Argentina
Miércoles, 5 octubre 2022
NOTA DE TAPA
30 de agosto de 2022

El caso de la Vicepresidenta altera a toda la política

La acusación del fiscal Luciani y el pedido de prisión para Cristina Fernández abroqueló a todo el peronismo. El operativo para bancar a la expresidenta con base en la provincia de Buenos Aires. Cómo afecta a la oposición y los temores que aparecen en Juntos por el Cambio

Por Hernán Sánchez

El pedido del fiscal Diego Luciani para que Cristina Fernández sea condenada a 12 años de prisión efectiva, quede inhabilitada para ejercer cargos públicos y se le decomise parte de su fortuna implosionó en la política argentina, tanto en el oficialismo como en la oposición. Luciani, que lleva adelante la acusación en la causa Vialidad junto a su colega Sergio Mola, dice que la vicepresidenta es jefa de una asociación ilícita agravada y que incurrió en administración fraudulenta agravada por su condición de funcionaria pública. Esto hizo que el proceso judicial gane centralidad en la política e impacte con fuerza en la provincia de Buenos Aires, donde el kirchnerismo tiene su bastión.

Como expresó el exintendente de Merlo Gustavo Menéndez, “esto abroquela absolutamente al peronismo”, pero, además, repercute en la oposición, a la que también obliga a abroquelarse en medio de una interna feroz. Para Juntos por el Cambio, las consecuencias pueden ser, paradójicamente, tan dañinas como para el propio oficialismo y la propia Cristina. Hay varios temores en el campamento cambiemita respecto a cómo la causa Vialidad puede volverse un búmeran que les impacte de lleno. 

Comencemos por el oficialismo. En la  reunión del PJ bonaerense mantenida en 
La Plata, donde se estableció la organización del Congreso Provincial para el 3 de septiembre, hubo uniformidad de miradas acerca de cómo defender a la vice. El titular del partido, Máximo Kirchner, pidió actividades constantes en los municipios, para demostrar “que el pueblo está en la calle y activo” en favor de Cristina. Marchas y concentraciones “autoconvocadas” en las plazas, banderazos, plenarios y demás acciones serán, a la vez, la prueba preliminar para una gran movilización que algunos sueñan para el 17 de octubre, otros quieren adelantar y no todos están seguros de hacer. Hay quienes temen que una gran marcha pueda terminar en una contramarcha con consecuencias no deseadas. También hay desconfianza sobre cómo podrían actuar movimientos sociales molestos con la vice a partir de la auditoría de los planes que manejan y que fue impulsada por las huestes K.

En cuanto al abroquelamiento, es tan real que ha acercado posiciones entre Alberto y Cristina, oculta cualquier diferencia interna y hasta de-puso intenciones de quienes amenazaban con irse del Frente de Todos, como, por ejemplo, Juan Grabois. Incluso, en el oficialismo celebran el acompañamiento de sectores ajenos a la alianza gobernante, como el respaldo recibido por parte del PTS. 

Axel Kicillof aseveró que “lo que observamos es una reacción prácticamente espontánea descentralizada. Es por la situación que ha generado ese alegato y ese pedido de condena sin pruebas”. Añadió: “Vimos un show nacional de cómo un fiscal sin pruebas pedía una condena en base a una figura jurídica que está diseñada para perseguir. Creo que ante ese verdadero escándalo hubo una reacción inmediata, y que creo que no va a parar hasta tanto el Poder Judicial, o la parte que está en esa joda, se decida a dar una respuesta distinta”. Está claro, la presión K a través de la calle no va a ceder mientras la causa siga su curso. 

Para no centrar todo en la figura de la expresidenta, en el FdT quieren instalar que no se trata de un ataque a la persona, sino al peronismo y a la democracia. “La cuestión judicial es la herramienta para someter a la política; intentando someter a Cristina Fernández se intenta atacar a un símbolo de la política y de una mirada de país, y por sobre eso está el peronimo, y encima de eso está la democracia. Para nosotros se ataca a la institucionalidad democrática de la república”, dijo Gustavo Menéndez a la salida de la reunión del PJ. Lo mismo repitió el ministro de Obras Públicas de la Nación, Gabriel Katopodis. “Cristina dice que no vienen por ella, y yo creo lo mismo; vienen por el peronismo, por el movimiento nacional y popular”, sentenció la titular del bloque de senadores provinciales oficialistas, Teresa García.

