Apps
Miércoles, 29 mayo 2024
Argentina
Política Provincial
15 de marzo de 2024
RECONFIGURANDO

Cruje la UCR: ¿jaqueará la interna nacional los acuerdos en el radicalismo bonaerense?

Dos referentes radicales votaron diferente en la sesión que rechazó el DNU del Gobierno en el Senado. Ambos mantienen un acuerdo en la Provincia y surgen dudas de su futura solidez. El factor Manes y dos sectores que surgen a nivel nacional, con tinte federal.

Cruje la UCR: ¿jaqueará la interna nacional los acuerdos en el radicalismo bonaerense?Cruje la UCR: ¿jaqueará la interna nacional los acuerdos en el radicalismo bonaerense?Cruje la UCR: ¿jaqueará la interna nacional los acuerdos en el radicalismo bonaerense?
Compartir

En política, se conoce desde tiempos inmemoriales y se repite como un mantra en ese micro mundo particular, dos y dos no siempre da cuatro como resultado. No es una suma algebraica, que cierre discusiones y debates, ni una ciencia exacta.

Conocedores de que no todo se resuelve con simples operaciones numerales, los radicales atraviesan estos momentos iniciales de la gestión del anarcocapitalista Javier Milei tratando de calzarse algún traje en el que se sientan cómodos, aunque da la sensación de que a unos le tiran de la sisa y a otros le quedan cortos de manga.

Así, dos modelos -por ponerle algún nombre- pugnan por imponer condiciones en la siempre presente interna de la UCR, aunque con motivaciones y protagonistas diferentes en cada capítulo de una novela, la de las pujas intestinas, que es una marca registrada en el centenario partido.

La votación en el Senado del mega DNU enviado por el Ejecutivo fue el guion perfecto para otra entrega de esta saga, en el que, según exponen los sectores enfrentados, se jugaría un clásico entre modernizadores y principistas.



Entre los primeros se cuentan, a saber por el comunicado que difundieron anoche, luego del rechazo al multidecreto del Ejecutivo en el Senado, varios actores principales del tablero radical: los gobernadores Gustavo Valdés, de Corrientes; Alfredo Cornejo, de Mendoza; Carlos Sadir, de Jujuy; y Leandro Zdero, de Chaco (no lo firmó el santafesino Maximiliano Pullaro) y los presidentes de bloque en el Senado y Diputados, Eduardo Vischi y Rodrigo de Loredo.

Bajo el título “Queremos un cambio en el país y una UCR moderna”, los firmantes aseguran que la Argentina necesita “acuerdos y consensos” que permitan sacar al país del “estancamiento y la decadencia”, que achacan al kirchnerismo. 

Y, en un claro guiño a los libertarios, sostienen: “Respetamos el camino que eligieron los argentinos en las elecciones del año pasado con un claro mandato de cambio y vamos a contribuir con las herramientas justas y necesarias que el gobierno necesita para avanzar en su plan de gestión”.

El sector se apoya en un dato numérico incontrastable: de los 13 senadores con los que cuenta el radicalismo once votaron a favor, aunque el bonaerense Maximiliano Abad, que llegó de la mano de la lista que encabezó Patricia Bullrich a nivel nacional y Néstor Grindetti en la provincia de Buenos Aires, se abstuvo.

Solo dos lo rechazaron el decreto, catalogado como violatorio de la Carta Magna hasta por constitucionalistas conservadores como Daniel Sabsay: el porteño Martín Lousteau y el fueguino Pablo Blanco, con un argumento sencillo pero demoledor: es inconstitucional.
 El exministro de Economía, apuntado por propios y extraños como “traidor” y “funcional al kirchnerismo” impulsó, horas atrás, un comunicado del Comité Nacional, que preside, en el que se “recordó” a los legisladores algunos puntos de lo que sería el decálogo del buen radical.

