ECONOMIA
02/04
Transferencias y recaudación: los más y menos afectados a un año del inicio de la pandemia
La recaudación de los niveles nacionales, provinciales y municipales se ha visto sensiblemente afectada por la pandemia de COVID-19, tanto por la reducción y postergación de vencimientos, como por la caída de la actividad y el atraso en el pago de los mismos. Como fue el impacto según el Centro de Economía Política Argentina
La recaudación de los niveles nacionales, provinciales y municipales se ha visto sensiblemente afectada por la pandemia de COVID-19, tanto por la reducción y postergación de vencimientos, como por la caída de la actividad y el atraso en el pago de los mismos. 

El informe realizado por el Centro de Economía Política Argentina (CEPA), presenta una aproximación del impacto mencionado a través del análisis y seguimiento de la evolución real de las transferencias por Coparticipación a las Provincias en el mes de marzo de 2021, en virtud de una comparación con el último año. A la par, esa misma información se utilizó para estimar la evolución real del Impuesto a las Ganancias y de IVA.

Y finalmente se incorporó el análisis de la evolución de los recursos tributarios de cada
Provincia. La recaudación fiscal sufrió un importante impacto negativo, tanto en el nivel nacional como de los niveles subnacionales. 

En este sentido, se destaca que los ingresos provinciales provienen básicamente de dos fuentes: recursos propios (principalmente, Ingresos Brutos, Inmobiliario, Automotor y Sellos) y recursos de Coparticipación. 

En lo que respecta a las transferencias por Coparticipación, estas representan una buena parte de los ingresos provinciales: en promedio, alcanzan el 71,3% del total. Slgunas provincias presentan un alto nivel de dependencia de los recursos nacionales coparticipables, como Formosa, La Rioja, Catamarca, Chaco, Jujuy, San Juan, mientras que, en el otro extremo, los niveles de recaudación de recursos locales son sensiblemente mayores, como en el caso de la Ciudad de Buenos Aires.

En la sucesión de meses que van de marzo a mayo es posible observar el efecto in crescendo de la pandemia sobre la recaudación: -11,4% en marzo, -17,9% en abril, - 25,8% en mayo. Luego, en junio y julio se presenta una marcada desaceleración, con una reducción de la caída: -11,6% y 14,1% respectivamente. 

Agosto y septiembre implica un retorno a niveles previos a la pandemia, influenciados por el atraso en el vencimiento de bienes personales y su significativa recaudación derivada de las modificaciones del impuesto en 2019, y la recuperación en buena parte del IVA y del Impuesto a las Ganancias En dicho subperíodo, las transferencias crecen en términos reales respecto a los meses equivalentes del año anterior: 1,8% en agosto y 3,9% en septiembre. Octubre mejora aún más la recaudación mostrando un crecimiento en términos reales de 13,8% interanual que deriva de una mejor evolución de la recaudación del Impuesto a las Ganancias, una menor caída de IVA y por el impacto positivo, por tercer mes consecutivo, de la recaudación en el Impuesto a los Bienes Personales. Noviembre muestra valores similares al mes de octubre, con una variación interanual de 12,6%. El mejor desempeño del año lo tuvo diciembre, que cerró el año con 18,1%. 

En 2021, enero presenta un aumento del 2,8% y febrero muestra un incremento real de 4,9% influenciado por el desempeño del Impuesto a las Ganancias, un moderado crecimiento de IVA y el incremento en el Impuesto a los Bienes Personales.

Finalmente, en marzo se puede observar un notable aumento (el más alto en varios años) en la variación interanual de las transferencias en términos reales del 20,5%. Dicho salto se explica por el efecto del COVID en la comparación interanual, ya que marzo y abril de 2020 constituyen los meses de mayor impacto de la pandemia.

Al considerar la situación provincia por provincia, es posible distinguir que la pérdida en términos reales de las transferencias por Coparticipación tiene en sus extremos a CABA, con una caída de 48,2% interanual -como resultado de la reducción de las transferencias vinculadas al costo de la policía y bomberos- y a la provincia de Río Negro que recupera un 28,1%. Se trata de un escenario donde, salvo CABA, el resto de las provincias le ganan fuertemente a la recaudación del año anterior ajustada por inflación por sexto mes consecutivo

Al analizar la evolución de la recaudación a través de recursos propios de cada provincia, es posible distinguir una recuperación más lenta y mayor dispersión entre provincias. En los meses de abril y mayo se produce la mayor caída: 26,6% y 23,5% respectivamente. Luego, en junio, se recupera hasta -18,2%. Y entre los meses de julio a octubre, la recuperación se presenta lenta, amesetándose aproximadamente en -10% (caídas de 12,7%, 12,9%, 13,8% y 9%). 

Al considerar la situación provincia por provincia, es posible distinguir que en el mes de octubre sólo tres provincias lograron ganarle a la inflación anual. Esto se diferencia con lo sucedido en relación a las transferencias de recursos de Coparticipación donde, salvo CABA, el resto tuvo un buen desempeño en términos reales. Se destaca particularmente el caso de Neuquén, con una caída de 33,5%.