudio Moroni, ya adelantó que el mes que viene habrá una nueva reunión para discutir una actualización del salario mínimo. 

Los estatales pusieron el grito en el cielo

Luego de conocerse las medidas que implementará la cartera de Economía nacional, el secretario general de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), Hugo “Cachorro” Godoy, criticó la suspensión de ingresos de trabajadores a la planta estatal que anunció ayerla ministra de Economía, Silvina Batakis, como parte de su primer paquete de medidas. Aseguró que impide que se concrete un “compromiso asumido por el Gobierno” de habilitar el pase a planta permanente de 30.000 personas.
 


Según un comunicado del sindicato estatal, “el congelamiento va a impedir avanzar en una medida que ya venía sumamente demorada, como es el pase a planta de 30.000 trabajadores y trabajadoras, compromiso asumido por el Gobierno en diciembre de 2020 y que, a la fecha, recién se hizo efectivo para unos 4000 casos”.

Los concursos implican ingresos, y cesar los contratos y nombrar a la misma persona en un cargo concursado en el Estado es un nombramiento, aunque ese trabajador tenga 15 o 20 años de antigüedad. Por lo que es una manera de seguir condenando a miles de trabajadores y trabajadoras a una situación de precariedad laboral, y no cumplir con un compromiso asumido por el mismo Gobierno”, cuestionó Godoy, que también es secretario adjunto de la CTA Autónoma, que conduce Ricardo Peidro.

Esa central obrera celebrará asambleas el miércoles y no descarta activar medidas de fuerza “para expresar la voz de las y los trabajadores, y que el Gobierno no sólo escuche y atienda los reclamos del FMI y de los grandes grupos económicos, que se enriquecen a costa de pobreza de los argentinos”, se indicó en el comunicado.

Godoy consideró que la restricción de ingresos al Estado “impide fortalecer áreas necesarias para promover una mayor capacidad de intervención en la vida económica del país, por un lado, para alentar la reactivación, y por otro, para controlar las áreas estratégicas en las que hoy hay un colador, del cual se favorecen los grupos más poderosos”.

Quien también se manifestío crítico con las medidas fue Hugo Yasky, titular de la CTA -confederación que nuclea a los trabajadores estatales-, que salió a criticar con dureza el anuncio oficial. "Así como se hizo, el anuncio no se va a poder cumplir", sentenció el sindicalista durante la tarde del lunes durante un reportaje radial. 

Luego agregó: "Quizá llegó el tiempo de poner nuestro reclamo en la calle".

UPCN fue más cauto

En el país hay unos 3.000.000 de empleados públicos. Del Estado nacional dependen unos 700.000, cuya representación se reparte entre ATE y UPCN (Unión del Personal Civil de la Nación, el gremio que comanda Andrés Rodríguez). ATE cuenta con casi 290.000 afiliados repartidos en las 24 provincias del país. Se jacta de tener el peso suficiente para afectar el normal funcionamiento de hospitales y de 830 municipios en los que tiene representación. Sostiene una fuerte disputa con UPCN, que pisa fuerte, sobre todo, en las áreas jerárquicas de las administraciones públicas.

Batakis mete bisturí en el Estado en busca del equilibrio fiscal y los gremios ya están alerta


En declaraciones a Radio Con Vos, Andrés Rodríguez se diferenció de la postura de ATE y no condenó la medida que anunció Batakis. Sostuvo que lo central es que se efectivice a los trabajadores estatales que están contratados. Afirmó que el anuncio de la nueva ministra de Economía “no está tan mal”. Y profundizó: “El Estado nacional tiene un número aceptable de trabajadores. Lo que necesita el Estado es generar que todos los que están contratados, o en planta transitoria, pasen a planta permanente previo concurso. Esa es nuestra principal preocupación, se viene trabajando para que esto se regularice. El Estado nacional está en un promedio de trabajadores acorde con la realidad”.

“En la medida que se respete la negociación colectiva, no tenemos ningún inconveniente con que se revean, dentro de las autoridades del Estado, algunas cuestiones que tengan que ver con gastos propios”, completó Rodríguez, uno de los referentes de la CGT.

Batakis mira a los mercados y teme por el dólar

La disparada de la brecha cambiaria, que se profundizó tras la renuncia de Guzmán al ministerio de Economía, convenció a Alberto Fernández de alinearse definitivamente con el Fondo Monetario. Ese vínculo, a ojos del Presidente y de la propia Batakis, es el único tipo de ancla al que puede aspirar el Gobierno en medio de las tensiones cambiarias.

Batakis mete bisturí en el Estado en busca del equilibrio fiscal y los gremios ya están alerta

La primera reacción en el mercado financiero fue más tibia a la esperada por los funcionarios, con un dólar blue que quedó muy cerca de los $270 y un contado con liquidación $6 por debajo de los $300.

No obstante, entre los funcionarios apuntaban que las tensiones deberían aflojar en los próximos días, a medida de que quede claro que el Gobierno va "en serio" por el ordenamiento fiscal y la suba de las tasas de interés.