Apps
Viernes, 19 julio 2024
Argentina
20 de diciembre de 2022
NOTA DE GRAFICA

Mar del Plata: lo que dejó 2022 y los nuevos desafíos

Montenegro profundizó las críticas a Provincia y a Nación por el retaceo de fondos. Mientras surfea en la interna del PRO buscará contener a la tropa para evitar una interna en 2023.

Mar del Plata: lo que dejó 2022 y los nuevos desafíos
Compartir

Vía La Tecla Mar del Plata

Luego del espaldarazo en las legislativas, donde se alzó con el triunfo por casi 20 puntos de distancia respecto al Frente de Todos, Guillermo Montenegro atravesó un 2022 de transición, un período en el que abandonó su tono mesurado y profundizó las críticas a Provincia y a Nación, a la vez que intentó surfear las luchas intestinas de su espacio político.

A pesar del envión en las urnas, la gestión se vio dificultada por los vaivenes de la macroeconomía, con un Gobierno nacional que tuvo tres ministros durante el año. La última medición del desempleo arrojó 8,6%, lo que ubicó a la ciudad segunda en el podio de los distritos con más falta de trabajo, aunque con una merma de tres puntos porcentuales en la comparación interanual. Mientras tanto, la licuación de los ingresos por la inflación sigue su curso; una preocupación que excede a la generación de empleo.

El otro impacto directo de la volatilidad económica se vio en la obra pública, que hasta septiembre tuvo una ejecución de apenas el 16% de los recursos asignados. Las licitaciones caídas por falta de oferentes o presupuestos elevados fueron moneda corriente.

Las intervenciones pensadas para la Comuna están supeditadas a los fondos que lleguen de Provincia y Nación: se proyectó que ambas jurisdicciones financiarían más del 75% de los trabajos previstos para el ejercicio actual. Pero la demora en el arribo de los recursos avivó la crítica por “discriminación” hacia la ciudad, un mantra que llevó al punto más frío la relación entre el intendente y Kicillof.

Uno de los principales cruces se dio en julio en La Plata, en pleno reclamo de Montenegro por la llegada y actualización del FIM (Fondo de Infraestructura Municipal). En el último tiempo se sumaron los reproches por la postergación de la puesta en valor de la Rambla, la demora en la obra de la circunvalación y el retraso de Nación para enviar las partidas para finalizar la Cuenca Marcos Sastre.

En el plano interno, el intendente debió surfear entre las luchas intestinas del PRO por las candidaturas de 2023. Montenegro fue anfitrión de la plana mayor de la dirigencia nacional. Cercano al larretismo, lo fue en más de una ocasión de su par porteño y de Diego Santilli, otro de los aspirantes a la Gobernación. Pero también hizo lo propio con Cristian Ritondo y Patricia Bullrich, entre otros.

“Para la próxima etapa de la Argentina hay que tener huevos”, lanzó meses atrás en la Normandina, durante la apertura de un acto que encabezó la exministra de Seguridad. Un anticipo de lo que será el año entrante, en el que deberá haber definiciones.

Si bien todo quedará sujeto a las negociaciones en la superestructura, Montenegro buscará en 2023 evitar ir a las PASO con la UCR en la ciudad, una incógnita a revelar en los próximos meses. Mientras tanto, el acuerdo con Maximiliano Abad continúa firme. El diputado provincial cerró filas y se empoderó tras retener la conducción del Comité Provincial del radicalismo -controla unos 100 distritos-, a la vez que ya anticipó su anhelo de destronar a Kicillof.

Por su parte, el jefe comunal busca consolidar su liderazgo en la Quinta sección, donde remarcó la necesidad de que el PRO sume más intendentes en la región. El trabajo territorial de Emiliano Giri, presidente del partido amarillo en Mar del Plata y Batán, será una de las claves para cumplir ese objetivo.

