NOTA DE GRAFICA
31/05
El delito rural en tiempos de pandemia
Los datos del delito en el campo muestran una caída. Causas y explicaciones. Las entidades ruralistas destacan el diálogo y el aporte de la Justicia. El mapa de la inseguridad.
Uno de los pocos aspectos positivos que dejó la pandemia en este año y pico es el marcado descenso con respecto a ilícitos en el ámbito rural. Así se desprende de las estadísticas, a las que accedió La Tecla e implican una caída en cuanto a delitos como cuatrerismo y animales sustraídos, con mejores cifras en lo que se refiere a casos esclarecidos, detenidos y animales secuestrados.

Los datos muestran una mejor cara comparando el período septiembre 2018- diciembre 2019 con el que abarca desde el 1 de enero de 2020 hasta el 30 de abril del presente año.

Desde las entidades rurales de la Provincia coinciden en que la sensación es de una disminución de este tipo de hechos, y lo atribuyen, además del accionar del personal policial, a la pandemia que azota el mundo desde comienzos de 2020.



“En este período de pandemia, los delitos rurales bajaron, porque era más dificultosa la circulación por las rutas, había retenes policiales en las entradas de los pueblos, y quienes delinquen normalmente en robo de ganado -abigeato- viven en zonas urbanas o semiurbanas. Al no haber circulación por las rutas hubo una baja general de esta clase de delitos. En un momento no veías a nadie en las rutas, y donde aparecía alguien, ahí tenías a la patrulla pidiéndole documentos. Ni hablar de noche: era un desierto el interior. Y claro, hubo meses en los que no se robaban ni un lechón”, explican los productores bonaerenses.

Para el combate al delito en zonas no urbanas fue fundamental -aseguran- el trabajo que realizaron las entidades rurales con el poder político, especialmente con el Procurador de la Provincia, Julio Conte-Grand.

Así se crearon fiscalías especializadas en todos los departamentos judiciales. “En ellos se instrumentó algún tipo de estructura. En algunos casos, fiscalías; en otros, ayudantías; en otros, equipos de trabajo para delitos rurales, que trabajan en coordinación con las sociedades rurales aquí, en la provincia de Buenos Aires”, señalan desde las organizaciones.



Como una manera de coadyuvar al combate contra este flagelo, el ministro de Seguridad, Sergio Berni, anunció la creación de una nueva fuerza, la Policía Rural, como una especialidad dentro de la formación de los efectivos de la Bonaerense. El funcionario explicó que los cadetes que ingresen harán un ciclo común y luego obtendrán la especialidad; y añadió: “Estamos en vías de licitación para hacer la escuela; mientras tanto, y por pedido del gobernador Axel Kicillof, de los diez mil policías que se van a formar, mil serán exclusivamente para la Policía Rural”. Desde las entidades del campo apoyaron la iniciativa, aseverando que la idea es que los egresados trabajen en los distritos de los que provienen, porque tienen conocimiento del terreno.

De acuerdo con lo adelantado por Berni, “el único requisito que se necesita (para ser admitido como aspirante a esta Patrulla Rural) es ser mayor de 18 años y un máximo de hasta 25, tener título secundario y no tener antecedentes penales”.

Desde Carbap (Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa) adelantaron, además, que se encuentran trabajando junto a legisladores de Juntos por el Cambio en un proyecto de ley para la creación de la fiscalía especializada en delitos rurales en el Departamento Judicial de Trenque Lauquen. Esta nueva dependencia favorecería a los productores rurales vinculados con los distritos de Adolfo Alsina, Carlos Casares, Carlos Tejedor, Daireaux, General Villegas, Guaminí, Hipólito Yrigoyen, Pehuajó, Carlos Pellegrini, Rivadavia, Salliqueló, Trenque Lauquen y Tres Lomas. 





Miguel Fernández, JxC
Los costos, reclamo de los alcaldes

El intendente de Trenque Lauquen, Miguel Fernández (Juntos por el Cambio), aseguró que “el tema del delito rural, como el abigeato, el robo de ganado, en nuestro distrito no es significativo. Sí hemos tenido algunos casos, pero, realmente, han sido muy pocos”. En cuanto a la cantidad de recursos humanos y técnicos, el alcalde radical dijo que “la Provincia ha mandado algún equipamiento para la Patrulla Rural en los últimos tiempos”, aunque pidió más apoyo económico. “No cambió nada un tema fundamental para nosotros, que es el gasto que hacemos los municipios para mantener el funcionamiento de la policía dedicada al delito rural. No han reforzado los móviles, tampoco hay más personal, y los intendentes nos seguimos haciendo cargo de los repuestos, el combustible; y no podemos hacer nada, porque si decimos ‘basta’ vamos a dejar a la gente sin policía”. Fernández dijo también: “Nunca he visto un fiscal, ninguno me ha venido a ver alguna vez por algún delito”.


