Apps
Miércoles, 29 mayo 2024
Argentina
Informe Especial
14 de marzo de 2024
NOTA DE GRÁFICA

Andrés Larroque: “Esto ya no es un ajuste, es un saqueo”

El ministro de Desarrollo de la Comunidad celebra que Kicillof se plante ante las políticas nacionales, pero ve un panorama oscuro si no hay un cambio de actitud de Milei, a quien acusa de robar recursos provinciales.

Andrés Larroque: “Esto ya no es un ajuste, es un saqueo”Andrés Larroque: “Esto ya no es un ajuste, es un saqueo”Andrés Larroque: “Esto ya no es un ajuste, es un saqueo”
Compartir

Siempre frontal y sin eufemismos, Andrés Larroque habla de la crisis que lo obliga a maniobrar, con escasos recursos, la creciente demanda, y también del peronismo, al que le reclama más apertura y una amplia convocatoria para volver a las bases, con una apuesta fuerte a la posición tomada por Axel Kicillof ante el ajuste del gobierno de Javier Milei.

- ¿Cómo los afectó la motosierra?

-En el Estado provincial, como bien lo planteó Axel desde el comienzo de esta segunda gestión y en el discurso de apertura de sesiones, tenemos una concepción antitética, equilibrada. La Argentina necesita recuperar el equilibrio, no podemos vivir una guerra entre el Estado y el mercado, porque cada uno tiene su función. Por lo tanto, no hay una definición en la provincia de Buenos Aires de ponerse a tono con esta ola ajustadora. Sí estamos padeciendo las restricciones por el robo de recursos de la Nación hacia la Provincia, y el incumplimiento de las leyes y de los compromisos que por normativa le corresponden al Estado nacional. Pero el gobernador ha definido como prioritarias las inversiones en materia social, sanitaria, de seguridad, y después en obra pública, en la medida de las posibilidades.

El contexto económico nos afecta muchísimo; entonces se hace muy complejo a la hora de gestionar un área como la nuestra, y es obvio que tenemos que tomar medidas compensatorias.

- ¿Cómo cuáles?

-Este mes aumentamos el 94% la inversión en política alimentaria escolar, que llega a 2.400.000 chicos y chicas. El SAE y el MESA son los programas alimentarios más grandes del país y de los más grandes de Latinoamérica, y tienen en la Provincia más beneficiarios que la Asignación Universal por Hijo (AUH), que debe estar en 1.800.000 beneficiarios.

- ¿Cuánto ha crecido la demanda de alimentos en los últimos meses?

-En una primera estimación aumentó un 50% y la proyección es que va a seguir aumentando. Además del SAE y del MESA, nosotros tenemos la asistencia a comedores populares, que la coordinamos con municipios y con organizaciones comunitarias, que son muchísimas. Hoy llegamos a casi 2 millones de personas con estos comedores.

Si sumamos SAE, MESA y asistencia a comedores, hablamos de 4 millones de personas asistidas por la Provincia.

-Dijiste que se preparan para asistir a la clase media. ¿Cómo es eso?

-Los sectores medios siempre tienen un pudor inicial cuando entran en una situación de necesidad. Nos pasó mucho en la pandemia y empezamos a notarlo porque comienzan a acercarse colectivos que no tienen que ver con las organizaciones comunitarias tradicionales, sino con otros perfiles, que por ahí están vinculados a la cultura, a expresiones artísticas, a emprendedores. Cuando se empieza a contraer la capacidad de consumo hay sectores que entran en una pauperización paulatina y se acercan. A la vez, sabemos que las grandes empresas están esperando para evaluar si despiden trabajadores o no. Ya hay muchos despidos en todo lo que es el sector de obra pública. Eso hace que también los gremios piden contención.

-El dinero es fungible, pero también es limitado. ¿Puede haber problemas para cumplir con toda la asistencia?