En la oposición aseguran que el FdT usa la causa Vialidad para intentar ocultar los verdaderos problemas del país. Al respecto, dice el analista político Carlos Fara: “La inflación es lo que chupa casi por completo la percepción de la sociedad. Comodoro Py, la movilización de la militancia, las temerarias declaraciones de Alberto sobre Nisman, etcétera, están lejos de los ciudadanos que hacen largas colas por la falta de colectivos que no estarían cobrando los subsidios a tiempo. Por eso se debe ser muy cauteloso respecto al impacto político de lo que la tiene a maltraer a la vicepresidenta”. 

El consultor considera, además, que ni los anuncios económicos ni la causa judicial son dimensiones positivas para el oficialismo, porque “por un lado se vuelve a poner sobre el tapete la eventual corrupción de los gobiernos K, al mismo tiempo que andar cortando partidas presupuestas y enfrentándose con la CGT por las obras sociales tampoco es de mucho agrado”. 

El desafío para Juntos por el Cambio es sostener la teoría de la corrupción kirchnerista y machacar sobre el ajuste, los tarifazos y los problemas económicos. Así, no deja de ser curioso que Cristina y Kicillof hayan frenado a Sergio Massa en su intención de ofrecerle al campo una solución transitoria que le haría liquidar granos con un mayor beneficio, que a la vez le permitiría al Estado engrosar reservas por unos 20.000 millones de dólares. Esa tranquilidad que necesita el ministro de Economía, y que ahora debe ir a buscar en otro lado, también supone una tranquilidad para todo el oficialismo. Pero Cristina la ha negado y muchos se preguntan cuál es su verdadero juego respecto al Gobierno y al futuro del FdT. Pero esa parece ser ahora otra discusión.

Para Kicillof, la causa Vialidad está inscripta “en una campaña electoral prematura que ha lanzado la oposición. Estaba la multiplicación de los panes y los peces y ahora está la multiplicación de los candidatos a Gobernador. No hay tipo de la oposición que ande por ahí que no quiera ser candidato”. También se quejó de que “toda-vía no empezó la campaña ni el año electoral y mientras tanto no nos aprueban las leyes. Tal vez todos esos que quieren ser candidatos pueden empezar a ejercer un poco una función parecida, que es ayudar a la gente desde su lugar”.

Sin embargo, desde la oposición aseguran que es el Gobierno el que hace todo en clave electoral. “No tenemos pruebas, pero estamos seguros de que el año que viene el oficialismo procurará que no haya primarias en la Provincia y que todo se dirima en las generales y el balotaje”, dijo a este medio un senador bonaerense que juega en el team Bullrich. También un diputado radical sembró dudas sobre el futuro de las PASO atado a la causa judicial que mantiene en alerta y movilización al peronismo.

En su teoría, “el abroquelamiento del  oficialismo y la adhesión que está consiguiendo de otros sectores, por ejemplo, de la izquierda, le puede posibilitar formar nuevas mayorías en la Cámara de Diputados que le permitan bajar la ley de Internas”. En el Senado parece difícil que se puedan cambiar las ecuaciones en cuanto al empate en bancas entre el FdT y Juntos, pero siempre está disponible el desempate de la vicegobernadora, Verónica Magario. Los antecedentes que empiezan a aparecer en otras provincias ponen en alerta a la oposición.
Sin PASO para Juntos por el Cambio parece casi imposible cerrar acuerdos electorales con una sola lista a nivel nacional, provincial y municipal. El Pro quiere tener sus candidatos y el radicalismo, también, y buscan decidir en la cancha quién se queda con la lista para las generales, como fue en 2021. Si el oficialismo logra sacar esa herramienta del camino habrá asestado un golpe casi mortal a Juntos por el Cambio, donde nadie parece decidido a ceder. 

La causa Vialidad va mucho más allá de Comodoro Py, tiene un impacto directo en la política y lo puede tener en la resolución electoral del año que viene. En la provincia de Buenos Aires, cuándo no, es donde la batalla política tiene su epicentro, por más que la causa se tramite en un juzgado fede-ral con asiento en la Capital y sea sobre obra pública en la lejana Santa Cruz. 


El caso de la Vicepresidenta altera a toda la política


PABLO ROMA
“Ya se sinceró cuál va a ser el eje político de la carrera electoral”

El consultor Pablo Romá dialogó con La Tecla y dijo que este panorama “profundiza que hay un proceso de polarización muy fuerte. Esto marca que el pro-ceso electoral estará planteado de manera similar a lo que sucedió en 2015”.

