Argentina
Miércoles, 5 octubre 2022
POLITICA PLATENSE
31 de agosto de 2022

Mientras son furor las figuritas del Mundial, a los políticos no los quieren ver ni en figuritas

Con más deseos que respaldos, muchos nombres de la política van buscando su espacio de cara a las elecciones de 2023. Quiénes sueñan y cuáles son las caras que asoman.

Por Walter Casamayou
Mientras son furor las figuritas del Mundial, a los políticos no los quieren ver ni en figuritas - La Tecla

Furor, es la palabra. 

Eso despierta hoy la Selección Argentina de cara a un mundial de fútbol a disputarse en Qatar y que está a la vuelta de la esquina. 

Por eso, conseguir una figurita de los futbolistas parece ser una utopía y, los pocos que acceden, dejan de lado la cuestión lúdica para gastar la que no tienen con tal de llenar el bendito álbum.

Motivos sobran. Los resultados acompañan, el grupo se muestra unido y, como pocas veces,  se logró una expectativa generalizada que lo lleva a establecerse como “candidato” a acceder, al menos, a un lugar en el podio.

El boom es total y mientras los kiosqueros esperan ansiosos que lleguen los paquetes, muchos van adelantando cual será la figurita “difícil” de conseguir en estos tiempos.

En la política… ni en figuritas

Enorme contraste es el que tenemos, en cambio, a la hora de internarnos en la política de cada día. 

Salvo la explosión provocada por estas horas por la situación judicial de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, a nivel local pocos se animan a armar alguna convocatoria, ya que, como dicen los propios candidatos, “la gente está en otra cosa y prefiere mirar para otro lado, hoy la política los llevó a estar en una situación dolorosa y preocupante”.

Lo cierto es que el deseo de involucrarse está, lo que no hay son “figuritas” que motiven algún lanzamiento de aquellos con ganas de jugar en las próximas elecciones.

Candidatos sobran de la boca para afuera a la hora de llenar el álbum, donde se anotan por deseos propios  más que por clamor popular.

Así podríamos encontrar nombres, por ejemplo, para candidatos a intendentes de la ciudad, que superarían a esta altura un número inimaginable.

Para todos los gustos, aunque con gusto a poco

En el repaso, y arrancando con el oficialismo, apenas Garro amagó dejar el cargo para irse a la provincia, se tiraron en trampolín a nadar en aguas turbias y de poco consenso.

El deseo de comandar la ciudad  ya lo proclaman unos cuantos. Oficialmente poniendo carteles en la calle, otros que lo anuncian por TV y los más tibios que especulan con tener la bendición de alguien del poder que pueda acogerlos.

Allí se anotó Daniel Lipovetzky quien hizo punta con folletos por toda la ciudad, pasando por aquellos que tienen la veña del lord mayor de calle 12 (al menos eso esgrimen) como los casos de Darío Ganduglia (actual presidente del Concejo Deliberante), Julieta Quintero Chasman (Diputada Provincial), Fabián Perechodnik (Diputado Provincial) y Marcelo “chubito” Leguizamón, Secretario de Gobierno de la municipalidad. 

El mismo deseo de jugar -así lo han expresado muchos de ellos-  tienen Juan Pablo Allan (Senador provincial), Javier Mor Roig (concejal), Julio Irurueta (ex concejal), Nelson Marino (Secretario de Desarrollo de la Comunidad de la municipalidad), Romina Marascio (Vicepresidenta del Concejo Deliberante) y Luis Barbier, Secretario de Obras Publicas del municipio, entre otros. 

También en el ala radical de Juntos por el Cambio aparecen otros nombres con las mismas apetencias, como el caso del economista Martín Tetaz (Diputado nacional), Claudio Frangul (Diputado provincial), Diego Rovella (concejal), Pablo Nicoletti (Secretario del Instituto para el Desarrollo Sostenible de la municipalidad), Miguel Basse (Diputado nacional) y Sergio Panela (ex Diputado nacional) . 

Poca convocatoria y muchos figurones

Es loable marcar que cuando aún resta bastante para la contienda electoral, todos van acomodando sus “codos” para que en la carrera nadie se los lleve por delante.

