Argentina
Sábado, 1 octubre 2022
JUEVES CALIENTE
14 de julio de 2022

Piqueteros de izquierda muestran su poder de fuego y le marcan la cancha al Gobierno

Los movimientos sociales opositores coparon las calles y apuntan contra el oficialismo. Anoche, Alberto Fernández recibió a organizaciones oficialistas.

Piqueteros de izquierda muestran su poder de fuego y le marcan la cancha al Gobierno - La Tecla
Piqueteros de izquierda muestran su poder de fuego y le marcan la cancha al Gobierno - La Tecla

Las organizaciones piqueteras despliegan todas sus fuerzas en las calles de todo el país con una masiva protesta. Con epicentro en Capital Federal, le reclaman al Gobierno que implemente medidas urgentes para combatir la inflación y la pobreza. Mientras tanto, desde el kirchnerismo insisten en avanzar con el salario básico universal.

Este jueves desde las 10.30 se lleva a cabo una multitudinaria marcha en todo el país por parte de la Unidad Piquetera (UP), un conjunto de organizaciones sociales de izquierda. La jornada es convocada por el Polo Obrero, Frente de Organizaciones en Lucha, MST-Teresa Vive, Barrios de Pie/Libres del Sur, FPDS Corriente Plurinacional, FAR - Marabunta, entre otras.

"El próximo jueves 14 de julio a partir de las 10 hs los movimientos sociales realizaremos una jornada de lucha a nivel nacional para exigirle a la ministra Silvina Batakis que escuche nuestras justas demandas y para visibilizar en cada punto del país la importancia de nuestro trabajo cotidiano frente a la avanzada persecutoria que estamos sufriendo", señaron a través de un comunicado.

Desde la Coordinadora por el Cambio Social, que forma parte de la UP, expresaron: "Los movimientos sociales somos parte de la solución y no el problema, somos quienes estuvimos en la primera línea enfrentando la pandemia en los barrios. Además el trabajo que desarrollamos de forma cotidiana es el que garantiza necesidades tan básicas como la de que cada familia pueda tener un plato de comida en su mesa. La disputa interna del Frente de Todos por el control territorial es una política mezquina y vergonzosa que ataca nuestro legítimo derecho a organizarnos y erosiona las redes comunitarias construidas con años de esfuerzo y trabajo colectivo".

Por su parte, en declaraciones radiales, el dirigente del Polo Obrero, Eduardo Belliboni, apuntó contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner: “Me indigna que hable de afuera. Señora, este Gobierno lo integra usted también”.

“Nuestra movilización tiene reclamos muy puntales y mediatos como un bono de emergencia para los jubilados de la mínima, para los trabajadores precarizados y monotributistas de las categorías más bajas. Una especie de IFE”, añadió.

 



Alberto Fernández con piqueteros oficialistas

El presidente Alberto Fernández recibió a dirigentes de distintos movimientos sociales oficialistas y se solidarizó por los allanamientos que la justicia realizó en distintas sedes de esas organizaciones en el país. 

La reunión se realizó en Casa Rosada y estuvieron presentes Esteban "Gringo" Castro (UTEP), Ángel Adolfo Borello (Organización Social y Política Los Pibes), Cristián Javier Romo, Alejandro Garfagnini (Frente Milagro Sala), Beatriz Fleischman, María Mireyra Esteves, Norma Morales (Somos-Barrios de Pie), Laura Pugliese, Alejandro Abregú, Luciano Álvarez y Juan Carlos Alderete (Corriente Clasista y Combativa-CCC), pertenecientes a organizaciones sociales como Movimiento Evita, Corriente Clasista y Combativa, Barrios de Pie y Túpac Amaru, entre otros.

Tras la reunión, Alberto Fernández manifestó en sus redes sociales: "Me preocupan enormemente los allanamientos a comedores y merenderos. No avalo la persecución judicial de la dirigencia política y social".

Asimismo, contó que "recibí a referentes de organizaciones sociales, a quienes manifesté mi total solidaridad".
 



Por su parte, el miércoles el MTE, la organización liderada por Juan Grabois y con estrecho vínculo con el kirchnerismo, realizó asambleas en todo el país y anunciaron un plan de lucha para exigirle medidas a Alberto Fernández.

Entre sus reclamos, plantean “un salario básico universal de 15 mil pesos para todos los trabajadores informales, un aumento salarial generalizado para empleados públicos y privados, un aumento de 15 mil para jubilados que cobran la mínima y aguinaldo para los Potenciar Trabajo”.