Roberto Igolnikov, Carbap
“Al tema silobolsas se le pone, a veces, un componente ideológico”

“Hubo, por temporadas, delitos de mucha exposición pública, que llamaron mucho la atención, como los de la rotura de silobolsas o la usurpación de terrenos rurales”, afirmó a La Tecla el coordinador de la comisión de Seguridad de Carbap, Roberto Igolnikow. En tal sentido explicó: “Al tema silobolsas se le pone, a veces, un componente ideológico. Se dieron casos donde los que cometieron los delitos respondían a algún grupo con compromiso político, no tanto de partidos, a veces grupos piqueteros, sectores ambientalistas. Pero la verdad es que la mayor parte de los casos fueron por venganzas, por algunos animales que las rompieron o por temas sindicales. Hubo hasta detenciones y prisión, en casos donde hubo robo, porque el delito de rotura es excarcelable”. Igolnikow dijo además que “la articulación con la Patrulla Rural, la Superintendencia de Seguridad Rural, tanto como con las fiscalías, es buena en cuanto a las respuestas a nuestros reclamos en temas de prevención y represión de delitos. Aunque siempre reclamamos una mayor asistencia de recursos humanos, de patrulleros, de camionetas, porque el campo paga muchos impuestos y no se ve reflejado, en muchos casos, en la asistencia de medios que se le da”. En cuanto a la infraestructura, el dirigente ruralista dijo que “el reparto de camionetas viene siendo cada 4 años; ahora tenemos anunciado un reparto dentro de un mes o mes y medio. Son vehículos que recorren mucho, tienen mucho desgaste”. Añadió: “Muchas veces, las propias entidades rurales cedemos los edificios para que funcione la Patrulla Rural, como en Las Flores, de donde soy yo, que funciona en la Feria Ganadera. Pagamos la luz, todos los gastos, y junto a los municipios aportamos el combustible, los repuestos, etcétera”. Finalmente pidió que haya “más trabajo preventivo, porque, a veces, el dueño del campo no va a denunciar por temor a las represalias. Pueden romperte algo, o meterse con tu familia. En los pueblos nos conocemos todos”.




Ignacio Pugnaloni, FdT
“Tenemos tres móviles destruidos”

“Tenemos pocos delitos, no es preocupante, y se esclarecieron los que hubo. Se viene haciendo un gran trabajo conjunto entre la Comisaría de la Mujer, Policía Comunal y Patrulla Rural; además de contar con un Foro de Seguridad, que integran instituciones del pueblo, clubes”, dijo Luis Ignacio Pugnaloni. El intendente de Hipólito Yrigoyen añadió: “Alguna vez hemos tenido problemas con roturas de silobolsas, y no se probó que fuese un delito, sino más bien por un tema laboral. Por ahí tenés faltante de algún lechón, que te carneen alguna vaca, pero últimamente no hubo grandes robos”. El alcalde del FdT agregó: “Estamos con alguna deficiencia en cuanto a móviles, pero creemos que pronto van a llegar algunos para reponer la flota rural”. Amplió en tal sentido: “Hay tres móviles destruidos, de los seis que tenemos, porque en caminos rurales, los coches se vienen abajo”; y completó: “Nosotros pagamos gomas, talleres, electricidad, combustible; hasta la papelería”.


Francisco Echarren, FdT
“Ahora está relativamente tranquilo”

El alcalde peronista de Castelli, Francisco Echarren, recordó que “tuvimos un hecho grande hace cinco años, donde se robaron tres camiones de hacienda, pero ahora está relativamente tranquilo”. El jefe comual del FdT explicó que “estamos trabajando bien con la Patrulla Rural y estamos implementando un sistema satelital de seguridad en tranqueras, por el que asignamos un número a cada una y lo cargamos automáticamente al GPS de la policía, todo coordinado por la Patrulla Rural”. Echarren expresó además: “De gente estamos bien; móviles siempre se necesitan, porque tenemos muchas hectáreas de zona rural y siempre se rompen”. Agregó: “Les damos el combustible, les pagamos los arreglos, les dimos los GPS; hasta los asistimos con la comida”. Dijo también que el combustible que reciben alcanza para un mes y medio. Por último, el intendente castellense indicó: “Tenemos una fiscalía descentralizada y, justamente, la de Castelli es la que se encarga de delitos rurales en el Departamento Judicial. Estamos trabajando muy bien con el fiscal, Diego Escoda”.




Javier Martínez, JxC
“El tema de delitos está picante”

El intendente de Pergamino, Javier Martínez, señaló que “en varios pueblos hubo robos. El otro día tuvimos una reunión en Guerrico; también tuvimos varios hechos en Rancagua, en Acevedo”. El jefe comunal del PRO explicó que “algunos se los adjudican a cazadores furtivos, que arrancan en el mes de mayo. Andan con los perros, te matan una oveja, te roban algo”. En cuanto a la disposición de medios técnicos y humanos, el alcalde de Juntos por el Cambio consideró: “Acá pareciera que está abandonado, casi no existe la Patrulla Rural. Hay un par de móviles para todo el distrito, que tiene 300 mil kilómetros cuadrados y doce pueblos”. Añadió que “lo poco que funciona es porque el Municipio solventa el combustible y las reparaciones, como pasa en todos los municipios”. Finalmente, el mandatario resaltó el trabajo en conjunto que realizan con el fiscal Nelson Mastorchio. “Es responsable y pone la cara siempre en todos lados”, afirmó.