-En una proyección lineal sí, pero justamente la batalla se está dando para que el gobierno nacional reflexione. Para que, en todo caso, desarrolle mecanismos compensatorios de esta política de ajuste. De no tener un buen resultado en ese recorrido por supuesto que la Provincia va a tener que evaluar otras alternativas, pero Axel manifestó que nadie quiere recorrer caminos que tiendan a descomponer la unidad nacional. Pero uno no puede dejar de observar que esto ya no es un ajuste, es un saqueo. Si este saqueo se profundiza, las provincias, que tienen una potestad recaudatoria original, tendrán que evaluar cómo defienden y protegen a sus ciudadanos y ciudadanas. Creo que esto es terreno aún de la ficción, pero lamentablemente tampoco podemos decir que es algo muy lejano.

- ¿Está en riesgo el federalismo?

-Sí, por supuesto. Me parece bárbaro que las distintas regiones se posicionen, hagan sus planteos, pero no deja de preocupar que se llegue a ese extremo porque la agresión del gobierno nacional va poniendo a las regiones a la defensiva y hace cada vez más local y menos nacional el espíritu de desarrollo de la comunidad. Eso es un problema.

- ¿Qué hablás con Kicillof de todo esto?

-Bueno, observamos todo con mucha preocupación, en coordinación permanente con el ministro de Economía, Pablo López, minuto a minuto, cumpliendo con todas las obligaciones. Sostener hoy la política social, en este contexto, es una hazaña. Dar aumentos, como los que hemos dado este mes y los que estamos proyectando para otros programas, lo considero milagroso. Estamos haciendo un esfuerzo todos, inclusive para hacer más eficiente la gestión, porque ya que nosotros creemos y consideramos que hay que poner en valor el Estado y no hacemos una defensa sonsa de las políticas estatales, nuestro compromiso es poder utilizar los recursos de la mejor manera. La solución, cuando hay un problema en la ejecución de recursos del Estado, no es recortar la inversión, sino perfeccionarla. Ese es nuestro desafío y nuestro compromiso.

- ¿Y los proveedores lo entienden?

-Venimos teniendo buen entendimiento y comprensión por parte de los proveedores. Con picos o aumentos de tensión, pero por ahora diría que hay comprensión. Lo que pasa es que si la situación se desmadra la buena voluntad no va a alcanzar.





MAS APERTURA
“La estructura partidaria no representa al conjunto del peronismo”

- ¿Debe abrirse la discusión por la renovación en el PJ bonaerense?

-Yo creo que lo que hay que hacer es sentar la una discusión del espíritu. La estructura partidaria es una parte del peronismo que a veces se la sobredimensiona; obviamente es la herramienta electoral, pero no representa al conjunto del peronismo.

Lo que debemos rever es que el peronismo siempre está, la cuestión es convocarlo. Esa es la responsabilidad que tenemos todos los que estamos en algún lugar de conducción.

- ¿Mostrarlo más activo también?

-Sí, en la concepción del general Perón de una democracia social. Perón decía que los partidos políticos eran una estructura del siglo XIX y que el siglo XX, en aquel momento, era la etapa de la democracia social. Por eso el peronismo es un movimiento que expresa diversos sectores. Lo que hay que hacer es devolverle el protagonismo, generar espacios de expresión para esos sectores que hacen potente y rico al peronismo.

- ¿Y en el siglo XXI qué etapa sería?

-Creo que sigue vigente la misma dinámica. Todavía estamos en la etapa movimientista, donde debemos darle protagonismo a esos sectores. Y uno lo observa porque se renuevan los sectores sociales, siempre manteniendo una base en el movimiento obrero organizado, pero también aparecen nuevas expresiones que el peronismo debe contener.


NUEVA CONDUCCION
“Axel se plantó y eso genera esperanzas a nivel nacional”

-Se va Alberto Fernández de la presidencia del PJ, ¿apostás por una conducción colegiada o por alguien en particular?

