FUERTE RESPUESTA
07/10
Darío Barassi le puso los puntos a una seguidora que le hizo un comentario sobre su peso
El conductor compartió en su Instagram un mensaje que le llegó por mensaje privado. “Mi gordura no da vergüenza”, escribió. Mirá
Darío Barassi brilla cada tarde en su programa “100 argentinos dicen”, donde se supo ganar el cariño del público. Sus ocurrencias hacen estallar de risa tanto a las familias que van a participar, como a los televidentes que están del otro lado. El conductor suele utilizar mucho el recurso del humor para reírse de sí mismo, pero también sabe poner un freno cuando alguien se desubica con algún comentario.

 En las últimas horas, Barassi compartió en sus historias de Instagram una imagen de una caricatura con sobrepeso intentando hacer actividad física y, en una especie de humorada sobre su situación real, etiquetó a su esposa. “Te amo Lucía Gómez Centurión”, le escribió. Ante esto, una seguidora le respondió, pero el mensaje no le cayó para nada bien. “Entonces volvete saludable así te tienen más tiempo y cuando tu nena se dé cuenta de lo gordo que sos, se va a avergonzar de vos! No lo tomes como agresión por favor, pero es así”. Ante esto, el conductor no dudó en subir la captura de pantalla y dejarle a sus seguidores una importante reflexión. “Si mi hija se llega a avergonzar por el cuerpo de otro es porque hice las cosas mal educándola". A su vez, le puso los puntos a la mujer que le envió ese mensaje: "mi gordura no da vergüenza. Tu irreverencia, en cambio, sí”.



Hace unos meses ocurrió un hecho similar en vivo que se volvió viral en las redes sociales, cuando Facundo, un miembro de una de las familias que fueron a jugar a su programa le quiso hacer una broma y lo mandó al gimnasio. Ante esto, en Twitter los usuarios lo tildaron de “godofóbico”, por lo que el humorista tuvo que salir a calmar las aguas, asegurando que solo se trató de un chiste al aire. Por su parte, Darío Barassi suele reírse de sí mismo y, en muchas ocasiones, confesó estar a gusto con su aspecto físico y, si bien su peso no es algo que lo acompleja ni incomoda, sale a frenar a todos aquellos que se desubican.