Si bien la preocupación se acrecienta cuando el “run run” político establece por estas horas  la incertidumbre de si habrá o no elecciones Primarias, Abiertas, Simultaneas y Obligatorias (PASO), nadie quiere bajarse de un barco con pocas figuras y muchos figurones.

Los álbumes por un lugar en la pelea por la intendencia platense pueden seguir llenándose con muchos más nombres que nacen desde partidos políticos con un crecimiento sostenido, y otros que aún no se sabe cómo siguen compitiendo.

Cuando los candidatos son consultados, en su gran mayoría suelen enfatizar que ahora “las reuniones son muy internas”, dado que la gente “está en otra cosa”. Sin embargo la realidad marca que las últimas convocatorias establecidas a nivel local desnudan una flaqueza de apoyo que se agudiza desde los mismos sectores que antes acompañaban.

Encontramos así partidos políticos que se “juntan” con el objetivo de establecer alianzas, pero que a la vez saben que las mismas dependen exclusivamente de cómo cierren las principales figuras a nivel nacional y provincial. 

Es el caso de los llamados libertarios, liberales, o partidos de derecha, aparece en escena Carolina Píparo (Avanza Libertad) quien admitió públicamente su deseo de ser intendenta de ciudad con el apoyo de José Luis Espert  aunque sin descartar que termine nuevamente en los brazos de la gente de Juntos por el Cambio.

Otros nombres suelen esgrimirse desde sus trayectorias, como por ejemplo Ricardo Bayes (UcedePBA) o Leonardo Mollard (Liber.Ar), pero que se ven opacados cuando aparece en escena el fiscal Marcelo Romero, hombre que según las mediciones no necesita instalación alguna ya que es conocido en la ciudad.

Hay otros espectros que trabajan en silencio como el caso del GEN, donde el hombre emblemático en la ciudad es Gastón Crespo; Osvaldo Dameno con lo que va quedando de un randazzismo deshilachado y los tradicionales espacios de izquierda, que volverían a repetir la fórmula de Luana Simioni por el PTS y Eric Simonetti del MAS. 

Peronistas amontonados y outsiders 

Si bien saben que puede llegar el “dedo ordenador” de tiempos cercanos, en el peronismo aprovechan el efecto “todos con Cristina” para mostrar poca grieta y muchas caras que, en otros tiempos, hubiera sido imposible juntar.

Lo que denota el hoy Frente de Todos es un amontonamiento de figuras que no piensan bajar su candidatura salvo que aparezca la voz ordenadora que acomode la cuestión.

La lista parece interminable y allí se ya se anotaron, al menos hasta aquí, Victoria Tolosa Paz (Diputada nacional), Florencia Saintout  (Presidenta del Instituto Cultural de la Provincia), Ariel Archanco  (Diputado provincial y titular del PJ local), Lucia Iañez (Diputada provincial), el ex juez Luis Arias, Guillermo Escudero y Paula Lambertini (los tres actualmente concejales).

Desde el ala del superministro Sergio Massa aparecen José Arteaga (actual Director de la C.N.R.T), Juan Malpelli (Diputado provincial), Facundo Albini (concejal) y Carlos Melzi (ex concejal).

Y como olvidarnos de los candidatos que emergen como “outsiders” y que siempre provocan revuelo, como lo es en nuestra ciudad el caso de Sebastián Verón. 

Por estas horas, se espera que se produzca algún nuevo encuentro con el ex presidente y futbolista albirrojo, y de ser negativa su respuesta los gremios y sindicatos locales estarían viendo con muy buenos ojos a un nombre que guardan bajo siete llaves. 

También aparecen otros aspirantes como el caso de Juan Maguila, reconocido empresario platense; el dirigente gremial de los peones de taxi, Juan Carlos Berón, y otros nombres que aún no se lanzaron oficialmente. 

Cuánto daría un político para sentirse la “figurita de Messi” o del “Dibu” Martínez, o tan siquiera ser ese que entre en el álbum en el final de la convocatoria de Scaloni.

El problema es que han hecho tan mal las cosas que, a la hora de buscar nombres que nos representen, aparecen las “figuritas repetidas de siempre”  o aquellas que “están gastadas de tanto perder elecciones”.