-En una transición lo lógico es que exista un ámbito colegiado. Venimos de una crisis muy profunda y debemos convocar y no cerrar. En los vicepresidentes que tenemos, entre los que están Axel, Gildo Insfrán, Cristina Álvarez Rodríguez, Lucía Corpacci, hay compañeros y compañeras muy valiosos, y otros tantos que habrá que convocar, con la capacidad de capear una transición y volver a dar los debates que entusiasmen. Para mí, más allá de la discusión interna, lo importante son los gestos que se vienen dando en el debate público. En la apertura de sesiones de la Provincia, Axel se plantó y eso genera esperanzas, no sólo en la provincia de Buenos Aires sino a nivel nacional. Veníamos de un viernes trágico, con un discurso tan confuso y tan aturdidor de Milei, y se necesitaba que alguien ponga las cosas en su lugar. Me parece que Axel lo hizo y eso es muy importante.

- ¿Esa reorganización es con todos adentro?

-Yo creo que sí. La capacidad del peronismo siempre estuvo en aglutinar sectores, en su diversidad. Hoy el punto de inflexión es la cuestión soberana, sin duda. La soberanía y el federalismo son dos ejes centrales; y por supuesto la justicia social. Uno debería preguntarse cómo sería Argentina si Milei es exitoso, ¿a dónde vamos?, ¿a una inmensa recesión para supuestamente bajar la inflación?, ¿a qué costo? El principal problema de Argentina es la pobreza, ¿qué plantea el Gobierno Nacional para resolverlo?, ¿un mega ajuste en aras a una supuesta recuperación de inversiones porque Argentina se hace tentadora a partir de la devastación absoluta? Me parece que tiene que venir un tiempo de reconstrucción nacional y la única fuerza política que lo puede hacer es el peronismo.

-Convengamos que el gobierno anterior tampoco pudo.

-No, no. Por eso planteo que venimos de una experiencia frustrante, que generó mucha desilusión y confusión. Todos debemos hacernos cargo de la cuota parte de la responsabilidad que tenemos, que no alcanza con buscar un chivo expiatorio para tranquilizar conciencias. Argentina atraviesa una crisis económica y social, pero fundamentalmente política, y el peronismo no escapa a esa crisis. Debemos mostrarle a la sociedad que tenemos capacidad de no repetir esos errores y eso tiene que ver con no desperfilarnos programáticamente, tener claro qué debemos hacer, tener una metodología de funcionamiento, poder dar los debates constructivamente y tener capacidad de ejecución. Si hay algo que no se le perdona al peronismo es la falta de ejercicio del poder, y venimos de una experiencia débil en ese sentido. Otro elemento es definir las calidades subjetivas para la representación de esas expectativas de la sociedad.





PANORAMA COMPLEJO
“Si el presidente no entra en razón vamos a tener un invierno muy crudo”

-Es fuerte decir que el gobierno de Milei se está transformando en una organización criminal.

-Es un poco tomando el juego de palabras que utiliza el presidente, respecto a plantear que el Estado es una organización criminal, algo sin sentido. Por supuesto todos creemos en un Estado más eficiente, en que hay cosas para corregir, pero atacar, disolver y pretender destruir la institución que permite que una sociedad funcione y se articule, es llevar a la ciudadanía a una situación de caos absoluto. Este debate ya se dio hace siglos en la humanidad y está absolutamente saldado. El Estado tiene obligaciones muy claras en todos sus niveles. En este caso, el presidente Milei está abandonando las obligaciones que tiene el Estado Nacional, a quien las provincias le conceden sus recursos producto de los acuerdos constitutivos de nuestra nación. Cuando uno observa la política de abandono e indolencia que viene ejerciendo en áreas hipersensibles, no queda más que plantear que si hay una organización criminal en la Argentina, se trata del gobierno nacional, para nada del Estado.

-¿Qué debería modificarse para que esto adquiera un ritmo más o menos normal?