De cara a 2023, Montenegro, que tendría todo dado para ir por la reelección, apunta a mostrar gestión como principal capital para la campaña, con dos ejes: sostener la reactivación turística y su efecto “derrame” en otros sectores y el apoyo al sector privado como dinamizador del empleo, según su óptica.

Mientras tanto tendrá como desafío cohesionar a su tropa para que se priorice la gestión, con una alianza ampliada de gobierno, en la que más de un funcionario cuenta con aspiraciones eleccionarias.


Lo que dejó la agenda del HCD

La agenda del gobierno en el Legislativo tuvo una fuerte impronta en la seguridad, a partir de dos proyectos claves: la implementación de un sistema de reconocimiento facial para la detección de prófugos de la Justicia y la regulación de la oferta y/o demanda de sexo en la vía pública.

A la espera de la aprobación del Presupuesto, en el Ejecutivo ponderan el incentivo al sector privado como generador de empleo, a partir de la quita de unas 145 tasas -para el 2023 se prevé eliminar otras 100- que eran “trabas” para que se pueda invertir.

En lo político, Montenegro logró el realineamiento de Nicolás Lauría con el oficialismo. Si bien no regresó al bloque y se mantiene como presidente de Creciendo Juntos, armado supuestamente opositor, el edil dio votos fundamentales frente a discusiones sensibles. No solo en los mencionados proyectos vinculados a la seguridad, sino también en el pliego para licitar la operatoria del basural.


La reactivación turística

Sostener el turismo durante todo el año fue uno de los objetivos cumplidos por Montenegro. Sin restricciones sanitarias, la ciudad pudo concretar la organización de eventos masivos para acercar visitantes. Y los resultados están a la vista: en noviembre alcanzó los 8 millones de turistas, una cifra que se preveía para fin de año. Según estimaciones del Emtur, ahora podrían llegar casi 9 millones de personas, tras el paso de diciembre; algo que ilusiona, teniendo en cuenta el efecto “derrame” en hotelería y gastronomía.

La construcción también tuvo un fuerte envión en el año, a partir de una serie de incentivos que otorgó el HCD. El gobierno calcula aprobar en este ejercicio la incorporación de 600.000 metros cuadrados de obra privada.


El peso político en la Legislatura

En medio de los cruces con Provincia, Montenegro gana volumen político en el Legislativo provincial de cara a 2023. Alejandro Rabinovich, mano derecha del intendente, asumió como jefe de bloque de Juntos en el Senado. En un esquema en el que Kicillof no cuenta con mayoría propia, el legislador será una de las principales cabezas de la oposición, lo que podría abrir nuevas posibilidades para la ciudad. Rabinovich compartirá el mismo rol que Abad en Diputados.

Por lo tanto, Kicillof deberá tejer acuerdos con sendos dirigentes para destrabar discusiones cruciales, como en el Presupuesto 2023. Además, ambos podrían dar impulso a otras cuestiones relevantes, como los fondos para obras o la municipalización de Mogotes.


Lista: el desafío de contar con un primer candidato propio

Uno de los focos de atención de cara al 2023 será saber quién será el cabeza de lista de Montenegro. En 2019 eligió a Lauría, que en aquel entonces pertenecía al Partido Fe, como el primer candidato a concejal. Sin embargo, el edil, herido por no contar con lugares para su espacio en las legislativas de 2021, abandonó el oficialismo cuando era el jefe de Vamos Juntos, el bloque más afín al intendente.

Si bien ahora parece realineado, todo indicaría que el intendente optará por alguien de su riñón, para evitar imprevistos. Un dato no menor: el primer candidato a concejal es el que debe reemplazar al alcalde en caso de licencia.

OTRAS NOTAS

EVALUACIÓN

Apoyos, demandas, Economía e imagen positiva: cómo ven los argentinos a Milei

Un relevamiento de la consultora Opinaia midió las sensaciones de la población con respecto al Presidente, la economía y las principales preocupaciones. Los principales dirigentes, bajo la lupa.

Copyright 2024
La Tecla
Redacción

Todos los derechos reservados
Serga.NET