En él se insta a que cumplan con “apego absoluto” la letra y espíritu de la Constitución, que busquen recomponer jubilaciones y pensiones, aseguren las autonomías provinciales para brindar bienes y servicios públicos imprescindibles, defiendan la educación pública, laica, gratuita y de calidad y promueven el trabajo formal, además de reducir la incertidumbre para las pymes con medidas que aporten seguridad jurídica.

Como dato no menor, también rubrica el documento el titular de la Convención Nacional partidaria, Gastón Manes, hermano del diputado nacional. El neurocientífico mantiene sus aspiraciones presidenciales y es un férreo opositor a este gobierno y a su DNU, votando días atrás contra la Ley Ómnibus que el Ejecutivo envió al Congreso.

Cómo repercutirá esta fractura hasta ahora no declarada en la provincia de Buenos Aires es toda una incógnita, habida cuenta de que figuras relevantes de ambos sectores mantienen nuevos pactos y antiguos rencores en partes iguales.


Diego Garciarena, alfil abadista y titular del bloque de la UCR "oficialista" en Diputados.


Por caso, Abad, titular del Comité Provincia y líder del sector de Adelante Buenos Aires, está distanciado de Facundo Manes, a quien cuestiona por, según sostienen desde el entorno del marplatense, encabezar un proyecto personalista y cerrar la puerta a acuerdos y diálogo.

La disputa ya tuvo su remezón en la Cámara baja provincial con la ruptura de la bancada boina blanca. Un bloque, el abadista, conducido por Diego Garciarena (también marplatense) y una que responde a Manes, liderada por el platense Claudio Frangul.

Sin embargo, Abad mantiene un acuerdo con Evolución en la Provincia, que permitió al oficialismo radical sumar al referente de Lousteau en territorio bonaerense, Pablo Domenichini, al bloque UCR-Cambio Federal, presidido por el alfil del marplatense. Lo mismo ocurrió días atrás con María Belén Malaisi, quien reemplazó a Santiago Passaglia (PRO), electo intendente de San Nicolás. Todo esto antes del voto que, en sentido diferente, decidieron ambos protagonistas.Luego de la votación en la Cámara alta, el rector de la Universidad Nacional Guillermo Brown se enorgulleció de la intervención de su referente en el debate por el DNU. “En línea con nuestros principios republicanos, defendemos la coherencia, la convicción y los valores constitucionales. En democracia las formas son el fondo, decía Alfonsín. El DNU no está alineado con nuestra visión de un Estado productivo y un crecimiento económico sostenible”, posteó en su cuenta de X.

Tomando distancia de ambas posturas, Abad prefirió la vía de la abstención, coincidiendo con el voto de otros tres senadores: Carlos Arce y Sonia Rojas Decut, misioneros del partido de la Concordia Social y Alejandra Vigo, de Hacemos Córdoba.

La posibilidad de que el radicalismo provincial ingrese en un terreno de reconfiguración es cierta y no tan lejana en el tiempo, teniendo en cuenta que hacia finales de año se renovarán las autoridades del Comité Provincia y Abad no podrá ir por otro periodo.

La conformación de polos de poder con nuevos protagonistas está a la vista. ¿Unirán fuerzas Lousteau y Manes? ¿Cómo repercutiría una alianza de esta envergadura en la Provincia? ¿Podrá sostener el abadismo su alianza estratégica con Evolución Radical? ¿El bloque de Senadores, hasta ahora monolítico, se mantendrá unificado? ¿Los intendentes, abrumadoramente leales al marplatense, se mantendrán en el "corral"? ¿El devaluado possismo (perdió representación legislativa y Macarena, hija de Gustavo, fue derrotada en la PASO por el amarillo Ramón Lanús), aliado hasta el año pasado de Lousteau, resurgirá de las cenizas? Todas inquietudes y posibilidades que el tiempo irá develando.
 

OTRAS NOTAS

PREOCUPACION

Pymes en alerta: las medidas del Gobierno empujan el crecimiento de despidos

Un relevamiento expuso la cruda realidad que atraviesan pequeñas y medidas empresas a causa de la recesión económica. Panorama más que complicado para el sector.

Copyright 2024
La Tecla
Todos los derechos reservados
Serga.NET