En cuanto al impacto en el FdT indicó que “en el peronismo bonaerense, esto hace limar ciertas asperezas y generar unidad. Esto estaba bastante claro en la base, pero los dirigentes tenían más reticencias a aceptar el liderazgo de Cristina”.

Agregó Romá: “La centralidad de ella  es más potente sobre el resto de los posibles candidatos, y este mes se amplió esta diferencia. Ahora esto se asume como parte en la superestructura política, la pregunta es cómo va a seguir eso, porque falta un año”.

Sobre el panorama en JxC consideró que “tienen muchas cuestiones a resolver; si bien el aspecto judicial contra Cristina hace que unifique criterios, internamente tienen muchas diferencias”.

Amplió al respecto: “El sector más radicalizado, como Macri y Bullrich, tiene mayor diferencia que los moderados. A Rodríguez Larreta le está costando mucho, porque el electorado está pidiendo una postura más radical”.

Sobre el rol de Sergio Massa manifestó que “tiene una responsabilidad muy grande y la sociedad lo mira expectante ante la posibilidad de resolver los problemas económicos. Hoy no le conviene meterse en el juego electoral, tiene que definir un plan económico, y la tensión va a ser sobre el ajuste”.

El consultor afirmó además que “es difícil plantear que ya se largó la carrera electoral, pero se pone de manifiesto un aspecto clave, que es el proceso de polarización. De acá a la elección vamos a estar en el medio de la grieta”.

Por último expresó: “Ya se sinceró cuál va a ser el eje político y la oposición tiene un discurso similar al de 2015, en el que habla de corrupción, pero ahora tiene una interna más marcada”.


CONGRESO PARTIDARIO
El PJ vuelve al oeste en busca de la mística del 2019

El Partido Justicialista de la provincia de Buenos Aires, en pleno estado de ebullición, juntó en la semana a su tropa en La Plata y convocó a un Congreso para el sábado 3 de septiembre. El lugar elegido es el parque Néstor Kirchner, ubicado en el distrito de Merlo y en el cual se encuentra la quinta La Colonial. 

Tal cual manifestó un dirigente de peso del PJ provincial, no se trata de un escenario cualquiera, ya que servirá para retomar la mística -y por cábala- que en el 2019 los llevó a recuperar el mando. En aquel año, el 25 de mayo, precisamente, Alberto Fernández y Cristina Fernández se presentaron en sociedad como la fórmula presidencial. Allí hicieron gala de la tan mentada unidad peronista.

Ahora, luego de haber corrido mucha agua bajo el puente, el objetivo será retomar la senda unitaria y la estrella de la jornada será la vicepresidenta. En estos días comenzaron a cursar las invitaciones y ahora la incógnita se abre en torno a si estará presente Alberto Fernández.


GUSTAVO MENENDEZ
“Lo malo para quienes están detrás de esto es que abroquela al peronismo”

Gustavo Menéndez, intendente de Merlo con licencia y presidente del Grupo Bapro, será el anfitrión en el Congreso del PJ Bonaerense. Consultado acerca de si la causa Vialidad abroquela al peronismo, el dirigente respondió: “Absolutamente. La mala noticia para los genios que están detrás de esta acción es que esto abroquela tremendamente al peronismo. Personas que tal vez estaban alejadas están viniendo, y ese fraccionamiento que parecía que había quedó de lado y Cristina está recibiendo el apoyo de todo el arco, inclusive de partidos que no están dentro del frente, o movimientos que jugaron en otros espacios políticos y están acercándose”. 

Agregó: “Para nosotros es más que claro que hay tres personas juzgando a la vicepresidenta que tienen relación íntima, y son amigos del mayor opositor, que es el Presidente anterior, que además fue un Presidente que se dedicó a perseguir a los opositores. Cómo mínimo deberían apartarse. Si no tenemos una Justicia independiente no hay posibilidades de 
un proyecto de nación. No  la Justicia para un lado o para el otro”.
 
Menéndez también dejó su im-presión sobre las especulaciones ante la posible candidatura presidencial de la señora de Kirchner en 2023. Al respecto señaló: “Lo que diferencia a Cristina de la inmensa mayoría de los dirigentes es que los políticos de ocasión viven pensando en las próximas elecciones y los estadistas viven pensando en las próximas generaciones. Ella no está pensando en clave electoral, está pensando en qué país le dejamos a la gente, qué estamos haciendo por los que más necesitan, por los que siguen invirtiendo en el país, por el arco productivo, por el laburante que hoy no tiene trabajo, por los pibes que no tienen garantizadas las condiciones adecuadas para educarse. Cristina no piensa en clave electoral. Cristina sabe que ya es parte de la  historia de la Argentina“.