-Si el presidente no entra en razón, si no se producen cambios por el accionar político de todos los sectores, gobernadores, movimiento obrero, el peronismo en general e inclusive otras fuerzas políticas que han alzado la voz en función de las restricciones que viene ejecutando el gobierno nacional, creo que vamos a tener un invierno muy crudo. Todos sabemos que la pauperización de nuestro pueblo se va a profundizar, ya están entrando en esa franja los sectores medios, y obviamente el invierno es un momento de mayores necesidades y gastos de las familias. Y en el caso nuestro de inversión en materia social. Así que abogamos por la reflexión y el cambio de postura del presidente.

-Pero sos pesimista.

-Soy realista. Uno no deja de tener el optimismo de creer que las personas pueden cambiar, reflexionar. Cuando uno escucha al presidente hacer tantas invocaciones de carácter espiritual, religioso, o referirse a Dios, bueno, ojalá que abra su corazón y que algo de eso llegue, porque muchos argentinos y argentinas están sufriendo, y no sólo los sectores humildes o los trabajadores, sino que cada vez más gente está sufriendo en términos materiales y emocionales. Y me refiero a esos sectores medios, que hoy tienen que empezar a decidir qué recortan y qué modificaciones hacen de su vida, con lo traumático que es eso en la emocionalidad de las familias y sobre todo de los niños y las niñas.


AUTOCRITICA
“Milei es presidente más por errores del peronismo que por sus virtudes” 

- ¿Te sentís acompañado por otros sectores del peronismo por la autocrítica que haces del gobierno anterior?

-Sí por muchos sectores de la militancia, sin duda, hay mucha repercusión, mucho rebote, Y sí, por supuesto, por muchos compañeros. Con la prudencia del caso, no podemos dejar de hacer las evaluaciones, revisiones y correcciones, porque cuando las cosas no van bien evidentemente algo hay que revisar. Soy de la idea de que si Milei es presidente, es más por los errores del peronismo que por las virtudes que él haya tenido, más allá de que ha sido muy inteligente y perspicaz en captar lo que estaba ocurriendo en la sociedad. Y, al tener menos compromisos, se sintió con más libertad de canalizar esos planteos, enmarcados en un paradigma ideológico que uno no comparte; pero ese mérito no hay que negarlo.

- ¿Y ves voluntad de mirar esa nueva perspectiva?

-Veo necesidad. Creo que estamos en un punto de inflexión. El peronismo es como el Ave Fénix, siempre parece que resurge. Y resurge desde los anticuerpos, como decía el general Perón, desde esa vitalidad que está en el sentir del peronista de a pie, que tiene que volver a ser convocado. La obligación de la dirigencia es volver a convocar al movimiento en su conjunto y ponerlo en acción. ¿Cuál es la gran vitalidad del peronismo, o qué lo hace invencible?, que en su amplitud siempre encuentra síntesis, y se va renovando, justamente porque tiene un oído puesto en el sentir de nuestro pueblo. Cuando se generó una distancia por una posición muy endogámica respecto a tensiones y disputas, y nos concentramos más en esos debates internos y palaciegos, perdimos termómetro, tomamos distancia y alguien ocupó ese espacio. En este caso Milei. Tenemos que recuperar la impronta histórica del peronismo.

- ¿Puede volver a enamorar?

-, sin duda. No concibo la Argentina sin el peronismo. Creo que la única posibilidad de realización de nuestro país es a través del peronismo, porque es la fuerza histórica. En el derrotero de la independencia, pasando por el debate de la organización nacional y el federalismo, luego por la participación democrática con el radicalismo de Yrigoyen, finalmente es el peronismo el que construye un modelo de desarrollo productivo con justicia social.


OTRAS NOTAS

PREOCUPACION

Pymes en alerta: las medidas del Gobierno empujan el crecimiento de despidos

Un relevamiento expuso la cruda realidad que atraviesan pequeñas y medidas empresas a causa de la recesión económica. Panorama más que complicado para el sector.

Copyright 2024
La Tecla
Todos los derechos reservados
Serga.NET