Además sugirió que “si a ella se le plantea sacar un decreto para que el Presidente la libere del proceso (como se especuló la semana pasada) te saca matando, no quiere saber nada. Cristina no necesita fueros, porque a ella la elige la historia, lo dijo un montón de veces”.


El caso de la Vicepresidenta altera a toda la política


OTRA DISCUSION
“De lo que no quieren que se hable es del ajuste fenomenal que hacen”

La mediática causa de la obra pública en Santa Cruz parece dejar en segundo plano la realidad coyuntural que sufren día a día los argentinos. Sobre eso busca hacer pie un sector de la oposición.

En la última sesión de la Cámara de Diputados, el presidente del bloque de Juntos, Maximiliano Abad, fue con los tapones de punta al afirmar que el Gobierno no puede explicar el modelo que quiere llevar adelante, y que eso lo convierte en un Gobierno sin rumbo. Abad dijo que es “un Gobierno que conduce la vicepresidenta, que preside el ministro de Economía y que comenta en las redes el presidente de la Nación”, para reprochar que esto “está llevando a la Argentina a una fabulosa degradación institucional”.

Además de apuntar a la supuesta intención del peronismo de “degradar al Poder Judicial para ganar impunidad”, Abad dijo que “la gente no está esperando un circo que tenga distracción comunicacional”. Y añadió: “Tengo la sensación de que en el oficialismo están preocupados, y muchas veces ocupados, para que nosotros hablemos de estos temas, para que puedan construir un relato de proscripción, de persecución y de lawfare, porque de lo que no quieren que se hable es del ajuste fenomenal que les están produciendo a los argentinos. No quieren que se hable del tarifazo, del congelamiento de paritarias, de la quita de derechos a los trabajadores”.

El presidente del radicalismo bonaerense dijo que “están llevando adelante políticas del neoliberalismo” y que el ajuste impulsado por Sergio Massa “les pega en la línea de flotación a las clases medias, medias bajas y bajas, que impacta en el salario de los trabajadores”. Recordó a los parlamentarios oficialistas que “a ustedes no les gustan los tarifazos pero son el Gobierno de los tarifazos”. Añadió en tal sentido: “Son el Gobierno de la inflación más alta de los últimos veinte años”.

Abado concluyó “Este Gobierno tiene que ocuparse más de la pobreza y menos de la impunidad de sus dirigentes, debe ocuparse más de la educación y menos de querer controlar el Consejo de la Magistratura, debe ocuparse más de controlar la inflación y menos de querer colonizar a la Justicia; este Gobierno debe ocuparse más de la gente y menos de los dirigentes”.


ABEL FURLAN
“El peronismo necesita de rebeldía ante tanta injusticia” 

El secretario general de la UOM, y una de las figuras más cercanas a Máximo Kirchner, dialogó con La Tecla sobre la situación política general, tanto a nivel nacional como en la provincia de Buenos Aires. En ese sentido, Abel Furlán destacó la unidad en el Frente de Todos y pidió “rebeldía” en el peronismo.

Sobre el rol de la CGT en este contexto, el consejero del PJ bonaerense indicó que la central obrera “tiene que estar cumpliendo un rol protagónico en defensa de los derechos de los trabajadores y del peronismo, que hoy quieren venir a poner de rodillas”.

Acerca de cómo se encuentra el oficialismo aseguró que “el peronismo hoy necesita de rebeldía ante tanta injusticia. El Frente de Todos está muy unido, fortalecido y con la firme convicción de que todos unidos, seguramente vamos a triunfar”. Además se refirió al flamante ministro de Trabajo bonaerense, Walter Correa, líder del Sindicato de Curtidores y también vinculado estrechamente al kirchnerismo. “Es una alegría que un compañero del movimiento obrero haya asumido en esa cartera laboral con esa responsabilidad que ya todos le conocemos”. Añadió que “para nosotros es una enorme satisfacción. Sabemos que la coyuntura que tiene Argentina no es para nada fácil, pero también sabemos de las fortalezas y convicciones que tiene”.

Por último, Furlán expresó: “No deja de ser un hecho histórico. Es la primera vez que un trabajador se va a hacer cargo de esa cartera y genera expectativas de defender los derechos de la provincia de Buenos Aires y de los trabajadores”.


El caso de la Vicepresidenta altera a toda la política



SUSPENSION DE LAS PASO
Antecedentes que miran con preocupación en la otra vereda

En la oposición miran con atención las movidas políticas que se generan en otras provincias y podrían replicarse en el territorio bonaerense, principal bastión K. Puntualmente hay preocupación por el avance en algunos distritos para suspender las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) e ir directamente a la general, lo que le supone un gran dolor de cabeza a Juntos por el Cambio, donde todos los espacios que integran la alianza coinciden en que sin las primarias será casi imposible consensuar todas las candidaturas.

Salta es la primera provincia en suspender las PASO provinciales del 2023. La medida, propuesta por el gobernador peronista Gustavo Sáenz (cercano a Sergio Massa), fue ratificada por ambas cámaras legislativas salteñas. En el mismo sentido ya trabajan otras jurisdicciones, como Catamarca, gobernada por el también peronista Raúl Jalil, y no se descarta que el efecto dominó impacte en otros territorios. 

Por otra parte, el mandatario de San Juan, Sergio Uñac, trata de avanzar en una reforma electoral que permita implementar en la provincia cuyana la Ley de Lemas;  otro artilugio varias veces usado por el peronismo para ganar elecciones sin tener un candidato que asegure el triunfo por sí solo pero sí varios postulantes que finalmente suman para quien saque más votos dentro de los sublemas.

En la provincia de Buenos Aires, modificar la ley de PASO (14.086) requiere un tratamiento legislativo. Con los números de hoy no le sería nada fácil al oficialismo avanzar en ese sentido, pero en la oposición temen que, a partir de ciertas adhesiones conseguidas en la defensa de Cristina Fernández, el FdT pueda construir nuevas mayorías, sobre todo en la Cámara Baja. Tampoco se descarta que un eventual adelantamiento de elecciones atente contra la posibilidad temporal de realizar las primarias, lo que supondría un verdadero dolor de cabeza para la principal coalición opositora. 


EL IMPACTO EN JUNTOS POR EL CAMBIO
Los halcones y las palomas, frente a un desafío cada vez mayor

En tiempos de guerra los halcones en-cuentran el campo propicio para sobreponerse a las palomas, y en Juntos por el Cambio, esa dicotomía se exhibe drástica detrás de la causa que abroquela al peronismo e inter-pela a la unidad de la oposición. “No es momento para tibios”, expresan desde los sectores duros. “No es bueno desprestigiar a la política a cualquier costo”, se defienden las palomas, que preferirían otro escenario de confrontación entre el oficialismo y la oposición, más relacionado con la gestión y no con los tribunales. 

Esas diferencias quedaron sobreexpuestas en las últimas horas. Por un lado, cuando el diputado radical Facundo Manes se negó a firmar el pedido de juicio político a Alberto Fernández tras las polémicas frases del Presidente en una entrevista televisiva. La negativa le valió el ataque directo de la presidenta del partido amarillo, Patricia Bullrich, quien señaló que la postura del neurocirujano es de “una irresponsabilidad institucional muy fuerte”, al punto que lo conminó a tener que explicar “por qué no quiso firmar”. A Manes lo defendieron desde el radicalismo, tanto del sector oficialista del partido como desde la oposición interna, como lo hizo el diputado possista Walter Carusso, quien dijo que “no se pueden realizar pedidos de juicio político de forma prematura, por la gravedad institucional que esto implica. Es una decisión que debe analizarse y debatirse profundamente”. 

Puertas adentro del Pro, en tanto, quedó evidenciada la fuerte diferencia entre Pa-tricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta por cómo el jefe de Gobierno actuó el sábado tras los incidentes que provocaron la instalación de las rejas en Uruguay y Juncal y que llevaron al mandamás porteño a negociar con el kirchnerismo para evitar más violencia. Eso le valió fuertes críticas de Bullrich, quien se ausentó de la conferencia de prensa en la que la primera línea de dirigentes amarillos acompañó a Larreta luego de los disturbios frente al domicilio de la vicepresidenta. La titular del Pro exigió más mano dura. “La Ciudad siempre está con las calles tomadas. Nos ven débiles por eso. Nos tenemos que hacer fuertes en mostrar que somos responsables de la calle”, disparó Bullrich en una entrevista con TN. Y le recriminó a Larreta: “Lo que están poniendo en duda no es la valla, sino dónde está el gobierno. El gobierno está en el que mantiene el orden, y vos no podés entregar ese orden”.